Posts etiquetados ‘Sofía Herrera’

Por: Sofía Herrera

La Biblioteca Amazónica no solo es un lugar donde existe información bibliográfica, hemerográfica y audiovisual sobre temática amazónica en Iquitos, sino es un encuentro con nuestro pasado, con nuestra identidad y con nuestra cultura. Leer las páginas de libros como Las Mejores Páginas de Hildebrando Fuentes (Fuentes, 1908), Guía de Iquitos (1936) o periódicos como El Eco (1928) y La Razón (1948); Revisar la colección de fotos antiguas de Don Cesareo Mosquera (1901-1920) o de la familia Morey (1910) nos hacen traspasar la línea del tiempo y mirar los hechos actuales con otro enfoque, pues en la mayoría de los casos estos se gestaron mucho antes de que nuestra generación naciera.

La Biblioteca Amazónica fue inaugurada en 1992, gracias a la perseverancia del Rvdo Padre Joaquín García Sánchez quien vio la necesidad de que Iquitos tuviese una biblioteca bien implementada, un lugar donde el público local, nacional y extranjero pudiese encontrar la mayor cantidad de información bibliográfica y audiovisual sobre la Amazonía de nuestro país.

Desde sus orígenes, la Biblioteca ha establecido dos convenios para su manutención. Por un lado la Dirección Regional de Educación de Loreto (DREL) quien contrata anualmente a dos personas en plazas administrativas para que atiendan en la biblioteca y por otro lado esta el convenio con el Gobierno Regional de Loreto (GOREL) quien según lo establecido desde 1995 otorga la cantidad mensual de 2500 Nuevos Soles para pagar los servicios de agua, luz, teléfono, internet y 2 personas (limpieza y atención al público). Ambos convenios son renovados automáticamente tras la presentación de los oficios correspondientes los primeros días del mes de enero para que pueda hacerse efectivo el pago de los importes los primeros días del mes de febrero.

Hasta hace dos años atrás era común tener que esperar hasta el mes de marzo para que ambos convenios se hicieran efectivos pero desde el año pasado el GOREL nos ha incluido en la lista de ayuda social y no cultural, argumentando que no hay recursos suficientes. Lo cierto es que esta decisión unida al trámite que lastimosamente se ha vuelto demasiado burocrático, trajo como consecuencia que en el 2009 el primer pago se hiciera efectivo en el mes de julio y este año parece ser que el primer pago será en setiembre en el mejor de los casos.

He aquí el recorrido del Oficio Nº 001-CETA-2010 en su recorrido por las diferentes instancias del Gobierno Regional de Loreto (GOREL):

04/01/2010 Ingreso del oficio a la oficina de Trámite Documentario con el número 069

08/01/2010 Pase a la Sub Gerencia Presupuestal Registro nº 116

12/01/2010 Pase a la Oficina Regional Asesoría Jurídica (ORAJ) Registro nº 125

03/03/2010 El oficio sigue siendo estudiado en la ORAJ para ver si procede o no

06/04/2010 Sigue en la ORAJ sin ser derivado a otra instancia

19/04/2010 Pase al Consejo Regional

20/04/2010 Pase a Gerencia General

27/04/2010 pase a la Oficina Regional de Administración (ORA) Registro nº 10709

10/05/2010 Pase a la Gerencia Regional de Desarrollo Social (GRDS) Registro nº 2872

18/05/2010 Pase nuevamente a Gerencia General

19/05/2010 Pase a Presidencia para la firma del Presidente Regional Registro nº 7997

Estamos a 05 de junio y aún el oficio no ha sido firmado por el Presidente Iván Vásquez por estar viajando por diferentes pueblos de la región, quien como buen político esta viendo por su campaña de reelección más que por la cultura de la Región que dirige.

Pero el recorrido del oficio en mención no termina con la rúbrica del señor Ivan pues después pasará para la firma del padre Joaquín, regresará a Gerencia del GOREL y de ahi irá a contabilidad, administración, tesoreria y caja para regoger el cheque. Claro está que si alguna instancia hace alguna observación volverá a Gerencia otra vez.

El año pasado se debieron hacer préstamos a otras instituciones para poder cubrir con los gastos arriba señalados hasta hacer efectivo el cheque recibido a mitad de año pero este año ya no estamos en condiciones de hacer lo mismo pues al parecer el cheque se hará efectivo en el segundo semestre de este año. Lamentablemente ya hemos empezado a sentir los efectos de tanta burocracia e irresponsabilidad pues se ha cortado el servicio de telefonía e internet, se va a reducir el personal y pronto se cortaría el servicio eléctrico.

