Posts etiquetados ‘contaminación’

(Imagen: Ronsoco Azul)

El derrame de petróleo crudo suscitado en  el río Marañón el fin de semana pasado, en  San José de Saramuro (distrito de Urarinas) es muy grave. No sólo por la contaminación en sí (que ya ha afectado a 28 comunidades alrededor), sino por las consecuencias inmediatas. 400 barriles se vertieron al río, diseminándose muy cerca de la Reserva Natural Pacaya- Samiria, hasta la comunidad de San José de Parinari, sino porque ha alterado considerablemente la vida de los afectados, además de las especies de flora y fauna que han sido pervertidas por la mancha voraz. Ninguno de los afectados fue inmediatamente atendido por la compañía responsable de los hechos – Pluspetrol – y aún ahora, 7 días después, persiste la escasez de agua limpia para consumo humano.

Existen muchas preocupaciones por lo ocurrido en el río Marañón. El hecho que haya sido un alto funcionario del Estado, como el Ministro de Energía y Minas Pedro Sánchez, quien haya fungido poco menos que como vocero oficioso de la compañía contaminante, al minimizar alevemente el nivel de la contaminación suscitado. También el que Pluspetrol  haya demostrado que no cuenta con un  efectivos plan de contingencia ante accidentes como estos, pero más aún, que sus políticas de responsabilidad social y ambiental son inexistentes, salvo cuando la ley se lo requiere de modo compulsivo.

Infortunadamente, este no es el primero de los varios daños que han cometido las empresas extractoras en nuestra Amazonía.  La larga lista de accidentes y atentados contra el medio ambiente parece persistir.  Lo peor es que en casos anteriores han sido mucho más nocivas las consecuencias, pero el actuar del Estado para requerir sanciones ha sido lento, tortuoso o ineficiente.

Por ejemplo, el 2 de octubre del año 2000, la misma Pluspetrol causó un accidente de muy seria consideración, en el que se derramaron 5,500 barriles. El Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana (IIAP) calculó que el impacto ecológico en la zona sería de 20 años, por lo menos. Dos años después, se generó el mismo accidente en el Marañón.

En el año 2003, una investigación de José Álvarez para el semanario Kanatari mostró un pequeño cementerio en la comunidad indígena Vista Alegre, en el alto río Tigre, donde se encuentran enterrados 21 niños, todos ellos afectados por una hepatitis fulminante que luego se demostró habían sido agravadas con la ingesta de pescado y agua, altamente contaminados con metales pesados vertidos por un pozo petrolero de la Occidental Petroleum Co en  el Lote 39, donde se localiza en el corazón de la región más biodiversa del mundo, calificada como una de las ecorregiones más importantes del mundo debido a su excepcional biodiversidad.

La Federación de Comunidades Nativas del río Corrientes (FECONACO) ha responsabilizado a Pluspetrol por 6 derrames de petróleo en el año 2007; por 18 derrames en el año 2008. En lo que va de este 2009, se ha responsabilizado a la empresa por 16. En el año 2006, un informe del Ministerio de Salud reveló que un 98 % de los menores de edad examinados de la cuenca del Corrientes superaban los valores límite de plomo y cadmio en sangre. De ellos, un 37 % presentaba altos niveles de riesgo.

En enero del año 2009, en la refinería de Petro-Perú, cuatro barriles de hidrocarburos cayeron a una quebrada en Barrio Florido. El agua de la zona tenía un fuerte olor a gasolina, y se reportaron casos de niños afectados por sarpullidos y manchas rojas en la piel, además de encontrarse peces muertos. En setiembre del mismo año, el vuelco de un grifo flotante ocasionó el derrame de más de tres mil galones de petróleo y gasolina al río Itaya.

La periodista Patricia del Río señala sus severas críticas al Estado por tener un mecanismo de compensación tan ineficiente que le impide cobrar multas por daños al medio ambiente. Señala del Río que de las 290 sanciones impuestas por Osinergmin a las empresas contaminadora, el ente regulador solo ha podido cobrar 111, mediante largos y  costosos procesos sancionadores.

Actualmente, un 72% de la Amazonía peruana está concesionada para explotación y extracción de hidrocarburos. La cifra ha crecido exponencialmente estos últimos 5 años.

