Archivos para marzo, 2010

El cine es uno de aquellos espacios importantes donde se logran mostrar, además de las temáticas de ficción o no, espacios.

Iquitos también ha sido parte de aquellos espacios, en los cuales, se ha logrado mostrar diversos ángulos y aristas de una ciudad que crece y sigue creciendo aceleradamente.

Hemos decidido abrir en este blog una encuesta sobre los que, para los lectores se pueden considerar los mejores filmes  que muestran a Iquitos, y la selva loretana, en general. La película más antigua sobre el tema pudiera ser Bajo el sol de Loreto (1936), de Antonio Wong Rengifo, pero es probable que casi nadie la haya visto completa debido a que sus copias se extraviaron o malograron irremediablemente y la última que pudiera recuperarla – no al 100% – aún espera un largo proceso.

La selección corresponde evidentemente a un proceso más o menos riguroso por parte de quien estas líneas escribe, pero que no pretende ser un catálogo cerrado, pues hay la posibilidad de seguir ampliando la lista, de acuerdo evidentemente a los aportes de los cibernautas que haya sido interesante y haya contribuido mejor al conocimiento de la cultura, de la historia y la vida amazónica de esta parte del país. Además, claro está, del cine.

En la selección participarán desde cortometrajes hasta largometrajes, realizados por directores de cualquier nacionalidad y con porducción de cualquier tipo, con el único requisito de que se haya mostrado o por lo menos aludido una considerable presencia de Iquitos  (y por añadidura de la selva loretana) en la trama o desarrollo de las incidencias.

La encuesta pueden ubicarla al extremo superior derecho de este blog y podrá ser votada hasta el 30 de abril. Los que quieran incluir alguna propuesta sobre alguna otro filme que hayamos olvidado colocar, lo pueden hacer a través de un comment en este post. Luego del mismo se publicará una selección del top ten  Será una opinión rápida de los lectores de Diario de IQT y todo aquel que quiera participar.

Anuncios

Aquí dos portadas de diarios iquiteños sobre los últimos movimientos delincuenciales que han golpeado duramente a una ciudad que ha dejado hace rato de ser tranquila y segura.

En primer lugar, el asesinato de Mauro Zevallos, un joven estudiante de ingeniería de sistemas, que fue acuchillado por un avezado y rontuariado delincuente que estaba libre, andando como le diese la gana. La nota es del diario Pro & Contra:

En circunstancias que son materia de investigación el estudiante de Ingeniería de Sistemas de la UCP, Mauro Zevallos Álvarez (24) y ex alumno agustino de la promoción 2002, murió desangrado luego que fue brutalmente acuchillado en la yugular y en diferentes partes del cuerpo en la vereda del bar “La Baranda” en la cuadra seis de la avenida Túpac Amaru.

Según Juan José Zevallos (21), testigo clave de los hechos y primo del infortunado estudiante, que junto a un motocarrista aún no identificado libaban licor desde tempranas horas, el ataque sangriento sucedió al promediar las 4 de la mañana, cuando se aprestaban a regresar a casa cuando fueron abordados por un sujeto en completo estado de ebriedad y drogadicción que los atacó violentamente sin que pudieran reaccionar a tiempo.

Dijo también que el agresor tras acuchillar a su primo huyó raudamente sin que pudieran retenerlo, sólo atinaron a gritar pidiendo ayuda pero nadie los auxiliaba, los motocarristas que pasaban por el lugar se mostraban indiferentes, luego de 15 minutos recién Mauro Zevallos pudo ser trasladarlo al Hospital Apoyo Iquitos donde los médicos sólo se limitaron a certificar su deceso.

Por otros lado, en horas de la noche del viernes 3, avezados delincuentes ingresaron a la sede de importante Universidad Científica Peruana, cetnro privado de educación superior local, con el fin de llevar a cabo un espectacular robo del dinero de Tesorería. Aunque frustrado, el hecho generó un herido  y el miedo generalizado de la comunidad universitaria. La nota es de La Región:

Según los testigos, los asaltantes, quienes estaban bien vestidos, ingresaron sin contratiempos por la puerta principal y fueron directo a su objetivo. En esos instantes, el cajero Máximo Nunez Curto Mafaldo (35) regresaba de los servicios higiénicos y se encontró cara a cara con los ladrones.