En estos días he presentado dos proyectos a ONGs españolas pidiéndoles apoyo económico y he enviado cartas y visitado a los gerentes de instituciones privadas pero no hubo respuesta satisfactoria hasta el momento. Aun no he podido reunirme con el Presidente Iván Vásquez quien siempre anda ocupado o de viaje para poder recibirme y mientras tanto el tiempo va pasando.

Como Directora, la impotencia me embarga al ver que sin recursos no podemos brindar un servicio de calidad a nuestros lectores y como Iquiteña orgullosa de preservar el pasado de mi ciudad, me duele pensar el momento en que el padre Joaquín García ya no este con nosotros y el destino final que tendrá el edifico de la Biblioteca Amazónica y especialmente los libros, revistas, periódicos, mapas, fotos y demás archivos existentes en él; pues es de conocimiento público que estos objetos en manos de las autoridades públicas no durarán mucho tiempo como ha pasado con los murales pintados por César Calvo y que ahora están olvidados en el Parque Zonal.

Tantas personas han sido atendidas en la Biblioteca Amazónica: universitarios, profesionales e investigadores nacionales y extranjeros, personajes famosos y ciudadanos en general. Todos en Iquitos alguna vez han recorrido sus ambientes, se han maravillado con su infraestructura, han encontrado ejemplares únicos a nivel nacional. Por todo esto debemos encontrar una solución para hacer que nuestras futuras generaciones tenga la misma oportunidad que tuvimos nosotros de recorrer las instalaciones de la Biblioteca Amazónica.

Actualización del Editor: Hoy jueves 17 de junio, nos informar que el Gobierno Regional de Loreto, por mano del propio presidente en licencia, Iván Vásquez, al fin firmó resolución para entrega de presupuesto a instituciones culturales y de bien social, entre ellas la Biblioteca Amázónica.

La lista de instituciones afectadas por esta demora y beneficiadas con los convenios de apoyo social del GOREL son:

– Asociación de impedidos físicos de Iquitos
– Instituto Superior Tecnológico y Colegio Agropecuario El Milagro
– Asociación de Minusvalidos de Mal de Hanssen- San Pablo
– Asociación de Discapacitados Dr. Max Hans Kuczynski Godard
– Hogar de la Niña de Loreto
– Junta de defensa de la Infancia
– Casa Albergue el Huambrillo
– Hogar Clínica san Juan de Dios de Iquitos
– Asociación Civil La Restinga
– Coro Polifónico de Loreto
– Biblioteca Amazónica
– Casa Hogar Algo Bello Para Dios
– Casa Hogar Talita Kumi
– Asociación Civil Lazos de Vida
– Albergue Santa Mónica

Estaremos atentos para que estos dineros se desembolsen inmediatamente y las mencionadas instituciones puedan seguir brindando sus servicios de importancia mayor en favor de la colectividad

[tweetmeme source=’pacobardales’ only_single=false]

Excelente y atinado editorial del diario Pro & Contra de Iquitos ante el nuevo injustificado e inexplicable proceso arboricida que se viene realizando en Iquitos, esta vez en la calle Nanay , contra árboles que pretenden ser reemplazados , sin ningún sustento técnico ni científico, por palmeras americanas, en una nueva y desatinada actitud, casi patólogica, de la Municipalidad Provincial de Maynas. Aquí el texto en su integridad:

El 19 de febrero de 1926, el parroquiano Héctor Jarama, en evidente estado de ebriedad,  fue detenido y depositado en el calabozo de la intendencia de policía. Su delito fue agredir, maltratar, aporrear,  a los árboles del malecón de Iquitos. Es posible que el novedoso agresor tuviera un agudo trauma contra lo verde, la clorofila, el mundo vegetal. Salvando las distancias, los años transcurridos y  el consumo de licor,  el burgomaestre de Maynas, don Salomón Abensur Díaz,  como que tiene un nada secreto trauma contra los árboles. Un mal, al parecer.  Incurable. De otra manera no se explica su otro exterminio vegetal que acaba de perpetrar.

