Posts etiquetados ‘Cristina Alegría’

Durante el año 2009, esta columna publicó entrevistas a diversos personajes de la vida cultural, tecnológica, artística y amazónica y sus diversas reflexiones sobre muchos ámbitos de la vida en general. He aquí que como una forma de recordar aquellos momentos importantes, hemos considerado una selección de los mismos, como una forma de abordar el recuerdo, la polémica, el debate y el consenso.

– Prolifera el comercio de fauna ilegal en los mercados, y seguimos comprando dejando a nuestro bosque vacío y negando a las generaciones venideras apreciar nuestra riqueza natural, que si no cambiamos de actitud pronto el lagarto o el venado, serán solo un mito y podrán ser vistos sólo yendo a Quistococha ¡qué pena! (Cristina Alegría, ex directora regional de Turismo)

– Hay una gran fijación de la selva en la literatura de Vargas Llosa, más que la sierra, como por ejemplo, en La Casa Verde, Pantaleón o las Visitadoras, o El Hablador (aunque esta última se desarrolle en Madre de Dios). Pero yo siento que esa imagen de la selva es muy pintoresca, exótica, trata de ver un poco los aspectos que le pueden interesar a un lector extranjero, como los relatos mágicos, o la época de la explotación del caucho (Jorge Coguila, escritor y editor)

– Lo interesante del arte amazónico que se está consumiendo actualmente es que no se limita al tema de la alegría, el vacilón y la desfachatez como sucedió durante mucho tiempo, creo que la oferta actual incluye una mirada introspectiva, un reconocimiento de nuestros orígenes, un mensaje de respeto y conservación de la naturaleza y especialmente una cantidad de información sobre mitos, leyendas y otras “realidades” paralelas en las que conviven los amazónicos (Christian Bendayán, artista plástico)

– Sin las adecuadas comunicaciones nuestras empresas e instituciones nunca podrán cumplir dichos estándares.  Los grandes negocios del mundo ahora están basados en las tecnologías de la información, investigación y conocimiento. Hay un discurso político denominado “Loreto región productiva”, yo hasta podría añadir “Loreto región productiva de software”. Si antes hemos salido a las calles a luchar por el Canon petrolero, o en mi caso por la carretera Iquitos-Nauta, creo que ahora los loretanos deberíamos comenzar a luchar por la supercarretera de la información (Isaac Ocampo, promotor de nuevas tecnologías de la comunicación)

– ¿El lado oscuro existe?

¿Dónde podemos ubicarlo?

En los blogs que no leo.

(Marco Sifuentes, líder indiscutido de la blogósfera nacional)

– Iquitos huele a pollo frito, de las pollerías. Huele también a nubes negras. Al humo de las mototaxis. Creo que sabe a ensalada de coto. Quizás la textura son las sábanas húmedas por la transpiración. De todo lo sensorial, lo más impactante fue la luz, sobre todo a partir de las 4 y 45 de la tarde (Alberto Fuguet, escritor y cineasta chileno)

– Definitivamente no considero que haya algo notable que destacar de la época republicana, que está más bien marcada por los atropellos contra los pueblos indígenas (Alberto Chirif, investigador de temas amazónicos)

– El verde borde se levanta; como escucho decir a algunos intelectuales de Lima, poco a poco y de muchas formas expresa su verdad que debe ser valorada y respetada (Pablo Taricuarima, artista plástico)

– Yo pienso que no hay “la identidad amazónica” sino que hay muchas identidades amazónicas, es más, cada persona tiene su identidad y no sé si eso implica tener ventajas sobre las otras identidades (Ana Varela, poeta)

– Uno siente aquí la enorme ingratitud que el Perú le ha tenido a la Amazonía ¿no? El desamor y la desatención de Lima en relación a la Amazonía es clamorosa ¿no? Es algo clamoroso, inaceptable además. Y es bueno, por eso, venir aquí y recordar cuán blindada está Lima para captar los reclamos del interior. Y cuán suicida es Lima, precisamente, por ese blindaje y por esa ceguera (César Hildebrandt, destacado periodista nacional)

– Que sigan insistiendo en el deporte o el arte que les guste, con perseverancia y dedicación los resultados vienen solos. No duden en arriesgarse a las oportunidades que se les presenten, porque, definitivamente, hay muy pocas (Cori Rodríguez, campeona mundial juvenil de karate)

– ¿En qué reside la esencia del ser amazónico?

