Posts etiquetados ‘gobierno’

La misma historia de siempre: un personaje decide levantar su voz de protesta contra los atropellos perpetrados de forma oficial o bajo el manto de la participación privada y de cierto modo, termina maniatado, reducido, pulverizado por la maquinaria del orden establecido. Da igual si este personaje es un hombre respetado por la comunidad en que le ha tocado interactuar, que haya defendido constante e indesmayablemente las reivindicaciones, legítimas y legales, que tiene la propia comunidad.

El Ministerio del Interior ha emitido la resolución ministerial 0571-2010-IN, que establece la cancelación de la residencia peruana de Paul Mc Auley, ciudadano británico, miembro de la congregación de La Salle, director de la Red Ambiental Loretana. Una noticia demasiado preocupante, que hiere la sensibilidad de una población que usualmente lo ha visto más cerca de la defensa de sus derechos que de aquella extraña y muy genérica figura de “alteración del orden público”.  Además, a todas luces es considerada como una provocación por un gran sector, pues tiene toda la apariencia de un dardo dirigido arteramente hacia el corazón mismo de la estructura social de la movilización amazónica.

Nos preocupa que entre los motivos que se argumentan para expulsar a Paul Mc Auley  se incluyan apartados de un atestado policial, y que este documento mencione la participación en marchas de protesta o la pertenencia a una organización de defensa de los derechos ambientales como potenciales amenazas a la seguridad y la soberanía del país. Es como si, de un momento a otro, por lo menos un considerable, por no decir mayoritario, espectro de la población amazónica fuera sospechoso y estuviera en el ojo de las sospechas de los miembros de Seguridad del Estado.

Paul Mc Auley no tiene procesos judiciales pendientes por este tipo de acciones. Pero sí una experiencia de servicio a causas indígenas y medioambientales desde hace más de 20 años. Su presencia en el Perú ha incluido acciones tan nobles y generosas como el contribuir decididamente en la creación del colegio Fe y Alegría, en un asentamiento humano de Lima. Además, interactuar con grupos de voluntarios y empresarios extranjeros que dinamizaron el intercambio comercial de productos que realizaban los jóvenes peruanos, para ser vendidos luego en tiendas de Londres y con ese dinero ayudar a su educación y sostén personal o familiar.

Su presencia en la Amazonía ha sido decididamente cercana a los sentimientos y demandas de esta región. Ha participado en la protección, defensa y organización de estrategias legales y humanas para aliviar la contaminación de los bosques y comunidades. Ha promovido estrategias de recuperación de los espacios indígenas y su revaloración frente a algunas acciones abusivas de empresas extractivas o incapaces de parte del Estado. Una de sus medidas ha sido brindar cobijo y hogar a muchos de los indígenas que han tenido que llegar hacia Iquitos.

Desde la Red Ambiental Loretana, Mc Auley ha generado conciencia sobre la importancia del medio ambiente, además crear toda una estructura pedagógica, científica o informativa, a fin de que los mismos no sean alterados o destruidos parcial o absolutamente. Para ello, no ha tenido reparos en poner la cara y acusar por igual a todos los responsables, sin distinción de color político o sesgo económico.

Esa integridad lo ha llevado, por cierto, a ser blanco de ataques, satanizaciones y amedrentamientos que, en todo caso, no habían llegado a un nivel tan crítico y lamentable, como el que ha generado el gobierno peruano con una decisión que nos parece excesiva, ilegítima e impertinente. En mucho tiempo no se ha visto en el país una  expulsión de un ciudadano extranjero alegando razones políticas, mucho menos de un religioso. Pero, sobre todo, es extraordinario que el gobierno canalice esfuerzos en quitarle la residencia a un hombre muy querido y respetado, que ha trabajado con organizaciones del mismo Estado para apoyar a los ciudadanos amazónico, que ha actuado desde la legalidad impuesta por el mismo Estado para demostrarle que aún existen injusticias e irregularidades que deben ser canalizadas o superadas.

En tanto, la solidaridad integral con Paul Mc Auley en la comunidad amazónica demuestra que se puede neutralizar momentáneamente a uno de sus miembros, pero no se pueden paralizar las causas globales y generalizadas de un pueblo.

[tweetmeme source=’pacobardales’ only_single=false]

Anuncios

Alberto Chirif es un reconocido antropólogo y analista de temas amazónicos. En Diario de IQT hemos publicado algunos de sus artículos, vinculados con la problemática indígena. A raíz del aniversario de Bagua, ante nuestro pedido, nos brindó algunas esclarecedoras respuestas sobre la crisis amazónica generada a partir de los sucesos del 5 de junio pasado.

