Posts etiquetados ‘medio ambiente’

(Imagen: diario La Región)

Resulta muy preocupante la noticia de la cancelación de la residencia del religioso británico Paul Mc Auley, conocido defensor de causas indígenas y ambientales, director de la Red Ambiental Loretana.

La noticia, según el periodista Geovani Acate ,de  Radio Oriente:

El religioso británico de la Salle Paul Mc Auley, presidente de la Red Ambiental de Loreto (RAL) recibió hoy una resolución del Ministerio del Interior (MININTER) donde se le informa de la cancelación de su residencia en nuestro país.

En la resolución ministerial 0571-2010-IN, se alude un atestado policial del Departamento de Seguridad del Estado de la V División Territorial PNP, con fecha del 18 de agosto del 2009.

En dicho informe, se afirma que Mc Auley “ha venido participando en diferentes actividades de carácter político, como marchas de protesta (…) y demás actos que constituyen una alteración del orden público”.

En ese sentido, se determina que el titular de RAL ha incurrido en una infracción tipificada en el artículo 63 de la Ley de Extranjería, por lo cual se le cancela la residencia concedida en 2006 y se le dan siete días calendario para abandonar territorio peruano, sin posibilidad de retorno.

Cabe indicar el religioso británico no posee procesos ni juicios pendientes por este tipo de acciones. En cambio, se le reconoce por acompañar de manera permanente a las comunidades indígenas de las zonas del Marañón y el Pastaza.

En días pasados, Mc Auley anunció que la RAL solicitaría al Organismo Supervisor de la Inversión Privada en Energía y Minería (OSINERGMIN) realice una inspección a las bases de la empresa petrolera Pluspetrol, responsable del derrame de 300 barriles de crudo en el río Marañón.

Desde que llegó a Iquitos, Mc Auley inició su trabajo en defensa de las comunidades achuar afectadas por la contaminación con cadmio y plomo, producto de los vertimientos indiscriminados de las empresas petroleras en especial Pluspetrol. Es así que formó, junto a otros voluntarios, la Red Ambiental de Loreto (RAL), que mantuvo participación activa en las denuncias contra empresas e instituciones que atentan contra la calidad del ambiente.

Paul Mc Auley vive dos décadas en el Perú y su actuación siempre ha sido de dominio público de Loreto, además su defensa vehemente de las causas indígenas y ambientales. Ha seguido de cerca el caso de los temas de contaminación petrolera en el río Corrientes, del caso de Andoas, así como las concesiones foretales irregulares que se realizaron en territorio loretano el año 2006.

Precisamente por su posición decidida, Mc Auley ha sido constantemente satanizado por diversos intereses de poder. Uno de ellos fue el del alcalde de Maynas, Salomón Abensur, quien no dudó en tildarlo de “terrorista blanco” cuando Mc Auley y un colectivo de personas se opusieron a la  instalación del botadero municipal de Iquitos en la zona de amortiguamiento de la Reserva Nacional Allpahuayo Mishana, ubicada en la carretera hacia Nauta.

La figura de Mc Auley era tan resistida por los grupos de poder,  sobre todo aquellas vinculadas con intereses económicos de transnacionales extractivas y figuras del gobierno. El atestado para expulsar a Mc Auley del Perú está vigente desde el año pasado, pero los intentos por expulsarlo desde el gobierno  vienen desde el año 2008 (aunque los intentos de amedrentamiento contra su persona vienen desde el 2006)

Parece que ahora sí lo lograron.

(Portada diario Pro & Contra)

(Foto: Diario La Región)

Sin embargo, el Hno Mc Auley no está solo. Un memorial firmado  por los pueblos indígenas Awajun, Wampis , Achuar, Shawi, Candoshi, Shapras, Shiwilo, Kokama Kokamilla, Urarinas, Kichua, Shipibos, Ashaninkas, Witotos, Machiguengas y todas las nacionalidades indígenas de la amazonia peruana; está dirigido a presidente Alan García, al presidente de la Concejo de Ministros, a la Embajada de Inglaterra y a los medios de comunicación y en él se aboga para que no se cometa un atropello contra “un personaje que se identifica plenamente con la realidad de la Región Loreto y la problemática de los pueblos indígenas y el medio ambiente de nuestra Amazonía”

Todos los medios de comunicación de Iquitos y Loreto han brindado cobertura a la injusta expulsión de Mc Auley, de paso que ha permitido descubrir una increíble cadena de solidaridad a favor del religioso. Una serie de pronunciamientos de apoyo y  protesta por Paul Mc Auley se han multiplicado rapidamente en la región.

