Posts etiquetados ‘literatura’

Juega con la tierra /como con una pelota

báilala/estréllala/ reviéntala

no es sino eso la tierra

(Blanca Varela)

*****

Algunos sedentarios con mal humor han tratado constantemente de demostrar que la literatura y el fútbol no son compatibles. En su monocorde afán, no han dudado en tildar al deporte rey como pasión, vulgar y desdeñable, inferior. No han escatimado esfuerzo, tampoco en agenciarse de frases de escritores de primera para graficar ciertas abominaciones de quinta.  Por ejemplo, invocan al británico Rudyard Kipling, quien despreciaba al fútbol y a “las almas pequeñas que pueden ser saciadas por los embarrados idiotas que lo juegan“. También al maestro Jorge Luis Borges, quien señalaba: “once jugadores contra once corriendo detrás de una pelota no son especialmente hermosos“. Evidentemente, Borges era un genio literario, así como alguna vez fan enamorado de la dictadura de Pinochet (aunque, a diferencia de sus extraños seguidores, Borges sí jugó y sí le gustaba fútbol, como lo demuestra esta foto y este post).

Es más difícil para los críticos decir que el fútbol no les gusta y mucho más presuntuoso alegar que empobrece la inteligencia o la reflexión. Nada más disparatado.  Es cierto que fútbol y literatura no siempre han seguido caminos paralelos. También es cierto que algunos proyectos literarios se perdieron en medio del desdén de editores o la indiferencia de las capillas críticas (aunque no en el cariño de los lectores). Pero, a diferencia de lo que se podría pensar, muchos han sido los escritores que tomaron el  fútbol como punto de inspiración creativa y, desde la orilla contraria, futbolistas se animaron a escribir y publicar, con resultados dispares pero siempre entusiastas.

En verdad, la literatura y el fútbol nunca han estado divorciados, aunque en algunas épocas sus puntos de encuentro fueran frágiles. Varios creadores asimilaron el fútbol como una capilla de conocimiento, mosaico de las dimensiones de la condición humana; temas recurrentes que componen la gran literatura, por lo demás. El historiador mexicano Héctor Treviño señala que el futbol se ha convertido en la “nueva religión mundial” y parte importante de la cultura popular. Por lo tanto, es lógico que se convierta en objeto de estudios de las clases intelectuales para entender mejor a la humanidad. Desdeñarlo no sólo resulta snob, sino un signo de soberbia misógina que proviene del desconocimiento contumaz.

El genial artista visual y guionista italiano Pier Paolo Pasolini indicaba que “hay momentos que son puramente poéticos: se trata de los momentos de gol. El goleador es siempre el mejor poeta del año”. El español Javier Marías, autor de “Mañana en la batalla piensa en mí”, indicaba que “el fútbol es la recuperación semanal de la infancia“. Antonio Gramsci lo contemplaba como “el reino de la lealtad humana ejercida al aire libre“.  El escritor francés Albert Camus, Premio Nobel de Literatura, jugó como arquero y puntero izquierdo en Argelia y allí se dio cuenta que “la pelota nunca viene hacia uno por donde uno espera que venga. Lo que más sé acerca de moral y de las obligaciones de los hombres se lo debo al fútbol”.  La legión de acérrimos cultores del fútbol incluye a otros Premios Nobel  como el chileno Pablo Neruda (socio e hincha del Club Atlético Magallanes), el alemán Günter Grass , el colombiano Gabriel García Márquez (no sólo devoto hincha, también  profeta que reparte a los cuatro vientos las santas enseñanzas peloteras) y el español Camilo José Cela (autor de la alucinante Once cuentos de fútbol).