El otro arboricidio del respetable alcalde se consumó ayer, cuando agresivos operarios ediles, vestidos de faena laboral y portando sendas motosierras,  procedieron a aniquilar a las bellas y frondosas castañas de esa arteria. Como si nada, como si no fuera un atentado contra la salud de las personas cercanas a esos ejemplares. La palabra exterminio no es una exageración. Es la pura verdad de la milanesa. Los árboles, como víctimas de un atropello enconado, de un vendaval de furias, acabaron convertidos en fragmentos, en pedazos, en lonjas.  El único recuerdo de que allí crecieron y brindaron inapreciables servicios a los humanos, quedará entonces en las memorias de los vecinos de esa calle.

El agresivo señor Jarama, cada vez que empinaba el codo, se iba para el malecón y la emprendía furiosamente contra los pobres árboles.  El señor burgomaestre de Maynas es igual de reiterativo, de obsesivo. Porque ni las protestas de los moradores, ni la acción legal de don Aurelio Tang Ramírez le han hecho cambiar.  En aras de la lucha contra la contaminación urbana, de respeto a todo lo verde, de culto a la naturaleza que beneficia a todos y todas, exigimos al señor alcalde que explique a la ciudadanía qué ventajas trae a la ciudadanía el exterminio de los árboles que crecen en esta urbe.

Podar antes que arrasar
El día de ayer fue publicado en el diario Pro & Contra un artículo sobre la tala indiscriminada a los árboles en las inmediaciones de la UNAP por parte de la Municipalidad Provincial de Maynas (MPM). Todo apunta a señalar que la misma UNAP había pedido a la Municipalidad el retiro de los mismos ya que las ramas chocaban con los cables de alta tensión provocando corto circuitos.
Hoy me levante temprano para poder hacer un recorrido por las calles. Desde que salí de casa fui dandome cuenta del abandono en el que se encuentra nuestros árboles, los cuales fueron sembrados para darnos sombra y oxigeno y a la vez embellecer la ciudad.
En la calle Távara 4ta cuadra (lugar donde vivo) los árboles prácticamente ocupan toda la calle y las ramas se entrelazan con los cables de luz y teléfono, asimismo por el peso, algunos están inclinados para un lado haciendo que se convierta en un peligro para el que transite por ahí especialmente durante una de las tantas tempestades que caen en Iquitos.
Al dar la vuelta a la calle Samanez Ocampo, me encontré con una hilera de palmeras amercianas sembradas en remplaz de las castañas y que no da sombra a nadie pues al mediodia es insoportable transitar por ahi ya que el asfalto de las pistas nos achicharra completamente. Dicha acción fue duramente criticada por la población pues la MPM arrasó con aquellos árboles desde la raíz y en la madrugada como actua un delincuente para no ser visto.  El prof. Aurelio Tang, hombre reconocido en Iquitos por el cuidado al medio ambiente y vecino de esta calle demandó judicialmente al alcalde Salomón Abensur por este atropello en contra de la naturaleza y puso en la ventana de su casa un singular pero a la vez enérgico aviso de agradecimiento al propio Salomón Abensur por ayudar al calentamiento global.
Lamentablemente, el Sr. Alcalde no entendió el mensaje y siguió arrasando con los árboles de las calles y avenidas de la ciudad.
Voy avanzando por la calle Loreto y veo que los árboles en esta zona están realmente abandonados, casi la misma visión de la calle donde vivo pero al voltear a la calle Nanay me quedo de una pieza pues hay un árbol que según me cuentan los vecinos del lugar fue “podado” por los trabajadores de parques y áreas verdes de la Municipalidad, quienes al no saber como hacerlo dejaron al pobre ejemplar deformado totalmente. Creo que ni los pintores del surrealismo se imaginaron que podría haber un árbol así en la realidad. El pobre árbol quedó maltrecho y sin forma y en mi parecer está agonizando lentamente pues no creo que resista mucho tiempo asi.
Pero lo terrible esta por llegar pues al cruzar la calle Pevas descubro al artículo publicado por Pro & Contra le faltó mencionar que fueron 6 los árboles talados en su totalidad y no 3 como manifestaron. Algo que deberían empezar a hacer en las diversas municipalidades de la ciudad es CAPACITAR a sus trabajadores de parques y áreas verdes en el cuidado de los jardines y en la forma correcta de podar los árboles. Basta ya de improvisaciones y de trabajar por trabajar. Además el señor alcalde y su legión de regidores y demás funcionarios deben entender de una vez que la solución esta en podar adecuadamente y no en talar y depredar a su manera y a su antojo, en el lugar y a la hora que les da la gana. Si seguimos así, Iquitos estará llena de palmeras americanas y más se parecerá a las playas de Miami que a la capital de la Amazonia Peruana. Aquí algunas imágenes para que se imaginen como me sentí y es que aun no puedo creer que esto esté pasando en mi ciudad.