Extra: Se ha conformado un Comité de Lucha contra la Expulsión de Paul Mc Auley en Iquitos. Sus actividades previstas son las siguientes:

1.- Primera actividad:  VIGILIA:

Día: Viernes 2 de julio del 2010 (hoy)

Lugar Plaza de Armas de Iquitos

Hora 6:00 pm.

2.- Segunda actividad:  PLANTON:

Día: Lunes 5 de julio del 2010

Lugar Plaza 28 de julio – Iquitos (frente al Palacio de justicia)

Hora 6:30 am.

Se presentara el Habeas Corpus

3.- Tercera actividad actividad: MOVILIZACION:

Día: Miércoles 7 de julio del 2010

Lugar Plaza 28 de julio – Iquitos

Hora 3.30 pm..

[tweetmeme source=’pacobardales’ only_single=false]

Anuncios

(Imagen: Ronsoco Azul)

El derrame de petróleo crudo suscitado en  el río Marañón el fin de semana pasado, en  San José de Saramuro (distrito de Urarinas) es muy grave. No sólo por la contaminación en sí (que ya ha afectado a 28 comunidades alrededor), sino por las consecuencias inmediatas. 400 barriles se vertieron al río, diseminándose muy cerca de la Reserva Natural Pacaya- Samiria, hasta la comunidad de San José de Parinari, sino porque ha alterado considerablemente la vida de los afectados, además de las especies de flora y fauna que han sido pervertidas por la mancha voraz. Ninguno de los afectados fue inmediatamente atendido por la compañía responsable de los hechos – Pluspetrol – y aún ahora, 7 días después, persiste la escasez de agua limpia para consumo humano.

Existen muchas preocupaciones por lo ocurrido en el río Marañón. El hecho que haya sido un alto funcionario del Estado, como el Ministro de Energía y Minas Pedro Sánchez, quien haya fungido poco menos que como vocero oficioso de la compañía contaminante, al minimizar alevemente el nivel de la contaminación suscitado. También el que Pluspetrol  haya demostrado que no cuenta con un  efectivos plan de contingencia ante accidentes como estos, pero más aún, que sus políticas de responsabilidad social y ambiental son inexistentes, salvo cuando la ley se lo requiere de modo compulsivo.

Infortunadamente, este no es el primero de los varios daños que han cometido las empresas extractoras en nuestra Amazonía.  La larga lista de accidentes y atentados contra el medio ambiente parece persistir.  Lo peor es que en casos anteriores han sido mucho más nocivas las consecuencias, pero el actuar del Estado para requerir sanciones ha sido lento, tortuoso o ineficiente.

Por ejemplo, el 2 de octubre del año 2000, la misma Pluspetrol causó un accidente de muy seria consideración, en el que se derramaron 5,500 barriles. El Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana (IIAP) calculó que el impacto ecológico en la zona sería de 20 años, por lo menos. Dos años después, se generó el mismo accidente en el Marañón.

En el año 2003, una investigación de José Álvarez para el semanario Kanatari mostró un pequeño cementerio en la comunidad indígena Vista Alegre, en el alto río Tigre, donde se encuentran enterrados 21 niños, todos ellos afectados por una hepatitis fulminante que luego se demostró habían sido agravadas con la ingesta de pescado y agua, altamente contaminados con metales pesados vertidos por un pozo petrolero de la Occidental Petroleum Co en  el Lote 39, donde se localiza en el corazón de la región más biodiversa del mundo, calificada como una de las ecorregiones más importantes del mundo debido a su excepcional biodiversidad.

La Federación de Comunidades Nativas del río Corrientes (FECONACO) ha responsabilizado a Pluspetrol por 6 derrames de petróleo en el año 2007; por 18 derrames en el año 2008. En lo que va de este 2009, se ha responsabilizado a la empresa por 16. En el año 2006, un informe del Ministerio de Salud reveló que un 98 % de los menores de edad examinados de la cuenca del Corrientes superaban los valores límite de plomo y cadmio en sangre. De ellos, un 37 % presentaba altos niveles de riesgo.

