Archivos para abril, 2009

diagnostico

Una casa de dos pisos, austera, bañada por la luz amarilla de un poste empapelado. Una pareja en la vereda, soñando, entrelazados en un abrazo infinito. Los ojos de ella fijos en él, imaginando que la vida entera no alcanzará para disfrutar tanta felicidad. Los ojos de él perdidos en la penumbra, deseando que las horas pasen pronto para irse ya.

Era una pareja de viejos. A pesar de tener veintitantos años de edad, habían llegado a conocerse demasiado bien. La diferencia es que, mientras para ella ese hecho representaba un triunfo que ameritaba un compromiso mayor, para él era el punto final e inicio del declive. A los ojos de Roberto, Pamela era tan predecible que le resultaba difícil encontrar algo que le sorprenda. Podía terminar sus oraciones, sabía cuándo estaba mintiendo y hasta podía adivinar sus pensamientos más sutiles. Lo único que no había podido lograr era convencerla de que la relación estaba perdida.

De los cuatro años que llevaban juntos, los recuerdos felices apenas alcanzaban para llenar dos calendarios. En algún recodo del camino se separó de ella y empezó a caminar a su ritmo. Las peleas se pronunciaron, las lágrimas se convirtieron en chorros de agua viva y los buenos recuerdos empezaron a brillar con más fuerza, porque cuando el presente es un torbellino de injurias, el pasado suele bañarse con la luz dorada de la nostalgia.

Pamela no era una chica cualquiera. Tenía una sensibilidad especial y solía conmoverse con cosas aparentemente sin importancia. Antes de conocerlo, disfrutaba de un variado círculo de amistades con quienes salía a divertirse los fines de semana. Tocaba la batería en un grupo de barrio, organizaba eventos y era una relacionista pública excelente. Roberto en cambio, era reservado. Tenía el rostro endurecido y su sonrisa era más bien una invitación a alejarse de él. Poseía la sensibilidad de un bloque de marfil y Pamela le pareció al principio (y tal vez al final) una chica superficial, tan ajena a sus intereses.

Es irrelevante contar cómo llegaron a estar juntos. Suele pasar. De hecho pasa casi todo el tiempo. El tipo duro y de facciones toscas que cosecha antipatías en su entorno, y la chica extrovertida con instinto maternal que llega a la conclusión de que la dureza de él es sólo una careta para ocultar su verdadero y sensible carácter. Craso error.

Pamela se enamoró demasiado pronto ¿pero quién puede regular sus afectos? La extraña naturaleza de Roberto la sedujo como un zafiro a los ojos de un moro. A veces podía ser muy apasionado y tratarla como una princesa rescatada, pero también podía permanecer callado y perdido mientras ella le correspondía con caricias desbocadas.

Ella estaba en las nubes porque él se dejaba querer. Como una monja al tomar sus votos, paulatinamente abandonó su vida anterior para adaptarse a la de Roberto. El cambio no fue dramático, de haberlo advertido quizá hubiera hecho algo para remediarlo. Simplementequería estar con él, y un día se dio cuenta de todo lo que había dejado atrás en uno de esos recuentos que solemos hacer cuando nos encontramos con viejos amigos.

Había una razón poderosa para creer que debía quedarse con Roberto: el historial amatorio de Pamela reunía una variopinta colección de infidelidades sufridas que le llevaron a pensar que la cornamenta es un mal necesario que había que aprender a soportar. Roberto en cambio era distinto. No parecían interesarle otras mujeres e incluso a veces olvidaba que tenía una. Y hasta donde ella había podido observar, no tenía aquel defecto muy macho de pasear la mirada por cada par de nalgas que cruzase su camino. Como dije, simplemente se dejaba querer. Motivo más que suficiente para que Pamela, tan maternal, lo adore.

Se adaptaron muy bien los primeros meses, incluso llegaron a dar pinceladas a un imaginario futuro juntos. Digamos que miraban en la misma dirección tomados de la mano recorriendo un sendero que parecía verde y llano como una pradera. Hasta que aparecieron los matorrales.

La primera discusión tuvo un motivo intrascendente, uno de esos chismes que dicen que nadie dice que dijo, pero como Pamela solía conmoverse con cosas sin importancia, se sintió devastada. Hizo tanto aspaviento que incluso deslizó la idea de una posible separación. Roberto, que se dejaba querer pero no deseaba que lo obligasen a ser querido, contestó que no había ningún problema, si eso es lo que ella tenía en mente.

En toda relación, las primeras peleas suelen ser el termómetro que utilizan ambos para saber hasta dónde son capaces de renunciar por orgullo, o en su defecto, de avasallar al otro. Bajo palabras aparentemente inofensivas, estas peleas encierran una suerte de cuestión limítrofe, y lógicamente, cada uno tratará de poner los hitos lo más lejos posible de su propia posición. Si el amor fuera un juego, la consigna sería: el que no le teme a la ruptura, es el que dominará en la relación.