Al verlo, los sujetos se le fueron encima y realizaron un forcejeo. Máximo, al notar que lo querían obligar a abrir la caja, se lanzó de cabeza contra la mampara que divide su área con los pasillos, sin importarle que le pudieran disparar por rebelde. Su intención era hacer bulla y llamar la atención de los miembros de seguridad de la universidad.

Los atracadores, al sentirse impotentes, habrían golpeado con sus pistolas al cajero y se fugaron realizando varios disparos para abrirse camino. Máximo Curto quedó tendido en el suelo en medio de un charco de sangre y de los vidrios rotos. Sus compañeros, temerosos pero apremiados por el momento, lo llevaron al hospital Iquitos de emergencia.

En esos instantes llegaron varios efectivos de la Divincri. La información que tenían era que dos asaltantes lograron escapar y que otro estaba escondido en una de las aulas. De inmediato se inició una intensa búsqueda con arma en mano, ante la mirada atónita de los universitarios y trabajadores.

Los policías corrían de un lado a otro. Se trepaban a los cielorrasos y bajaban rápidamente porque varias voces alertaban, a la misma vez que desorientaban, sobre la presencia del asaltante. Gritos venían de todas partes diciendo que ya lo habían encontrado, los pocos estudiantes que salían de los salones lloraban de miedo.

En la parte trasera de la universidad, el personal policial logró capturar a un individuo, identificado como Marco Antonio Flores García (29), quien sería uno de los sospechosos porque estaba escondido. A esta persona la llevaron a la comisaría 09 de Octubre, pero a los pocos minutos salió libre porque solo era un morador de la zona que se había agazapado por la balacera.

Mientras tanto, ¿qué hace la Policía? Persiguiendo e interviniendo al cantante Pedro Suárez Vertiz para que les brinde un autógrafo.

Lamentable y triste. Una sensación de impotencia se apodera de la ciudadanía en general.

Link: El miedo y la ciudad

Link: Siguen robos de cables en Iquitos (La Región)


Divertida e irónica nota de Isaac Ocampo en su blog Delaselvasuwebon sobre la forma como la esforzada y preocupada Policía Nacional de Iquitos, seguremente alertada por el gran desembalse de la delincuencia en nuestra ciudad, interviene al conocido cantante nacional Pedro Suarez Vertiz, (quien esta noche brindará un concierto benéfico en El Pardo celebrando el Día Mundial del Agua)  mientras visitaba la famosa y a menudo abandonada a su suerte Plaza 28 de Julio, con el único fin de pedirle un autógrafo.

Las fotos son del periodista Javier Medina Dávila. Aquí algunos extractos del texto de Ocampo:

Según Javier Medina la Charla fue esta:

– ¿Díganme señores, por qué me intervienen?
– ¿Es usted Pedro Suárez Vertiz?
– Si, señores, por qué lo preguntan.
– Por nada. Solo queremos felicitarlo y que nos de su autógrafo, por favor.
– ¡Claro, choches! Si a la policía se les respeta, también les damos un autógrafo. ¿Van a ir al concierto en el José Pardo, verdad?
– Claro, Pedrito, ahí vamos a estar para cuidar el orden y el agua…

O sea, encima que la tombería no funciona bien en Iquitos, a la hora de pedir autógrafos, si la hacen linda. Eso también es falta de ética. Pues mis jefes no me permitirian dejar de hace mi trabajo por ir a pedir un autógrafo. Y despues cuando llamas a la policia, dicen que no tienen gasolina.

Que buena aglomeración de la policia motorizada, mientras que fácil en la Plaza de Armas siguen asaltando turistas.

Así cuidan nuestros tombos la cada vez más insegura y peligrosa Iquitos

Con el paso del tiempo, es muy difícil encontrar en Iquitos áreas verdes destinadas al público en general. Poco a poco se han ido talando y destruyendo la mayoría de espacios donde se pudiera descansar de nuestras naturales inclemencias del sol.

Incluso, yo creo que ahora es cada vez más difícil salir a la calle en Iquitos cuando el sol se presenta con fuerza. No sólo por el calentamiento global, sino también porque ya no quedan casi espacios de sombra. Diríamos que la ciudad capital de la Amazonía peruana no tiene mucho que ofrecer como pulmones que brinden oxigeno y absorban la contaminación, el ruido y las altas temperaturas.

