Posts etiquetados ‘Mundo Teen’

Mentiroso amor

Publicado: 9 agosto 2009 en Miss Lizzy
Etiquetas:, ,

loveisalosinggame

–          Lizzy: No me mires así, pareces un mongo.

–          Juan: Te miro así porque te amo.

–          Lizzy: Jajaja… qué iluso, tú no me amas

–          Juan: Sí te amo, tú no me haces caso.

Cuántas personas te dicen eso al mes, cuántas veces escuchas un “te amo”  tan falso como la cabellera de la bruja de “Travesuras del Corazón”, si no lo escucharías tan seguido tal vez sonaría más verdadero y sincero, son esas cosas aparentemente tan triviales las que convierten a las personas en lo que nunca quisieron ser.  Yo nunca esperé ser como soy hoy, pero soy feliz.

Cuando te dicen te amo con tanta falsedad, con tanta facilidad, como si fuera una cosa muy natural, se te hace complicado creerlo, sobre todo si te lo dijo un ex enamorado con los ojos clavados en tus pupilas, como si en verdad lo estaría sintiendo, puede que se lo hayas creído y puede que hayas confiado en sus palabras y puede que te haya mentido, a partir de ahí te conviertes en algo diferente o te vuelves tan mentirosa como aquel que te mintió (incluso peor), tal vez te vuelvas una persona indiferente con el tema del amor y te quedes soltero(a) toda tu vida. O tal vez te suceda eso que algunos llaman madurez y te vuelvas una mejor persona, lo cierto es que en la mayoría de los casos ocurre lo primero.

Particularmente,  me siento bien por el momento estando sola, no niego que cuando tengo enamorado también la paso súper, pero no soy de las que se casen con nadie, prefiero mantener mi libertad y no me arriesgo mucho, es decir, si se complica el asunto lo dejo pasar, o mejor dicho, me aparto y corto; si la cosa se pone seria, igual, un paso al costado y paso. No me veo vestida de blanco frente al altar, no digo “te amo” cuando no lo siento de verdad. Recuerdo haberlo hecho una vez con el sexto enamorado que tuve, él me dijo al oído “te amo”  Les juro que me sentí súper extraña, sabía que no lo decía en serio sólo era de momento, de seguro que trataba de llegar a “otro level”. Como no soy nada juguetona, le seguí la cuerda y le dije: “también te amo”, con esa voz que las mujeres sabemos que a ellos les gusta escuchar. Después de dos meses terminé con él por dos motivos: uno, porque ya era muy peligroso y aburrido estar con él  pues pasábamos mucho tiempo solos y; dos, porque quería saber si su “te amo” era sincero, lamentable o felizmente mi intuición nunca me falla y él nunca volvió para demostrarme que su fabuloso “te amo” era verdadero. No lo juzgo porque tampoco yo lo amaba en realidad.

Pero los “te amo” no se demuestran con palabras, los verdaderos “te amo”, están en el corazón y se demuestran de mil maneras, si alguna vez amé a alguien este nunca lo supo, como dije líneas arriba, no me gustan los compromisos serios, tal vez cuando tenga treinta piense en ese tema como algo  importante o urgente, muchas veces el amor significa sacrificio, mas cuando sabes que puedes lastimar a alguien, hay quienes dicen que el amor nunca lastima pero yo por experiencia sé que el amor,  así como puede ser el mejor remedio para un corazón solitario, también puede resultar la peor herida que alguien te pueda causar.

El amor es algo que está muy lejano de lo que se vive en la realidad, es un idealismo, todo lo que existe fuera del amor es pasión, ilusión  o como se quiera llamar, pero el amor as algo más puro, el amor verdadero es eso que une a las personas para el resto de sus vidas, hay quienes lo encuentran muy pronto, no sé si es cuestión de suerte o es sólo el destino el que elige quién se enamora y vive feliz y quién nunca encuentra ese amor verdadero que muchos anhelamos, el amor por muy puro que sea no sirve si la otra persona no te corresponde. Las relaciones están hechas de a dos (a veces de tres o hasta cuatro), pero nunca de una sola persona.