Explotar las reservas de petróleo es estratégico para la Región Loreto, cada vez más empobrecida y huérfana de fuentes de trabajo y de divisas. Sin embargo, también debe garantizarse la protección del derecho a la vida y la salud de las personas, así como la protección de nuestra biodiversidad, verdadero capital natural de nuestra región. No asumir las responsabilidades por ese cuidado no sólo es nefasto para el futuro, sino, sobre todo, demandable no sólo ética, sino materialmente.

[tweetmeme source=’pacobardales’ only_single=false]

Muy serias las noticias sobre el derrame de petróleo de 400 barriles de petróleo en la zona de Saramuro, río Marañón, distrito de Urarinas (Provincia de Loreto) cerca del lote 8 donde opera la Pluspetrol y de la Reserva Nacional Pacaya-Samiria.

Este es el primer video sobre la contaminación registrada en la zona:

La noticia preliminar inicial  sobre el tema la brindó el diario La Región:

Según el director regional de Energía y Minas, Roy Meza Meza y el jefe de Defensa Nacional del Gorel, Robert Falcón, la empresa Pluspetrol, a través de un comunicado, señala que el derrame se dio por la zona de Saramuro y que éste había sido controlado de inmediato. La embarcación que transportaba el petróleo Sanam III fue alquilada para cubrir ese tipo de labores.

Mas el director regional en inmediata coordinación con el presidente regional, Norman Lewis, han considerado la posibilidad de viajar hoy muy temprano hasta la zona para hacer una inspección real de todo lo ocurrido en la zona del río Marañón.

“La oficina de imagen institucional de Pluspetrol ha emitido un comunicado señalando que la barcaza de Sanam III ha tenido un percance en Saramuro, se habla del derrame de petróleo y que ya ha sido controlado, pero nosotros estamos viajando hoy muy temprano con el presidente regional para constatar in situ lo que realmente ha ocurrido. No vamos a creer solamente lo que nos dicen, tenemos que hacer las observaciones y ver los daños causados de forma inmediata para tomar las acciones correspondientes”, expresó el director de energía y minas Roy Meza Meza.

Por su parte el jefe de Defensa del Gorel, Robert Falcón, también fue firme al decir que la empresa Pluspetrol indica que aparentemente no ha tenido mayor impacto, “eso dicen ellos pero nosotros iremos hasta la zona para evaluar el desastre ecológico”, puntualizó.

Hoy temprano se conocerán mayores detalles de lo ocurrido en el lugar, mas es importante dar a conocer que pobladores de Parinari, ubicado a 3 horas de Nauta, fueron los que dieron la voz de alerta el día sábado. Por el lugar están ubicados pueblos como Santa Rita de Castilla, Ollanta, Victoria, 7 de Junio, Parinari, Urarinas, Buenos Aires, entre otros. Y si se habla desde Parinari a 3 horas de Nauta, estando Saramuro cerca a San Lorenzo, Datem del Marañón, quiere decir que el daño ecológico no es poca cosa y que éste se haya controlado de inmediato. En todo caso las autoridades del gobierno regional serán las que emitirán la información de primera mano el día de hoy, después de las evaluaciones del caso.

Como referencia se habla que pobladores de Parinari, luego de tomar desayuno fueron al río a lavar los utensilios y se dieron con la ingrata y preocupante sorpresa que el agua del río estaba con restos de hidrocarburos.

Aunque en principio, la Pluspetrol en un comunicado brindado en Iquitos  indica que se derramaron 300 barriles de petróleo y que se han brindado los trabajos necesarios para brindar seguridad, luego señaló que fueron 400 barriles y que el derrame había sido controlado. En tanto, los medios de prensa loretanos han recabado denuncias de pobladores de la zona, en el sentido que la empresa responsable no ha recibido ningún apoyo, sobre todo de agua. La población de la zona usa el río tanto para la pesca como para sus actividades diarias.  Las versiones extraoficiales hablan de que se derramaron muchos más barriles de los que la Pluspetrol ha señalado.

