Posts etiquetados ‘arte’

Este viernes 9 de julio a las 7 p.m. en la Galería de Arte Contemporáneo del INC Loreto se presentará la exposición de Juan Andrés Varela Yaicate, “Pirata”, un joven y talentoso artista loretano.

La nota de prensa del INC Loreto presenta así la obra de Varela Yaicate:

“Pirata” es un joven artista de la cantera de los autodidactas que sorprende en la ciudad de Iquitos, reflejando en su obra una intensa vida y un talento innato, haciendo del dibujo en particular su herramienta de expresión predilecta. Así, seres retratados en impecables dibujos de un inusitado realismo se integran a una atmósfera de variadas intensidades cromáticas a través de su factura que con filigranas de diversos estilos generan este universo amazónico, urbano, fantástico. No exenta de erotismo, parte de su obra resuelve con sutileza cuestiones que podrían plantearse como “complicadas”. Por sus dibujos transitan también los personajes más característicos de nuestra región en una suerte de caricaturas estilizadas, que potencian la fuerza interior de cada uno de estos. Los dibujos de “Pirata” dan testimonio de su ciudad, retratando su cultura, su sensualidad, su magia, y sus sueños, todo aquello que conforma el imaginario de quien tiene la calle como escuela.

Anuncios

Ayer se iniciaron las actividades por el 1º Festival del Libro y la Lectura Verde promovido por el IIAP, como parte de las celebraciones de San Juan.  En esta oportunidad, la Dirección Regional de Cultura de Loreto nos envía los afiches de tres de sus actividades a fin de tener una alternativa en estos días de celebración amazónica en Iquitos.

Por otro lado, el viernes 25 a las 11 a.m.  se llevará a cabo el conversatorio “Los Sucesos de Bagua”, en el auditorio del Vicariato Apostólico de Iquitos. Participarán como expositores los parlamentarios Guido Lombardi y Víctor Isla y el  antropólogo Alberto Chirif.  Como moderador del evento estará el periodista Rubén Meza.

En tanto, cerrando la semana de actividades culturales sanjuanina, el lunes 28 en el auditorio del Colegio San Agustín, desde la 8 de la noche se llevará a cabo un concierto que ofrecerá el monstruo de la canción Raúl Vásquez, . Ambas actividades forman parte de las celebraciones por los 17 años que cumple este mes el diario Pro & Contra.
[tweetmeme source=’pacobardales’ only_single=false]

Del 21 al 24 de junio, coincidiendo con las festividades amazónicas de San Juan, Iquitos se convertirá en sede del 1º Festival del Libro y la Lectura Verde, organizado por el Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana (IIAP) y auspiciado por diversas instituciones. Una oportunidad inédita en actividades culturales en Loreto.

El objetivo del festival de la lectura verde, además de celebrar la Fiesta de San Juan, es presentar un espacio de comunicación científico alternativo, de sensibilización y practica de los conceptos de ecoeficiencia y sostenibilidad, como demostración de amor a la naturaleza, socializando los resultados de investigación atesorados en nuestras instituciones informativo documentales amazónicas, para una cultura de cambios, a favor de una mejor calidad de vida para todos.

El Festival, tiene previsto desarrollar: 1) Un programa científico académico: Ciclo de Conferencias dirigidas a profesionales de la información (Bibliotecarios, Documentalistas, Archivistas y Museólogos); 2) Un programa Expolibros y video de Cine Verde, cuyo temario estará dedicado principalmente a los temas de Cambio Climático, Ordenamiento Territorial y Ambiente; Manejo de Bosques y Servicios Ambientales, Agua y Recursos Acuícolas, Biodiversidad Amazónica, Cultura y Economía Amazónicas, así como Información, documentación y comunicación ambiental, y; 3. Un programa cultural verde con módulos bibliotecarios itinerantes, presentaciones de libros, exposiciones, visitas guiadas, ecoferias entre presentaciones de discos y el festival de trova 2010.

El suplemento El Dominicial del diario El Comercio, presenta un reportaje sobre el Festival, además de notas al coordinador general del Festival, Luis Gutiérrez, y a este escriba.