Identidad, ante todo (Jaime Choclote, artista)

– Conocer la ciudad en general es una galería de arte abierta a los ojos de todos,  Yo recomendaría al viajero primero subirse a un motocarro y pasear por la ciudad (Miguel Saavedra, artista plástico)

– De eso se trata mi pintura, de acercarme a la cosmogonía amazónica, de entenderla, de aprehenderla y recrearla. Pero esa fuente de misterio, de magia, de mitos y leyendas es inacabable. Más investigas y descubres que solo has tocado la superficie. Yo tengo cientos de cuadros en mi cabeza por pintar y miles que están en ideas. El asunto es si tendré vida para pintar y plasmar todo lo que quisiera hacer (Gino Ceccarelli, artista plástico)

– En los últimos años, después de la saludable renovación impuesta por Germán Lequerica, considero que el panorama de esa literatura camina segura hacia un destino mejor, donde las obras perdurables sean estrictamente amazónicas para que alcancen la tan esquiva universalidad.  Al parecer, gracias al esfuerzo de tirios y troyanos hay una mejor relación con las otras provincias y hasta con el estúpida Lima (Percy Vilchez, escritor y periodista)

– Yo empecé a dedicarme particularmente a la pintura desde la secundaria, al ver que las posibilidades de surgir a través de una casa de estudio (universidad) se me cayeron. Yo deseaba estudiar. Fue en ese momento que decidí dedicarme a la pintura. No tenía otra opción, de hecho de donde vengo no hay opciones, es como ese poema que dice: “A veces no nos dan a escoger entre las lágrimas y la risa, sino sólo entre las lágrimas y entonces hay que saberse decidir por las más hermosas”. Yo me decidí por una de esas lágrimas hermosas (Rember Yahuarcani, artista plástico)

– Solemos decir que no hay apoyo para el artista, pero creo que el arte es creación, y el artista debería usar esa capacidad creadora no solo en sus obras, sino que debe ser creador de situaciones favorables en su entorno para el desarrollo de su arte, no esperar sentado a que alguien se digne a darle un espaldarazo de apoyo. El artista no debe ser un mendigo de su propio trabajo (Rolando Riva, creador del festival cultural Estamos en la Calle)

– Uy, si hablamos de sabores, el gusto  ahumado de la comida en un choza en el bosque. Ahora, si la pregunta va por el lado del “feeling” creo que nuestro sabor es el de la hospitalidad. He conocido toda clase de personas durante mis andanzas, los que habiendo estado en la amazonia, nunca hablaron mal de su gente (Rafo Díaz, narrador oral)

– Aprendí a vivir, he pasado mucho tiempo, cosas muy importantes en mi vida, estoy desde que tenía 12 años y ahí me he desarrollado, aún sigo aprendiendo, creo que La Restinga es un buen espacio para darte la oportunidad de que te den cosas. Hay muchos chicos que tienen talento y ganas, gente que es mucho mejor que yo, si no les dan oportunidades no habrán cosas  importantes. Yo encontré un espacio (Luis Chumbe, director de miniserie juvenil Colegio Nacional)

Anuncios

cristina-alegria1

Cristina Alegría (Iquitos, 1982) es una de las jóvenes loretanas de mayor proyección. Egresada de Negocios internacionales y turismo de la UNAP, desde muy joven fue una inquieta. Sobre todo, ha trabajado en todo lo que ha podido: desde promotora de eventos académicos, anfitriona de Bujías Champion y Record, impulsadora de cámaras fotográficas, asistente del jefe de producción de la película Diarios de Motocicleta.

Guapa, inquieta, decidida, dinámica, desde muy joven ha estado vinculada con la función pública.  Ha trabajado como supervisora de Iperú de PROMPERÚ y desde junio del 2007 fue convocada por  Yván Vásquez para hacerse cargo de la Dirección Regional de Comercio Exterior, Turismo y Artesanía – DIRCETURA del Gobierno Regional de Loreto. Es uno de los rostros más visibles, además, en la campaña electrónica para lograr que el río Amazonas sea considerado, con justicia, como maravilla natural del mundo.

¿Es difícil adaptarse a la función pública ejecutiva?