El poeta español Rafael Alberti publicó la excepcional “Oda a Platko”, dedicada al arquero húngaro que pasó por el Barcelona F.C. El checo Milan Kundera, autor de “La insoportable levedad del ser, ha teorizado sobre el fútbol en sus libros. El austriaco Peter Handke tiene una buena obra titulada “La angustia del arquero frente al tiro penal y en Inglaterra existe clásico del género fútbol-literatura titulado “Fiebre en las gradas, escrito por Nick Hornby

El recordado uruguayo Mario Benedetti escribió en 1955 un cuento llamado “Puntero izquierdo”. Su compatriota Horacio Quiroga publicó otro relato, “Suicidio en la cancha”, sobre el caso verídico de un jugador del Nacional de Montevideo que se disparó en el círculo central de la cancha, mientras que Eduardo Galeano escribió un libro muy popular, titulado Fútbol a sol y sombra.  Por el lado argentino, es imposible imaginar fútbol y literatura sin nombrar a la troica insuperable: Osvaldo Soriano, Roberto Fontanarrosa y Juan Sasturain. Ellos escribieron sin complejos y permanentemente sobre su pasión y afición, convirtiendo sus obras verdaderos estudios sociales y culturales sobre el género. A Soriano le debemos el libro “Arqueros, ilusionistas y goleadores” y  el cuento “El penal más largo del mundo”. Sasturain. Fontanarrosa escribió, entre otras cosas, “El fútbol es sagrado” y “19 de diciembre de 1971” (un maravilloso relato sobre un partido entre Rosario Central y Newells Old Boys). Sasturaín, en tanto, es culpable de “El día del arquero”, “Argentina en los mundiales” y esa frase: “El manejo de la pelota como el del lenguaje -puestos en buenos pies y manos- son un desafío a la creatividad”.

La lista continúa con los poetas Vinicio de Moraes y Jorge García Usata, quienes escribieron sendos poemas en honor del jugador brasileño Garrincha. También hay que incluir al gran cronista mexicano Juan Villoro, autor de “El hombre que murió dos veces”, sobre el día que Uruguay le arrebató a Brasil la Copa del Mundo en el propio estadio Maracaná, en 1950. Otros notables fans de fútbol: Jorge Amado, Augusto Roa Bastos, Ernesto Sábato, Rubem Fonseca, etc.

Vladimir Nabokov, autor de “Lolita”, fue jugador en Rusia y el talentoso novelista boliviano Edmundo Paz Soldán estudió en una prestigiosa universidad norteamericana gracias a una beca que logró como futbolista. Por el lado contrario, el ex jugador de la selección argentina, Jorge Valdano, ha ingresado en el mercado con la edición de “Cuentos de Fútbol”. Del mismo modo, el ex entrenador de Universitario, Ángel Cappa, ha publicado  “¿Y el fútbol dónde está?”.

Desde el lado peruano, es memorable el “Polirritmo dinámico a Gradín, jugador de foot-ball”, escrito por Juan Parra del Riego en 1920, en honor del jugador uruguayo Isabelo Gradín. Del mismo modo, el poema “Fútbol”, escrito por Blanca Varela (gran aficionada); el relato La gran jugada o Crónica deportiva que trata de Teófilo Cubillas y el Alianza Lima” de Arturo Corcuera; “El equipito de Mogollón” del notable Augusto Higa. Abelardo Sánchez León publicó crónicas futboleras en “La balada del gol perdido”. Mario Vargas Llosa no sólo es hincha de Universitario, sino también fue comentarista durante el Mundial España 82. Alfredo Bryce Echenique siempre ha confesado que jugó fútbol en su niñez y adolescencia (además escribió el relato “Pasalacqua volando”), así como Julio Ramón Ribeyro y Carlos Germán Belli.

Julio Ramón Ribeyro futbolista (Imagen: blog de Heduardo)

En fin, es bueno saber que las aparentes diferencias entre el arte y el deporte son meras especulaciones o estridencias inventadas. Empieza una nueva Copa del Mundo, esta vez en Sudáfrica. Quizás algunos grandes escritores no hayan visto jugar  a Messi, Kaká o  Cristiano Ronaldo, pero entendían perfectamente lo que el fútbol es capaz de generar en las mentes, los corazones de veintidós hombres que entregan a veces todo lo que son capaces de demandarles cientos de millones de espectadores. Del mismo modo, quizás los nuevos cracks no hayan leído nunca a Camus, Gabo o Soriano, pero la capacidad con que definen una jugada, la calidad con que arman un ataque colectivo, la belleza con que anotan un gol, son signos evidentes de la mejor literatura; son rastros y senderos de poesía pura. Como diría Valdano: “Hay quien se atreve a preguntar para qué sirve jugar bien (…) sirve para el placer, para la emoción, para vivir