Luego de notar que Roberto se mostraba indiferente ante la posibilidad de dar por terminada la relación, Pamela cometió el segundo gran error de su vida: se retractó, con disculpas incluidas . Dijo que no quería dejarlo, que todo fue un malentendido y que por favor, olvidemos el asunto y hagamos como si nunca pasó. Fue el principio del fin de su dignidad.

Los meses pasaron, y Roberto fue tomando las riendas de la relación. A todas luces Pamela estaba enamorada, incluso empezó a decirle que tal vez su amor estaba predestinado por los astros y cosas así, otra prueba más de que se estaba volviendo loca. Como Roberto era bastante antisocial, construyó una teoría para evitar salir a bailar con sus amigas los fines de semana: el nido de amor. Apartémonos del mundo y de sus placeres y hagamos un rincón para los dos, donde podamos emborracharnos de amor sin importarnos los demás. Cuando estoy a solas contigo soy un hombre más tierno ¿acaso no es eso lo que quieres que sea?

Poco a poco se alejaron de todos. Daban largos paseos solitarios, pasaban días enteros en hostales, se obligaban a huir de los compromisos, buscaban siempre la manera de poner barreras alrededor para no ser molestados. Roberto tenía poco que perder, pues no contaba con más de dos o tres amigos, a quienes por cierto, detestaba soterradamente. El sacrificio de Pamela fue todavía mayor. Aun así, ambos sintieron que los primeros seis meses de encierro mental involuntario fueron los más felices de la relación.

Fue en aquellos días que Roberto se dio cuenta que ya sabía todo de Pamela y no podía continuar al lado de una chica que ya no sepa sorprenderle. Y si bien al principio le agradaba la idea de tener un alma gemela, luego se dio cuenta que gran parte del atractivo de una relación de pareja era ir descubriéndola poco a poco. Quizá ella cometió el error de entregarse por completo y amar sin reservas, suprimiendo la aventura. Cobarde como todo hombre dominante, empezó a provocarla para que volvieran a tocar el tema de la separación. Su trato se volvió más áspero y las conversaciones de amor azucaradas sobre el futuro que tanto disfrutaba en la cama del hostal, empezaron aempalagarlo. En el fondo se sentía culpable por abandonarla y quería que ella lo abandone primero. Típico.

Desgraciadamente, Pamela no sólo estaba enamorada, sino ciegamente enamorada. En los cambios de humor de Roberto apenas vislumbraba tormentas pasajeras,fácilmente remediables con una dosis más elevada de tolerancia y comprensión. Él acabó por desesperarse y empezó a insultarla gradualmente. Sobre todo en las mañanas, cuando la descubría al lado de su cama abrazándolo mientras dormía. Ella le escuchaba, derramaba unas lágrimas de impotencia y se retiraba sin decir una palabra. Roberto se irritaba porque supuso que era exactamente lo que haría. A veces la compadecía e incluso trataba de entender su dolor poniéndose en su pellejo, pero casi siempre terminaba concluyendo que ella tenía toda la culpa por no tener un poco de amor propio y autoestima, lo que a su vez lo enfurecía aún más pues no quería pasar el resto de su vida atado a una persona con conflictos emocionales.

Un día le dijo que quería terminar porque ya no la amaba más. La espetó en el marco de una discusión intrascendente que no tenía que ver con los sentimientos ni el estado de la relación. Pamela se quedó helada, suspiró profundamente y empezó a llorar sin control. Dejaron de verse una semana, todo un récord en aquel tiempo. Quizá ella esperaba que su ausencia le hiciera recapacitar, pero Roberto, a pesar de extrañarla un poco, nunca se atrevería a buscarla. Al cabo de siete días Pamela regresó. Estaba delgada, descuidada y con profundas ojeras. Quién sabe las cosas por la que había pasado. Sin fuerzas para argumentar razones, simplemente se arrodilló y le abrazó de la cintura. Roberto se conmovió. La levantó de los hombros, le acomodó los cabellos y la besó.

En los días siguientes trató de componer las cosas. Empezó a imaginar que tal vez es bueno tener a alguien que lo quiera tanto y esté dispuesto a todo por él. Lo que no se daba cuenta es que, al volver con ella sólo por aliviar un sentimiento de culpa tras haberse compadecido de su estado, simplemente estaba prolongando la agonía. Cuando las cosas volvieron a la normalidad y ella empezó a mostrarse feliz, sus deseos de alejarse volvieron con más fuerza.

Las cosas no se parecían en nada a una relación normal. Cada dos por tres discutían, él le amenazaba con abandonarla, y ella terminaba sometiéndose a sus condiciones para que no lo haga. Muy pronto Roberto descubrió que tenía un poder enorme y quiso descubrir hasta dónde ella era capaz de soportar. Saber que aún quedaba algo por explorar en Pamela fue el combustible que les dio cierta continuidad.