“La principal característica —nos dice Luis W. Gutiérrez, presidente de la comisión organizadora— es insertar en las fiestas de San Juan el tema del ambiente”. Para Francisco Bardales, escritor iquiteño y gestor cultural, vivir en carne propia esta iniciativa es motivo de alegría, si se tiene en cuenta que el festival se ha gestado gracias al apoyo privado: “Un festival del libro en Iquitos, donde las autoridades han decidido cerrar apoyos a la cultura, de por sí ya es una iniciativa noble que fomenta el espíritu de reflexión y cuidado de nuestros ecosistemas en la lucha contra el acelerado proceso de destrucción de nuestro planeta”.

¿Cómo definiríamos la lectura verde? “Es la capacidad de comprender los contenidos ambientales que acopian, describen y difunden las bibliotecas y los centros de documentación”, explica Gutiérrez, quien junto a un gran grupo de personas e instituciones comprometidas, pretenden con esta iniciativa realizar acciones para alcanzar la ansiada conservación de los recursos naturales.

Algunas de las actividades prevista para el 1º Festival del Libro Verde son las siguientes:

21 al 24 de junio Presentaciones de libros y revistas

21 junio, 5 p.m. Libro “Recuerdo de Iquitos” de Christian Bendayán.

22 junio, 5 p.m. Revista “El Manguared” y revista virtual “El Heraldo Amazónico”.

23 junio, 5 p.m. Publicación “El libro de los niños de la calle”, de Brenda Goodchild.

24 junio, 5 p.m. Revista científica “Folia Amazónica”.

AUDIOVISUALES
23 junio, 6 p.m. Presentación del disco “Livros” de Jaques Morelenbaum y Caetano Veloso.

ELENCO TEATRAL
“Retablas: Ecoteatro con-ciencia”

24 de junio, 6 p.m. Primer recital de trova amazónica.

Presentación del disco “Bosque adentro” de Mario Pinedo e invitados.

[tweetmeme source=’pacobardales’ only_single=false]

Juega con la tierra /como con una pelota

báilala/estréllala/ reviéntala

no es sino eso la tierra

(Blanca Varela)

*****

Algunos sedentarios con mal humor han tratado constantemente de demostrar que la literatura y el fútbol no son compatibles. En su monocorde afán, no han dudado en tildar al deporte rey como pasión, vulgar y desdeñable, inferior. No han escatimado esfuerzo, tampoco en agenciarse de frases de escritores de primera para graficar ciertas abominaciones de quinta.  Por ejemplo, invocan al británico Rudyard Kipling, quien despreciaba al fútbol y a “las almas pequeñas que pueden ser saciadas por los embarrados idiotas que lo juegan“. También al maestro Jorge Luis Borges, quien señalaba: “once jugadores contra once corriendo detrás de una pelota no son especialmente hermosos“. Evidentemente, Borges era un genio literario, así como alguna vez fan enamorado de la dictadura de Pinochet (aunque, a diferencia de sus extraños seguidores, Borges sí jugó y sí le gustaba fútbol, como lo demuestra esta foto y este post).

Es más difícil para los críticos decir que el fútbol no les gusta y mucho más presuntuoso alegar que empobrece la inteligencia o la reflexión. Nada más disparatado.  Es cierto que fútbol y literatura no siempre han seguido caminos paralelos. También es cierto que algunos proyectos literarios se perdieron en medio del desdén de editores o la indiferencia de las capillas críticas (aunque no en el cariño de los lectores). Pero, a diferencia de lo que se podría pensar, muchos han sido los escritores que tomaron el  fútbol como punto de inspiración creativa y, desde la orilla contraria, futbolistas se animaron a escribir y publicar, con resultados dispares pero siempre entusiastas.

En verdad, la literatura y el fútbol nunca han estado divorciados, aunque en algunas épocas sus puntos de encuentro fueran frágiles. Varios creadores asimilaron el fútbol como una capilla de conocimiento, mosaico de las dimensiones de la condición humana; temas recurrentes que componen la gran literatura, por lo demás. El historiador mexicano Héctor Treviño señala que el futbol se ha convertido en la “nueva religión mundial” y parte importante de la cultura popular. Por lo tanto, es lógico que se convierta en objeto de estudios de las clases intelectuales para entender mejor a la humanidad. Desdeñarlo no sólo resulta snob, sino un signo de soberbia misógina que proviene del desconocimiento contumaz.

