Posts etiquetados ‘leer’

Libros

Publicado: 18 diciembre 2009 en Paco Bardales
Etiquetas:, , , , ,

Este año descubrí, con el corazón en la boca, que el mundo es un libro permanente.

Que leer es un oficio solitario, pero demasiado fuera de lo común, como para no tornarlo hábito o expresión habitual de la condición humana.

Y ha habido libros que he leído, que he vuelto a releer una vez más, mientras espero un pedazo de tiempo libre o una noche más en vela o un fin de semana que se le puede robar a la vida.

Existen libros que me encandilaron en los cafés, mirando el río, en las salas de espera de los aeropuertos, en aviones o en buses interprovinciales.

He leído sí, lo acepto mucho menos de lo que hubiera querido, pero bastante más de lo que hubiera imaginado. Aquí algunas estampas de aquellos libros que quedaron flotando en mi memoria.

Recuerdo haber leído, subrayando, Cambio de Palabras, el espectacular libro de entrevistas de César Hildebrandt, reeditado por Tierra Nueva, un ejemplo de trabajo y de emoción y vocación e inteligencia y agudeza y genio, un manual que todos quienes algún momento quisieran ser periodistas deberían leer.

He leído otra reciente publicación de Tierra Nueva, Archipiélago de Sierpes, de Miguel Donayre, el narrador loretano afincado en España, y es impactante comprobar cómo los métodos no cambian, lo que cambian son los personas, pero la historia sigue siendo cíclica.

Toda persona que quiera conocer la Amazonía, todo aquél que esté interesado en dárselas de conocedor, político, intelectual, estadístico, analista de nuestra realidad debe leer con mucho detenimiento El estado federal de Loreto de 1896, monumental y extraordinario ensayo de la investigadora Frederica Barclay, donde se analizan en detalle todos aquellos problemas y realidades que han ido minando nuestra capacidad para desarrollar adecuadamente. Este libro es una cachetada para sacudirnos de viejos prejuicios y perogrulladas y entrar en las reales causas y consecuencias de nuestros propios actos amazónicos.

He leído Mi cuerpo es un celda, la espectacular  autobiografía del crítico y poeta colombiano Andrés Caicedo, un trabajo montado y dirigido por Alberto Fuguet, que es en el fondo una declaración de principios de alguien que quería ver todas las películas, cantarle al amor de la mayor cantidad de personas posibles y, en el fondo, nos perdemos en la nimiedad. Gran libro.

Y de Fuguet, acabo de terminar Missing, su libro más desgarrador y personal, su oda y obra de redención, su mejor libro, sin duda alguna, una indagación en los terrenos de la familia, de la inmigración, del autismo funcional y de la soledad.  Existe una frase que capta muy bien el sentido de Missing: “Tal como hay familias que tienen que vivir con un niño enfermo o con problemas mentales, la familia de un escritor tiene que entender lo que es tener un escritor en la familia”.

Existe un gran libro de imágenes de nuestra ciudad, titulado Recuerdo de Iquitos, una compilación de imágenes de los mejores fotógrafos del país y de otros lares, editada por Christian Bendayán, que tiene el gran mérito de haber puesto en relieve el impactante valor de nuestros fastos y su singular belleza, multicolor, diversa, cálida, alegre, vital y apasionada.

Y también he leído Un misterio, una pasión, la obra de teatro más famosa de los últimos tiempos en el país y me he dado cuenta que, a diferencia de lo que se pudiera pensar, el fútbol es también un vehículo a través del cual se pueden extraer grandes lecciones sobre las vicisitudes de lo que significa la vida en nuestra vida, y detrás del gran personaje que creó la Trinchera Norte de Universitario de Deportes, existía un miembro más como Aldo Miyashiro, autor del libro, capaz de desencadenar un torbellino de emociones y acciones a través de lo cotidianidad de la violencia.

He leído, con gran pasión, a uno de mis autores favoritos, Stephen King, en La Historia de Lissy, un libro lleno de emoción, de amor, en la cual un escritor lucha por demostrar a la gran mujer de su existencia lo que es capaz de descubrir más allá de los fantasmas y las sombras de la oscuridad con que a veces cubrimos el manto de nuestras acciones. El maestro del terror acierta con un libro emocionante y conmovedor, que a uno le deja en la sensación de que las cosas no siempre fueron en vano.

Petroaudios es un libro vital para entender el complejo y vasto entramado de conspiraciones, miserias personales, excesos y corrupciones en que se envuelve los sistemas políticos de nuestro país. El periodista Gustavo  Gorriti pone en evidencia que detrás de los grandes entramados que cubren el sistema económico empresarial y dirigencial se esconden los viejos vicios que impiden brindarle libertad y justicia al Estado de Derecho.

Al fin descubrí un viejo ejemplar de Pedestal para nadie, un poemario fundamental del gran César Calvo y uno termina rindiéndose ante la música y el estruendo fastuoso de la belleza de los versos del gran vate. Calvo era intenso y lleno de emociones singulares, sin embargo este libro no solo habla de eso, sino sobre todo de la soledad, de los caminos, de las acechanzas de algo que de por sí es inasible y parece eterno. La palabra, mayor y excelsa, es la protagonista.

En fin, hubo tanto, tanto para leer y para recordar. Siento que estos pocos son apenas un puñado, pero recuerdo que afianzaron parte de los momentos de este 2009 y, sobre todo, me dieron una visión mayor en diversos campos y con sus diversas manifestaciones, demostrándome una vez más que la lectura sigue siendo un oficio intenso, favorito, indoblegable, pero al mismo tiempo incomparable.