En el país del cemento y la selva de concreto, parece que hemos llegado a la consecuencia alterada de cuanto menos árboles mejor. Si eso viene acompañado de presupuestos inflados y negocios bajo la mesa, muchísimo mejor. Irónicamente, el más importante espacio verde urbano es el Fuerte Vargas Guerra, que, como todos sabemos, aún pertenece a las Fuerzas Armadas y a ésta no le interesa perderlo. Un lugar de ejercicios militares en medio de la ciudad. A eso se suma 70 mil motocicletas, 30 mil motocarros (la mayoría sin tubo de escape) y una contaminación sonora que nos ha situado como uno de los más bulliciosos de Latinoamérica.

Mientras existen autoridades que no tienen la mínima idea de cómo solucionar el grave problema de la seguridad ciudadana y existen candidatos a quienes el temor al calor (y al casco) les parece haber achicharrado varias neuronas del cerebro, la ciudad sigue adoleciendo de focos donde el derecho fundamental establecido en la Constitución a un ambiente sano y equilibrado sea una realidad. El sueño de la ciudad sustentable parece muy alejado de nuestras cotidianidades, al parecer.

Esta semana, gracias a algunos operadores turísticos preocupados por el desarrollo de las condiciones básicas para que llegue a Iquitos y al Amazonas un número importante de turistas con alta capacidad de invertir en servicios en nuestra zona, he podido finalmente acceder a los pilares básicos de una ciudad que siempre me pareció un modelo de desarrollo sostenible en el tiempo, no sólo en el ámbito sanitario, ecológico y de transporte, sino también en cuanto a valores educativo, culturales e incluso espirituales. Me refiero, sin duda, a Curitiba, capital del Estado brasileño de Paraná, con casi 200 mil habitantes.

Se ha dicho que Curitiba no solo es una urbe que mira al mundo con una idea muy clara de lo que quiere y cómo quiere ser recordada (al estilo de Austin, Texas-Estados Undios), sino también un espacio donde sus ciudadanos miran al mundo con una mentalidad creativa y respetuosa de sí misma. Evidentemente, la historia de Curitiba no siempre fue hermosa y memorable. Antes del cambio, existía un desorden y un caos inimaginables. Hasta que alguien con la suficiente autoridad y capacidad de liderazgo, decidió cambiar las cosas. El modelo curitibano, ejemplo a nivel latinoamericano y mundial lleva aplicándose desde hace más de 60 años, los últimos 30 con verdadera y exitosa fruición.

Hay una idea básica que mueve el cambio: la convicción del potencial de una ciudad como agente transformador. Aprovechar los recursos sin comprometer las reservas para las futuras generaciones. Planificar urbanamente. Ordenar y reordenar. Creer en la óptima calidad de vida, la cual no pasa por invertir en obras elefantiásicas y a veces inútiles, sino en el recurso humano, en la educación, en el desarrollo de la tecnología. Pensar en todos. La antigua supervisora del Instituto de Investigaciones y Planeamiento de Curitiba, Liana Vallicelli, lo sintetiza rápidamente:

La calidad de vida en Curitiba es el resultado de la integración y de la continuidad de las políticas básicas de gestión de la ciudad en los últimos 30 años. Curitiba demuestra que creatividad, soluciones simples, acciones efectivas y respeto por la población hacen posible enfrentar los desafíos intrínsecos a las ciudades de los países en desarrollo. Es con ese espíritu que (se) trabaja y busca el desarrollo sostenible, transformándose en un centro de excelencia en las áreas de urbanismo, transporte público, medio ambiente, desarrollo de softwares, producción de design. (…)Curitiba invierte en la gestión local para la solución de los problemas de la ciudad, en una causa compartida por toda la comunidad”.

Todo en Curitiba está previsto. Por ejemplo, en 1965 se instauró un Plan Regulador de planificación y se ubicó a todas las fábricas en el área oeste de la ciudad. La decisión no sólo correspondía a la capacidad y fertilidad del suelo, sino que la dirección del viento evitaría la contaminación urbana. Además, existe un programa de reciclaje llamado Cambio Verde, que recoge todo aquello que puede ser usado nuevamente (artefactos, mobiliario, madera, etc). En las “favelas” (equivalente a los pueblos jóvenes locales) se hace un trueque laboral de conseguir estos e intercambiarlos por alimentos. El gobierno compra a los agricultores su excedente no vendido y luego se les entrega a estas comunidades pobres, a cambio de que contribuyan a mantener la ciudad limpia.

Lo del transporte público es fabuloso, pues se prefiere el colectivo al individual, evitando la contaminación. El sistema de transporte es un autobús expreso que circulaba en carriles. Ahora existen varias líneas que se unen en paraderos. Los carros públicos están identificados con colores y hay una sensación de orden increíble. Además es barato y rápido.