Antes, cuando ejercí el cargo de supervisora de Iperú pude ver cómo se manejaban los presupuestos, cuánto podía tardar en concretarse una solicitud, y cosas por el estilo, sin embargo, éramos sólo 4 personas en Iquitos y todas las coordinaciones con Lima las hacíamos por correo electrónico o por teléfono.  Asumir una Dirección Regional,representó un paso súper largo y un reto que, básicamente por la parte administrativa me costó un poco. Ya no éramos 4, ahora estaba a cargo de más de 20 personas que me doblaban la edad y cuya actitud era -por lo menos al principio- un poco desconfiada. Eso sin tomar en cuenta que tenía a mi cargo a Quistococha también, donde había poco más de 30 trabajadores. La diferencia generacional, la resistencia al cambio de parte de los trabajadores, el tener que adaptarse a trabajar más rápido, al ritmo al que yo estaba acostumbrada, para mí: el tener que entender que acá las cosas caminan a paso de motelo y ver qué cosas hacemos mientras tanto. Conocer los instrumentos de gestión: POA, POI, MOFs, ROFs, CAP, etc., etc., etc., la Ley General de Procedimiento Administrativo ¡Qué horror! Las reuniones intersectoriales, las de coordinación que son importantísimas y útiles si se orientan bien, todo lo que uno aprende. Esta es mi maestría indudablemente.

¿De qué modo ha cambiado tu vida desde que iniciaste a trabajar como funcionaria?
La verdad que no ha cambiado mucho. Siempre he sido medio adicta al trabajo. Desde los 21 años sé que es trabajar desde temprano por la mañana hasta pasadas las 8:00 p.m., ni hago siesta. Mi vida sigue igual, sólo que tengo mucha más presión, más responsabilidad, me preocupo más y ya sé lo que el famoso estrés. Por el cargo viajo más. He tenido oportunidad de visitar varias ciudades acá en el Perú y fuera del país, asistir a importantes eventos y capacitaciones, conocer autoridades, ministros, viceministros, asesores y empresarios por los que me saco el sombrero. Lo que más me ha gustado es encontrarme con gente comprometida con su trabajo, que sabe y está convencida de que lo que está haciendo contribuye a la mejora de la calidad de vida de la población, que está poniendo su granito en la lucha contra la pobreza, que quiere hacer las cosas bien, eso a una le llena de esperanza, le devuelve el entusiasmo que a veces disminuye. Me he tenido que acostumbrar a dar palabras de bienvenida, apreciación, cosas muy protocolares, a declarar en medios y a mantener la calma cuando recibimos por ahí algún ataque o crítica, a esta última procuro siempre buscarle el lado positivo.

¿Por qué decidiste aceptar el reto de aceptar el cargo de directora de Turismo del Gorel?

Porque sentía que había avanzado en mi anterior trabajo (fuimos evaluados de manera sorpresiva al igual que todos los Iperú a nivel nacional, y ocupamos, según los clientes incógnita, el primer lugar en atención al cliente e info turística y el primer lugar en tratamiento de quejas y reclamos, nuestros promedios fueron superiores a los de las oficinas de Cusco y Lima de lejos), porque me gustan  los retos, porque cuando salió la propuesta sabía que no había sido por gusto, sino que ya era hora de cambiar y de avanzar. Porque para los 25 años que en  ese momento tenía, esta sería (y lo es) la oportunidad de mi vida, se abrían las puertas para hacer cosas que pudieran tener mayor impacto en un sector que me apasiona tanto como es el turismo y su alianza con la artesanía, y aprender más del comercio exterior.

¿Has sentido presión de parte del presidente Iván Vásquez?

Sí, he sentido presión, de hecho, pero procuro controlarla. En más de una oportunidad me he tenido que detener, respirar y pensar en dar soluciones a los problemas, pedirle a Dios que me ilumine, que me dé sabiduría, paciencia. El cargo exige mucho compromiso, concentración, estar despierta siempre para no perder el rumbo. Seguirle el paso al Presidente no es tarea fácil. Él es un hombre muy activo, con ideas permanentes, y a quien siempre estaré agradecida.

¿Qué es lo que extrañas de tu vida normal antes de ser directora?