El genial artista visual y guionista italiano Pier Paolo Pasolini indicaba que “hay momentos que son puramente poéticos: se trata de los momentos de gol. El goleador es siempre el mejor poeta del año”. El español Javier Marías, autor de “Mañana en la batalla piensa en mí”, indicaba que “el fútbol es la recuperación semanal de la infancia“. Antonio Gramsci lo contemplaba como “el reino de la lealtad humana ejercida al aire libre“.  El escritor francés Albert Camus, Premio Nobel de Literatura, jugó como arquero y puntero izquierdo en Argelia y allí se dio cuenta que “la pelota nunca viene hacia uno por donde uno espera que venga. Lo que más sé acerca de moral y de las obligaciones de los hombres se lo debo al fútbol”.  La legión de acérrimos cultores del fútbol incluye a otros Premios Nobel  como el chileno Pablo Neruda (socio e hincha del Club Atlético Magallanes), el alemán Günter Grass , el colombiano Gabriel García Márquez (no sólo devoto hincha, también  profeta que reparte a los cuatro vientos las santas enseñanzas peloteras) y el español Camilo José Cela (autor de la alucinante Once cuentos de fútbol).

El poeta español Rafael Alberti publicó la excepcional “Oda a Platko”, dedicada al arquero húngaro que pasó por el Barcelona F.C. El checo Milan Kundera, autor de “La insoportable levedad del ser, ha teorizado sobre el fútbol en sus libros. El austriaco Peter Handke tiene una buena obra titulada “La angustia del arquero frente al tiro penal y en Inglaterra existe clásico del género fútbol-literatura titulado “Fiebre en las gradas, escrito por Nick Hornby

El recordado uruguayo Mario Benedetti escribió en 1955 un cuento llamado “Puntero izquierdo”. Su compatriota Horacio Quiroga publicó otro relato, “Suicidio en la cancha”, sobre el caso verídico de un jugador del Nacional de Montevideo que se disparó en el círculo central de la cancha, mientras que Eduardo Galeano escribió un libro muy popular, titulado Fútbol a sol y sombra.  Por el lado argentino, es imposible imaginar fútbol y literatura sin nombrar a la troica insuperable: Osvaldo Soriano, Roberto Fontanarrosa y Juan Sasturain. Ellos escribieron sin complejos y permanentemente sobre su pasión y afición, convirtiendo sus obras verdaderos estudios sociales y culturales sobre el género. A Soriano le debemos el libro “Arqueros, ilusionistas y goleadores” y  el cuento “El penal más largo del mundo”. Sasturain. Fontanarrosa escribió, entre otras cosas, “El fútbol es sagrado” y “19 de diciembre de 1971” (un maravilloso relato sobre un partido entre Rosario Central y Newells Old Boys). Sasturaín, en tanto, es culpable de “El día del arquero”, “Argentina en los mundiales” y esa frase: “El manejo de la pelota como el del lenguaje -puestos en buenos pies y manos- son un desafío a la creatividad”.

La lista continúa con los poetas Vinicio de Moraes y Jorge García Usata, quienes escribieron sendos poemas en honor del jugador brasileño Garrincha. También hay que incluir al gran cronista mexicano Juan Villoro, autor de “El hombre que murió dos veces”, sobre el día que Uruguay le arrebató a Brasil la Copa del Mundo en el propio estadio Maracaná, en 1950. Otros notables fans de fútbol: Jorge Amado, Augusto Roa Bastos, Ernesto Sábato, Rubem Fonseca, etc.

Vladimir Nabokov, autor de “Lolita”, fue jugador en Rusia y el talentoso novelista boliviano Edmundo Paz Soldán estudió en una prestigiosa universidad norteamericana gracias a una beca que logró como futbolista. Por el lado contrario, el ex jugador de la selección argentina, Jorge Valdano, ha ingresado en el mercado con la edición de “Cuentos de Fútbol”. Del mismo modo, el ex entrenador de Universitario, Ángel Cappa, ha publicado  “¿Y el fútbol dónde está?”.