¿Cuáles crees fueron las causas de los sucesos de Bagua del 5 de junio pasado?

Las causas del conflicto que desembocaron en la tragedia de Bagua, el 5 de junio de 2009, están magníficamente señaladas en el informe en minoría de la comisión especial para investigar y analizar los sucesos de Bagua, suscrito por el Sr. Jesús Manacés Valverde y la religiosa Carmen Gómez Calleja, difundido a partir de abril de este año. Ellos señalan que la “falta de respeto por las formas de vida de los pueblos indígenas y el menosprecio por las características intrínsecas de los bosques amazónicos” han deteriorado su seguridad alimentaria. Recordemos el caso de la cuenca del Corrientes y las protestas presentadas por la organización de las comunidades achuares de dicho río, señalando cómo la actividad petrolera contaminaba su medio ambiente y afectaba su salud. Ellos tuvieron que recurrir a medidas de fuerza, como la toma de instalaciones petroleras, para lograr ser atendidos por un Ejecutivo que negaba las evidencias, incluso aquéllas presentadas por dependencias del propio Estado, como los Ministerios de Salud y Produce, dando cuenta, respectivamente, de la contaminación de los organismos de las personas y de los peces por metales pesados. Como causa más directa del conflicto de 2009 está el tema de los decretos legislativos que echaban abajo todos los derechos conquistados por las organizaciones indígenas en los últimos 40 años, no obstante que éstos estaban reconocidos en leyes dadas por el Estado y en acuerdos internacionales suscritos por el propio gobierno del presidente Alan García. El tema de la reacción violenta de los indígenas, si se lo quiere entender en su justa dimensión, tiene que ser analizado tomando en cuenta la violencia de la agresión que ellos sufren en las últimas décadas y, en especial, durante el actual gobierno.

¿Cuáles son los errores que se siguen cometiendo al momento de entender o diagnosticar la Amazonía desde el Estado oficial?

No sé  si se puede hablar de “errores”. El desprecio por la vida y derechos de los pueblos indígenas no es producto del error, sino del cálculo para favorecer a otros intereses. Después de los sucesos de Bagua, para este gobierno la historia no ha cambiado. La dolorosa experiencia de muerte de policías e indígenas no le sirve para nada y sigue actuando de la misma manera arbitraria, prepotente y provocadora. Ha seguido suscribiendo contratos para explotar recursos naturales (petróleo, minas, bosques) y dando leyes que afectan a los pueblos indígenas. No hay que olvidar que hay un proyecto de ley para el traslado forzoso de población asentada en zonas donde se vayan a ejecutar proyectos que sean declarados de “interés nacional”. Por experiencia sabemos cómo se ha manejado el tema del “interés nacional” en el país, que no es más que un eufemismo para ocultar intereses subalternos de autoridades coludidas con grandes empresas, con la finalidad de lograr el enriquecimiento mutuo.

¿Cómo ves ahora la actitud del país con respecto a la Amazonía a raíz de lo de Bagua.

Creo que la gente sabe algo más sobre la Amazonía y los indígenas. Y cuando hablo de “la gente” me refiero también a la población urbana de la Amazonía, muy alejada y desconocedora de la realidad indígena de la región. Este país ha ocultado desde hace décadas la presencia indígena dentro de sus fronteras, como resultado de una combinación de vergüenza con ignorancia. Ahora muchos saben que los indígenas existen, que tienen propuestas y capacidad de expresarlas de manera decidida y, a su vez, que estas propuestas tienen una lógica particular, en la medida que apuntan a la redefinición de un modelo de desarrollo basado en la explotación de la gente y en la destrucción del medio ambiente. Este modelo está además llegando a su fin, como lo demuestran problemas como el agotamiento de recursos, la contaminación, el calentamiento global y el cambio climático, y, más recientemente, las crisis financieras que comienzan a reventar como volcanes por diferentes países del mundo.

¿Podría volver a ocurrir otro “Baguazo” en la Amazonía?