Nunca como ahora es tan cierta la frase de Quique Wolff, ex jugador y comentarista argentino: ¿Cómo vas a saber querido amigo? ¿Cómo vas a saber lo que es la vida? Si nunca, jamás jugaste al fútbol”.

El futbol se escribe, se juega y es monarca absoluto de estos tiempos.

[tweetmeme source=’pacobardales’ only_single=false]

Esta vez nos entrevistaron en Marea Cultural (#mareacultural) y la dinámica y alentadora página cultural (alojada en el cálido corazón de Chimbote) , y esto fue lo que conversamos, sobre cultura,  Bagua, Twitter, y el futuro de las comunicaciones desde las nuevas teconologías en Iquitos y la Amazonía peruana .

Vodpod videos no longer available.

Santiago no puede dormir en las noches y justifica sus días brindando servicios de compañía a turistas y señoras adineradas. No olvida que hace mucho tiempo no ha vuelto a conversar con sus padres. Hace mucho tiempo que los tres decidieron hacer un pacto.

El último día del Resto de Nuestras Vidas, Santiago le envía una carta a su madre, rompiendo la promesa, mientras en las afueras de la ciudad, la invasión es inminente.

Un adelanto de Resplandor, el próximo libro.

Hola Mami:

Supongo que te sorprende recibir este mail, luego de tanto tiempo de que ni tú sabes algo de mí ni yo de ti. En todo caso siempre hay alguien que debe romper el hielo ¿no crees?

Mami,  todo anda muy mal por acá. Nos explotan, nos maltratan y nos quieren seguir golpeando como les da la gana. Seguro lees las noticias y ves que hay un peligro. Estamos cerca del final, y parece que a nadie le importa realmente. Créeme que todo es cierto. Quién sabe que mientras tú estés leyendo este correo, por acá ya estén bombardeando la Iglesia Matriz. Tengo miedo. Siento que en cualquier momento podría morirme.

No sientas, en todo caso, que los jóvenes tenemos la culpa. Recuerdo que mi papi decía que éramos una generación de perdedores, de ociosos, de locos potenciales, que la televisión, la música y todo eso nos estaba  destruyendo Me gustaría que supieras que nada sucede por gusto. Nada germina por generación espontánea o estímulos externos. Existe un propósito en cada acto de nuestras vidas y no podríamos decir que hemos desperdiciado nuestros esfuerzos si luchamos por libertad, por un poco de justicia, y, cómo no, por un poco de amor (cualquiera fuese).

Tengo 26 años y creo que mi vida, aunque ustedes lo crean, no ha sido desperdiciada, en lo absoluto. A pesar de todo, a pesar de los problemas y decepciones, he sido feliz, muy feliz, viviendo la vida que he vivido (aunque suene  a trabalenguas, je).

Ojalá hubiéramos sido menos duros  entre nosotros y hubiéramos podido darnos otra oportunidad.

Quizás sea muy difícil volver a reencontrarnos, no más que en otras ocasiones (ustedes tan lejos, años ya sin comunicarnos), pero quiero que  sepan que la decisión que tomamos mutuamente fue para tratar de no hacernos daño. Espero que al menos a ustedes les haya servido en algo.

Recuerda, mami, ustedes siempre serán mis padres, y pase lo que pase, aún los extraño y siento un afecto especial por ambos. Cuídense mucho. No se preocupen por mí. Quizás se me zafó otro tornillo y por eso decidí enviarles esto.

Pero, la verdad, la única verdad en la que creo (y tú seguramente estarás de acuerdo conmigo) es que hay veces, más aún cuando sucenden momentos difíciles, en que necesitas que te digan que te quieren, aunque tú te rehúses a escucharlo.

