Posts etiquetados ‘mito’

Por: Ana Karina Junes Vásquez

Cuando de niña mi mamá me contaba sus anécdotas de Iquitos solía imaginarla como una pequeña que tenía una casa en pleno monte, que vestía pajas y vivía como Tarzán. Tal vez las películas de Johnny Weissmüller influenciaron en esa percepción que tenía al sentirme hija de una loretana, después de todo hablar de la selva en esos años era como hablar de un mundo extraño y casi inaccesible para una niña que recién empezaba a crecer en la caótica capital. En ese entonces jamás pasó por mi diminuta cabeza que en un futuro sería abrazada por todas aquellas visiones amazónicas, que dejaría la ciudad y usaría chinelas, que calzaría botas para el fango, que viajar en moto se volvería una de mis diversiones favoritas y que transportarme en bote se volvería tan cotidiano como cuando en Lima me subía a una combi.

Para mí  la selva es sinónimo de magia, de energía y de fuerza, quizás porque crecí rodeada de miles de historias de mi madre y mi abuela pero a medida que iba creciendo empezaba a notar las distorsiones que a ella le daban, cuándo el orgullo con el que decía que mi familia materna es completamente amazónica y se transformaba en el estereotipo de la típica broma, por tus venas corre sangre caliente. Entonces podía entender a mi madre y me enojaba, entendía cómo le molestaba cuando ella, una muchacha de 18 años, recién salida de Iquitos en busca de mejores oportunidades tuvo que soportar aquel estereotipo y burla de ser una mujer selvática. Mismo estereotipo que hoy por hoy se ve reforzado en los medios con la tan popular serie “Al Fondo Hay Sitio” y el personaje de la inquieta Gladys a quien El Comercio califica como la sensual ama de llaves cuyos movimientos han conquistado al jefe.

Lo que aparentemente se puede entender como una queja feminista es en realidad una reflexión ante los antecedentes vividos en nuestra televisión nacional, una falta de coherencia entre lo que el usuario reclama y lo que no. Inicialmente fue con la Paisana Jacinta y luego con el Negro Mama lo que generó el debate acerca de los personajes y a los grupos que representan en nuestro país. La gente saltaba en pro y en contra si dichas interpretaciones eran denigrantes tanto para la mujer andina como para los afro-peruanos. Entonces me interrogo ¿Acaso el personaje de Gladys no debería encender el mismo debate? ¿O es que ese estereotipo ha calado tanto en el colectivo que ya no importa?

De todo hay en estas viñas del señor y no pretendo negar que a muchas mujeres les guste explotar aquel calificativo que sus calurosas tierras le dan, pero esas son decisiones propias de personas que independientemente basan su valor en ello. No pretendo hacer un juicio ni de santificar la región, sólo llamar a la reflexión que detrás de esos estereotipos se encuentran muchos rostros serios y trabajadores de muchachas o madres jóvenes que no necesitan movimientos sensuales para poder salir adelante.

(Tarapoto, junio 2010)

[tweetmeme source=’pacobardales’ only_single=false]

¿Boa gigante?

Publicado: 14 noviembre 2009 en Diario de IQT
Etiquetas:, , , , ,

La noticia de por sí era grandiosa: una presunta boa gigante había aparecido en Iquitos. Como en 1997, cuando se dio la versión de una enorme anaconda de 40 metros había hecho de las suyas en el bosque. Casi en paralelo con el megaéxito de las mega criaturas amazónicas, llevado al cine por el inefable Lucho Llosa.

¿Habría vuelto nuestro “amigo” de la decada pasada?

boa gigante

Asi se dio la noticia en Iquitos:

La realidad supera a la ficción. Aparentemente una gigantesca boa negra se cansó de vivir en el fango y decidió salir del monte para llegar al río Nanay y buscar un nuevo hogar, pero a su paso dejó un imponente caño de casi 300 metros de largo de recorrido ocasionando que la maleza se vea aplastada y removida a su paso. Todo sucedió en el AH 25 de Mayo, en San Juan Bautista en horas de la noche del miércoles cuando arreciaba una torrencial lluvia con fuertes vientos, relámpagos y truenos que descargaban con furia precisamente en el fango, posteriormente el suelo comenzó a temblar. “Creíamos que era por el viento pero con la luz de los rayos se pudo observar en el fango algo grande que comenzaba a moverse” alcanzó a decir Jorge Rengifo junto a gran cantidad de vivientes del lugar.

Del mismo modo aseguró que a pesar de la tormenta se pudo escuchar el fuerte revolteo como que algo comenzaba a desprenderse y se rompían de raíz para luego fluir violentamente hacia la zona baja de esa zona cubierta de hierba, precisaron que con cada rayo era más fuerte el movimiento del fango y cuando la boa negra se pudo haber ido las descargas eléctricas desaparecieron para dar paso a la tenue lluvia que se prolongó hasta pasada la medianoche.

Otros vecinos muy temerosos enfatizaron que en el lugar no existe ningún tipo de desagüe como para pensar que las aguas pluviales rebasaron su capacidad en el alcantarillado y ocasionaran con la presión una especie de caño, manifestaron que desde que llegaron a vivir en el lugar el fango nunca se secó y que las gallinas y otros animales toda vez que iban a pastar por el lugar nunca más regresaban, por lo tanto están seguros que la boa gigante es la que produjo todo este temor.

En el caso de antaño, se descubrió que los periodos de inundaciones en la selva generaban esos desplazamientos de tierras, que son como “absorbidas” por la fuerza del río. A eso se llamaron “huaicos fluviales”. Es decir, había una explicación científica.

¿ En esta oportunidad estamos también ante un caso científico comprobado o esta es una más de las muestras de  la portensosa imaginación popular?

¿Verdad o mito?