Pero Curitiba es también una ciudad verde. Increíblemente verde, tan verde que a su costado Iquitos parece una de los lugares más áridos del planeta. Grandes jardines, parques al aire libre, alamedas, en las cuales invierte el gobierno estadual y el gobierno federal. Se ha creado en las escuelas el programa de Alfabetización Ecológica, parte fundamental del currículo de enseñanza. Este programa consiste de una serie de actividades que pretenden reforzar la educación como enlace para el desarrollo de una conciencia social y de ambiente en los niños. Otro programa es el Piá Ambiental, donde los niños y jóvenes aprenden de jardinería y siembra de huertos; además conocer las nociones básicas de salud y alimentación.

La oferta artística es fabulosa. La gobernación destina ingentes cantidades de dinero y apoyo logístico a motivar la creación y sostenimiento de librerías, cines, cafés, festivales al aire libre. Las ideas que nos muestra Curitiba son increíbles. En algunos casos, una sana envidia se apodera de nosotros al ver cómo se ha logrado edificar una hermosa infraestructura cultural como La Ópera de Alambre, repleto de áreas verdes, lagos artificiales. Hay una cosa increible y es ver cómo los postes que sujetaron antaño los cables eléctricos ahora son las bases de la Universidad Libre del Medio Ambiente, una joya de diseño arquitectónico.

En fin, es difícil resumir en pocas líneas una historia de éxito que tiene largos años de planificación, seria, responsable , con políticos capaces y sensatos que piensan primero en su ciudad y no en sus réditos personales inmediatos, con inversión del gobierno central en programas educativos y de concientización ecológica, con sindicatos y organizaciones que responden al llamado público y con ciudadanos responsables, que se ponen la camiseta colectiva y ponen el hombro para el desarrollo general. Difícil, pero no imposible, sobre todo seguir el ejemplo.

Link: Otras lecturas sobre el ejemplo de planificación urbana de Curitiba: aquí, aquí, aquí y aquí

Respetuoso y conmovedor reportaje realizado por David Reyes, del programa dominical Panorama de Panamericana Televisión sobre la triste desaparición de  Miss Loreto, Kori Alegría, la eterna reina de los iquiteños.

Existen momentos en que se traza una línea que separa la justicia del abuso.  Existen momento en que un derecho -real y concreto – se convierte en un arma que puede ser usada de modo exagerado y excesivo.

Armando Massé, presidente de la ultimamente muy ubicua y envalentonada APDAYC (Asociación Peruana de Autores y Compositores) se equivoca cuando demanda al creador de Utero.pe, Marco Sifuentes, por difamación debido a alguna de sus columnas en Perú21.Y se equivoca claramente porque desconoce un principio básico que garantiza el sistema constitucional y legal a cualquier ciudadano peruano: la libertad de opinión.

Estoy seguro que Massé cree con sinceridad que Sifuentes ha cometido una infamia escandalosa al escribir un texto titulado “Corsarios y Piratas” (que,además, fue publicado el 26 de julio del año pasado, es decir casi 8 meses antes de la denuncia). Quiero extraer de ella los supuestos parrafos agraviantes (el texto es de Sifuentes, por cierto y por si algunos no se dan  cuenta o no quieren darse cuenta):

Como todos sabemos, y muchos hemos sufrido, APDAYC tiene un poder inusitado. Inspectores de este gremio interrumpen matrimonios, bautizos y hasta cumpleaños para exigir el pago de derechos de autor. También, siguiendo el ejemplo de sus símiles internacionales que protegen los intereses de la industria del entretenimiento en el primer mundo, han llegado al absurdo de cobrarle una tarifa a cantantes que interpretan sus propias composiciones. Si una bodeguera pone un televisor para distraerse mientras atiende a sus clientes, también le debe dinero a APDAYC. Etcétera.

Pues bien. APDAYC ha elaborado un Tarifario para el Entorno Digital (verlo en http://ir.pe/menosse) que, en cristiano, detalla cuánta plata le debemos todos a la entidad que preside ejecutivamente Armando Massé. Sí, todos: si pusiste un clip musical de YouTube en tu blog o tu cuenta de Facebook le debes algunos cientos de dólares a APDAYC.