Creo que es mejor quedarse solo a estar con alguien sólo por llenar esa carencia de cariño, hay muchas otras formas de calmar las ansias sin lastimar a alguien, para eso se tiene amigos cariñosos,  agarres y tantas opciones más que no requieren de ningún compromiso personal ni serio.

La idea es ser libre, en cualquiera de los casos  tener tu propio espacio, yo no creo que el amor sea celoso. Si yo llegaría a estar con alguien a quien ame de verdad no tendría la necesidad de mentirle o “sacarle la vuelta”,  por lo tanto tampoco dudaría de su fidelidad. Si él me engaña será el único que se friegue, puesto que no soy de las que se aguanten y lo dejaría ir, es más me desaparecería de su vida si fuese posible. Es muy patético ver a tu “ex” con su pareja actual.

Concluyo diciendo que los “te amo”, se pueden usar para muchas cosas menos para decir la verdad (en la mayoría de los casos), el que lo siente nunca lo dice, simplemente lo demuestra, yo no quiero alguien que me diga: te amo, para luego dejarme por alguien que se le cruce en el camino.

Quiero mis quince

Publicado: 2 agosto 2009 en Miss Lizzy
Etiquetas:, , ,

quinceanera

En mis tiempos la mejor fiesta quince era aquella en la que la quinceañera se parecía más a Barbie o a alguna princesa de Disney, el mejor color era el blanco más blanco. Hoy en día se ven fiestas temáticas en las que la imaginación y el derroche se dejan apreciar a leguas de distancia. Desde los preparativos, hasta los más mínimos detalles de la fiesta, los vestidos pueden ser del color que sea, siempre y cuando vayan acorde con la decoración.

De cualquier modo, sea como fuere las celebraciones de los 15 años siempre son especiales, siempre están llenos de ilusiones, de sueños y de la idea de  que a partir del momento en el que tus padres te presentan como “una señorita de sociedad”, ejercen una fuerte influencia sobre ti. De pronto sientes que te prestan más atención, no sólo los chicos que antes te miraban como una “niña”, sino tus padres, tu familia en general, te dan un lugar importante en las reuniones y lo que es más, te permiten  opinar, cosa que a los niños pequeños no les está permitido en general, lo cual genera la responsabilidad de hablar y expresarte correctamente frente a las personas.

Al pensar en una celebración de 15 años, viene a mi mente el vestido, la torta, los invitados, el local, la comida, qué van a beber los invitados, el color de mis zapatos, mi maquillaje, la manicure, el maquillaje otra vez, y la lista continúa hasta el infinito y más allá.

Pero que emocionante es recordar esa etapa, antes de los 18, el 15, es el único día en el que te puedes quedar despierta hasta las 6am, incluso puedes embriagarte y estar con todos aquellos amigos a quienes tu mamá no quiere ver, total, es tu fiesta no la suya.

Pensar en ¿quién será mi chambelán? Puede ser que  pongan a tu hermano mayor o a tu mejor amigo, a algún hijo de uno de los mejores amigos de tu padre, o al primo ese que estudia derecho y es un orgullo para la family, o a tu vecinito que le enseña las tareas a tu hermanito de 7años, tal vez quiera serlo tu papá, en la mejor de las circunstancias le pides al chico que te gusta que lo sea y listo, lo tienes para ti al menos una noche y después ¿quién sabe? Para ese día me hubiera gustado tener poderes mágicos y convertir a Ken en un ser de carne y hueso para que sea mi chambelán.

Uno de los conflictos más terribles y catastróficos para ese día es pensar en ¿qué hago con mi enamorado?  No sabes si ponerlo de anfitrión o que se incluya en la lista de los mozos, en el mejor de los casos puede ser el chambelán, el problema es que si es el chambelán corres el riesgo de tenerlo en tu video de recuerdo con fotos y todo, terminar con él y tener que verlo recordándolo todo cada vez que veas tu fiesta en tu DVD. Así que no conviene, pero tampoco lo puedes tener de invitado común, finalmente lo pongo de paje con mi mejor amiga ¡Ojalá no se lo coma! Jejeje.

¡Ay! Lo había olvidado, los pajes y las damas, debes elegir a las personas correctas, tus amigos más cercanos, tal vez hacer de celestina y ponerle el chico de sus sueños a una de tus amigas, me gustó un 15 en el que las damas y los pajes eran sólo las primas y primos de la quinceañera, pero esa familia es realmente numerosa.