Desde el lado peruano, es memorable el “Polirritmo dinámico a Gradín, jugador de foot-ball”, escrito por Juan Parra del Riego en 1920, en honor del jugador uruguayo Isabelo Gradín. Del mismo modo, el poema “Fútbol”, escrito por Blanca Varela (gran aficionada); el relato La gran jugada o Crónica deportiva que trata de Teófilo Cubillas y el Alianza Lima” de Arturo Corcuera; “El equipito de Mogollón” del notable Augusto Higa. Abelardo Sánchez León publicó crónicas futboleras en “La balada del gol perdido”. Mario Vargas Llosa no sólo es hincha de Universitario, sino también fue comentarista durante el Mundial España 82. Alfredo Bryce Echenique siempre ha confesado que jugó fútbol en su niñez y adolescencia (además escribió el relato “Pasalacqua volando”), así como Julio Ramón Ribeyro y Carlos Germán Belli.

Julio Ramón Ribeyro futbolista (Imagen: blog de Heduardo)

En fin, es bueno saber que las aparentes diferencias entre el arte y el deporte son meras especulaciones o estridencias inventadas. Empieza una nueva Copa del Mundo, esta vez en Sudáfrica. Quizás algunos grandes escritores no hayan visto jugar  a Messi, Kaká o  Cristiano Ronaldo, pero entendían perfectamente lo que el fútbol es capaz de generar en las mentes, los corazones de veintidós hombres que entregan a veces todo lo que son capaces de demandarles cientos de millones de espectadores. Del mismo modo, quizás los nuevos cracks no hayan leído nunca a Camus, Gabo o Soriano, pero la capacidad con que definen una jugada, la calidad con que arman un ataque colectivo, la belleza con que anotan un gol, son signos evidentes de la mejor literatura; son rastros y senderos de poesía pura. Como diría Valdano: “Hay quien se atreve a preguntar para qué sirve jugar bien (…) sirve para el placer, para la emoción, para vivir

Nunca como ahora es tan cierta la frase de Quique Wolff, ex jugador y comentarista argentino: ¿Cómo vas a saber querido amigo? ¿Cómo vas a saber lo que es la vida? Si nunca, jamás jugaste al fútbol”.

El futbol se escribe, se juega y es monarca absoluto de estos tiempos.

[tweetmeme source=’pacobardales’ only_single=false]

Esta semana se inauguraron dos interesantes exposiciones pictóricas en Iquitos, las cuales han tenido bastante acogida, lo cual demuestra que la cultura va ganando amplio terreno, no sólo en calidad sino también en audiencias.

MIRADAS DEL MUNDO AMAZÓNICO

El día de miércoles 09 de junio, PETROPERÚ Operaciones Selva inauguró  en la Galería del Banco Continental (Sgto. Lores #171) la muestra pictórica denominada: “Miradas del Mundo Amazónico -Iquitos 2010″. La muestra incluye cuadros dediversos  artistas loretanos: Cliver Flores, Emilio López, Francisco Grippa, Gino Ceccarelli, Jaime Choclote, NanciyDantas y Róger Murayari, quienes han realizado exposiciones individuales y colectivas en reconocidas galerías de arte a nivel mundial.

Dentro de la muestra, también se expondrán los trabajos de los ganadores del I Concurso Escolar de Pintura Ambiental desarrollado en Tarapoto el pasado mes de Mayo y del VI Concurso Escolar de Pintura Ambiental, desarrollado en Iquitos. Los resultados ofrecidos por el jurado calificador dieron por ganadores a los alumnos: Jemina Perea Murayari del Colegio Experimental UNAP (Mención Honrosa), Julises Cárdenas Gonzáles representando al Colegio Sagrado Corazón (tercer puesto), Wilder Macuyama de la IE 60160 – Puerto Miguel (segundo lugar) y Alian Lomas Laulate del colegio San Juan Bautista (primer lugar).

Miradas del Mundo Amazónico se expondrá entre los días 09 al 19 de junio.

SELVA INVISBLE

El día jueves 10 de junio se inauguró en la galería del Centro Cultural Irapay la exposición “Selva Invisible”  del destacado pintor Brus Rubio Churay. La muestra es organizada por el Instituto Nacional de Cultura de Loreto.

Brus Rubio es un artista de orígenes huitoto – murui y bora, nacido en 1984 en la comunidad de Pucaurquillo, en los márgenes del río Ampiyacu, desde donde ha desarrollado una obra que se alimenta de la tradición cultural de su pueblo, la mitología, la historia y la vida cotidiana. En sus pinturas podemos reconocer una preocupación por el destino cultural y político de los pueblos indígenas, como a la vez una búsqueda y rescate de los orígenes de estos a través de los mitos y leyendas populares.