A los chicos de APDAYC les gusta decir que todas estas violaciones al sentido común más elemental están amparadas por la ley. Sin embargo, su asociación está violando la Ley de Derecho de Autor, específicamente el artículo 146 del DL 822, que ordena, acerca de entes como APDAYC: “Dichas entidades (…) no podrán ejercer ninguna actividad de carácter político, religioso o ajena a su propia función.”

El problema es que APDAYC sí ejece varias actividades ajenas a su propia función. Por ejemplo, ha comprado parte del accionariado de la disquera IEMPSA, es decir, ya es parte del negocio discográfico. Además, en una reciente entrevista en Radio Capital, Armando Massé admitió que su institución ha comprado seis radios en provincias. Así, nuestros amigos de APDAYC se constituyen en juez y parte del negocio del entretenimiento. Estas irregularidades han puesto al APDAYC en la mira de la Comisión de Derechos de Autor de Indecopi, que ya nombró un auditor para investigar estos casos (…)

(…)Especulemos: Si García quiere ajustar o, como ya hemos visto, apropiarse de un canal de televisión manda a la Sunat. Pero si los blogs empiezan a resultar un problema, ¿a quién podría llamar el presidente? La Sunat, no; los blogs no le deben millones al fisco. ¿Entonces? La salvación del régimen podría ser APDAYC, un gupo de gente que, como hemos visto, se arrogan el derecho de avasallar a cualquiera que haya cometido el delito de compartir música por Internet (o sea, a todos nosotros, los piratas).

Hace trescientos años, decíamos, a los que podían pisotear a cualquiera con tal de servir al régimen de turno se les llamaba corsarios. En el siglo XXI, en el Perú, podrían tener un nombre más inocente: Asociación Peruana de Autores y Compositores

De lo que podemos colegir, Sifuentes no se ha metido en la esfera privada de Masse, tampoco ha generado ningún infundio ni ha falseado datos que ataquen el buen nombre  del buen Massé. Sifuentes ha expresado una opinión. Y por esa opinión ha sido demandado.

Una cosa muy clara es imputar a alguien hechos falsos a través de medio público  y otra, completamente diferente es expresar una opinión, discrepante, vehemente hasta hostil si se quiere, pero opinión al fin y al cabo, sobre la actuación pública de una persona pública. Creo que el señor Massé aún no se ha querido dar cuenta de su esfera: por más intocable que uno pretende ser, es objeto de escrutinio público y crítica, positiva o negativa por dicha actuación.

Aquél es un grave precedente, el cual lamentablemente no es inédito en el Perú, pues anteriormente José Alejandro Godoy, otro blogger y difusor a través de TICs, fue demandado por linkear (sí, linkear) una información de otro medio.

Mis sensaciones sobre el asunto Massé-Sifuentes son variadas. Por un lado, estoy convencido que hay un enorme desfase generacional que hace que personajes veteranos como Mufarech o Massé trastabillen con roche a la hora de asumir causas contra comunicadores 2.0. El caso del  link por el que fue demandado Godoy es un claro síntoma de que los verdugos no entienden y probablemente no quieran entender cómo funciona el sistema de difusión en internet. Probablemente le hables de links, de hipertexto, tags y posts y les de un mareo. Pero es completamente necesario si uno desea entender, debe conocer o, por lo menos hacer el intento.

En el caso de Massé está claro que no entiende cómo funciona el sistema de uso y difusión gratuita de producción musical o audiovisual en el ciberespacio, y más bien lo busca punibilizar a toda costa, sin tener en cuenta que existe un lado real y económico. De ello se puede extraer lecciones muy importantes sobre cómo la tecnología va a incrementar el uso, por ejemplo, de las descargas, al punto tal que habrá un momento en que estas serán una herramienta principal de acceso a los contenido artísticos y musicales que supuestamente se pretende defender. Escribe El Morsa:

Muerto el soporte físico (soporte magnético -cintas, cassettes-, y prontamente los discos ópticos -cd’s, dvd’s), la circulación de bienes culturales se dará sobre la transmisión y descarga digital. En Estados Unidos, por ejemplo, la tienda iTunes de Apple se alista para vender películas por internet (es decir, que se descarguen por internet). Aquí es casi seguro que en los próximos meses veamos que las cabinas públicas serán también lugares de venta de música: “Trae tu llavero memoria USB, y descarga toda la música del Grupo Néctar por una luca”. No es nada difícil de imaginar. Mientras tanto, INDECOPI sigue peleando porque no se vendan discos en El Hueco.

