Posts etiquetados ‘El Delfín’

N.E.- En la Guía del Ocio de la importante revista chilena Qué Pasa, el escritor y cineasta Alberto Fuguet escribió una nota sobre sus impresiones acerca del reciente viaje que hizo por el río Amazonas en el crucero amazónico El Delfín. Fuguet, quien tiene previsto dirigir una película en la selva peruana e Iquitos, explica sus sensaciones en este viaje que tiene más de mundo Graham Greene que de colores fosforescentes, según propia confesión.

*****

Para muchos viajeros el Amazonas está asociado a pirañas, visitadoras, sudor, erotismo desenfrenado, colores fosforescentes y música electrónica. Todo esto hay en Iquitos, esa agitada y ardiente ciudad-isla perdida en la selva llena de mototaxis. Pero hay otro mundo también. Uno más Graham Greene, más calmado y sereno y -curiosamente- fresco. Uno llega a Iquitos con la imagen de un barco incrustado en un cerro, pero la demencia de Fitzcarraldo tiene más que ver con el tráfico de la calle homónima. La aventura que ofrecen los barcos de El Delfín no está asociada a la locura de Herzog sino a la paz de no hacer nada y hacerlo bien. Aquí el barco es el paraíso, el viaje una aventura que no tiene realmente destino y la megalomanía está en el paisaje y en la luz del atardecer. Ambos Delfines se internan en algo así como el corazón de las tinieblas, pero también de la luz por los inmensos afluentes del Amazonas que surcan una de las reservas naturales más grandes del mundo. Los cruceros de El Delfín están pensados en pasajeros que no asocian navegar con la moral all inclusive, con piscinas y alcohol bajo el sol. En estos cruceros, entre literarios y ecológicos, entre zen y desenchufados, cuando uno decide nadar, lo hace en una inmensa laguna tibia rodeado de delfines rosados. Los barcos de El Delfín son verdaderos hoteles de lujo, donde éste se entiende como un tipo de comodidad que no ostenta ni marea. Donde menos es claramente más. Aquí se come fusión amazónica que siempre sorprende. Las cabinas no tienen televisor porque los ventanales que dan directo a la selva son el mejor plasma inventado. El lujo que es poder internarse por la Amazonía y olvidarse de todo. Aquí el contacto es con la naturaleza más alucinante, o con el libro que quieras, o simplemente contigo mismo. Son cinco días hacia ninguna parte, hacia un mundo donde la banda sonora son miles de pájaros, donde la noche tiene estrellas, donde el alba es a las cinco de la mañana y el sueño llega antes de las diez. En la terraza del tercer piso, que es donde la vida social del barco tiene lugar, corre siempre una brisa que acaricia. Navegar a cierta velocidad por el medio de ríos enormes refresca no sólo la mente sino la piel. Se suda, pero se también se expulsa el pasado. Ésta es una experiencia supuestamente divertida que sí dan ganas de repetir.

http://www.delfinamazoncruises.com

caretas-delfin

Espléndida foto que adorna un gran reportaje gráfico de Diana Zileri para Caretas sobre la puesta en funcionamiento del nuevo crucero turístico Delfín II,  de la compañía Delfín Amazon Cruises, el cual  a partir de este 19, el cual recorrerá rutas amazónicas con una infraestructura impresionante y un servicio de lujo, que permitirá además conocer nuevos destinos dentro de nuestra increíble selva peruana, en especial las de la reserva Pacaya-Samiria.

Los dueños del Delfín, propietarios además del restaurant flotante Al Frío y al Fuego (el mejor de Iquitos), han señalado que esta inversión es una forma de contribuir no solo con el turismo sino también con el entendimiento de nuestros más importantes atractivos. Lo más interesante del reportaje de Caretas es que ha incluido en la nota en su página web un mosaico de maravillos sonidos característicos de los espacios fluviales por donde navega el barco

caretas-delfin2

Cultura viva, comfort, desarrollo y una mirada moderna y de ensueño de nuestro mayor tesoro natural.

Selva VIP

Publicado: 4 abril 2009 en Paco Bardales
Etiquetas:, , , ,

La selva peruana no tiene un circuito turístico masivo, por ejemplo al estilo del Cusco, pero con el tiempo ha ido creando las condiciones para que se posesione en el imaginario del viajero VIP todas las características que lo inviten a invertir sus vacaciones y algunos buenos miles de dólares en acompañar la aventura del Amazonas como si estuvieran en el más exclusivo resort cosmopolita.

selvavip11

Más o menos alejados de Iquitos, se mueven una serie de albergues turísticos A1, que venden la fusión de comfort y naturaleza, además de detalles que pueden agregarse por un precio extra en la gold card. Algunos, como Ceiba Tops (verdadero bunker cinco estrellas con aire acondicionado, piscina temperada, conexión wi fi) tienen toda la infraestructura necesaria para engreír a sus clientes, mayoritariamente norteamericanos y europeos mayores de 50 años con un impresionante historial en sus respectivos pasaportes. Un día en este albergue puede llegar a costar hasta 500 dólares por persona.

Entre las opciones turísticas de altas expectativas, se ha creado una red de los cruceros fluviales de verdadero ensueño, cuyo valor puede llegar a fluctuar los 5 mil dólares por viaje de una semana. Alguno de los   más emblemáticos son el Aqua, de Aqua Expeditions, y El Delfín, diseñado a partir de materiales típicos como madera y hojas de palmeras. Algunas visitas incluyen la reserva natural Pacaya-Samiria, así como actividades de birdwatching, paseos silvestres, pesca, además de un menú con la más exquisita comida novoamazónica.

selvavip2

Evidentemente, uno de los grandes difusores y promotores de este renacimiento del uso de insumos como el camu camu o la doncella en la preparación de exquisitos platillos es el chef Pedro Miguel Schiaffino, venerado y respetado por doquier entre sus pares o émulos charapas. Schiaffino inició la moda, además contribuyó con la carta del lujoso restaurante flotante Al frío y al fuego, ubicado en una barcaza frente a la ciudad, a la que es posible llegar solo en lancha rápida. Allí puede disfurtar de las más deliciosas variaciones, en un ambiente encantador, casi como un Malibú en medio del Amazonas.

selvavip3

Extraño, pero cierto. Fascinantemente extraño.