En enero del año 2009, en la refinería de Petro-Perú, cuatro barriles de hidrocarburos cayeron a una quebrada en Barrio Florido. El agua de la zona tenía un fuerte olor a gasolina, y se reportaron casos de niños afectados por sarpullidos y manchas rojas en la piel, además de encontrarse peces muertos. En setiembre del mismo año, el vuelco de un grifo flotante ocasionó el derrame de más de tres mil galones de petróleo y gasolina al río Itaya.

La periodista Patricia del Río señala sus severas críticas al Estado por tener un mecanismo de compensación tan ineficiente que le impide cobrar multas por daños al medio ambiente. Señala del Río que de las 290 sanciones impuestas por Osinergmin a las empresas contaminadora, el ente regulador solo ha podido cobrar 111, mediante largos y  costosos procesos sancionadores.

Actualmente, un 72% de la Amazonía peruana está concesionada para explotación y extracción de hidrocarburos. La cifra ha crecido exponencialmente estos últimos 5 años.

Explotar las reservas de petróleo es estratégico para la Región Loreto, cada vez más empobrecida y huérfana de fuentes de trabajo y de divisas. Sin embargo, también debe garantizarse la protección del derecho a la vida y la salud de las personas, así como la protección de nuestra biodiversidad, verdadero capital natural de nuestra región. No asumir las responsabilidades por ese cuidado no sólo es nefasto para el futuro, sino, sobre todo, demandable no sólo ética, sino materialmente.

[tweetmeme source=’pacobardales’ only_single=false]

Del 21 al 24 de junio, coincidiendo con las festividades amazónicas de San Juan, Iquitos se convertirá en sede del 1º Festival del Libro y la Lectura Verde, organizado por el Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana (IIAP) y auspiciado por diversas instituciones. Una oportunidad inédita en actividades culturales en Loreto.

El objetivo del festival de la lectura verde, además de celebrar la Fiesta de San Juan, es presentar un espacio de comunicación científico alternativo, de sensibilización y practica de los conceptos de ecoeficiencia y sostenibilidad, como demostración de amor a la naturaleza, socializando los resultados de investigación atesorados en nuestras instituciones informativo documentales amazónicas, para una cultura de cambios, a favor de una mejor calidad de vida para todos.

El Festival, tiene previsto desarrollar: 1) Un programa científico académico: Ciclo de Conferencias dirigidas a profesionales de la información (Bibliotecarios, Documentalistas, Archivistas y Museólogos); 2) Un programa Expolibros y video de Cine Verde, cuyo temario estará dedicado principalmente a los temas de Cambio Climático, Ordenamiento Territorial y Ambiente; Manejo de Bosques y Servicios Ambientales, Agua y Recursos Acuícolas, Biodiversidad Amazónica, Cultura y Economía Amazónicas, así como Información, documentación y comunicación ambiental, y; 3. Un programa cultural verde con módulos bibliotecarios itinerantes, presentaciones de libros, exposiciones, visitas guiadas, ecoferias entre presentaciones de discos y el festival de trova 2010.

El suplemento El Dominicial del diario El Comercio, presenta un reportaje sobre el Festival, además de notas al coordinador general del Festival, Luis Gutiérrez, y a este escriba.

“La principal característica —nos dice Luis W. Gutiérrez, presidente de la comisión organizadora— es insertar en las fiestas de San Juan el tema del ambiente”. Para Francisco Bardales, escritor iquiteño y gestor cultural, vivir en carne propia esta iniciativa es motivo de alegría, si se tiene en cuenta que el festival se ha gestado gracias al apoyo privado: “Un festival del libro en Iquitos, donde las autoridades han decidido cerrar apoyos a la cultura, de por sí ya es una iniciativa noble que fomenta el espíritu de reflexión y cuidado de nuestros ecosistemas en la lucha contra el acelerado proceso de destrucción de nuestro planeta”.

¿Cómo definiríamos la lectura verde? “Es la capacidad de comprender los contenidos ambientales que acopian, describen y difunden las bibliotecas y los centros de documentación”, explica Gutiérrez, quien junto a un gran grupo de personas e instituciones comprometidas, pretenden con esta iniciativa realizar acciones para alcanzar la ansiada conservación de los recursos naturales.

Algunas de las actividades prevista para el 1º Festival del Libro Verde son las siguientes:

21 al 24 de junio Presentaciones de libros y revistas

21 junio, 5 p.m. Libro “Recuerdo de Iquitos” de Christian Bendayán.