Es difícil explicar porqué un hombre como Roberto, criado con una familia normal y sin problemas de ningún tipo se haya convertido en un sádico emocional. Quizá tenga razónHobbes cuando dice que el hombre es malo por naturaleza, y que la bondad es una convención social impuesta por puras razones prácticas. En la medida que nadie se lo impida, el ser humano será capaz de ser todo lo malo y perverso que pueda, a menos que haya alguien más fuerte que se lo prohíba.

O tal vez simplemente era un maldito enfermo.

Las humillaciones se multiplicaron, se retorcieron, se ramificaron, cobraron vida propia. Éstas iban desde la prohibición de conversar con amigos o divertirse, soportar sus bromas en las que le decía obesa o estúpida, hasta disponer de su cuerpo como quisiera y cuando quisiera, todo esto sin derecho a reclamo ni retribución.  Pamela era capaz de soportarlo todo por amor, o por el desquiciado concepto que tenía de ése sentimiento. Él la veía sufrir, pero a veces notaba que se complacía representando el papel de heroína, como si fuese una de esas personas llamada al martirio por sus ideales. Los arrebatos de furia de Roberto seintensificaron. Ella cada vez amenazaba con suicidarse, a veces le mostraba las marcas en sus muñecas, otras veces se arrojaba al piso y le tomaba de los tobillos para impedir que se vaya al trabajo. No había agresiones físicas, pero sí forcejeaban bastante. Solamente cuando ambos se cansaban, se dejaban estar y permanecían quietos uno al otro por varios días, hablando de cosas triviales y evitando tocar el tema. Para él era un receso simplemente, para ella una esperanza, una muestra del amor que se tienen y la posibilidad de reconstruirlo.

Así pasaron otros cuatro años más, en una vorágine de gritos y desencuentros salpicada de sosiegos. Sería muy fácil darle un final dramático a esta historia, como un súbito arrebato en el que Pamela le clava el tenedor en el pecho o le canta sus cuatro verdades y termina abandonándolo. Pero no abundan los finales dramáticos en la vida real. En ella más bien muchas personas suelen acostumbrarse a soportar durante años una situación miserable, desventajosa e inútil por miedo a ser abandonadas.

Por eso aún continúan juntos, se han vuelto viejos y sus peleas intensas han dado paso a la madurez y la sobriedad. Incluso en las reuniones con amigos recuerdan algunos episodios de su tormentosa vida juvenil. A Pamela le brillan los ojos al pensar que no se equivocó, pues a pesar de todo sus esperanzas de permanecer unidos se hicieron realidad. Roberto simplemente la mira, se rasca el trasero y le manda por más cerveza.

botella11

Por: Melissa Santillán

La mañana está nublada y unas gotas de lluvia comienzan a caer en los rostros de la gente, son un poco más de las 5 de la mañana, cuando los chicos y chicas de uniforme y gorro azul toman las instalaciones del aeropuerto José Francisco Secada Vignnetta. Gentes que se encuentran en el lugar no entienden lo que pasa ¿Quiénes son ellos? ¿Por qué visten así?

En la espalda llevan el nombre de Bomberos. ¿Bomberos?  Es 20 de marzo y el tan ansiado día ha llegado. El desvelo y el trabajo del equipo de Bomberos Unidos Sin Fronteras que durante semanas se esmeró organizando el evento, por fin se verá reflejado. Efectivos motorizados, policías y personal del servicio de inteligencia vestidos de civil se encuentran dispersos intentando camuflarse entre las personas que concurren, ya sea a la espera de su viaje o tan sólo de acompañantes. Todos ellos están a la orden de escoltar a los invitados: empresarios, funcionarios, alcaldes y directivos españoles arribarán en unos minutos a nuestra ciudad.

El avión acaba de aterrizar, hora pactada 6: 40. Doña Ana, principal ejecutora y creadora de BUSF, es la primera en aparecer en escena, su carisma y su jovial sonrisa inundan la sala de desembarque, a su lado está Pedro Suárez Vértiz, famoso cantante peruano que hace algunos años se comprometió con la labor de nuestra asociación: “Ayudar a los sectores menos favorecidos e incentivar la preservación de nuestro planeta”. La comitiva continúa llegando, Don Ángel García hace su aparición, ésta es sólo una de las muchas visitas que hace a Iquitos, su cargo como presidente de BUSF le permitió conocer desde 1996 nuestro país, año en que por primera vez la organización se instaló en tierras peruanas, siendo Arequipa el lugar elegido para el inicio de esta nueva aventura.