Jajajajaja, mi vida es normal… para mí la chamba es chamba, la que sea merece toda mi dedicación. Procuro darme tiempo para leer por las noches, ver tele unos minutos, trato de hacer mi rutina de ejercicios 3 o 4 veces por semana en la mañanita para no estar gordita. Conversar con mis padres por la noche, con mi hermano, visitar a mi tía o a mis primos tengo que hacerlo, sí o sí, siempre por las noches. Los fines de semana son casi siempre iguales, tranqui como se dice. El domingo duermo casi todo el día, eso sí.

¿Qué cosas crees han ido cambiando en Iquitos para bien y qué cosas han ido cambiando para mal?

Para bien: en Iquitos como ciudad no hemos avanzado mucho, al contrario. Contar con un cine, con más restaurantes, con más y mejorados hoteles sería lo más relevante. Hay más oferta de entretenimiento y eso está muy bien. Si hablo del sector turismo, es interesantísimo que como destino tengamos oferta de cruceros de lujo e intermedios, pero esos operan fuera de la ciudad…

Para mal: las calles dan pena, el tránsito es caótico, hay mucho ruido, nadie respeta las señales de tránsito, ni el peatón ni el conductor, el comercio ambulatorio llega hasta la Plaza de Armas (no tengo nada contra la labor de los señores ambulantes, pero hay que ordenarlos), la basura abarrota las esquinas, y esto no es solo responsabilidad de las autoridades, sino también de la ciudadanía. Prolifera el comercio de fauna ilegal en los mercados, y seguimos comprando dejando a nuestro bosque vacío y negando a las generaciones venideras apreciar nuestra riqueza natural, que si no cambiamos de actitud pronto el lagarto o el venado, serán solo un mito y podrán ser vistos sólo yendo a Quistococha ¡qué pena!

¿Por qué crees que el río Amazonas merece ser considerado una maravilla natural del mundo?

Podría hacerte un listado de las razones por las cuales, no el Río Amazonas, sino la Amazonía en su conjunto debería ser considerada una maravilla natural, pero no pienso ahondar en aquello. Sólo resaltar que, la cuenca hidrográfica del Amazonas es la más importante del planeta. Es reserva de agua dulce, sus ríos son vía de comunicación natural de miles de pobladores nativos y ribereños, canales que permiten un  comercio fluido y la subsistencia de ellos y de nosotros. Alberga la mayor concentración de biodiversidad del planeta, recursos genéticos importantes, millones de hectáreas de bosque que prestan servicios ambientales. Este lugar es nuestra casa y ha sido por décadas la casa de comunidades nativas, indígenas cuya riqueza cultural y sabiduría ancestral merecen ser valoradas y respetadas.

¿No crees que hemos abandonado un poco el cuidado de los ríos y sus riberas?

Sí, en definitiva hemos dejado de darle importancia, no sólo al río, sino a la Selva en general. Lo que nosotros buscamos a través de este concurso es generar conciencia de que los ríos son importantes no sólo para nosotros que habitamos en sus orillas, sino para el mundo en general. Si no fuera por este concurso, no se estaría hablando hoy de limpiar las cuencas, las orillas, y gracias a Dios hay personas comprometidas en querer ayudar, que están interesadas en rescatar los ríos, y obviamente formamos parte de este compromiso. Debemos cambiar de actitud, dejar de vivir el hoy sin pensar en el mañana, somos un tanto cortoplacistas. La educación juega un rol fundamental para crear conciencia en las etapas básicas de formación. Cuando pienso en cambio, me refiero no sólo a cuidar los ríos, sino todo lo que en general nos rodea, nuestra ciudad, nuestra naturaleza. Y el apoyo de los medios de comunicación es vital.

¿Tú crees que el turismo debe ir de la mano con la cultura?

¡Claro! El turismo no es sólo un lindo paisaje, sitios de interés, servicios turísticos. El turismo se traduce en experiencias, recuerdos, sueños, intangibles. En esa línea, lo que la cultura aporta a estas experiencias es parte integral. ¿Quién no recuerda un paseo y el contacto con la gente del lugar, las danzas, la música, la escultura y pintura, las presentaciones teatrales? El turismo y la cultura, como el turismo y la conservación son pareja de un matrimonio eterno.

¿Qué sientes que nos falta como sociedad para ofrecer una oferta turística atractiva para los visitantes nacionales y extranjeros?