22 junio, 5 p.m. Revista “El Manguared” y revista virtual “El Heraldo Amazónico”.

23 junio, 5 p.m. Publicación “El libro de los niños de la calle”, de Brenda Goodchild.

24 junio, 5 p.m. Revista científica “Folia Amazónica”.

AUDIOVISUALES
23 junio, 6 p.m. Presentación del disco “Livros” de Jaques Morelenbaum y Caetano Veloso.

ELENCO TEATRAL
“Retablas: Ecoteatro con-ciencia”

24 de junio, 6 p.m. Primer recital de trova amazónica.

Presentación del disco “Bosque adentro” de Mario Pinedo e invitados.

[tweetmeme source=’pacobardales’ only_single=false]

Con el paso del tiempo, es muy difícil encontrar en Iquitos áreas verdes destinadas al público en general. Poco a poco se han ido talando y destruyendo la mayoría de espacios donde se pudiera descansar de nuestras naturales inclemencias del sol.

Incluso, yo creo que ahora es cada vez más difícil salir a la calle en Iquitos cuando el sol se presenta con fuerza. No sólo por el calentamiento global, sino también porque ya no quedan casi espacios de sombra. Diríamos que la ciudad capital de la Amazonía peruana no tiene mucho que ofrecer como pulmones que brinden oxigeno y absorban la contaminación, el ruido y las altas temperaturas.

En el país del cemento y la selva de concreto, parece que hemos llegado a la consecuencia alterada de cuanto menos árboles mejor. Si eso viene acompañado de presupuestos inflados y negocios bajo la mesa, muchísimo mejor. Irónicamente, el más importante espacio verde urbano es el Fuerte Vargas Guerra, que, como todos sabemos, aún pertenece a las Fuerzas Armadas y a ésta no le interesa perderlo. Un lugar de ejercicios militares en medio de la ciudad. A eso se suma 70 mil motocicletas, 30 mil motocarros (la mayoría sin tubo de escape) y una contaminación sonora que nos ha situado como uno de los más bulliciosos de Latinoamérica.

Mientras existen autoridades que no tienen la mínima idea de cómo solucionar el grave problema de la seguridad ciudadana y existen candidatos a quienes el temor al calor (y al casco) les parece haber achicharrado varias neuronas del cerebro, la ciudad sigue adoleciendo de focos donde el derecho fundamental establecido en la Constitución a un ambiente sano y equilibrado sea una realidad. El sueño de la ciudad sustentable parece muy alejado de nuestras cotidianidades, al parecer.

Esta semana, gracias a algunos operadores turísticos preocupados por el desarrollo de las condiciones básicas para que llegue a Iquitos y al Amazonas un número importante de turistas con alta capacidad de invertir en servicios en nuestra zona, he podido finalmente acceder a los pilares básicos de una ciudad que siempre me pareció un modelo de desarrollo sostenible en el tiempo, no sólo en el ámbito sanitario, ecológico y de transporte, sino también en cuanto a valores educativo, culturales e incluso espirituales. Me refiero, sin duda, a Curitiba, capital del Estado brasileño de Paraná, con casi 200 mil habitantes.

Se ha dicho que Curitiba no solo es una urbe que mira al mundo con una idea muy clara de lo que quiere y cómo quiere ser recordada (al estilo de Austin, Texas-Estados Undios), sino también un espacio donde sus ciudadanos miran al mundo con una mentalidad creativa y respetuosa de sí misma. Evidentemente, la historia de Curitiba no siempre fue hermosa y memorable. Antes del cambio, existía un desorden y un caos inimaginables. Hasta que alguien con la suficiente autoridad y capacidad de liderazgo, decidió cambiar las cosas. El modelo curitibano, ejemplo a nivel latinoamericano y mundial lleva aplicándose desde hace más de 60 años, los últimos 30 con verdadera y exitosa fruición.