Hay que tener mucho cuidado con una pregunta como ésta. El “Baguazo” no fue generado por los indígenas, sino por el gobierno. El “Baguazo” no era el punto al que las protestas indígenas querían llegar. Querían llegar, en cambio, a una reconsideración del Estado para que se les reconozcan sus derechos perfectamente establecidos en la ley. Las muertes, los heridos y, en fin, la tragedia desatada ese día es resultado de la agresión de un gobierno que no quiso dialogar, que se negó a respetar derechos reconocidos y que engañó, porque el día anterior a la invasión armadas de la policía, voceros del partido gobernante dijeron que la decisión de derogar los decretos se paralizaba hasta que las partes llegaran a un acuerdo. Para ese momento, la decisión de reprimir violentamente a los manifestantes de la Curva del Diablo había sido ya tomada. Sobre cómo se manejó este asunto es indispensable la lectura del artículo “Los imperdonables”, de Ricardo Uceda, publicado hace un par de meses en la revista Poder. ¿Podría ocurrir otro “Baguazo”? Sin duda que un gobierno como éste empeñado en pisotear los derechos ciudadanos para asegurar sus negocios turbios con empresas podría repetir esta terrible y torpe experiencia represiva, que resultó en la muerte de muchos peruanos. Los petro-audios y otros escándalos que han emergido a la luz (venta de patrimonio público: Collique, puertos, terrenos negociados por COFOPRI y mucho más) son indicadores inequívocos de los intereses detrás de estas políticas.

Cuáles deben ser los cambios urgentes en las políticas para evitar en el futuro que en la Amazonía puedan generarse conflictos aún más grandes que en Bagua?

Los cambios deben ser sobre todo de actitudes de los gobernantes. Las leyes están dadas, el problema es que no se respetan. Si se respetase la Constitución, las leyes nacionales sobre derechos indígenas y los convenios y declaraciones internacionales, las cosas funcionarían como deben funcionar y se trabajaría en la construcción de una verdadera democracia, en la que todos los peruanos podamos ser verdaderamente iguales ante la ley. ¿Es esto posible de lograrse con este gobierno? No lo creo. Si no lo ha hecho en cuatro años de ejercicio del poder, en los cuales, en cambio, ha hecho todo lo contrario, no lo va a hacer en el año que le queda por delante.

Marco Sifuentes reseña el día de hoy la inexplicable y absurda demanda por difamación que ha planteado el ex ministro y ex congresista Jorge Mufarech contra el blogger José Alejandro Godoy, la cual además de inconsistente, tiene el antecedente de ser la primera que se entabla contra un administrador de blog o páginas electrónicas independientes de los medios de comunicación tradicionales.

La demanda, que pretende un resarcimiento económico ascendente a un millón de dólares,  como ya se sabe, se inscribe dentro de un contexto en que las amenazas hacia la prensa (a través de un controvertido proyecto de ley que busca reglamentar -una vez más -el derecho de rectificación de informaciones) se han trasladado hacia lo que se denomina “medios electrónicos”. No se necesita ser un demasiado perspicaz para darse cuenta que el periodismo electrónico (y en general los medios virtuales, a través de sus redes, comunidades o sistemas) han adquirido una influencia importante en el desarrollo de los acontecimientos (tanto que la tradicional Encuesta del Poder que realiza anualmente el Grupo Apoyo haya incluído este año el rubro respectivo dentro de sus personajes más poderosos del Perú).

Ante estas circunstancias, el intento de amordazar los canales más difíciles de ser capturados por el poder o el stablishment tiene el aroma de advertencia: Pórtense bien o los fregamos. La demanda de Mufarech contra Godoy parte de un tema casi anecdótico, en el cual el blogger reseñó información de otras fuentes y las puso en Desde el Tercer Piso. La reacción de Mufarech ha sido bastante desproporcionada, aunque bastante consecuente con su personalidad.

Lo preocupante es que la relación conflictiva que ha tenido la Blogósfera peruana con el poder (evidenciadoa incluso en temas como los derechos de autor y el uso electrónico de música y video) ha ido generando en una mayor hostilidad de ésta contra los que, ahora se podría considerar, como medios  que han adquirido demasiada notoriedad y están dispuestos a creer que hay cosas importantes que están por encima de la agenda proyectada de algunos sistemas bastante anquilosados y, por lo mismo, sombríos y oscuros.

El gran debate sobre la responsabilidad de los blogs en el manejo de la información que difunden ha llegado al Perú de mala manera, con resultados no siempre gratos. Así en la forma como en el fondo, este es un tema que nos toca a todos quienes creemos en el uso valioso importante de las nuevas tecnologías comunicativas además, una interrogante vital: si dejamos que el lado oscuro del poder nos engulla o inventamos modos responsables de preservar una comunidad virtual valioso, autónoma, crítica, responsable y, sobre todo, muy imaginativa.

Atentos al caso Godoy.