Los quiero mucho. Cuídense y recuérdenme del mejor modo posible.

Santiago.

Este sábado 24 de abril a las 6 p.m.  la literatura y el mercado editorial amazónicos tendrán una oportunidad de expresarse en la propia Casa de Gobierno, gracias a la Cámara Peruana del Libro.

Estaremos dialogando a través de una charla multimedia sobre las realidades, vicisitudes y posibilidades de un campo de acción que ha sido poco estudiado en la historia de la literatura nacional. De paso, conmemoraremos al libro, a la edición y a sus increíbles e improbables convergencias con los diversos modos del ser amazónico, como el cine, la música o las artes plásticas.

El evento será en la Sala Túpac Amaru, en la Feria del Libro de Palacio de Gobierno, este sábado 24 a las 6 p.m, con un poquito de saber y harto sabor amazónico. Ayuden a difundir y nos vemos de todas maneras.

Del lunes 19 al domingo 25 de abril, la Presidencia de la República y la Cámara Peruana del Libro realizarán una Feria del Libro en el Patio Central de Palacio de Gobierno, como parte de las celebraciones por el Día Mundial del Libro y los Derechos de Autor.

Un recinto ferial de 3,200 metros cuadrados se levantará en el frontis de la residencia del jefe de Estado para ofrecer más de 50 mil títulos bibliográficos de 59 expositores y actividades culturales diarias sin costo alguno, entre mesas redondas dedicadas a esta fecha especial, presentaciones de libros, espectáculos artísticos, recitales poéticos y más.

SALONES PRESIDENCIALES

En dicho espacio, el público en general podrá acceder libremente al Salón Dorado, donde se dictarán conferencias magistrales que reunirán a reconocidos intelectuales con las nuevas figuras del mundo académico; el Salón Túpac Amaru, donde resaltará principalmente la presencia de editoriales regionales; y el Gran Comedor, donde se llevarán a cabo las Jornadas de Fomento de Lectura Escolar “¿Por qué es importante leer?”.

Dicho ciclo de lectura congregará a diversos estudiantes de colegios de Lima Centro, Norte, Sur y Este, quienes podrán dialogar con poetas y escritores renombrados. El viernes 23 de abril, fecha central de las celebraciones por el Día del Libro y los Derechos de Autor, se ofrecerá un despliegue especial con lecturas de Don Quijote de la Mancha y textos de Garcilaso de la Vega, para niños de inicial.

AUTORES INVITADOS

La Feria del Libro en Palacio de Gobierno contará con la presencia del escritor colombiano Miguel Ángel Manrique, ganador del Premio Nacional de Novela Inédita del Ministerio de Cultura, con su libro Disturbio. El autor expondrá aquí, el jueves 22 de abril, la conferencia “Literatura contemporánea en Colombia”, bajo el auspicio de la embajada de su país.

El mismo día, el embajador de Brasil, Jorge Taunay D’escragnole Filhio, dictará la conferencia “Literatura infantil contemporánea de Brasil: Monteiro Lobato”, que contará con la participación especial de alumnos del colegio Brasil del cercado de Lima.

Asimismo, la periodista Sonaly Tuesta presentará su libro Fiestas. Calendario y Costumbres, donde volcará sus conocimientos como mujer que ha recorrido más de 500 mil kilómetros, saboreado mil potajes y vivido más de 500 fiestas regionales.

También estarán el escritor Alonso Cueto, el poeta Marco Martos y el lingüista Rodolfo Cerrón-Palomino, presentando el esperado libro Nueva gramática española; Juan Ortiz, director de La Casa del Libro Viejo, exponiendo la obra Las batallas de Chorrillos y Miraflores y el arte de la guerra; y personalidades como Rocío Castro Morgado (Premio Copé 2008), Óscar Limache (Premio Copé 1988), Selenco Vega (Premio Cámara Peruana del Libro Novela Breve 2009), entre otros.

