Posts etiquetados ‘libros’

La Palabra en la Floresta

Publicado: 26 abril 2010 en Paco Bardales
Etiquetas:, , , , ,

El Instituto Nacional de Cultura de Loreto, siguiendo con las actividades de promoción cultural en nuestra región, viene organizando una exposición de libros, diarios y revistas denominada “La palabra en la floresta”, evento que se llevará a cabo en el Centro Cultural de la UCP, ubicado en el Jr. Prospero 246, 2do piso, el lunes 26 de abril del presente año, a hora 7:30 p.m. en esta exposición se podrá apreciar los libros de autores regionales así como revistas y diarios que marcaron época como por ejemplo Diario El Oriente, La Razón, El Eco, revistas como El Dorado, Colaboración, Buchisapillo, Shupihui, etc.

Esta actividad se realiza con el objetivo de promover en los estudiantes el hábito de la lectura como también al cuidado y preservación de los archivos escritos.

He aquí el prólogo del catálogo, escrito por este servidor:

Más de cuatrocientos años atrás, un libro veía la luz bajo los más inciertos caminos. Erase una vez en algún lugar de la Mancha, quizás, en algún campo de Alcalá de Henares de cuyas venturas y desventuras hemos venido alimentándonos espiritualmente, que nació El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, escrita por Don Miguel de Cervantes Saavedra.

¿Qué representa el Quijote para nuestra vida colectiva? Mucho, sin duda alguna. Aparte de ser la obra más célebre de lengua castellana, decreta los principios básicos para conseguir, a través del asombro, la lógica y la deducción la posibilidad de asimilar de asimilar y procesar, así como estimular, apetitos y despertar talentos escondidos y acceder al maravilloso mundo del conocimiento.

El libro incrusta dentro de una caja de Pandora las múltiples alternativas, los múltiples azares, las múltiples existencias y las múltiples contradicciones del ser humano. En la Amazonía, las propuestas literarias y editoriales han tenido sus propias vicisitudes, vinculadas todas con una estética popular, autodidacta, no formal, que ha logrado – no con pocas contradicciones – expresar el pensamiento colectivo sin necesidad de mantenerse como lenguaje académico, sino como urgencia natural.

Para leer la trayectoria literaria y editorial de la Amazonía debemos hacer una separación de espacios concretos y definidos, cada uno con su particular punto de vista. No obstante la relativa barbarización espiritual de instituciones que deberían dirigir los canales cívicos de promoción, el culto de la lectura (y sus derivados) ha ido generando crecientes entusiasmos, logrando devolver algo de brillo a una disciplina que se estaba ahogando entre tanto olvido, apatía, y desdén. Cambian los tiempos, las técnicas y los medios para acceder a la lectura se pueden amalgamar o modernizar, pero se siente un implacable deseo por leer, por conocer, por saber.

¿Hay futuro, entonces, en toda esta maraña de desencantos, frustraciones y defecciones que nos han colocado en desconsolado sitial del oprobio? Claro que sí. El culto al libro, su desarrollo y simbolismo permiten identificar la marcha de la sociedad con la del progreso que, material al fin y al cabo, también entraña una poderosa carga de mente y sensación, lo vívido, la historia privada y universal de nuestra floresta. Esta exposición es una esperanzadora muestra no sólo del legado, sino también del porvenir.

Link: Imágenes de inaguracion de exposición La Palabra en la Floresta (blog El Mundo de Sofía)

Este sábado 24 de abril a las 6 p.m.  la literatura y el mercado editorial amazónicos tendrán una oportunidad de expresarse en la propia Casa de Gobierno, gracias a la Cámara Peruana del Libro.

Estaremos dialogando a través de una charla multimedia sobre las realidades, vicisitudes y posibilidades de un campo de acción que ha sido poco estudiado en la historia de la literatura nacional. De paso, conmemoraremos al libro, a la edición y a sus increíbles e improbables convergencias con los diversos modos del ser amazónico, como el cine, la música o las artes plásticas.