¿Has escuchado hablar alguna vez de Murphy y de sus famosas leyes? ¿Crees en la “mala suerte”? ¿Eres supersticioso o supersticiosa?

murphy2

Recuerdo que cuando era niña, mi tía, quien era una mujer sumamente supersticiosa, se moría si por accidente derramaba sal en la mesa. Me hacía que le rezara en voz alta el Padre Nuestro a fin de alejar de mi vida los muchos años de maldición que se me venían encima de manera inminente y fue así que le empecé a tener miedo a una serie de objetos y circunstancias que se me iban presentando en el camino. No debía romper un espejo y peor mirarme en él porque si no sufriría 7 años de mala suerte, no debía pasar bajo las escaleras pues me quedaría solterona de por vida (eso sí debí hacerle caso), no debía cruzarse conmigo un gato negro (tenía que ver bien porque soy miope y en la noche, los marrones pasan por negros), los paraguas no debía abrirlos dentro de la casa y menos barrer en la noche (sería pobre por el resto de mi vida).

A medida que fui creciendo y tomando conciencia de que aquello no influía en mi vida como había imaginado, las supersticiones pasaron a segundo plano e incluso debo admitir que le saque la vuelta a todas las recomendaciones de mi tía. Todo parecía estar tranquilo en mi vida hasta que por cosas del destino o de mi “mala suerte”, llegó a mis manos el libro Leyes de Murphy solo para mujeres de la escritora, periodista e ilustradora argentina Ana Von Rebeur.

Admito que este libro estaba predestinado para mí. Aquella noche en la que ni tenía la menor idea de lo que pasaría después, llegue a la librería SBS acompañando a un amigo intelectual en su búsqueda del Rey. Mientras él se sumergía en el mundo tenebroso y escalofriante de Stephen King, yo que no buscaba nada en concreto, de pronto fui arrastrada por el deseo de tener en mis manos un libro fucsia muy particular.  Me llamó mucho la atención el dibujo de la portada de una mujer con 8 brazos y en cada mano tratando de lidiar con todos ellos a la vez.  Al ver aquello me sonreí y decidí comprarlo.

Tras dos días de leerlo y reírme gracias a sus ingeniosas caricaturas, llegué a la conclusión de que las leyes expuestas en el libro marcan la tendencia perpetua de la vida de una mujer a convertirse en un pequeño infierno y que el tal Edward A. Murphy Jr., un ingeniero de desarrollo que trabajó en experimentos científicos en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, fue un brillante fracasado, ya que aunque los experimentos le salieran horribles, Murphy pasó a la historia echándole la culpa de sus errores a la tendencia general de las cosas a salir mal. En resumen, Ana Von Rebeur nos dice que todo en la vida falla, pero lo que nunca falla es que las cosas tienen una tendencia a ponerse peor.

Debo confesar que no creí en eso de que las cosas van de mal en peor pero ayer en la tarde, llegué a mi trabajo muy feliz. Antes de entrar, un gato negro se me cruzó pero no le di importancia. Como de costumbre encendí la computadora dispuesta a revisar mis mails pero en la pantalla solo salía: error del servidor. Ilusa vuelvo a intentarlo y nada, entro a Twitter y me doy con la sorpresa de que Gmail había fenecido. El horror se apoderó de mí, pensé en mis mails y mis contactos y me dediqué a maldecir a internet pero felizmente mis súplicas fueron escuchadas y el servicio se restableció. Con tantos nervios se me dio por comer, abrí el cajón de mi escritorio y una enorme, peluda y negra rata saltó de dentro de él. Grité horrorizada y me olvidé que estaba en una biblioteca. La seguí pero ésta  se logró esconder en el almacén. Regresé al cajón y encontré que mis dos paquetes de galletas habían sido su banquete celestial. La maldigo fuertemente y la rabia se apodera de mí. Tras una hora de aparente calma, jóvenes universitarios aparecen en mancha faltando 10 minutos para cerrar, quieren libros, revistas, periódicos, copias, etc. Exhausta y pensando en que más mal no me pudo ir, tomo un motocarro rumbo a casa pues tengo una reunión dentro de una hora y estoy algo atrasada. Al llegar me doy con la sorpresa de que no tengo la llave y no hay nadie en casa para abrirme. Desesperada voy al trabajo de mi prima a pedirle la llave. Me visto como loca y la blusa se me rompe. Llego al evento y este para variar es un verdadero desastre en cuanto a organización. Al final, termino caminando sola de regreso a casa pues mis familiares y amigos me abandonaron a mi suerte en medio del caos. Por esta vez, el gato negro sí que me trajo mala suerte y gracias a las leyes de Murphy mi mala suerte se convirtió en algo peor.