Hay una idea básica que mueve el cambio: la convicción del potencial de una ciudad como agente transformador. Aprovechar los recursos sin comprometer las reservas para las futuras generaciones. Planificar urbanamente. Ordenar y reordenar. Creer en la óptima calidad de vida, la cual no pasa por invertir en obras elefantiásicas y a veces inútiles, sino en el recurso humano, en la educación, en el desarrollo de la tecnología. Pensar en todos. La antigua supervisora del Instituto de Investigaciones y Planeamiento de Curitiba, Liana Vallicelli, lo sintetiza rápidamente:

La calidad de vida en Curitiba es el resultado de la integración y de la continuidad de las políticas básicas de gestión de la ciudad en los últimos 30 años. Curitiba demuestra que creatividad, soluciones simples, acciones efectivas y respeto por la población hacen posible enfrentar los desafíos intrínsecos a las ciudades de los países en desarrollo. Es con ese espíritu que (se) trabaja y busca el desarrollo sostenible, transformándose en un centro de excelencia en las áreas de urbanismo, transporte público, medio ambiente, desarrollo de softwares, producción de design. (…)Curitiba invierte en la gestión local para la solución de los problemas de la ciudad, en una causa compartida por toda la comunidad”.

Todo en Curitiba está previsto. Por ejemplo, en 1965 se instauró un Plan Regulador de planificación y se ubicó a todas las fábricas en el área oeste de la ciudad. La decisión no sólo correspondía a la capacidad y fertilidad del suelo, sino que la dirección del viento evitaría la contaminación urbana. Además, existe un programa de reciclaje llamado Cambio Verde, que recoge todo aquello que puede ser usado nuevamente (artefactos, mobiliario, madera, etc). En las “favelas” (equivalente a los pueblos jóvenes locales) se hace un trueque laboral de conseguir estos e intercambiarlos por alimentos. El gobierno compra a los agricultores su excedente no vendido y luego se les entrega a estas comunidades pobres, a cambio de que contribuyan a mantener la ciudad limpia.

Lo del transporte público es fabuloso, pues se prefiere el colectivo al individual, evitando la contaminación. El sistema de transporte es un autobús expreso que circulaba en carriles. Ahora existen varias líneas que se unen en paraderos. Los carros públicos están identificados con colores y hay una sensación de orden increíble. Además es barato y rápido.

Pero Curitiba es también una ciudad verde. Increíblemente verde, tan verde que a su costado Iquitos parece una de los lugares más áridos del planeta. Grandes jardines, parques al aire libre, alamedas, en las cuales invierte el gobierno estadual y el gobierno federal. Se ha creado en las escuelas el programa de Alfabetización Ecológica, parte fundamental del currículo de enseñanza. Este programa consiste de una serie de actividades que pretenden reforzar la educación como enlace para el desarrollo de una conciencia social y de ambiente en los niños. Otro programa es el Piá Ambiental, donde los niños y jóvenes aprenden de jardinería y siembra de huertos; además conocer las nociones básicas de salud y alimentación.

La oferta artística es fabulosa. La gobernación destina ingentes cantidades de dinero y apoyo logístico a motivar la creación y sostenimiento de librerías, cines, cafés, festivales al aire libre. Las ideas que nos muestra Curitiba son increíbles. En algunos casos, una sana envidia se apodera de nosotros al ver cómo se ha logrado edificar una hermosa infraestructura cultural como La Ópera de Alambre, repleto de áreas verdes, lagos artificiales. Hay una cosa increible y es ver cómo los postes que sujetaron antaño los cables eléctricos ahora son las bases de la Universidad Libre del Medio Ambiente, una joya de diseño arquitectónico.

En fin, es difícil resumir en pocas líneas una historia de éxito que tiene largos años de planificación, seria, responsable , con políticos capaces y sensatos que piensan primero en su ciudad y no en sus réditos personales inmediatos, con inversión del gobierno central en programas educativos y de concientización ecológica, con sindicatos y organizaciones que responden al llamado público y con ciudadanos responsables, que se ponen la camiseta colectiva y ponen el hombro para el desarrollo general. Difícil, pero no imposible, sobre todo seguir el ejemplo.

Link: Otras lecturas sobre el ejemplo de planificación urbana de Curitiba: aquí, aquí, aquí y aquí

027

Con este lema, este miércoles 22, desde muy tempranas horas de la mañana se realizará una campaña de limpieza de riberas de los ríos adyacentes a la ciudad de Iquitos, como una forma de sensibilizar  y concientizar a la población de Iquitos sobre la conservación del río Amazonas y la recuperación de la imagen y el legado de esplendor de la Amazonía y su patrimonio cultural.