Nos falta cultura de servicios. Esto no se logra de un día para el otro. Este es un proceso que toma años. A medida que la población en general vaya entendiendo la importancia que para la imagen y el movimiento económico de una población le significa el turismo la actitud hacia el visitante va cambiando. Esta es una de las tareas más duras que tenemos frente a la dirección y mientras otros intereses se superpongan y tengan protagonismo (problemas sociales) la tarea se presenta más dura aún. Pero debemos seguir adelante e ir corrigiendo los errores poco a poco.

¿Tú crees que sea importante crear caminos de cooperación interinstitucional para trabajar un plan integral de recuperación de la imagen turística de Loreto?

Es más que importante, es el único camino. Por eso creamos el Consejo Regional de Turismo de Loreto, en el que participan municipalidades, instituciones como el IIAP, la universidad, la Cámara de Turismo, el INC, etc. La idea es generar consensos e ir implementando las acciones en bien de la imagen turística de Loreto y eso está descrito en nuestro  Plan Estratégico Regional de Turismo de acá al 2015.

¿Cómo te consideras en lo personal?

En lo personal me considero bastante tranquila (zanahoria como dirían algunos), me gusta divertirme sanamente, leer, cantar, ver tele, conocer gente. No tomo, no fumo ni me desvelo, y ojo, no es porque sea de una religión en la que eso esté prohibido, para nada, es cuestión de genes creo. No soy buena para describir mis virtudes, pero creo ser una persona perseverante y entusiasta. Mis defectos: soy medio terca, y a veces reacciono con el hígado y no con el cerebro.

¿Algún lugar en especial que has conocido te ha fascinado particularmente?

2 lugares. Barcelona; ciudad bellísima, limpia, todo está en su lugar, hay gran diversidad étnica y cultural, la gente que vive allí libre, el clima es templado, el mar se ve precioso. Hay cientos de cosas que hacer, espacios que recorrer. Hay tiendas lindas. La educación es barata y de calidad, especialmente para el post grado. Y la gente que conocí, además de estar muy a la moda, es muy culta y allí vive mucha gente de distintas partes de Europa, que de seguro, fascinados como yo quedé, optaron por establecerse allí. Por otro lado, Andahuaylas, encumbrada, fría y lejana ciudad que en algún momento fue bastión del terrorismo. Sin embargo, en estos días es posible apreciar los más coloridos paisajes,y la gente, especialmente de los distritos alejados de la ciudad son tan auténticos, viven en armonía con la naturaleza, como hace miles de años.

¿Cuáles son tus libros favoritos?

Me gustan en general los libros de geografía, aquellos en los que es posible ver mapas y ver rutas, acompañados por la historia y la actualidad de las naciones. Una obra que me encantó fue “Verónica decide morir”, de Paulo Coelho. Y procuro, cada vez que leo algo, tener mi diccionario cerca, uno no sabe cuándo lo necesitará…

¿Alguna película te han conmovido particularmente?

Va a sonar medio anticuado quizás, pero qué importa: espero con ansias cada Semana Santa para ver Ben Hur. Esa película tiene de todo.

¿Qué canciones llevarías en tu ipod a una isla desierta?

Patience de Guns and Roses, Bordeline de Madonna, Bicth de Meredith Brooks, You don’t have to go de Sheryl Crow, Santeria de Sublime, Tratar de estar mejor de Diego Torres, Volverte a ver de Juanes, Café para dos de Paloma San Basilio, Las de la Intuición de Shakira, Around the World de los Red Hot Chilli Peppers, Yo tengo la magia de Nubeluz, jajajaja.

Si tuvieras que definir en una sola palabra a la Amazonía ¿cuál sería?
Vida.

¿Eres una persona sentimental o te consideras más racional y analítica?

Tengo de los 2 lados. Antes era mucho más racional, hace un par de años me he vuelto medio rosa, jajajajaja….

Si te ofrecieran candidatear a un cargo político alguna vez ¿lo aceptarías?
Yo soy de las personas que le pongo alma corazón y vida en cada trabajo que tengo que asumir, y no suelo pensar mucho en el futuro, si tengo alguna oportunidad que creo firmemente aportará en mi formación profesional y personal, la tomo, sino, como bien dicen: agua que no has de beber, déjala correr.

Finalmente ¿ganaremos el concurso de maravilla natural con el Amazonas?

Si seguimos como hasta ahora, creo que ganaremos.