Si sientes como yo, que la vida te juega bromas pesadas y que te pone a prueba todos los días sólo para ver cómo te las ingenias para salir del paso, lee las Leyes de Murphy solo para mujeres, aunque no te resulten los consejos, al menos te divertirás.

Si les interesa saber más sobre Ana Von Rebeur y sus Leyes de Murphy solo para mujeres, visiten su blog www.leyesdemurphyparamujeres.blogspot.com

mazingerz

Los intelectuales dicen que la televisión embrutece, que nos hace más torpes y atrofia nuestros sentidos. Como miembro honoraria de la generación basura (80’s), puedo asegurar que aquella afirmación es una vil mentira pues, si algo ha hecho la televisión por mi es estimular mi imaginación… y obligarme a usar lentes (pero ese es otro tema).

A diferencia de otros niños de mi barrio, de niña solía estar sola pues no tenia hermanos pequeños y no me estaba permitido salir a jugar todos los días, por lo que aparte de mis amigos imaginarios y mis juguetes, la caja boba o Tv fue mi gran aliciente para matar la soledad.  Recuerdo que tenía un televisor en mi cuarto. Era un Trinitrón color negro, tal vez de 14 pulgadas, de esos que en vez de botones tenía una perilla que iba del 1 al 13 y otra para los canales UHF que disfrutamos gracias a TVS (el pionero en brindar servicio de cable en Iquitos). Si no hubiera sido por él probablemente ahora no sabría todo lo que ahora se. Pero lo más importante, es que sin mi viejo y querido televisor nunca hubiera conocido a todos esos héroes de infancia que hoy colman las estanterías de mi memoria.

En la década de 1980 la televisión peruana estaba literalmente tomada por los dibujos animados de robots. Desde las 8 de la mañana hasta casi el mediodía, la programación de todos los canales repetía hasta la saciedad series que tenían como protagonistas a metálicos personajes como  Robotech, los Transformers, el Vengador, Mazinger Z, El Gladiador, Arbegas, Ironman 28 y toda esa tira infinita que por cada malo que vencían, destruían la ciudad y se iban a descansar hasta que otros malvados volviesen al ataque otra vez.

Los niños estaban en su gloria, mientras que las niñas teníamos que contentarnos con ver a los robots en acción y debo admitir que me llegaron a gustar tanto que hasta pedí de regalo un Mazinger Z (claro que no me lo dieron). No recuerdo con exactitud, pero un día todo cambió. A las nueve de la mañana, si la memoria no me falla, apareció Gigi, la protagonista de un dibujo animado del mismo nombre que, a pesar de tener un corte femenino, encandiló a todos los niños y niñas de mi generación. Para refrescarles la memoria, Gigi era una niña pelirroja, no recuerdo de qué planeta, que tenía tres mascotas que hablaban y por lo general tenían más sentido común que ella.

Pero lo interesante de la serie era el collar que le colgaba en el cuello: un bastoncito rojo y blanco que cada vez que era invocado, transformaba a Gigi en la persona que ella quería… ¡y que transformación! que probablemente inauguró el instinto sexual de todos los niños de mi generación. Porque cada vez que esta niña experimentaba una de sus famosos cambios de piel, justo a medio camino entre una cosa y otra, se mostraba (unos pocos segundo apenas) la figura de una adolescente desnuda mostrando el trasero. Los niños mañosones de mi época, se pegaban a la pantalla para captar mejor la imagen, a falta de un reproductor para grabar, y pasar luego la escena en cámara lenta, mientras que las niñas soñábamos con tener algún día aquel cuerpo perfecto.