Las autoridades regionales y un grupo de prensa viajarán inmediatamente a la zona para verificar in situ el tamaño de la contaminación. Según radio LVS de Iquitos, el Fiscal Especializado en Delitos Ambientales, Julio Rodríguez, el presidente regional de Loreto Norman Lewis y el Director de Energía y Minas, Roy Meza Meza encabezarán la comisión que se trasladará en las próximas horas a la zona del derrame. Los acompañará el  Jefe de Defensa Nacional del Gobierno Regional de Loreto a bordo de un helicóptero e irán acompañadas de técnicos de la Dirección General de Salud Ambiental quienes tomarán muestras de las aguas en el río Marañón.

La decisión de viajar a la zona se dio luego de una reunión de emergencia realizada esta mañana en las instalaciones del Gobierno Regional de Loreto tras conocerse el derrame de trescientos barriles de petróleo. “Estamos llevando agua en deslizadores porque la gente desesperada pues no pueden tomar agua del río y en la zona no existe agua potable”, declaró Robert Falcón, jefe de Defensa Nacional de Loreto.

En tanto, la Fiscalía Especializada en Delitos Ambientales de Loreto ha iniciado una investigación para reportar de forma célere las responsabilidades por el derrame ocurrido en el río Marañón.

Darwin Paniagua informa para Ideeleradio sobre la ausencia de agua en 28 comunidades de la zona:

Aproximadamente 28 comunidades nativas del distrito de Parinari y Urarinas, en la provincia de Loreto, están sin agua potable debido al derrame de petróleo registrado el sábado último en las aguas del río Marañón, que es la única fuente hídrica en la zona.

Así lo dio a conocer Américo Vela Ramírez, representante zonal del distrito de Parinari, quien arribó a la localidad de Iquitos conjuntamente con otras personas afectadas, para dar a conocer los detalles del derrame de petróleo de la empresa Pluspetrol. En ese sentido, solicitó apoyo urgente para los damnificados.

“El derrame de petróleo está afectando a más de 28 comunidades del distrito Parinari y Urarinas. Esto es una gran preocupación porque el crudo ha comenzado a bajar desde Saramuro, que está a ocho horas de la localidad de Parinari, y ahora ya está en Parinari”, expresó a Ideeleradio.

“Entonces es una gran alarma porque no se está bebiendo el agua del Marañón, que es la única fuente que utilizamos, ya que no contamos con agua potable. Lo esencial es que nos envíen agua porque desde el sábado la población no está bebiendo el agua del Marañón. Hasta el momento, no hemos recibido una sola gota de agua ni víveres por parte de la Pluspetrol”, acotó.

Estimó que en los próximos días saldrá a la luz, un registro de animales afectados por el derrame de petróleo de esta compañía, que es considerado el segundo caso en la historia de esta localidad. Recordó que el primer incidente sucedió en el año 2000 y que durante el mismo se registró la muerte de varios peces en el Marañón.

“Hasta el momento no hay un registro de animales peces que hayan perecido, pero estimo que este hecho se podrá suscitar en los próximas días, porque por el problema que hubo en el 2000 se registró la muerte de muchos peces”, concluyó.

El director regional de Energía y Minas de Loreto, Roy Meza estuvo en la zona afectada y confirmó que fueron 400 los barriles de petróleo derramados. Aún no se saben las causas objetivas del accidente. Lo más preocupantes, según Meza, es que el crudo sigue avanzando por el río Marañón.

Por su parte, el Ministro de Energía y Minas,  Pedro Sánchez, erigido en defensor de la contaminación, ha señalado que los 400 barriles vertidos al río  “no son para alarmarse” (Claro, como no bebe y vive de esa agua….)

Link: La denuncia contra Pluspetrol, por contaminación en el río Tigre

Link: Clima de cambios de la PUCP indica que contaminación “no es poca cosa” así como nos brinda un mapa de la zona afectada

Link: La información en el blog de la Coordinadora de Derechos Humanos

Link: Pronunciamiento general sobre el derrame de petróleo originado en el río Marañón

Link: Aspectos culturales de los pueblos afectados por el derrame

[tweetmeme source=’pacobardales’ only_single=false]

Por: José Álvarez Alonso

El 5 de julio del 2006 el pleno del Concejo Provincial de Maynas aprobó el Acuerdo de Concejo N° 612-SO-MPM, “Propuesta de implementació n de medidas de emergencia para mitigar el impacto del ruido producido por el tránsito urbano en las actividades educativas y otras, y disminuir el riesgo de accidentes de estudiantes en las inmediaciones de centros educativos”, que incluye las siguientes medidas:

1.- Instalar carteles de gran tamaño cerca de colegios y hospitales, indicando la velocidad máxima 30 km.