El evento será en la Sala Túpac Amaru, en la Feria del Libro de Palacio de Gobierno, este sábado 24 a las 6 p.m, con un poquito de saber y harto sabor amazónico. Ayuden a difundir y nos vemos de todas maneras.

En la última encuesta que hicimos en este blog sobre los mejores libros amazónicos de la década, “Hostal amor” resultó siendo uno de los más importantes y votados. Elogiado por diversas figuras literarias peruanas como Oswaldo Reynoso o Miguel Ildefonso, pero también resisitido en algunos casos por algún sector del periodismo iquiteño con adjetivaciones cavernarias o aliterarias, la novela del joven escritor loretano Cayo Vásquez, publicada en el año 2005 (compuesta por diversas historias que, como voces interiores, se internan en el submundo urbano de los burdeles, las prostitutas y los marginales de bares y locales considerados “de dudosa reputación” en Iquitos)  aún goza de buena salud y su fama de libro de culto la ha hecho digna de  que se tengan conversaciones para una futura reedición.

Vásquez, quien también ha publicado Voces del ayahuasca y Wazuriri, nos birnda esta entrevista desde Cali, Colombia, donde actualmente se dedica a la producción musical;

Los lectores de este blog han considerado que Hostal Amor es uno de los mejores libros amazónicos de la década ¿qué  sensaciones te produce eso?

Pues bien, tranquilo. Ese libro recibió muchos elogios, pero es algo que no me quita el sueño. Siempre digo que cuando hacemos algo sin prestarle mucha atención, como este libro, como que las cosas nos salen mejor. No sé, es algo como sucede en una relación con una mujer, cuando menos caso o atención le prestamos a una mujer como que ella está ahí para nosotros, haciendo cualquier cosa para agradarnos.

¿En algún momento sentiste que Hostal Amor iba a tener la acogida que ha ido teniendo con el paso del tiempo?

No. Siempre he dicho en alguna presentación o entrevista que ese libro lo escribí  en tres meses y medio borracho. Es algo que no me avergüenza decirlo, porque es la verdad. Y me causa gracia cuando ahora lo analizan en colegios o universidades.

¿Cómo fue el proceso de montaje y escritura que usaste para elaborar Hostal Amor?

No lo sé. Puede sonar estúpido que lo diga, pero no busqué absolutamente nada, simplemente en el tiempo que lo escribí, me divertí haciéndolo y lo hice sin buscar parámetros o reglas. En otros libros sí me ordené y nadie se acuerda de ellos, ni yo.


Algunos críticos y opinólogos loretanos, sobre todo los más antiguos y conservadores, dijeron que tu libro no valía la pena ¿qué podrías decirles ahora?

Que tenían toda la razón.


¿Qué libros o artistas amazónicos te parece importante resaltar?

Hay muchos, pero como que es más fácil y menos conflictivo elogiar a los ya fallecidos. Para todos los artistas muertos de la Amazonía va mi venia. Para los vivos que ojalá la sigan pasando bien.


¿Cómo percibes el talento literario en Iquitos, especialmente en los jóvenes?

Es bueno. Un tiempo de mi vida (época que no recuerdo bien cómo sobreviví) trabajé como Asesor de Cultura del GOREL y parte de mi trabajo era analizar obras literarias de escritores loretanos. Vi muy buenos trabajos. Lo que hace falta son los medios y una buena calidad de edición. Hay el dinero para este fin, lo que le falta es criterio y raciocinio (por no decir inteligencia) a los que manejan los fondos.


¿Cuáles deberían ser las labores de la empresa privada y el sector público para fomentar la literatura amazónica?

Todo y nada. Seamos realistas, a las empresas privadas les interesa un bledo invertir en el fomento de la cultura porque a ellos sólo les interesa “ganar” dinero. Al sector público también.


¿Cuáles son tus próximos proyectos literarios?

No lo sé. Ya no me planifico en eso como antes. Supongo seguir escribiendo y si se da la oportunidad de publicar pues lo hago, ¿no? Pero prometo seguir publicando libros sin saber qué diablos estoy haciendo.