PRESENCIA REGIONAL (TIERRA NUEVA Y EL MERCADO EDITORIAL AMAZONICO)

De igual modo, a fin de integrar a las provincias en las grandes jornadas culturales, cabe resaltar la participación de instituciones regionales, como el Centro Cultural Centenario de Chimbote, Bisagra Editores de Huancayo, Tierra Nueva Editores de Iquitos, Cascahuesos Editores de Arequipa  y la Feria del Libro Zona Huancayo.

Entre sus actividades figuran la conferencia alrededor del libro “Libro del Centenario de Chimbote”; las conferencias “Literatura amazónica y mercado editorial” (que se llevará a cabo el sábado 24 a las 6 p.m. en el Salón Túpac Amaru) y donde participaremos Jaime Vásquez, editor de Tierra Nueva y este servidor)  y “Buscando fomentar la lectura en el Valle del Mantaro”; las presentaciones sobre literatura puneña; la antología de cuentistas del centro, entre otras.

Si quieres ver  el programa de actividades de la Feria del Libro en Palacio de Gobierno, visita la página de la Feria del Libro en Palacio

En la última encuesta que hicimos en este blog sobre los mejores libros amazónicos de la década, “Hostal amor” resultó siendo uno de los más importantes y votados. Elogiado por diversas figuras literarias peruanas como Oswaldo Reynoso o Miguel Ildefonso, pero también resisitido en algunos casos por algún sector del periodismo iquiteño con adjetivaciones cavernarias o aliterarias, la novela del joven escritor loretano Cayo Vásquez, publicada en el año 2005 (compuesta por diversas historias que, como voces interiores, se internan en el submundo urbano de los burdeles, las prostitutas y los marginales de bares y locales considerados “de dudosa reputación” en Iquitos)  aún goza de buena salud y su fama de libro de culto la ha hecho digna de  que se tengan conversaciones para una futura reedición.

Vásquez, quien también ha publicado Voces del ayahuasca y Wazuriri, nos birnda esta entrevista desde Cali, Colombia, donde actualmente se dedica a la producción musical;

Los lectores de este blog han considerado que Hostal Amor es uno de los mejores libros amazónicos de la década ¿qué  sensaciones te produce eso?

Pues bien, tranquilo. Ese libro recibió muchos elogios, pero es algo que no me quita el sueño. Siempre digo que cuando hacemos algo sin prestarle mucha atención, como este libro, como que las cosas nos salen mejor. No sé, es algo como sucede en una relación con una mujer, cuando menos caso o atención le prestamos a una mujer como que ella está ahí para nosotros, haciendo cualquier cosa para agradarnos.

¿En algún momento sentiste que Hostal Amor iba a tener la acogida que ha ido teniendo con el paso del tiempo?

No. Siempre he dicho en alguna presentación o entrevista que ese libro lo escribí  en tres meses y medio borracho. Es algo que no me avergüenza decirlo, porque es la verdad. Y me causa gracia cuando ahora lo analizan en colegios o universidades.

¿Cómo fue el proceso de montaje y escritura que usaste para elaborar Hostal Amor?

No lo sé. Puede sonar estúpido que lo diga, pero no busqué absolutamente nada, simplemente en el tiempo que lo escribí, me divertí haciéndolo y lo hice sin buscar parámetros o reglas. En otros libros sí me ordené y nadie se acuerda de ellos, ni yo.


Algunos críticos y opinólogos loretanos, sobre todo los más antiguos y conservadores, dijeron que tu libro no valía la pena ¿qué podrías decirles ahora?

Que tenían toda la razón.


¿Qué libros o artistas amazónicos te parece importante resaltar?

Hay muchos, pero como que es más fácil y menos conflictivo elogiar a los ya fallecidos. Para todos los artistas muertos de la Amazonía va mi venia. Para los vivos que ojalá la sigan pasando bien.


¿Cómo percibes el talento literario en Iquitos, especialmente en los jóvenes?