Por supuesto que ella no fue la única de su tipo en arribar a la televisión nacional. Paralelamente a su emisión, otro canal lanzaba al aire “Angel, la niña de las flores“, la cual, a diferencia de Gigi, no mostraba ni el tobillo y era de lo más ingenua buscando por todo el mundo la flor de los siete colores, la cual para variar estaba en el jardín de su casa. Otro cantar fue Candy, que a pesar de ser toda dulzura y amor siempre terminaba llorando y fue la niña más jugadoraza que he visto, pues todos los chicos se enamoraban de ella, incluyendo al malvado Neal.

Había también una serie de personajes singulares entre humanos y animales que nos hacían las mañanas y las tardes más entretenidas como los Looney Toons, los Superamigos, la abeja Maya, los Pitufos, Sport Billy, Cool Mc Cool, Cobra, He-Man, She-ra, Jem, la Familia Meñique, los Globe Trotters, Thundercats, Heidi, Marco, El fantasma del espacio, Lady Oscar, mi pequeño Pony, los Cariñositos, la Gata loca, los Gemelos Fantásticos, los Superamigos, GI Joe, las Urracas Parlanchinas, Super Ratón, Conde Pátula, Yogi, Don Gato y su pandilla, Picapiedras, Supersónicos, Popeye, Tom y Jerry, Astroboy, Meteoro, etc

Obviamente había habían mucho más y es que la Tv era el objeto más preciado e indispensable para los niños y niñas de mi edad, algo así como lo es la computadora para los de ahora. Si bien con la TV no podíamos comunicarnos en simultaneo con otras personas, pero podíamos ir a donde queríamos con  nuestra imaginación. Hoy, en plena base tres (no diré mi edad), al contemplar  con mis sobrinos los dibujos actuales como Bob Esponja, no hago más que añorar aquellos dibujitos del ayer.

lady20oscar

Por: Sofía Herrera

Se me hace un poco difícil hablar de esta obra. Me gusta tanto que tengo miedo de hacer una crítica excesivamente subjetiva, caer en el fanatismo y defender un libro que, con sus limitaciones y defectos, me parece extraordinario. El Guardián entre el Centeno (The Catcher in the Rye), de Jerome David Salinger, más conocido como J.D Salinger, es una novela magistralmente escrita  que debería ser leída por todos, especialmente por los adolescentes. 

salinger

Argumento: El libro explica un par de días de la vida de Holden Caulfield, un adolescente de 16 años, quien ha sido expulsado de una escuela privada por bajo rendimiento. Es un niño mimado por sus padres, consentido hasta la saciedad, al que nada le gusta y todo lo aborrece. En una insensata huida sin rumbo fijo (para evitar explicarle a su padre la mala noticia de su expulsión ¡por tercera vez!), el protagonista vive los aspectos más bajos de la sociedad. Sin saber demasiado bien qué hacer con su vida (de hecho nunca sabe lo que hará en los siguientes diez minutos), Holden pasa una noche en un hotel, conoce gente, tiene encuentros con mujeres y visita a su hermana pequeña Phoebe a quien adora por representar la última cadena que lo une con su infancia. En fin, solo vive. 

Introducción: Hace un mes, mi amiga Cecilia entró en mi habitación y se puso a curiosear entre los libros de mi estantería. De repente se giró hacia mí, sorprendida y algo escandalizada, y me dijo algo como: “¿qué haces con éste libro? ¿no era la novela favorita de Hitler o algo así?”. La verdad es que me sorprendió mucho que fuera considerado un libro “maldito” porque, desde luego, nada de su pacífico contenido lo merece. Los comentarios que había oído mi amiga provenían de un amigo suyo, que había conocido por el chat, pero estos comentarios en sí no venían de que le gustara a Hitler sino de que era el libro de cabecera del hombre que mató a John Lennon. Aparentemente estaba obsesionado con él y lo llevaba consigo cuando disparó. Que eso le pueda crear mala fama al libro es taaaan injusto. Me pregunto qué hubiera pasado si el asesino hubiera estado obsesionado con la Biblia.