La amazonía no podía estar ajena ante los ojos de la organización, pues enterados de la realidad loretana y de las carencias que un gran porcentaje de la población sufre, esos sectores marginados y olvidados, hizo que se mereciera la ayuda que este equipo humano realiza desinteresadamente. La prensa está sobresaltada todos luchan por lograr las mejores fotos e imágenes y más aún por obtener una entrevista con Doña Ana, quien con su característica amabilidad atiende cuántos puede. Los coches están listos, ahora todos se dirigen al tan famoso hotel de las celebridades a tomar desayuno, la jornada de este día será largo. El resguardo adoptado en el fuerte militar Fernando Lores Tenazoa logró que varios curiosos no se infiltraran en el embarcadero elegido para iniciar el recorrido. A escasos cinco minutos de partir una pintoresca comunidad flotante recibe a los asistentes, el ambiente reducido de la planta potabilizadora construida hace un año no impide que los lugareños reciban con jolgorio a la gestora de esta anhelada obra, pues provistos de sus típicas canoas se posan en las aguas para su acogedora bienvenida. Un merecido homenaje a su labor espera a la dama española. Es asombroso el cariño y la efusividad del recibimiento a Doña Ana, su trabajo incansable en pro de los más necesitados ha sido constante y fruto de ello se ve reflejado en el cariño que la gente de estas zonas muestra a su paso.

botella2

El trayecto a este nuevo destino es corto, falta poco para que sean las 10 de la mañana cuando la embarcación oficial está a punto de llegar, a lo lejos se puede observar a cientos de pobladores que con banderitas en manos y pancartas los esperan ansiosos. Una nueva etapa para Padre Cocha se marca hoy, la planta que tardó meses en construirse y brindará agua potable a cientos de pobladores, hoy por fin será entregada a la comunidad. Fuera del acto inaugural y de lo protocolar, la ceremonia traspasó las formalidades, aquí no hay cargos importantes ni envestiduras intocables, aquí sólo hay gente ayudándose entre sí, corazones bondadosos que piensan en los que nada tienen, gente que sólo quiere formar parte de aquellos que gozan eso que hasta ahora ellos veían a este servicio como un privilegio, aquella utopía, aquel sueño se vuelve realidad. La calidez de hombres y niños que contentos corean el nombre del famoso cantautor sentado en el palco oficial, hace que éste no se resista a ofrecer un improvisado concierto. Acompañado de la banda de músicos que dotados de un enorme bombo, trompetas y platillos, comienzan a tocar las primeras notas musicales que ponen a bailar y a cantar al público. Es mediodía y un restaurante en medio del río tiene todo listo para el almuerzo, el delicioso bufete hecho de productos regionales complementado con un hermoso paisaje hace reconfortante el momento, todos hablan de la calidez de la gente. Doña Ana nuevamente inunda el lugar con su carisma y su enorme sonrisa. Algunos curiosos por la estructura del restaurante comienzan a indagar sobre la edificación recorriéndola de un lado a otro. Es momento de continuar con lo programado. Ha transcurrido más de cuarenta minutos desde que se abordó las naves fluviales, Canta Gallo está un poco alejada de la ciudad y como era de esperarse e ahí también la respuesta a la carencia de potabilización de sus aguas. Desde el comienzo de los trabajos en esta obra, todo el caserío en conjunto se mostró cooperante con la realización de la planta.

La pobreza es grande, no hay pistas ni veredas, ni electrificación, sólo niños caminando descalzos con el sueño a cuestas de un futuro mejor, madres con la fortaleza y la tenacidad de sacar a sus hijos adelante, de forjar un camino diferente al que ellas tuvieron. Doña Ana no se inmuta ante este panorama hace mucho tiempo que convive con ello, tratando de hacer algo para minimizarla. Sus denodados esfuerzos no cesan, sabe que hay más por hacer, más por dar, más gente que necesita ser escuchada y tomada en cuenta. Su convicción de seguir colaborando con Loreto es grande. Tanto ella como sus aliados reafirman su compromiso para el cual fue creado BUSF, ahora más que nunca la ayuda continúa y parte de ello es colaborar con implementaciones tanto en sectores de salud como educación, de igual manera con los bomberos voluntarios, esos hombres de rojo que lo dan todo en su afán por apagar las llamas y salvar a su prójimo, a todos ellos va la ayuda nuestra, no se esperan condecoraciones ni medallas, es la sonrisa en los rostros esperanzadores de la gente la mayor gratificación a esta tarea, aquí no hay distinción de raza, idioma ni país que valga para Bomberos Unidos Sin Fronteras, pues no existen límites ni tiempo que determinen dar una mano, un aliento a quienes creen que están solos.

mazingerz

Los intelectuales dicen que la televisión embrutece, que nos hace más torpes y atrofia nuestros sentidos. Como miembro honoraria de la generación basura (80’s), puedo asegurar que aquella afirmación es una vil mentira pues, si algo ha hecho la televisión por mi es estimular mi imaginación… y obligarme a usar lentes (pero ese es otro tema).