Es sabido que nuestros ríos se encuentran contaminados y abandonados a su suerte. Estas son debilidades críticas que alejan a Iquitos a Loreto de ser considerado como destino turístico atractivo y respetable. En ese sentido, es importante velar por la higiene y la seguridad de estos espacios, sea por compromiso moral como por obligación legal que emana de los planes institucionales en beneficio de la comunidad. 

La campaña, alentada por un grupo de ciudadanos e instituciones comprometidos, consistirá en la realización de procesos de limpieza y reciclaje de residuos orgánicos e inorgánicos en el perímetro ribereño que colinda a la ciudad de Iquitos, constituyendo así un colectivo participativo encargado de custodiar nuestros atractivos naturales y promover el río como atractivo turístico, así como la candidatura del Amazonas como Maravilla Natural Mundial.   

Desde las 7.30 a.m. del miércoles 22 se realizará una concentración en la Plaza de Armas, y en la cual los participantes de diversas instituciones educativas y universitarias, educadores, promotores culturales y turísticos, trabajadores así como ciudadanos se desplazarán inmediatamente a algunos puntos neurálgicos de la ciudad, como la zona baja del Boulevard, Plaza Ramón Castilla, Bellavista-Nanay y otros  a fin de distribuirse brigadas de recolección, acopio y reciclaje, distribución de elementos contaminantes del río, por medios fluviales y directos.

A través de este mensaje, adicionalmente, se realizará una propuesta pedagógica del cuidado de nuestros tesoros naturales y nuestros productos culturales amazónicos. Se convoca a la población en general a apoyar y plegarse a este esfuerzo por acrecentar en valor de nuestra sociedad.

Únete a la causa, limpia al río y defiende tu ciudad y tu región.

Por: Luis Gómez

planeta3

Recuerdo hace 2 años atrás ver un programa de noticias por cable que cubría un evento en Sidney (Australia), en el que se hacía referencia que la Gran sala de Opera y algunos lugares más apagarían sus luces a favor del planeta. Hasta ese momento me parecía algo muy interesante todo lo que allí se desarrollaba. No sé de donde salió dentro de mí un suspiro y pensé “si tan sólo se hiciera algo así en mi ciudad”.

Dos años después, mi país participaría de ese gran evento a favor de aquella descuidada y maltratada gran masa que nos alberga. Era “La Hora del Planeta”.

Sábado, 28 de marzo. Se rumoreaba que habría un gran apagón en todo Iquitos, muchos hicieron planes de pasarla en sus casas, temiendo quedar a oscuras en una ciudad plagada de bulliciosas mototaxis, a merced de cualquier accidente o de cualquier desgracia que el supuesto apagón podría conspirar junto con cualquier chofer imprudente. En medio de todo lo que sucedía, escuché sonar del teléfono y en ella la voz de una hermosa chica que decía que mi cita con ella se cancelaria por este maldicho rumor.

Eran las 8 de la noche, los nervios de cubrir este evento y hacer mi primer post para diariodeiqt.com me embargaban. Fui a una iglesia a la cual suelo acudir con cierta frecuencia tan solo para hacer acto de presencia, pues mi meta era estar en la Plaza de Armas, donde suponía que sería el mejor lugar para cubrir los “60 minutos en Iquitos” a favor del clamor de nuestra madre naturaleza.

8:20 p.m. Dentro de la iglesia miraba mi reloj marca Timex, cual novio primerizo esperando la cita con su novia, y decía que la hora tan esperada por mi se acercaba; 8:25, Salí de la iglesia con el apuro de no perderme lo que podría suceder. 8:27 p.m; la emoción y la adrenalina corrían por mis venas, cual reportero [¿..?] emocionado cubriendo un evento bélico; me decía que tenía que llegar a tiempo antes de que el mal ponderado Electroriente – según yo – apague las luces. 8:30; estoy en la calle Putumayo cuadra 5, a tres cuadras de la plaza, no veo nada fuera de lo común; esperé que se produjera al menos algo referente a las luces de las calles. Recordé que había adelantado mi reloj por 5 minutos.