Rubio ha expuesto en Iquitos, Lima, Buenos Aires, y ciudades de EEUU, donde ha exhibido sus obras en los últimos años. Su trabajo realizado a partir de tintes naturales extraídos de hojas, tubérculos, frutos, semillas y tierras sobre corteza de llanchama, nos acerca a un conocimiento ancestral que antiguamente se transmitía de modo oral y que ahora, a través de la pintura de Brus, toma forma y color convirtiéndose en poderosas imágenes que nos recuerdan nuestra identidad y nuestra responsabilidad como amazónicos.

Obras como el “Bodegón huitoto”, “La fiesta de la boa” y “Las hijas del curaca”, representan momentos de la vida cotidiana de los huitotos – murui, mientras que “Elevación de Jitoma y su bendición” y “Padre y madre del árbol de la abundancia”, ilustran los mitos sobre los orígenes tanto del sol como de los alimentos particulares de esta parte de la selva. Sin dejar de lado las preocupaciones que aquejan a nuestros pueblos indígenas, Brus representa en la “Autonomía negada” la manera en que los políticos engañan y abusan de los pueblos amazónicos, del mismo modo que ponen en riesgo el equilibrio de su ecosistema.

La muestra “La Selva Invisible”, comprende también un documental realizado por el Colectivo Mercado Central, sobre la vida de Brus.

[tweetmeme source=’pacobardales’ only_single=false]

La directora de la Biblioteca Amazónica me comenta que están a punto de cerrar sus instalaciones, debido a que no reciben el dinero del presupuesto que por convenio, el Gobierno Regional de Loreto mantiene con dicha institución desde los años noventa. La forma en que se pelotea el trámite en las dependencias del GOREL (donde, por cierto, todo pasa por un proceso tortuoso, paquidérmico y abusivo) abarca también a organizaciones como La Restinga, Algo bello para Dios, Orquesta Sinfónica y, por cierto, muchas más.

No cuento nada nuevo cuando señalo esta situación. El problema es que los ineficientes funcionarios nunca han considerado a la cultura como un tema de agenda, ni siquiera como asunto a discutir. Quienes han organizado ferias de libro, actividades artísticas, proyectos audiovisuales saben a lo que me refiero. Lo peor es que, aunque se tenga presupuestado ese dinero, éste nunca se ejecuta. Si en educación tenemos ese problema, imagínense ustedes las dimensiones en el área estrictamente cultural.

Esto pasa por una concepción de que el progreso es cemento y cuchipanda pro-electorera. Y poca capacidad de raciocinio para auscultar la memoria, el legado y la importancia artística de nuestro pueblo. Sólo así se siguen destruyendo los monumentos arquitectónicos y se podan árboles a diestra y siniestra; sólo así se obvia la dotación de material a colegios y bibliotecas o se desdeña capital y recursos para la formación de escuelas de formación varias. Sólo así se construye una sociedad poco instruida, irreflexiva, que acepte como venga las pachotadas de una clase dirigente poco eficiente, poco ilustrada y poco preocupada del porvenir de Loreto.

[tweetmeme source=’pacobardales’ only_single=false]

[tweetmeme source=’pacobardales’ only_single=false]

(Imagen de “Sanango“, comic sobre un superhéroe indígena amazónico que lucha contra la depredación y la contaminación)

Esta es una pequeña nota que escribí con algunos pocos ejemplos de una explosión creativa que intenta aún reflexionar el papel del arte amazónico luego de los sucesos de Bagua. Un extracto:

Desde la literatura, el cine, el teatro, la plástica o la gastronomía se intenta recrear el polen fundador de las múltiples cosmovisiones amazónicas y su capacidad inmanente para integrarse con los mundos circundantes y trascendentes. Todas ellas buscan encontrar el significado de las cosas y una estética propia, sí, pero sobre todo emerger del luto, sobreponerse a la ira y construir escenarios epistemológicos y sentimentales desde el corazón mismo del dolor. El recuerdo de Bagua no solo es catarsis, en ese sentido es también esperanza y génesis estética. Es Amazonía en toda su incertidumbre y esplendor.

El texto completo pueden ubicarlo en el edición del día de hoy domingo en El Dominical de El Comercio.