A diferencia de otros niños de mi barrio, de niña solía estar sola pues no tenia hermanos pequeños y no me estaba permitido salir a jugar todos los días, por lo que aparte de mis amigos imaginarios y mis juguetes, la caja boba o Tv fue mi gran aliciente para matar la soledad.  Recuerdo que tenía un televisor en mi cuarto. Era un Trinitrón color negro, tal vez de 14 pulgadas, de esos que en vez de botones tenía una perilla que iba del 1 al 13 y otra para los canales UHF que disfrutamos gracias a TVS (el pionero en brindar servicio de cable en Iquitos). Si no hubiera sido por él probablemente ahora no sabría todo lo que ahora se. Pero lo más importante, es que sin mi viejo y querido televisor nunca hubiera conocido a todos esos héroes de infancia que hoy colman las estanterías de mi memoria.

En la década de 1980 la televisión peruana estaba literalmente tomada por los dibujos animados de robots. Desde las 8 de la mañana hasta casi el mediodía, la programación de todos los canales repetía hasta la saciedad series que tenían como protagonistas a metálicos personajes como  Robotech, los Transformers, el Vengador, Mazinger Z, El Gladiador, Arbegas, Ironman 28 y toda esa tira infinita que por cada malo que vencían, destruían la ciudad y se iban a descansar hasta que otros malvados volviesen al ataque otra vez.

Los niños estaban en su gloria, mientras que las niñas teníamos que contentarnos con ver a los robots en acción y debo admitir que me llegaron a gustar tanto que hasta pedí de regalo un Mazinger Z (claro que no me lo dieron). No recuerdo con exactitud, pero un día todo cambió. A las nueve de la mañana, si la memoria no me falla, apareció Gigi, la protagonista de un dibujo animado del mismo nombre que, a pesar de tener un corte femenino, encandiló a todos los niños y niñas de mi generación. Para refrescarles la memoria, Gigi era una niña pelirroja, no recuerdo de qué planeta, que tenía tres mascotas que hablaban y por lo general tenían más sentido común que ella.

Pero lo interesante de la serie era el collar que le colgaba en el cuello: un bastoncito rojo y blanco que cada vez que era invocado, transformaba a Gigi en la persona que ella quería… ¡y que transformación! que probablemente inauguró el instinto sexual de todos los niños de mi generación. Porque cada vez que esta niña experimentaba una de sus famosos cambios de piel, justo a medio camino entre una cosa y otra, se mostraba (unos pocos segundo apenas) la figura de una adolescente desnuda mostrando el trasero. Los niños mañosones de mi época, se pegaban a la pantalla para captar mejor la imagen, a falta de un reproductor para grabar, y pasar luego la escena en cámara lenta, mientras que las niñas soñábamos con tener algún día aquel cuerpo perfecto.

Por supuesto que ella no fue la única de su tipo en arribar a la televisión nacional. Paralelamente a su emisión, otro canal lanzaba al aire “Angel, la niña de las flores“, la cual, a diferencia de Gigi, no mostraba ni el tobillo y era de lo más ingenua buscando por todo el mundo la flor de los siete colores, la cual para variar estaba en el jardín de su casa. Otro cantar fue Candy, que a pesar de ser toda dulzura y amor siempre terminaba llorando y fue la niña más jugadoraza que he visto, pues todos los chicos se enamoraban de ella, incluyendo al malvado Neal.

Había también una serie de personajes singulares entre humanos y animales que nos hacían las mañanas y las tardes más entretenidas como los Looney Toons, los Superamigos, la abeja Maya, los Pitufos, Sport Billy, Cool Mc Cool, Cobra, He-Man, She-ra, Jem, la Familia Meñique, los Globe Trotters, Thundercats, Heidi, Marco, El fantasma del espacio, Lady Oscar, mi pequeño Pony, los Cariñositos, la Gata loca, los Gemelos Fantásticos, los Superamigos, GI Joe, las Urracas Parlanchinas, Super Ratón, Conde Pátula, Yogi, Don Gato y su pandilla, Picapiedras, Supersónicos, Popeye, Tom y Jerry, Astroboy, Meteoro, etc

Obviamente había habían mucho más y es que la Tv era el objeto más preciado e indispensable para los niños y niñas de mi edad, algo así como lo es la computadora para los de ahora. Si bien con la TV no podíamos comunicarnos en simultaneo con otras personas, pero podíamos ir a donde queríamos con  nuestra imaginación. Hoy, en plena base tres (no diré mi edad), al contemplar  con mis sobrinos los dibujos actuales como Bob Esponja, no hago más que añorar aquellos dibujitos del ayer.

lady20oscar

Por: Jhonathan Rodríguez

nativos

Estos últimos meses nuestros hermanos indígenas se están levantando en lucha y protestas para hacer oír a los “corruptos”, digo a las autoridades de turno, a que escuchen sus necesidades. Nos están dando un gran ejemplo del cómo luchar a nosotros los mestizos en miras por un  solo objetivo de forma radical e inteligente; es que nuestros hermanos indígenas ya están cansados de los abusos de las empresas petroleras, de la tala ilegal de los bosques y de la contaminación del medio ambiental. Eso les hace  vivir y sentir a ellos como forasteros en sus propias tierras.