En esta vida tan difícil de la palabra escrita, pueden suceder infinitas barbaridades.

Puede ser el asesinato masivo de las tildes, el genocidio del punto, el entierro masivo de las comas.

Puede ser “asta” en vez de “hasta”.

Puede ser “haber” en vez de “a ver”.

Puede ser “teníanos” un nuevo verbo en boca del Primer Ministro.

Puede ser “hoygan” en vez de, bueno, ustedes ya saben…

Puede ser todo eso que acabamos de leer. Nadie está exento de las barbaridades  y hay que ser humildes en reconocer a veces que la regamos en el ortografía y gramática.

Pero que todo eso lo profieran entes oficiales que se encargan de la pedagogía y la corrección, en avisos preparados de antemano, como una suerte de política de Estado, roza el analfabetismo funcional.

Bienvenidos a la era del  Ministerio de heducasion:

Caso 1

alanfabetos1¿Sabían quienes hicieron este diseño que “sabia” se tilda en la “i”, y se escribe “sabía”? (Fuente: Huanca York Times)

Caso 2

tupatrimonio

Seguro que esa tildecilla de más en “Tú” no fue a propósito (escrito además con mayúsculas). Empecemos otra vez: “el ‘tú’ se tilda cuando es pronombre personal (yo, tú, él…), no cuando es adjetivo posesivo (como en el caso de la imagen) bla, bla, bla… (Fuente: Pamela Ravina para La Mula)

Errare humanum est. Pero no tantum….

ACTUALIZACIÓN: Cuando pensábamos que todo había terminado, Pam Ravina encuentra otra muestra de barbarie ortográfica del dúo Cenaida Uribe-Heducasion:

heducasion2

heduardo-blogs

Gran imagen del caricaturista Heduardo, que responde a la pretensión del presidente Alan García de inundar la blogósfera y el Twitter con blogs, bitácoras, twitteros amigos de su gestión.

Para tenerlo en cuenta.

yehude_simonEl (aún) Primer Ministro del Perú, Yehude Simon, hizo un anuncio vinculado con su futura renuncia, que se dará en el transcurso de las próximas semanas, cuando la crisis amazónica se haya estabilizado.

La BBC nos trae la noticia:

El presidente del Consejo de Ministros de Perú, Yehude Simon, dijo que dejará el gobierno “en las próximas semanas”, cuando se haya estabilizado la situación con los indígenas de la Amazonía, que se cobró la vida de decenas de personas entre policías y nativos en las últimas semanas.

“Yo voy a salir en el momento en que tenga todo esto tranquilizado, que debe ser (en) las próximas semanas”, declaró a la estación local Radio Programas del Perú .

Simon dijo que se irá porque quiere “la tranquilidad y la estabilidad (…), no por el capricho del señor (Ollanta) Humala o de algunos ‘radicalones’ que creen que sacando un gabinete el país se va a estabilizar”.

También dijo que dedicará el tiempo que le queda en el cargo a convencer a los grupos indígenas para que cesen las protestas.

Anteriormente, el primer ministro peruano confirmó que había puesto su cargo a disposición de Alan García, presidente de la República.

Dadas las próximas semanas, podría ser que Yehude pueda dejar el gobierno antes de Fiestas Patrias. Chamuscado y con un futuro político muy poco promisorio. Los sucesos de Bagua y el problema suscitado a raíz de los decretos 1090 y 1064 terminaron por sellar el fin de un Premier que fracasó en su intento por darle una imagen dialogante y pluralista al presente gobierno.

En vías de derogación

Publicado: 16 junio 2009 en Diario de IQT
Etiquetas:, , , , ,

yanet

No es completamente suficiente, pero es un avance importante (siempre y cuando se cumpla).

El gobierno, por intermedio de Yehude Simon, ha señalado que el Poder Ejecutivo presentará una propuesta legislativa al Cogreso para derogar los decretos legislativos 1064 y 1090, que provocaron tantos disputas en la Amazonía y crearon una crisis de gobernabilidad importante.

Resulta valioso que se puedan iniciar las condiciones para un diálogo que permita realmente entender y comprender a carta cabal la problemática amazónica.

Ojalá el gobierno entienda esta vez que los amazónicos no somos ciudadanos de segunda ni radicales que buscan además un motivo para ejercer la violencia. Para que recuerde, ahí está el exitoso y pacífico paro de Iquitos, el jueves último.

Nosotros también somos peruanos, señor García. 

La selva es excepcionalmente peruana.

Imagen: Blog congresista Yanet Cajahuanca