2.- Instalar en las calles colindantes con estos centros mini jibas dispuestas de tal modo que no obliguen a parar a los vehículos, sino a reducir la velocidad a menos de 30 km.

3.- Difusión radial sobre el particular.

¿Alguien ha visto alguno de estos comprometidos carteles y jibas delante de colegios y hospitales? No. ¿Alguien escuchó algún aviso en radio sobre el particular? No. Como tantas otras veces, una nueva y beneficiosa norma incumplida, para dolor de la sufrida población, y especialmente para los más vulnerables, los niños y los enfermos.

Este acuerdo de Concejo respondía a la preocupación levantada por el Comité Cívico Todos contra el Ruido sobre los daños que los ruidos excesivos del tránsito están causando en la salud de todos, y en la educación de los niños y jóvenes. Ese mismo año, un peritaje sonoro realizado en varios colegios de Iquitos por la Policía Nacional había mostrado que los niveles de ruido dentro de las aulas contiguas a calles transitadas casi duplicaban los máximos permisibles para este tipo de ambientes, de acuerdo a los estándares nacionales y de la OMS: 50 decibeles (día) y 40 (noche). Por ejemplo, en el Centro Educativo N° 61004 (en la cuadra 18 de la c/ Moore) el sonómetro dio mediciones de 97 y 98 decibelios. ¿Cómo pueden estudiar y aprender así los niños? No es de extrañar que los estudiantes loretanos estén entre los peor preparados del Perú… Pero esto parece no importarles a las autoridades municipales, más preocupadas por ornatos callejeros y remodelaciones de dudosa prioridad.

En la mayoría de países desarrollados, delante de colegios siempre hay enormes gibas que obligan a los vehículos a bajar al máximo su velocidad: la seguridad de los niños es los primero. Y en esos países no existen vehículos ruidosos como en Iquitos. Aquí nadie hace nada por disminuir el ruido y el riesgo de accidentes delante de colegios. Los derechos de los niños no parecen ser prioridad para nuestras autoridades.

Durante cinco meses -entre noviembre del 2009 y abril del 2010- no se hizo ni un solo operativo contra el ruido en Iquitos, y en el último mes apenas unas decenas de vehículos fueron internadas al depósito, alentando la impunidad de quienes manipulan sus tubos de escape para meter más ruido. Consecuencia lógica: en los últimos meses han aumentado los vehículos muy ruidosos.

Se sabe que la Fiscalía Ambiental ha denunciado al Alcalde y al Subgerente de Salud Ambiental de la MPM, por el tema de los ruidos molestos en la ciudad. ¿Son los únicos responsables? Por supuesto que no. Es probable que sean culpables de negligencia, por no tomar las medidas necesarias, y dentro de sus competencias, para evitar esta lacra que tanto daño hace a Iquitos. Pero hay otros responsables, comenzando por los que producen los ruidos: ¿alguien ha escuchado de algún motorista o motocarrista ruidoso denunciado? No, pese a que sobrepasar los máximos permisibles de ruido es un delito hoy, de acuerdo con el nuevo Código Penal.

¿Y qué hace el Ministerio de Salud para enfrentar un claro problema de salud pública? Porque los ruidos excesivos son causantes de graves afecciones, como cansancio crónico, enfermedades cardiovasculares –con incrementos de hasta el 20% – 30% en el riesgo de ataques al corazón en personas sometidas a más de 65 decibelios-, trastornos del sistema inmune responsable de la respuesta a las infecciones y a los tumores, trastornos psicofísicos -ansiedad, manías, depresión, irritabilidad, náuseas, jaquecas, disminución del apetito sexual-, cambios conductuales, incluyendo comportamientos antisociales tales como hostilidad, intolerancia, agresividad, y disminución de la tendencia natural hacia la ayuda mutua… (Esto parece realmente un diagnóstico de lo que está pasando en nuestra ciudad…)