Mientras escribo esta línea, algún nativo debe estar sufriendo maltrato, abuso o violación a sus derechos humanos; tal vez están muriendo a causa de la contaminación de los ríos, quizás, están escondiéndose de los policías o huyendo a las profundidades de la selva porque no quieren ser contactados o mejor dicho dañados por los “dioses” blancos esclavos del egoísmo y la avaricia ¡Cuánta  hambre!… ¡Cuánto abandono!… ¡Cuánta desigualdad! Boom, boom… trip…trip… se escucha el silbido entre la inmensa jungla, armas de algún pobre esclavo que por obligación vende su alma, en defensa del diablo. Al oír los disparos  me subí y me escondí en el frondoso árbol. Desde allí vi muchos cuerpos tirados en la carretera; mientras que el batallón de esclavos avanzaba hacia mi comunidad.

Mis hermanos y mis amigos jugaban en la cancha del pueblo un tranquilo  partido de fulbito; pero  el juego fue interrumpido… “Nuspalia kalpanchi” y de pronto todo se alborotó. “Yanapaway”… “yanapaway”… se escuchaba el grito de socorro de mi hermanito (por el simple hecho de  ser espectador en la hora del fulbito, fue maltratado y con un revolver en su boca fue silenciado), sin saber su culpabilidad fue llevado a uno de los contenedores de la base petrolera. Mientras que las madres y las abuelitas corrían, y abrazando a sus pequeños hijos, se escondían entre los matorrales y otros en sus  propias casas. Muchos de mis hermanos nativos tomaron sus machetes, escopetas de caza y palos para defender su propiedad… ¡Auxilio! ¡Socorro! Pedía agonizando un policía que por obedecer a los blancos, en unas de las huertas de la comunidad fue herido, muriendo  minutos después en la basé petrolera. Qué dolor siento en mi corazón; desde este árbol, sufro la angustia y el temor a que me vayan a lastimar ¡Cuántos inocentes mueren? ¿Por qué sucede esto? mis abuelos me contaban que antes todo era tranquilidad; pues ahora todos es color negro y azulado por el derrame del petróleo y, los animales para la comida son difíciles de conseguir… desde que llegó esta empresa todo se muere, desde los peces en el río; hasta yo he tenido que soportar el llanto de dolor de mi madre, al haber perdido 6 hijos.Al principio todo iba bien, nos hablaron de muchas cosas nos dijeron que iban atraer progreso para la zona,  sin embargo hasta hora no vemos el fruto de esas promesas, ni la naturaleza les importa y, con el tiempo nos han cambiando las costumbres, porque muchos de mis amigos tienen vergüenza de declarar que son de comunidad indígena, hasta somos mal remunerados en nuestro trabajo, y lo que más me molesta es como el gobierno peruano a permitido todo estos atropellos, y es más, también tuvieron parte para que nosotros aceptemos la solicitud de esta mafiosa empresa. Todo es caos ¡Muerte de un ser humano, no es justo!… ¿Por qué sucede esto? No logro entender…

Horas atrás, nuestra protesta era realmente pacífica. Esposas de los trabajadores de la empresa estaban apoyando está lucha, algunos estaban con sus hijos, pero de repente llegó un helicóptero  con muchos policías, no sé cuantos eran… nosotros seguíamos con nuestra protesta y con carteles escritos, humanchi mirachina, salariota, postamedicata, chiwashawas shuk centro educativo… pedíamos aumento en nuestros salarios, pedíamos disminución a la contaminación, pedíamos un establecimiento de salud con medicinas y con buenos servicios médicos como es digno de todo ser humano, pedíamos un colegio digno en nuestra propia comunidad para nuestros niños y jóvenes dizqué futuro de nuestra patria ¿pero, de qué patria? Si sólo conozco lo profundo del río y la inmensidad del bosque ¿de qué patria?… soy nacionalidad indígena, porque mi pueblo vive olvidado, sin progreso, sin buenos maestros de escuela, es una tristeza; yo estoy enfermo no sé qué tengo, por ratos siento mareos, dolor del cuerpo y toseos;  me han salido muchas ronchas en el cuerpo que pican y dan  comezón.

Estos esclavos nos atacaron haciéndonos correr  despavoridos de la pista del aeropuerto; pues nosotros salimos de la propiedad de la empresa y creyendo que no se atreverían  ir a la comunidad corrimos hacia ella, pero yo me subí a un árbol y desde allí vi,  como  bestias disparaban a quemarropa y en dirección de las casas; hemos perdido tanta cosas materiales, pero lo más sensible es perder una vida humana, mucho sufrimiento,  desolación y olvido por parte de nuestros padres de la patria; primero fuimos esclavizados con el caucho y ahora  veo que estos sucesos y estilo de vida de mi pueblo es una forma  nueva de sometimiento a intereses egoístas y transnacionales… cuando nosotros por siglos hemos vivido sin propiedad privada, hemos trabajado en unidad y en comunidad hemos progresado, jamás maltratamos a la naturaleza, pues ella es para nosotros nuestra vida, energía, salud y alimento. Vi cómo detenían a personas que estaban cerca del lugar o en la cancha de futbol, personas que ni siquiera estaban vinculados a la protesta. A un sujeto que llevaba en mano una cámara de filmar le quitaron su artefacto, y como llevaba un nombre distinto a los de la zona fue tildado de “nacionalista”, “humalista” hasta de terrorista… a otro le tildaron de cabecilla e instigador de la protesta, pero sin pruebas. Luego fueron obligados a hacer como una especie de “thalk show de mala muerte” direccionada por un policía de rango y con las cámaras de la corrupta prensa nacional vendida a las transnacionales; pero se supo que un ministro mentecato de la cartera del Ministerio del Interior fue quién autorizó tal barbarie y como asistonto obedece a las “ratas” explotadores privados.