Hace un mes iniciamos en este blog una encuesta sobre los que, según el gusto de los lectores y visitantes pudiera ser el libro sobre temática amazónica (y/0 loretana y/o peruana) más interesante o importante o preferido  durante la última decada 2000-2009.

La encuesta recibía las sugerencias de libros de los lectores, a partir de una pequeña selección y opinión de algunos críticos del medio. No solo fue se consideraron libros de ficción o literatura, sino también no ficción, crónicas, historia, sociología, fotografía y todo aquél que desde su ámbito aportara algo al conocimiento de esta parte del mundo. Ningún IP pudo tener más de un voto.

Al final, más de 172 votos definieron los siguientes resultados:

1.- Iqt (Remixes) (Paco Bardales) 19% (32 votes)

2.- Hostal amor (Cayo Vásquez) 11% (19 votes)

3.- Recuerdo de Iquitos (Christian Bendayán, ed.) 8% (13 votes)

4.- El Estado Federal de Loreto de 1896 (Frederica Barclay) 7% (12 votes)

5.- El príncipe de los caimanes (Santiago Roncagliolo) 6% (11 votes)

6.- El proceso del Putumayo (Monumenta Amazónica col.) 5% (9 votes)

7.- Inquilinos de las sombras (Percy Vilchez) 5% (8 votes)

8.- Orquídeas del paraíso (Enrique Planas) 5% (8 votes)

9.- Dama en el escenario (Ana Varela) 4% (7 votes)

10.- Media vida (Luis González Polar) 4% (7 votes)

11.- Cuentos amazónicos (Juan Carlos Galeano) 3% (6 votes)

El lugar donde estuvo el paraíso (Carlos Franz, ed. bolsillo) 3% (6 votes)

El día que se hizo noche (Edgardo Pezo) 3% (5 votes)

Los dueños de astros ajenos (Percy Vilchez) 2% (4 votes)

Retorno al parque de los pescados (Carlos Reyes) 2% (3 votes)

Cualquier tiempo pasado fue mejor (Jaime Vásquez) 2% (3 votes)

Archipielago de sierpes (Miguel Donayre) 2% (3 votes)

El cielo sobre nosotros (Carlos Garayar) 2% (3 votes)

Panorama histórico de la Amazonía peruana (G.Sotil y H. Morey) 2% (3 votes)

El linaje de los orígenes (Percy Vílchez) 1% (2 votes)

La guerra del Sargento Ballesteros (Jaime Vásquez Izquierdo) 1% (1 votes)

Otros 3% (7 votos)

Fuera de los votos de los fans incondicionales de este blog, que han decidido ser aún más incondicionales (aunque igual no pudieron votar más de una vez, como todos los otros) y elegir a Iqt (Remixes) como el preferido con 19%  del total de la votación, y en atención a una promesa ética que señalé en el post que dio inicio a esta encuesta, Iqt (Remixes)  no participará en la selección del top ten.

Por lo tanto, según los resultados, con el 11% del total de votos, el mejor libro amazónico-peruano-loretano de la década para los lectores de Diario de IQT es HOSTAL AMOR, del escritor loretano CAYO VÁSQUEZ.

En un próximo post haremos una reseña de los top ten de esta ocasion.

Menudo trabajo tendrá el competente e intelectualmente solvente Javier Medina Dávila cuando el día de hoy viernes 22 le corresponda presentar Archipiélago de sierpes, la más reciente novela de Miguel Donayre, escritor loretano de domicilios ibéricos, siempre bajo el sello editorial de Tierra Nueva.

Menudo trabajo, digo, porque habiendo leído la obra narrativa de Donayre en su integridad, debo confirmar que ésta es, acaso, su propuesta más compleja y ambiciosa.

Menudo trabajo, claro está para el buen investigador Medina, porque probablemente estemos frente a una novela que no está interesada en caerle bien a la comunidad. Que puede ser considerada polémica.

Una novela que retrata espacios oscuros de la sociedad en que vivimos.