Es bueno. Un tiempo de mi vida (época que no recuerdo bien cómo sobreviví) trabajé como Asesor de Cultura del GOREL y parte de mi trabajo era analizar obras literarias de escritores loretanos. Vi muy buenos trabajos. Lo que hace falta son los medios y una buena calidad de edición. Hay el dinero para este fin, lo que le falta es criterio y raciocinio (por no decir inteligencia) a los que manejan los fondos.


¿Cuáles deberían ser las labores de la empresa privada y el sector público para fomentar la literatura amazónica?

Todo y nada. Seamos realistas, a las empresas privadas les interesa un bledo invertir en el fomento de la cultura porque a ellos sólo les interesa “ganar” dinero. Al sector público también.


¿Cuáles son tus próximos proyectos literarios?

No lo sé. Ya no me planifico en eso como antes. Supongo seguir escribiendo y si se da la oportunidad de publicar pues lo hago, ¿no? Pero prometo seguir publicando libros sin saber qué diablos estoy haciendo.

Hace un mes iniciamos en este blog una encuesta sobre los que, según el gusto de los lectores y visitantes pudiera ser el libro sobre temática amazónica (y/0 loretana y/o peruana) más interesante o importante o preferido  durante la última decada 2000-2009.

La encuesta recibía las sugerencias de libros de los lectores, a partir de una pequeña selección y opinión de algunos críticos del medio. No solo fue se consideraron libros de ficción o literatura, sino también no ficción, crónicas, historia, sociología, fotografía y todo aquél que desde su ámbito aportara algo al conocimiento de esta parte del mundo. Ningún IP pudo tener más de un voto.

Al final, más de 172 votos definieron los siguientes resultados:

1.- Iqt (Remixes) (Paco Bardales) 19% (32 votes)

2.- Hostal amor (Cayo Vásquez) 11% (19 votes)

3.- Recuerdo de Iquitos (Christian Bendayán, ed.) 8% (13 votes)

4.- El Estado Federal de Loreto de 1896 (Frederica Barclay) 7% (12 votes)

5.- El príncipe de los caimanes (Santiago Roncagliolo) 6% (11 votes)

6.- El proceso del Putumayo (Monumenta Amazónica col.) 5% (9 votes)

7.- Inquilinos de las sombras (Percy Vilchez) 5% (8 votes)

8.- Orquídeas del paraíso (Enrique Planas) 5% (8 votes)

9.- Dama en el escenario (Ana Varela) 4% (7 votes)

10.- Media vida (Luis González Polar) 4% (7 votes)

11.- Cuentos amazónicos (Juan Carlos Galeano) 3% (6 votes)

El lugar donde estuvo el paraíso (Carlos Franz, ed. bolsillo) 3% (6 votes)

El día que se hizo noche (Edgardo Pezo) 3% (5 votes)

Los dueños de astros ajenos (Percy Vilchez) 2% (4 votes)

Retorno al parque de los pescados (Carlos Reyes) 2% (3 votes)

Cualquier tiempo pasado fue mejor (Jaime Vásquez) 2% (3 votes)

Archipielago de sierpes (Miguel Donayre) 2% (3 votes)

El cielo sobre nosotros (Carlos Garayar) 2% (3 votes)

Panorama histórico de la Amazonía peruana (G.Sotil y H. Morey) 2% (3 votes)

El linaje de los orígenes (Percy Vílchez) 1% (2 votes)

La guerra del Sargento Ballesteros (Jaime Vásquez Izquierdo) 1% (1 votes)

Otros 3% (7 votos)

Fuera de los votos de los fans incondicionales de este blog, que han decidido ser aún más incondicionales (aunque igual no pudieron votar más de una vez, como todos los otros) y elegir a Iqt (Remixes) como el preferido con 19%  del total de la votación, y en atención a una promesa ética que señalé en el post que dio inicio a esta encuesta, Iqt (Remixes)  no participará en la selección del top ten.

Por lo tanto, según los resultados, con el 11% del total de votos, el mejor libro amazónico-peruano-loretano de la década para los lectores de Diario de IQT es HOSTAL AMOR, del escritor loretano CAYO VÁSQUEZ.

En un próximo post haremos una reseña de los top ten de esta ocasion.