Por la noche me baje de mi escondite y fui con dirección a mi casa, en el camino había gente tirada… desde mi casa escuché maquinarias pesadas, no salí a ver por el temor a que me lastimaran. Al día siguiente el camino estaba restaurado y limpio y sin cuerpos en el suelo… hay más de 40 hermanos detenidos injustamente, están encerrados en esos contenedores de aquella empresa y por la radio he escuchado que serán llevados a la ciudad de Iquitos  para ser enjuiciados por el “asesinato” de un policía. Esto es inhumano, están siendo juzgados sin pruebas… “Buenos días esto es radio LVS, tenemos en nuestros estudios a los representante de la RAL y  la organización estudiantil OEPIAP… y nos informan que una empresa petrolera faltó a los derechos humanos de pobladores indígenas… en esta semana serán traídos a nuestra cuidad de Iquitos más de cuarenta indígenas, detenidos en Andoas por el asesinato de un policía… están siendo juzgados sin antes haber echo las investigaciones del caso …en solidaridad a nuestros hermanos nativos hoy miércoles habrá una marcha para exigir justica… todos a la 3:oo en punto de la tarde en la plaza 28 de julio… tu programa radial te indica la hora son las 7:00  de la mañana.”

Ya ha pasado una semana desde esa vez que tomamos la pista de aterrizaje de esa empresa. El trauma en la comunidad todavía no pasa, pero tengo hambre; así que he decidido ir a pescar con un amigo  a la piscigranja del  pueblo, con machete,  anzuelo, linterna y mi mapacho en mano estamos por la senda que nos lleva a la cocha donde vamos a pescar, la Luna esta llena y se puede divisar el camino; aquí esta mas oscuro Carlos… estas ramas y hojas tapan la bella luz de la Luna… tienes que encender la linterna.  Yo prendí mi linterna, y  al escuchar un ruido por los arbustos, mi pequeño amigo salió corriendo del susto, dejándome sólo, pero yo me acerqué en dirección  de  donde provenía el ruido y mientras me acercaba algo salto sobre mí… ¡ay…!   ¡“Yanapaway”!…

Al día siguiente…

Carlos Curitima está muerto…ayer fuimos a pescar y por el camino escuchamos ruidos, yo salí corriendo, pero él se quedó a investigar y hoy por la mañana lo encontré  tirado en el suelo con muchos golpes y sin vida… ¡Lo mataron, lo mataron! Mi Carlitos, mi hijo… ¿Por qué?… mi esposo, no, Diosito…

Hija hay que limpiar el cuerpo de Carlitos… Pobre mi hijito ¿cómo es posible que esto hagan a un ser humano?  Mira  que le hicieron a Carlos, algo le clavaron en las piernas, tiene quemaduras en sus glúteos, sus manitas están como quien expresando angustia, dolor por la tortura, hay huellas de borceguís en su pecho, ¡que salvaje! Lo golpearon de forma brutal…

¿Cuántos más deben de morir? ¿Quién hará justicia por el asesinato de Carlos Curitima? Muchos nativos desaparecieron, otros murieron y sabemos quienes son los culpables de estas pérdidas, hasta las autoridades y jueces lo saben, existen pruebas ¿Dónde están los culpables? ¿Existen detenidos? ¿Qué es de las familias damnificadas? ¿Qué es del convenio 169 de la OIT? ¿Dónde está el respeto de los derechos humanos? ¿Existe justicia para los desamparados? ¿Por qué Loreto y el Perú teniendo tantos recursos, naturales, culturales y étnicos es pobre? Solo pido justicia, igualdad en los derechos y progreso, para todos…

José María Arroyo, uno de los sacerdotes más carismáticos y conocidos de Iquitos, falleció el día de hoy a las 6.30 a.m., luego de una prolongada enfermedad que lo tuvo prostrado durante más de seis años.

padre-arroyo

El Padre Arroyo llegó a Iquitos en 1954. Español y dedicado a la orden religiosa de los Agustinos,  fue, además, un hombre de personalidad carismática y proverbial humor. Fue editor del semanario Kanatari (donde era escritor constante de la sección internacional “A vuelo de ronsapa”). Además, fue  un conocido cultor  y difusor del habla castellana y un personaje legendario vinculado con la cultura y la educación loretana.  Profesor de secundaria (en el colegio MORB) y catedrático de lengua, algún momento también fue vicerrector de la UNAP, donde siempre bregó porque la cátedra  brindara no solo conocimientos tecnocráticos, sino también formación humana.