Mi amigo, el editor Jaime Vásquez, tuvo a bien confiarme el manuscrito de Archipiélago de sierpes antes que entrará a imprenta. Después de haberlo leído, recuerdo haber tenido que salir a tomar un poco de aire en el Malecón Tarapacá.

Porque, aunque la estridencia no es un atributo de Donayre, su temática es absolutamente chirriante.

Su prosa se vincula con las historias que narra, y es una historia que golpea.

Que quema e incendia.

Una historia que debería causar impacto. Que por lo menos debería levantarnos un poco de la invasión de abulia y apatía en la cual parecemos estar sumiéndonos con irremediable resignación.

Archipiélago de sierpes reactiva nuevamente el discurso de la historia clásica y el héroe que se moviliza a través del telón de fondo de su época. Ante un tema no tan fácil: un submundo de corrupción, traiciones, miserias, que engarzan todos los estamentos públicos, las actitudes de los ciudadanos, pero con mucho énfasis en el ejercicio de las comunicaciones, en el desempeño del periodismo loretano.

Por momentos, uno se sorprende de que el mismo autor de El ocaso de los delfines y Estanque de ranas sea el mismo que escribe este libro, coprolálico, mordiente, histérico, por momentos intoxicado de adrenalina y sabor de tinta roja. Un libro con mala entraña porque nace a partir de la ira, de la estupefacción, del dolor.

Un libro que muerde.

Que quema e incendia (ya lo dije ¿no?)

Una crónica en tiempo retardado sobre el sensacionalismo y la mentira y la conveniencia y los estamentos de la sociedad establecida.

Y en medio de todo, lo que a Donayre menos le importa es quedar bien con alguien. No le interesa quedar bien con nadie.

Solo quiere ser honesto consigo mismo y con su visión de ese mundo que nomina como putrefacto, aún cuando sea en la ficción.

En ese ínterin, el narrador y sus antihéroes disparan con las palabras. Acribillan con  descripciones. Intensifica su resentimiento con frases que se clavan dentro de la memoria más dolientemente que los cuchillos más afilados y lacerantes.

En esa carrera, a veces se equivoca. A veces se excede, es cierto, a veces dice cosas que no se sustentan dentro del esquema mismo que se plantea inicialmente. Por momentos la historia, así como supura  velocidad, se cansa, transpira copiosa y lentamente. Pero son solo detalles, nimiedades, acomodos que se diluyen cuando el narrador empieza a germinar con sus expresiones las típicas muecas de estupor y sorpresa.

Cuando llega, cuando logra conectar, cuando logra moverte de tu asiento y hacerte arquear las cejas o asquearte, es cuando el libro de Donayre cumple con creces su objetivo.

Créanme, hay muchos de esos epifánicos momentos en el libro.

Por momentos, los mejores, Archipiélago de sierpes tiene chispazos que remiten a Conversación en la catedral, uno de los libros capitales de Mario Vargas Llosa.

Por momentos, nos recuerda a Manhattan Transfer, ese alucinado texto de John Dos Passos que todo aquél que quiera estudiar sobre periodismo y entender la condición humana debería leer.

Por momentos, también por momentos, uno se acuerda de Tinta roja, la novela contemporánea del chileno Alberto Fuguet que fue adaptada al cine bajo la dirección de Francisco Lombardi.

Y, claro, cómo no, tiene puentes de conexión con Ídolos de barro, el debut del entonces bisoño periodista Jaime Vásquez.

Pero lo que le interesa, y se muestra oculto, aunque evidente, es la intención del narrador por recordarnos ,  pese  a quien la pese, la estructura aparentemente irrompible e inmodificable del sistema.

Detrás de Archipiélago de sierpes se esconde  una historia de serpientes que circundan un nido de aves y, a lo lejos, raudo y presuroso, un émulo de Emile Zola dispuesto a no dejar con cabeza a ningún canalla, a ningún impostor. De paso, uno de los libros más interesantes y recomendables que se han escrito sobre estos fastos en lo que va de este tiempo reciente.