Son las 8:33 p.m. Estoy en la plaza y veo carpas, una especie de campamento armado. Varios jóvenes universitarios prestos para salir en defensa del medio ambiente. De un momento a otro, se oyen algunas de las campanadas de la Iglesia Matriz. Luego se oyó el sonido de una sirena, pero no de los carros de los policías o de los serenos, pues suponía que apoyarían la causa justa, era una simple sirena del megáfono del que liderada este grupo de jóvenes a favor de la naturaleza. Eran ya las 8:35.

planeta2

Muchos de los jóvenes se juntaron entre ellos, con pancartas que contenían textos alusivos a la ocasión en sus manos. A lo lejos se oye por medio de un megáfono la voz de alguien que va alentando a los concurrentes de la plaza a ser participes de esta actividad, mencionado que muchas ciudades del mundo como Roma, Italia, Atenas y otras se están uniendo a favor del planeta, recalcando que Iquitos y el Perú no son la excepción. Muchos en la plaza los observan, algunas de esas personas ni sabían lo que pasaba, no sabían el porque alguien llevaba un cartel donde decía 60, hora del Perú. Muchos hasta pensaron que se trataba de una de las muchas protestas que comúnmente se realizan, no tenían ni idea que la única protesta de estos jóvenes guerreros de la naturaleza iba dirigida contra la contaminación.

El primer establecimiento en apagar sus luces fue el Amazon Café, seguido de la heladeria Giornatta, le siguieron El Dorado Plaza Hotel, el Centro Social Internacional y muchos otros que estan conscientes de que la tierra tambien necesita un respiro. Inclusive los carritos sagucheros del boulevard (ubicados en la primera cuadra de la calle Nauta apagaron sus luces). Los aplausos llegaron en señal de agradecimiento. No faltó aquel local que por viveza o talvez por la mal llamada “criollada peruana” no quiso apoyar, pero aquí es donde salia a resaltar aquello que caracteriza a todo luchador.

Ya la hora del planeta llegaba a su fin y la lucha valió la pena, los guerreros llegaban al punto de partida, aquel lugar donde levantaron su campamento. La voz de quien dirigia no cesaba, hasta que por fin faltaban solo 30 segundos y empezó la cuenta regresiva en alta voz. Se hizo un pequeño mitin despues de la lucha. El que lideraba.,Isaac Núñez, presidente de la Comsión Colectivo Verde, dio sus palabras a cerca de lo que significaba esta lucha, haciendo una reflexión de lo que pudiera suceder en un futuro no muy lejano si no tomamos encuenta lo que significa nuestro medio ambiente. Aproveché para hacerle algunas preguntas:

¿Qué opina ud. sobre este movimiento que se a levantado esta noche alrededor del mundo?

En primer lugar, las expectativas has sido colmadas, has visto la participación masiva. Pensábamos que íbamos a ser un pequeño grupo y al final se masificó. Para nosotros fue la iniciativa y todos los años en esta fecha el 28 de marzo de cada año nos estaremos movilizando y siendo parte de toda la campaña a nivel mundial de lucha contra el cambio climático y el calentamiento global.

¿Qué opina de todas las empresas que han apoyado en este evento?

Yo creo que las empresas han asumido y tienen conciencia ambiental. Saludo a las diferentes empresas que han entendido este mensaje y entienden de que Iquitos es una ciudad ecológica, turística y que el rio Amazonas será la próxima maravilla natural del mundo, y hacia ese resultado creo que estamos apuntando y eso nos satisface. La mayoría, cerca de un setenta por ciento de las empresas visitadas han apagado sus luces y eso para nosotros es una buena respuesta.

Lo que a mí me llamo la atención es el movimiento que hubo de jóvenes ¿Qué opina Ud. sobre ello?

Efectivamente, son los jóvenes hoy la fuerza de cambio, son los jóvenes hoy que tienes la tarea y la misión de ir sensibilizando a otras generaciones, a los niños a los adolescentes.

¿Ud. representa a un solo grupo o están reunidos varios grupos aquí?

Aquí hay varias instituciones, están la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental, está el representante del Colectivo Verde, está representando la Asociación Kallpa, están los estudiantes universitarios, está la asociación Bahas. Hay varias instituciones que de manera organizada han actuado y que han hecho caso a la convocatoria del Colectivo Verde.

Valió la pena el esfuerzo, valió la pena la lucha, algo se hizo. Claro que los 60 minutos no han sido suficientes, ahora nos corresponde a nosotros seguir dándole mas de un suspiro a nuestra madre, que hoy por hoy necesita de nuestra ayuda. Depende de nosotros consolarla y quien sabe, revertir lo que hasta ahora parece irreversible. Depende de nosotros salvar nuestro hogar.

planeta11