Luego está  el local, este es un punto muy importante ya que no eres la única quinceañera del año y puede que tus amigas lo celebren el los mejores locales de la ciudad, tú no puedes ser la excepción, entonces tienes que hacer la reservación con un año de anticipación si es posible.

También tenemos que ver la ceremonia, que cambia en cada localidad de acuerdo a la cultura,  lo más común, por lo menos en nuestra sociedad es el cambio de zapatos a la media noche, el brindis, el tiempo de vals, las palabras del padre, de la madre , del padrino, de la madrina, del perro … y por último de la quinceañera.

No olvidemos el show party, es el momento en el que tus invitados deben quedar boquiabiertos y disfrutar lo más que puedan junto a ti, si algo sale mal lo sabrás al día siguiente cuando el chisme (que nunca se hace esperar), haya diseminado en tu grupo social.

Lo cierto es que en la noche de tus quince, sientes que te transformas en una nueva persona, sientes que estás iniciando una nueva etapa, te sientes como una rosa en etapa de florecimiento (lo triste es saber que un día te vas a marchitar), se tiene que celebrar con toda la pompa posible, con toda la chela de la ciudad y con los chicos más codiciados de tu generación,   también se debe invitar a las chicas más odiosas para que tengan de qué hablar al día siguiente y te hagan aun más popular (si es que lo eres, obvio).

No importa el gasto que se haga en para esta ocasión, lo único que importa es que todo salga bien, hermoso, chic.

De boca en boca

Publicado: 25 julio 2009 en Miss Lizzy
Etiquetas:, ,

74953178

Cuando estás con alguien, sabes que los besos que se dan encierran cariño, afecto, respeto, tal vez algo de morbo si son muy largos, y definitivamente siempre estarán llenos de algo por el derecho de compartir  una relación marcada por un inicio “formal”,  es decir saben que son enamorados porque un día él te hizo la pregunta mágica: ¿quieres estar conmigo? Y luego todo lo que pasa entre ellos está permitido y consentido.

Pero ¿de qué están llenos los besos prohibidos? esos que se dan en la oscuridad, donde nadie los ve. Me pregunto muchas veces si al menos habrá algo de cariño o estima en ellos o es simplemente placer por besar. Pienso y pienso ¿puede alguien besar a otra persona a quien no aprecia por lo menos tantito? ¿Puede uno besar a alguien que no le llama la atención?

Cuán difícil es descubrir si realmente te interesa alguien, muchos toman la decisión más práctica: besar. Y si en el beso no siente una conexión especial entonces se dice a sí mismo “esta no es”, pero ¿qué fue lo que inspiró ese beso? Pienso que en este caso el beso es algo así como un análisis de sangre. Entonces el beso es clínico.

¿Es que acaso se puede besar por besar?

Cuando uno empieza su vida romántica (en la actualidad los niños de 5 años ya tienen novia, en los tiempos que recuerdo he vivido hablar de un novio a los 12 era la cosa más genial y la más intrépida que pudieses contarles a tus amigas), con ella da inicio a los besos de su vida, y con ellos a las pasiones desenfrenadas que muchas veces terminan en proyectos de nueve meses, para rematar no deseados.

Cuando recibes el primer beso, se puede comparar la experiencia con el descubrimiento de América o con ganar el premio del “Latin American Idol”, piensas que nunca más besarás a otra persona o que ese fue el beso más hermoso y  nunca conocerás a alguien que te bese igual.  Sin embargo, conforme pasan los años y conoces más gente,  así como nuevos sentimientos, tu lista de “besados” va creciendo cada vez más y más, cosa que a los 19 años das una mirada retrospectiva y te sientes como una zorra, incluso te sientes orgulloso de prostituir tus labios, más cuando alguien te dice: ¡Wow, qué labios nena!

Creo que una persona que no besa vive amargada, triste y frustrada. Por otro lado, y regresando a lo que quería decir, cuando besas las veces que quieras y a quienes te provoque puede traer por ratos una sensación de soledad, yo he besado alguna vez a alguien que para nada me interesaba, como también he besado a los chicos que he deseado, pero ¿qué es lo que hace que un beso sea importante?

