Posts etiquetados ‘Calvo de Araujo’

Por: Lando

(Detalle de mural de César Calvo de Araujo: Llegada de vapores envíados por Ramón Castilla a Iquitos)

El día martes 03 de noviembre de 2009 a aproximadamente las 5 y media de la tarde, sobre la ciudad de Iquitos se iniciaron fenómenos naturales de vientos huracanados y tormenta eléctrica . Doña Luz Valdez de Achong se apresuraba a juntar la ropa que había lavado y se había estado secando en su tendedero. Oye mujer a donde vas que te vas a mojar que ya está lloviendo, regresa, le había dicho su esposo Don Lucho Achong. Ella inmediatamente le hizo caso y regresó rauda a su sala en el segundo piso de la Casa Fitzcarraldo. Seguidamente se escuchó un estremecedor estruendo.

La casa Fitzcarraldo es patrimonio arquitectónico de Iquitos y su edificación data en aproximadamente 200 años de antigüedad. Su construcción fue dirigida por unos arquitectos moyobambinos. La pared del frontis hecha con material único, una mezcla de barro, chancaca, clara de huevos, estiércol de ganado y paja sobre una base de palos y madera de amarre u horcones, amarrados, valga la redundancia, con pona. Le dicen la casa Fitzcarraldo por que allí vivió el cauchero durante 6 años desde 1893 hasta 1899, según nos cuenta el Sr. Luis Achong Arellano (actual propietario) cuyos abuelos se mudaron a ocupar este edificio en el año 1917.

Aquel estruendo que dejó helados al Sr. Achong y a su esposa fue justamente originado por la caída, sobre el tendedero, de uno de los dos murales del pintor Casar Calvo de Araujo (1910-1970) instalados en la vieja casona de la Municipalidad de Maynas, uno que representa el descubrimiento del río Amazonas, por Francisco de Orellana, y el otro, la llegada de los vapores que enviara Ramón Castilla a la aldea de Iquitos (1864), entonces puerto fluvial, origen de la ciudad actual. Lo que pasa es que en el año 2007, el actual alcalde, Salomón Abensur, decidió construir un nuevo palacio municipal, e inició la demolición del existente, provocando la inmediata reacción de artistas e intelectuales, que se opusieron a tal acción.

Así, Abensur, con la sin-querer-queriendo complicidad de los contratistas empleados para este caso, los elementos y de la pluma de una endeble grúa, lograba que un patrimonio cultural, un pesado mural del pintor Cesar Calvo de Araujo, cayera estrepitosamente sobre otro patrimonio cultural, la antigua casa Fitzcarraldo, casi destrozándole el techo y parte de su valiosísimo e irrestaurable frontis.
Los detअल्लेस्दे lo que sucede en la actualidad y las acciones que están tomando los artistas en general liderados por el INC Loreto y su Director el también renombrado artista plástico Christian Bendayan, para protestar ante estos despropósitos los podrán encontrar en este vínculo de Diario de IQT .

El motivo de esta crónica es mostrar el archivo gráfico de lo que sucedió aquella vez. La siguiente es la secuencia de fotos:

La importante crítica de arte peruana Élida Román escribe en el diario El Comercio una nota alertando el abandono y riesgo potencial en que se hallan dos murales del gran artista amazónico César Calvo de Araujo, los cuales fueron extraidos del antiguo palacio municipal de Iquitos y han sido abandonados a su suerte por la gestión edil del actual alcalde Salomón Abensur, uno de los más ineptos y, además, nefastos en cuanto a la promoción y desarrollo de manifestaciones artísticas en la provincia de Maynas. Aquí el texto completo de Román:

César Calvo de Araujo (Yurimaguas, 1910-Iquitos, 1970), pintor y poeta, es el nombre más reconocido como artista de la Amazonía en los dos primeros tercios del siglo pasado. Autodidacta y apasionado de su tierra, sus obras recorrieron EE.UU., Brasil, Bolivia, Colombia y Argentina. A él se deben los dos murales instalados en la Municipalidad de Maynas, uno que representa el descubrimiento del río Amazonas, por Francisco de Orellana, y el otro, la llegada de los vapores que enviara Ramón Castilla a la aldea de Iquitos (1864), entonces puerto fluvial, origen de la ciudad actual.

En el 2007, el actual alcalde, Salomón Abensur, víctima de la fiebre modernizante y cementera, decidió construir un nuevo palacio municipal, e inició la demolición del existente, y provocó la inmediata reacción de artistas e intelectuales, que exigieron detener tal acción (ver Diario de IQT), y lograron, como resultado, la intervención del INC, que estableció exigencias específicas en relación con el cuidado y conservación de los citados murales, condición indispensable para otorgar el permiso correspondiente.

En noviembre del 2009, sin embargo, se retomó el proceso de demolición, sin autorización del INC, con el resultado de que la grúa que trasladaba los murales cayó sobre la vecina casa Fitzcarrald, patrimonio arquitectónico y el inmueble más antiguo que se conserva en Iquitos.

Si bien los murales no sufrieron, fueron desterrados al parque zonal, y permanecieron al aire libre, hasta febrero del 2010. Entretanto, el alcalde firmó un acta por la que se comprometía a reparar el daño en la casa afectada y dar tratamiento adecuado a las obras de Calvo, lo que, por supuesto, no se ha llevado a cabo hasta la fecha.

En marzo, el INC-Loreto, bajo la dirección de Christian Bendayán, ha entablado demanda contra la municipalidad. Como dato final, se conoce un proyecto de nueva sede, provisto con un pintoresco diseño de fachada, en que espejos y neones completarán esta historia difícil de calificar.

Habría que hacer algo urgente para salvar estos tesoros del patrimonio cultural amazónico ¿verdad? La comunidad loretana y la comunidad artística local, nacional e internacional tienen la palabra.

EXTRA: El INC Loreto ha invitado a una reunión a toda la comunidad artística y general para discutir y debatir el abandono y riesgo en que se encuentran los dos murales de César Calvo de Araujo, extraídos del antiguo palacio municipal de Iquitos y abandonados a su suerte por la gestión del actual alcalde Salomón Abensur. El encuentro se realizará este jueves 27 de mayo en el INC- Loreto (Malecón Tarapacá 382 Altos) a horas 8:00 p.m. Es hora de asumir nuestra responsabilidad como ciudadanos y artistas loretanos, exigiendo a las autoridades se respete el arte y la historia de nuestra región.