Cuando lo compré desconocía de esa “maldición”, yo solo había leído una buena reseña sobre él en la revista de literatura Cuadernos Hispanoamericanos y eso era suficiente. Recuerdo que hace tres años mi vida sentimental era un caos, había tocado fondo y lo que más quería era desaparecer, por eso cuando empecé a leer mi resentimiento se hizo más fuerte y odie a la sociedad y a sus reglas porque de alguna manera era la sociedad la que en esa oportunidad impedía que fuese feliz. Conforme fui leyendo decubrí mucho del personaje en mí pues me hizo retroceder a la época de colegio y recordar las palomilladas que les hice a mis profesores, los tacos en los exámenes y hasta el día en que salí de casa rumbo al colegio pero como odiaba a la profesora de religión, decidí deambular por las calles sin rumbo fijo. Poco a poco el personaje y yo nos fuimos volviendo uno solo y aunque al principio le tenia alguna cólera por ser tan malcriado y conchudo, después llegué a sentirlo muy humano y hasta desprotegido pero lo que en verdad terminó por rendirme ante él fue su deseo oculto de volver a la niñez. La vida adulta nos depara dolores sentimentales tan grandes que cuando vemos jugar a niños en la calle, tan felices sin preocuparse por nada, nos dan ganas de volver a esa etapa, otra vez. Al menos a mí me ha pasado. 

Opinión: He leído que muchos dicen que es un libro muy sobrevalorado, mientras que otro piensan que es una maravilla y otros dicen que no vale nada, pero en sí ¿qué tiene de especial este libro? Desde mi punto de vista puedo mencionar la manera en que está escrito, que puede mover a la adoración o al odio. El estilo es muy directo, sencillo y cotidiano, con los pensamientos que le pasan por la cabeza al protagonista ametrallados uno detrás de otro en primera persona, de forma tan verosímil que  parece uno estar oyendo a un adolescente contando todos sus rollos de la vida diaria, tratando de sobrevivir a las reglas de la sociedad, más que leyendo el libro de un tal Salinger. Esta es un arma de doble filo: si bien Holden generalmente “cae bien”, hay momentos en los que es capaz de exasperar a cualquiera porque su conducta infringe toda regla que los adultos hemos tenido que asimilar y que ahora nos parece de algún modo cochante.

En el libro vemos una sucesión apresurada de situaciones más o menos cotidianas (diálogos con compañeros de colegio, paseos, cigarrillos), más o menos extraordinarias (visitas familiares de madrugada, coqueteos con una señorita de cariño negociable), reflexiones y críticas sobre la vida, el futuro (Holden se niega a crecer si eso implica aceptar la hipocresía de la vida adulta) y el comportamiento de la gente, algo que hice mucho durante mi adolescencia con excepción del cigarro y los amigos cariñosos. Holden admira y reivindica la naturalidad, originalidad y espontaneidad de los niños, de hecho, ama la infancia porque está libre de hipocresía y el protocolo que supone el saber comportarse como un adulto por lo que el desenlace nos hace sentir consternados y hasta golpeados, pues nos muestra que el antihéroe de esta historia, lo único que busca es la perpetuidad de ese mundo infantil donde la felicidad es plena y absoluta y quiere proteger a los niños de encontrarse con un mundo hipócrita, malvado y feo.

Resumiendo: Estoy completamente de acuerdo con quienes dicen que esta novela mantiene cautivado al lector y aunque no lo haya leído durante la adolescencia pues llegó a mis manos tarde, me he sentido plenamente identificada con la historia y con parte de la personalidad de Holden,  pues todos hemos sido adolescentes rebeldes de la sociedad y sus normas y hemos deseado ser los guardianes de aquellos que están por llegar a la adolescencia  a fin de salvarlos del “infierno” que empiezan a vivir.  Esta es una novela que tiene mucha más fuerza si se lee “cuando toca”, es decir, o bien siendo adolescente (el momento en que es más fácil identificarse con las andanzas del bueno de Holden), o al menos en alguna etapa en que uno se pregunte qué diablos hacer con el resto de su vida y decida vivir intensamente cada momento mientras se lo piensa, sacando a flote el Holden Caulfield que todos llevamos dentro.

Fragmento que me gusta: [Holden habla con su hermana menor] “¿Sabes lo que me gustaría ser? ¿Sabes lo que me gustaría ser de verdad si pudiera elegir? (…) Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños. Y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Sólo yo. Estoy al borde de un precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan a él. En cuanto empiezan a correr sin mirar adónde van, yo salgo de donde esté y los cojo. Eso es lo que me gustaría hacer todo el tiempo. Vigilarlos. Yo sería el guardián entre el centeno. Te parecerá una tontería pero es lo único que de verdad me gustaría hacer. Sé que es una locura”. 

salinger2