Me he preguntado miles de veces ¿por qué beso a alguien? y la respuesta siempre es la misma: porque quise y pude, así que lo hice. Tanto besar puede producir un sentimiento de costumbre y te dan ganas de besar por besar, creo que se llega a ese punto principalmente cuando uno ha querido mucho a alguien, en cada beso sientes que de pronto y le das una parte de tu alma o toda ella, pero te lastiman y entonces te conviertes en una especie de máquina de levantar pasiones y te vuelves un besador promiscuo, por ende un maestro en el arte de hacerlo.

Besar a cuantas personas quieras casi todo el tiempo hace que los demás digan que uno es un jugador, en el caso de ser hombre o una zorra en caso de ser mujer, pues la gente habla por hablar, no creo que exista alguien en el mundo que haya besado a una sola persona en toda su vida, creo que todos queremos experimentar cosas nuevas cada día y, por qué no, distintos labios en cada oportunidad. Hay quienes pierden la cuenta de las personas que besan y hasta olvidan la sensación que les produjo, ni siquiera miden la importancia que tiene en su vida la persona que se los dio, esos son los que besan por besar. Un buen besador es aquel que entrega una parte de sí en cada beso y le da la importancia respectiva a cada una de las personas que pasan por sus labios.

Yo estudio minuciosamente cada beso que recibo o doy, si me lo dieron sin ganas o por pasar el rato, yo lo sé; si en serio lo deseaba o sólo fue por compromiso, lo siento; si a través de ese beso el individuo busca algo más (en estos casos mejor me corro) o es un beso tímido e inocente, puedo percibirlo; a veces se besa por seguir la corriente a alguien y por el morbo de querer saber qué hay más allá de eso, pero cualquiera que sea el motivo, el beso es un medio sublime de expresión de cariño o cualquier otro sentimiento que te impulse a hacerlo, muchas veces es sólo cosa de hormonas.

El beso es la forma más sencilla de decirle a alguien: ¿quieres ser mi enamorada? O la menos comprometedora de expresar un: “lo nuestro es sólo agarre ¿entendido?”

Un beso puede, desde convertirte en la persona más feliz del momento hasta convertirte en la prosti del año.

Pensando en eso he escrito este post, no sé si logré expresar mi preocupación y mi sentimiento de culpa, porque creo que me estoy convirtiendo en lo segundo, creo que a veces las personas hacemos cosas por impulso, lo disfrutamos, pero luego nos damos cuenta de que nos estamos quedando solos, no identificamos las cosas que son serias y las que deben correr por su cuenta, las que debemos dejar ir porque nunca debieron suceder. Recuerdo que en algún momento de mi lejana infancia deseaba a todas voces que la primera persona a la que tenga que besar por primera vez sea la misma con la que comparta el resto de mi vida, mas este sueño utópico se desvaneció precisamente con mi primer beso. La gente es como es y por más que intente no puede ser distinta, quisiera poder esa niña inocente que fui en algún momento, pero es demasiado tarde para querer dar vuelta atrás. Ahora… ¡a seguir besando!

Puntos

Publicado: 19 julio 2009 en Miss Lizzy
Etiquetas:, , , ,

puntos

Estaba yo conversando con una amiga mía cuando en medio de la charla tocamos el tema de “los ex”, tratando de contabilizar cuántos enamorados habíamos tenido y dándole el grado de importancia respectiva a cada uno.

Salían los nombres uno tras otro, mientras los dedos se lucían en modo de apoyo (para no perder la cuenta), cada uno por orden cronológico, con su incursión individual en nuestras vidas, terminamos la cuenta de ellos, no fue muy larga que digamos, entonces no pude evitar pensar en aquellos pasaron por mi vida sin llegar a mantener una relación de manera oficial, con quienes los momentos vividos son tan pasajeros y tan fugaces que valen la pena vivirlos, esos que “sin querer queriendo” se constituyen como “el mejor beso que he recibido” o fácil y llega a ser el gran amor imposible de tu vida o sencillamente “tu agarre”.