¿Qué hace el Ministerio de Educación para proteger a los estudiantes en los colegios, afectados por los excesivos ruidos del tránsito callejero? Porque el ruido afecta seriamente el aprendizaje: un estudio realizado en Europa en colegios cercanos a aeropuertos mostró que los ruidos excesivos disminuían en más del 25% la memoria a largo plazo de los niños. Algunos colegios con más recursos han puesto vidrios en las ventanas hacia la calle, pero eso no lo pueden hacer los que tienen menos recursos, y esto además crea otro problema: el calor excesivo dentro de las aulas. De nuevo, los niños pobres siguen estando en desventaja… Por cierto, nunca he escuchado al SUTEP, tan combativo en temas gremiales, reclamar a las autoridades municipales y policiales para que acaben de una vez por todas con esa tremenda rémora para la educación.

¿Y qué hacen la Cámara de Comercio y el MINCETUR? Porque el ruido está afectando gravemente el turismo en Loreto; muy pocos extranjeros quieren quedarse a hacer turismo urbano, porque no soportan los demenciales ruidos callejeros. Iquitos está perdiendo millones de dólares al año por este concepto (especialmente restaurantes, puestos de artesanías, transportes, hoteles). Y con seguridad se pierden miles de horas de trabajo y eficiencia en todos los negocios y oficinas asentados en las calles más transitadas. En la silenciosa Unión Europea se calcula que las pérdidas por ruidos suman entre 13,000 y 20,000 millones de euros al año.

Autoridades de Iquitos: por favor, defiendan, protejan a los ciudadanos más indefensos, niños, enfermos, ancianos, y a toda la población, de ese puñado de antisociales que ha convertido a Iquitos en la capital del ruido de Perú. Para eso han sido elegidos o contratados. Si no lo saben o pueden hacer, retírense, dejen el puesto a quien de verdad se preocupe por la salud, la educación y la economía de la gente, y especialmente por el bienestar y seguridad de los niños.

[tweetmeme source=’pacobardales’ only_single=false]

ruido

(Foto: Pyramide Perú)

Esta mañana se realizó en Iquitos una jornada de 15 minutos de silencio contra la contaminación sonora que padece esta ciudad. No debemos olvidar que este impacto es básicamente simbólico, y a pesar de que se han tratado por todos los modos de aminorar el excesivo ruido que se percibe en las calles, los resultados no han sido contundentes (aun cuando la buena voluntad y deseo de los integrantes del llamado “Comité Cívico Todos contra el ruido” han sido intensos).

En la jornada de hoy, se presentó una afirmación que podría ser alarmista, pero probablemente es cierta: Iquitos es la ciudad más ruidosa de Latinoamérica. La noticia, según RPP:

Según mencionó (Efrosina Gonzales), Iquitos es la ciudad más ruidosa del Perú y de Latinoamérica, teniendo como principales elementos contaminantes a los transportistas, quienes tienen una participación del 80%.

También están incluidos los bares y discotecas, las actividades familiares conocidas popularmente como “parrilladas” e incluso los partidos políticos y los sindicatos a los que consideró que contaminan de “manera brutal”.

Agregó que en los hospitales lo recomendable por la Organización Mundial de la Salud es de no más de 30 decibeles, en zonas residenciales 30 en el día y 50 en la noche y en zonas residenciales mixtas 50 y 55 respectivamente.

“En Iquitos el ruido que oscila entre las seis y media de la mañana hasta las 10 de la noche, en algunos vehículos, oscila desde los 90 a 115 decibeles”, precisó Gonzáles.

Con respecto a la excesiva bulla, señaló que los moto taxis también son parte del problema sobre todo porque no cuentan con el mecanismo reductor del ruido.

“Si salen adecuadamente de las fábricas con el dispositivo silenciador en los tubos de escape debería tener un sonido no más allá de 60 decibeles que es lo máximo permitido por el oído humano”, explicó.

Manifestó que este problema también está relacionado con la salud de las personas debido a que no permite una buena concentración e incrementa los niveles de estrés que causa un daño en los demás órganos del cuerpo humano.

La concientización es un paso muy lento, pero debe empezar a convertirse en una actitud de mayor compromiso contra el ruido. La situación es particularmente calamitosa en este aspecto y todos deberían empezar aasumir su responsabilidad y tomar medidas importantes al respecto.

Blog: Minutos de silencio en Iquitos (Delaselvasuwebón)