Pero también es cierto que nuestra ley sobre derechos de autor y uso de la web 2.0, como señala Godoy, va camino al anquilosamiento:

Así como el avance de la impresa y el surgimiento de la economía de mercado fueron los hechos que produjeron que los Estados reconocieran la existencia de los derechos de autor (tanto morales – es decir, el reconocimiento por la autoría – como patrimoniales – el derecho a explotar la obra o a disponer de ella con un fin económico), la tecnología ha puesto a prueba la forma como se vienen concibiendo los derechos de autor, sobre todo, en cuanto al aspecto lucrativo.

Internet nos ha puesto al alcance, de diversos modos, el acceso a diversas manifestaciones artísticas. Y de otro lado, los costos de reproducción y copiado de las mismas se han reducido sustancialmente. Esta libertad de acceso ha hecho que la forma de entender diversas industrias culturales, sobre todo en el campo de la música, comience a variar, sobre todo, en lo que respecta al giro del negocio.

El Morsa es muy claro en un  post bacán sobre el tema. Pero se me ocurre además alguna opinión sobre el omnímodo poder que ha empezado a tomar la APDAYC a través de la figura del sñor Massé. Yo siento que siempre existe una línea intermedia y el autoritarismo no es manejable cuando estás en una empresa que pretende recuperar la confianza de los autores y compositores. Honestamente, siento que la APDAYC se ha empezado a comportar como un monstruo que amenaza a todo aquél quese quiera interponer en su camino. Mildemonios lo retrata claramente:

En el tema de APDAYC pasa lo mismo que pasa con la otras muchas instituciones en el Perú: Tienen poder porque les dejan.  Se quejan de que solamente les pagan con pollo, se quejan de que son unos abusivos, etc, etc.  Sin embargo, nadie los obliga a ser socios de APDAYC.  Es una organización libre a la que un autor o compositor se inscribe porque quiere.  Y la verdad es que tiene  tan mala imagen, que si yo viviese de mi música lo dudaría mucho antes de inscribirme con ellos.

Por ejemplo, aquí la lista de artistas en el género rock y balada que están inscritos en APDAYC.  Supongo que es una lista parcial, porque dudo mucho que sean el bastión de la defensa de los derechos de los músicos con una lista de apenas de once rockeros.  Pero ok, digamos que ésa es la lista.  Léanla y memorícenla.  Porque estos son los señores que le dan el poder al señor demandante de hacer todo lo que los usuarios se quejan.

Si gente de APDAYC entra a una bodega y multa al bodeguero por el pecado de escuchar música mientras trabaja, es porque estos señores se lo están permitiendo indirectamente.  Señor Julio Andrade, ¿en serio estás ok con eso? Y señor Pedro Suarez-Vértiz.  Tú siempre sonriente y buena gente, ¿tú normal con que le metan un juicio al amigo de todos Ocram indirectamente en tu nombre?

El señor Massé no se demora nunca en decir que él hace lo que hace en calidad de presidente de una institución que tiene un estatuto y que está sujeto a las reglas y a las leyes, etc, etc.  Sin embargo, en un programa en radio y en vivo decide cambiar el accionar de la asociación, al anunciar ante la insistencia del organizador de un concierto benéfico que está bien, ya no pagues el fee a APDAYC.  Te lo regalo la mitad como institución y la otra mitad como Armando Massé. ¿Entonces? ¿En qué estábamos? ¿Él es el que decide o no?

Esto deja ver que la asociación en cuestión no cuenta una institucionalidad muy sólida que digamos y que las cosas se deciden unipersonalmente.  Dime, Pierina Less, tú tan hip y tan in que eres, ¿normal con eso? Porque son ustedes los que están permitiendo que este causa haga lo que hace.

Y claro, mientras agrupaciones de consumidores se juntan en asociaciones como el No Soy Delincuente y académicos discuten sobre el asunto en foros como éste sobre derechos de autor en la era digital, ustedes socios de APDAYC son los primeros en la lista de los que permiten esta clase de jugadas.  Y la próxima vez que a un taxista le caigan encima por escuchar música mientras trabaja o que sancionen a una profesora de un kindergarten por cantarle cumpleaños feliz a una niñita que aún ni puede tararear la canción, pónganse una mano al hombro.