Con mucha concentración los categorizamos e hicimos una lista con la clasificación, planteando un concepto para cada categoría.  Pondré en lista esas categorizaciones para que conozcan los conceptos básicos:

El agarre.- Es tal vez, el más importante en esta lista. “El agarre” es aquel a quien acudes en cualquier momento, es el que siempre está disponible,  no necesitas cambiarlo porque puedes tener varios a la vez. Y lo mejor de todo es que no tiene derecho a reclamo. Es alguien con quien siempre puedes contar porque con él no hay paltas, conoce sus límites y sabe hasta dónde puede llegar contigo.

El amigo cariñoso.- Se puede decir que es aquel a quien siempre tienes cerca, que te ayuda en lo que puede, pero recibe su recompensa, el amigo cariñoso es en la mayoría de los casos alguien a quien llamarías “tu mejor amigo”, es alguien que te gusta pero con quien no piensas tener una relación seria.

El amigo con derechos.- Este es el único extra-oficial que te puede reclamar porque te vea con otro y viceversa, él sabe lo que tiene contigo aunque el resto del mundo no tenga idea, sabes que no busca algo serio contigo y tú tampoco con él.

El punto.- El punto cumple casi la misma función que “el agarre”, pero como dice su nombre, lo buscas sólo para cosas puntuales que sólo tú y él  saben. Desde ir a fiestas y hacer la finta, hasta cosas que van más allá de besos y abrazos.

El teterita.- “El teterita” es alguien a quien usas vilmente casi sin saber, te das cuenta de que lo fue cuando ya estás con otro, la particularidad del “teterita” es que cree que te está conquistando y te invita a  salir, al cine, a cenar y finalmente nunca tienes nada con él. Se le da ese nombre porque calientan  el agua  para que otro beba el té.

El escalerita.- Este es alguien a quien usas para llegar al objetivo, puedes incluso invitarlo a salir y le dices: “pero vienes con menganito”.

El firme.- “El firme” es nada más y nada menos que tu enamorado, él es al que presentas a tus padres y con quien te muestras en las reuniones que consideras importantes. Si tienes problemas con “el firme” todos tus amigos se enteran, cosa que no sucede con ningún individuo de las otras categorías. “El firme” tiene todos los derechos que le quieras dar. Es el que te aguanta todo. Al que llamas por teléfono para pedirle que te traiga helado.

El otro.- Este es el que se cree “el firme”, “el otro” no debe saber que lo es, es alguien a quien quieres casi tanto como “al firme”, tal vez más. Pero si terminas con “el firme” para hacer al “otro” de “el firme”, entonces necesitarás otro “otro”. “El otro” es el culpable de tus problemas con “el firme”, pero los necesitas a ambos para hacer más emocionante la relación.

El peor es nada.- El es el caso más triste de la lista, es alguien con quien estás por no estar sola, en general “el peor es nada” no es muy agraciado que digamos, lo bueno de él es que es el más sumiso de la lista, sabe que en cualquier momento tendrás que cambiarlo pero aun así está a tu lado.

Bueno, espero que esta lista les sea útil, por lo menos para identificarse. Un consejo: traten siempre de ser “el agarre” o “el firme”, porque son los únicos a los que se les puede considerar indispensables en la vida de las mujeres, ya que cuando dejas al “firme” no siempre hay un  “otro” pero siempre hay un “agarre”.

 

Entre Ana y Mía

Publicado: 12 julio 2009 en Miss Lizzy
Etiquetas:, ,

Se mira al espejo, se jala el pellejo que ya lo tiene bastante pegado a los huesos, piensa que aún está muy gorda, siente que debe seguir reduciendo medidas, ella no tiene límites, quiere ser aun más delgada, con 19 años y 32kg de peso. Sus padres no saben qué hacer para que retenga algo en su estómago, al menos gelatina.

bulimia

Su apariencia provoca repulsión para quienes la ven, sus amigas ya no la visitan y si lo hacen es sólo para darle lástima y recordarle lo mal que se ve, ella se deprime aun más y deja de comer por días, su novio ya no lo es más, incluso a él le parece terrible su aspecto, para ella es un golpe bajo, no puede manejar la situación y se hunde en su mundo decadente. Se sube a la balanza, sigue reduciendo peso, esto la hace feliz pero no lo suficiente necesita estar más y más delgada. Ahora se encierra en su cuarto, se sienta frente al ordenador y busca a chicas como ella en la red,  entra  en foros, en chats,  encuentra gente que sufre la misma enfermedad autodestructiva, comparten dietas, consejos, experiencias y todo, incluso llega a desarrollar un vínculo de amistad con ellas y siente que las quiere y que por ellas debe mantenerse firme, es decir, seguir reduciendo medidas.