Justamente su calidad personal y su trayectoria intelectual motivó que, el año 2004, Kanatari dedicara un número extraordinario a su obra y su vida (cuya carátula se puede observar en este post).

Estas son historias del mundo real. Las fotos tomadas en Isla Iquitos, a solo cinco minutos de la ciudad, navegando por el río, muestran los estragos que la creciente fluvial ha ido creando en las poblaciones más pobres de la región Loreto. Estas son imágenes de un día cotidiano en la zona, ahora convertida a un imponente espacio acuático.

inundacion1

inundacion2

inundacion3

inundacion4

inundacion5

Esta es una de las crecientes más fuertes e intensas desde el año 1999 y su nivel es apenas de 1 metro  menos que la última gran inundación. Hasta el momento no se ha logrado armar un verdadero plan de trabajo conjunto para paliar en algo las consecuencias nocivas de tal situación.

En tanto, la creciente sigue comiendo aún más la pobreza amazónica y ya ha llegado al corazón popular de Iquitos.

Estamos en nivel de riesgo alto.

Fotos: Irina Yanovich y Kenny Reátegui.

“Después D”

Publicado: 26 abril 2009 en Lupe Muñoz
Etiquetas:, , ,

un-dia-sin-sexo-1

Hay mil y un detalles que a las mujeres nos pueden poner de un humor de maravilla  (no estoy hablando necesariamente de un obsequio o algo que implique una gran inversión económica, un mensaje al correo o al celular, un gesto de interés o preocupación hacia una, son muy buenos, bonitos y baratos). Sin embargo hay uno en especial que los hombres casi siempre acostumbran -con o sin intención-  pasar por alto.  

Desde mi -casi siempre desacertado pero modesto – punto de vista, creo hay uno que para mí –y para muchas- es importantísimo. Uno que puede ser el paso para una inesperada y simpática historia de amor, que es casi como el bonus válido por 10000 moneditas de oro en un videojuego, es la simple llamada “después D”. 

Habemos mujeres que cuando protagonizamos un empalagoso episodio romántico con un chico “x”, más aún si este te ha lanzado los dardos desde hace algún tiempo, días o horas, nos gusta creer que en verdad el interés desplegado de su parte es, si en su defecto no está enamorado de ti, porque por lo menos en ese tiempo, días o horas, se sintió muy a gusto y marcaste la diferencia entre otras tantas chicas, y por tanto, esperamos –o deseamos- que “después d” – y no me refiero específicamente a un encuentro sexual- tenga la ¿cortesía? de llamarte o por lo menos mandarte un mensaje para expresar lo bien y bonito que la pasó y que por tanto no fuiste la simple acompañante de turno, misma co-protagonista de una escena improvisada de teatro. 

Lo que esperamos es que después de ser participes de un momento feeling, no pasemos –o no de golpe- a ser parte de la masa humana común y cortante de la tierra. Lo he consultado a muchas chicas y hasta ahora nadie me ha dado la contra.  

Ejemplos propios tengo un par, pero yo he desarrollado dos espacios en mi memoria, uno para los momentos importantes con las personas importantes -por más que dichos momentos no sean de los más agradables- y otro que se esteriliza solo para los hechos con personajes secundarios-inesperados- que hacen del “choque y fuga” un sello personal, a ese lugar, fueron a parar ese par, por lo tanto las “anécdotas” no valen la pena narrarlas.  

Solo les puedo decir que al día siguiente de “dichos momentos”, que como ya dije, puede ser desde un beso hasta un encuentro sexual, casi todas las mujeres esperan una llamada o un mensaje, pero muchas veces ninguna de las dos cosas llega. Casi siempre, si el celular suena horas después, es  porque tus amigas se acuerdan de ti como siempre, la empresa de telefonía a la cual perteneces te mandaba un mensaje de “x” promoción o en el peor de los casos para avisarme que la batería estaba baja. Claro, también están las llamadas de la legión de chicos que siempre buscan salir contigo, quizá con la misma intención de quien esperas la llamada.  

Bueno, no voy a cuestionar más de la cuenta a los chicos. Ellos mejor que nadie saben por qué actúan así, quizá por una idea errónea-acomplejada-ridícula de creer que quedan como el chico bacán o cool, papel  que les queda peor que el disfraz que lucieron en el nido, así que bueno ahí queda de reflexión. Por nuestra parte chicas, ya saben, hay ciertos sucesos que se pueden evaporar solitos. ya saben a que lado de la memoria manda.

 

Pd: La imagen es de la película Un día sin sexo, dirigda por Frank Perez Garland.