Ese es precio de vivir en medio de un país que permite que una institución bienintencionada que trata de mejorar la vida sea manejada de forma autoritaria y por demás punitiva, además que mide con varas totalmente diferentes, de acuerdo a su propios intereses. Atacando, acosando, persiguiendo al consumidor; meciendo y dorando la píldora a los artistas, varios de los cuales no reciben ni cobran los derechos de autor que presuntamente recauda APDAYC.   Al margen de los ahora denunciados, (que son circunstanciales y coyunturales) es evidente que existe una representación abusiva que raya con la tozudez, pero también  una agresión contra las libertades -las verdaderas,  las que no atacan, las que no destruyen honras o generar perjuicio personal o social. El mundo 2.0 Sólo por eso  – y sólo por eso – estas denuncias deberían ser tomadas con pinzas y generar un rechazo  inmediato de parte de quienes creen en las redes sociales, en las libertades tecnológicas y de quienes creen en las libertades, a secas.

NE: Aquí un polémico artículo que escribe el buen periodista loretano  y colaborador de este blog Fernando Nájar, desde Israel, sobre la extraña situación actual de los vericuetos políticos y económicos en Iquitos.
*****
La muerte de la bella Kori Alegría (quien en su ataúd, de conocida modelo fue convertida a  lolita nocturna por la maldad de un famoso proxeneta de Iquitos), desfasó rapidamente el espectáculo que ejercía la misteriosa desaparición pública del empresario Herman Pezo y ha dejado sin show la angurria coimera del aprista Gilbert Alvarado. Los tres casos tienen, de acuerdo con la reacción de los periodistas iquiteños, diferentes preponderancias, ángulos y matices.

Cuando se produjo el caso del empresario Herman Pezo Rentería, a fines de febrero, la prensa local, por el hecho de ser el primer caso delictivo el secuestro de una personas, le dio una inusual espectacularidad – que no goza, por ejemplo, el rentable plagio diario de motocicletas- provocando inmediatamente una serie de inusuales fenómenos colectivos.

Primero aparecieron una serie de aprendices de brujo metidos en los medios informativos que “reconstruyeron” el plagio milimétricamente. Días después, como táctica para mantener una sintonía manipulada, relacionaron a Pezo con la SUNAT, la cocaína, la FARC, ajuste de cuenta, problemas de gallos, finalmente terminaron como fugaces panteoneros del rey del vaso de leche. Y en ese trajín paranoico, de adivinar la suerte del empresario, uno de los panteoneros fugaces, cuyo nivel de amateurismo tiene relación con su fantasía, “estableció” que una “verdad a medias” es una licencia periodística. A tanta especulación enfermiza, la familia Pezo tuvo que pedir mesura a la prensa.

El plagio de Herman Pezo, que para muchos tiene muchos acertijos, creó también cierta empatía en algunos periodistas que anunciaron una campaña de motivación y de presión, incluyendo polos llamativos y marchas públicas, para exigir mano dura contra el “crimen organizado” y el alto nivel de delincuencia en la ciudad de Iquitos, “poniéndola en zozobra”. Habrá zozobra en los iquiteños cuando falten chelas o se cierren los bailodromos.

Estaba claro, Pezo en ese instante era una víctima y no era el personaje que extrañamente es el único que gana la mayoría de las licitaciones para la venta de insumos del programa alimenticio Vaso de Leche, una demagogia socialista que solamente alimenta su cuenta personal. Su desgracia no tenía nada que ver con el caso de que es el único que gana también cada dos años las millonarias licitaciones para el recojo de basura en Iquitos y el que fue capaz de construir “contra viento y marea” un botadero o macro basurero en la reserva ecológica Allpahuayo-Mishana.

Este chiclayano de vida discreta, el que lleva la fama secreta de ser el auspiciador financiero de muchos alcaldes elegidos y por elegirse, tal como acaba de descubrir la periodista Luz Marina Herrera, era ese momento una especie de mártir-botín para la prensa. Todas las coberturas estaban centradas en su cautiverio. Para los diarios fueron días felices (agotaban rápidamente sus ediciones), mientras los laureles auditivos se llevó LVS.

Si fue un éxito comercial, no fue lo mismo con la anunciada campaña contra el crimen organizado. No hubo consenso entre las autoridades comprometidas en seguridad ciudadana, al contrario se alejaron del tema y lo hicieron por que desconoce el tema y creen que este asunto solamente está en manos de la policía y el poder judicial. Algunos alcaldes, siguen creyendo que seguridad ciudadana es igual a seguridad de transito.Todos se hicieron los locos.