Ella se siente obesa, no come y si lo hace termina botándolo todo en el inodoro, cada día se siente más débil, le fallan algunos órganos, se enferma más seguido de gripe y tiene muchos malestares estomacales, parece un estropajo, ella no lo acepta, pasa el tiempo, los médicos tratan de que recupere peso, mínimo 10kg, pero ella no ayuda mucho en esta labor.

Coctel  de medicina para ella, ya aceptó su realidad, pero eso no significa que quiera sanarse, seguirá el tratamiento porque quiere a sus padres,  pero esto no garantiza  que no recaiga.

Ella sale muy poco a la calle, tal vez sólo cuando va al médico, no quiere ir a su centro de estudios, ahí todos la miran como un bicho raro, ella sabe que está mal, ella sabe por qué la miran así. Muchos creen que la anorexia y la bulimia son únicamente producto de la mente de las que lo sufren, tal vez sea cierto, pero una vez avanzada la enfermedad  no es suficiente con que la enferma lo acepte, de que es un gran avance, lo es, hablando con una “Ana” me explicaba en sus palabras que tener un TCA (Transtorno del Comportamiento Alimenticio), que “es como que uno se exponga mucho en un día de lluvia y te digan: “oye, tápate o vas a pescar un resfriado”, y que luego te dé la gripe y te digan: “Tienes gripe, debes sanarte”. Con saberlo no te sanas ¿o sí? “.

Si digo esto no es porque justifique el hecho de que las niñas quieran ser más delgadas y lleguen a extremos, sino porque es lo que recogí de lo que ellas me dicen. He hablado tanto con “Anas” como con “Mías”, que son los nombres que usan para seleccionarse entre anoréxicas y bulímicas, ellas saben lo enfermas que están, cuánto daño hace todo eso, tanto a ellas como a sus familias e incluso a sus amigos. Durante mucho tiempo yo calificaba  a estas personas como tontas, vanidosas y muchas otras cosas, pues consideraba que yo era una niña sana y no importaba si estaba gorda o delgada, mientras esté sana todo estaría bien, entonces no conocía a nadie que sufra de anorexia o bulimia, no conocía a ninguna  “Ana” o a alguna “Mía”, pero hace un par de meses me encontré con alguien que sí está realmente enferma, es mi amiga, se ve decrépita, ella lo sabe, sabe también lo que los demás dicen de ella, si bien es cierto ella misma se llevó hasta donde está pero lejos de juzgarla me doy cuenta de que sigue siendo un ser humano, sea por bulimia o anorexia, el daño es muy notable y sufre. Algunos se preguntarán por qué estoy hablando tanto de estos temas tan deprimentes, pues lo hago porque como dije en mi anterior post he presentado molestias estomacales las cuales han llevado a mis padres a pensar lo peor, hace dos días al salir del baño después de haber almorzado mi madre me dijo en mi cara pelada y casi gritándome: “No Lizzy, tú inconscientemente estás desarrollando anorexia”. Fuera de hablar de mí, quiero aclarar la diferencia entre lo que es una anoréxica y una bulímica, que son términos que durante mucho tiempo las personas han confundido, incluyendo  mi madre, la anoréxicas (Ana), son aquellas que hacen ayunos, que evitan en lo posible ingerir alimentos, las bulímicas (Mía), por su parte, son las que vomitan todo lo que les sea posible sacarse del estómago.  Aunque hay algunas Anas que en ocasiones recurren a Mía para no sentirse culpables por haber comido algo.

En cualquiera de los casos, este no es un tema que se deba tomar a la ligera sobre todo si se trata de adolescentes, ya que estamos expuestos a querer siempre tener una mejor apariencia y muchas veces estos deseos de “verse bien” hacen que cometamos excesos, nadie está libre de caer en ellos. Por otro lado, respetemos a las personas que son víctimas de estas enfermedades y no las rechacemos ni las tratemos como si fueran cosas raras, recuerden que también son personas y tienen derecho a hacer lo que quieran con lo que tienen.