No hubo nada también, porque sorpresivamente el secuestrado fue encontrado por la policía a mas de 50 kilómetros del distrito de Mazán. Un jingle triunfador sobre el caso, que continuamente difunde radio la Voz de la Selva dice del éxtasis que se contagió la prensa local por el rescate con vida de Herman Pezo, todos estuvieron emotivos, estupefactos, algunos se vieron con los ojos enrojecidos. ¿Herman Pezo con vida, si todos temían su muerte? y con un interviú en exclusivo de Mary Pérez, entonces se puso punto final a esta tragedia. Era ya un refrito.

Nadie se preguntó cómo un sesentón, diabético e hipertenso pudo soportar tanto días de caminata por el monte y no mostrar deterioro físico, nadie indagó cómo durmió, qué comió y bebió durante 11 días, ¿Qué clase de secuestradores eran, si hasta el propio Pezo les califico de cultos? ¿Cómo es que cayeron los secuestradores? ¿Son ellos ¿Por qué nunca se supo los móviles del plagio, ¿Por qué no se habla del monto que solicitaron?, ¿Por qué dicen, quién lo dice, que intentaban llevarle a Colombia? ¿Alguien sabe si llevaba la misma ropa del día del secuestro ¿Cómo es que el plagiado al llegar a Iquitos daba muestra de un simple cansancio? Un simple chequeo médico y después fue enviado a su casa. ¿Por qué creer la única versión?

Al día siguiente de su libertad, se apagaron las velas, se descolgaron las cintas, se bajaron sus fotografías, terminaron las plegarias, la prensa se olvidó de él, andaban felices sus manos- derechas y también sus amigos como el Alcalde Salomón Abensur, con quien habría tenido apuros cuando Manuel Rosas Matos emitió en su programa radial una extraña grabación de una vinculación secreta y comprometedora.

Fue una buena idea el deseo de diagnosticar y frenar la delincuencia actual en Iquitos, lástima que fue parte de un show, porque ahora del tema sólo hablan los candidatos municipales. Por eso cuando sale a la luz pública la coima del Jefe del Pronaa, Gilbert Alvarado o el lapsus del Director Regional de Transporte y Comunicaciones, el Mayor PNP, Luis Luna, diciendo que cargo le costó 10 mil nuevos soles, no conmueven a nadie, no tienen mayor trascendencia, no inspiran sentimientos colectivos.

La oblicuidad de los medios está en que los actos delincuenciales que se realizan, por ejemplo, en la administración pública, no tienen el mismo impacto de los que se producen en la vía pública. Según la estadística del Poder Judicial, los números de casos de violación sexual y tráfico de drogas tienen similitud con los de apropiación ilícita en la administración pública, la dificultad estaría, aparte de que estos casos no están al alcance de la mano,  en exigir un mejor tratamiento informativo.

¿Por qué no se hace campañas contra los presidentes regionales, los alcaldes, los regidores, los jueces, los policías, los médicos, los fiscales, los maestros, los catedráticos, ingenieros y todo aquel que, desde su cargo, robe descaradamente los fondos del Estado y la región? ¿Por qué no hay un dedo acusador contra las mafias organizadas enquistadas en las entidades públicas, ¿Quién le hace caso al vice decano del Colegio de Economistas de Loreto, Róger Grández que ha revelado, a través de su boletín digital “Prospectiva”, que el 30 % de los fondos para la región Loreto, son desviados a través de artimañas refinadas a la cuenta de terceros.

Una primera respuesta para este tipo de silencio pasa por otras realidades y canales, difíciles de entender o de comprender como en el caso de la prensa loretana que subsiste o sobrevive económicamente de los subsidios que reciben de las entidades públicas. “No puedes chocar con la gallina de los huevos de oro”, me decía hace poco uno de ellos. Casi todos los periodistas y propietarios de medios periodísticos tienen algún contrato, por ejemplo con el Gobierno Regional. Unos reciben más que otros, unos hace colas, otros no. Algunos son más “amados” en cifras monetarias que otros.

Si se mide la delincuencia en su conjunto con diferentes varas, entonces ¿Cómo se puede exigir lucha frontal contra los escaperos. Si hay miopía con aquellos, que sentados, sin ningún esfuerzo y de un plumazo pueden llevarse al bolsillo hasta varios millones de dólares, como pueden exigir causa común contra las chaveteros, un contingente poblacional que cada día aumento por efectos del desempleo o la falta de oportunidades.