Posts etiquetados ‘Alberto Pizango’

pizango

Con su inexplicable solicitud de asilo en Nicaragua (gobernado por el autoritario y desprestigiado Daniel Ortega), el líder de AIDESEP Alberto Pizango decreta  el funeral político de un oportunista que quizo hacer de la lucha amazónica un medio de lucimiento personal, con eco aún más increíble en la usualmente despistada clase política peruana. En tanto, lo de Bagua, perdido entre la lucha de palabrería justificatoria y demagógica.

AIDESEP es una organización valiosa en la lucha amazónica, pero creo su dirigencia actual ha tenido demasiados problemas, y Pizango no ha contribuido realmente con el tema, más bien ha permitido que esto continúe y se agrave, incluso que se pretenda deslegitimar su trabajo de modo arbitrario a través de la APCI. Ante ello, el gobierno represor ha tenido armas como para intentar desacreditar la causa. No hay duda que el dirigente que huye (y no hace honor a la dignidad de su pueblo) le ha dado muchas armas al endurecimiento del autoritarismo, especialmente en momentos que en Loreto, San Martín y Madre de Dios se generan más focos de resistencia.

Sin embargo, seamos realistas. La lucha amazónica felizmente no depende de ídolos de barro creados por los medios de comunicación políticamente correctos y los frívolos forjadores de olas ideológicas que, ya hemos visto, solo conducen al despeñadero. La lucha del señor Pizango es más bien electoral. La lucha de la Amazonía es de siglos y tiene un solo norte. La lucha amazónica es de decenas de organizaciones, cientos de dirigentes, miles de pueblos y cientos de miles de ciudadanos. Un ejemplo increíble y altamente valioso es que los apus de San Martín lograron más de cien mil firmas para derogar los inconstitucionales decretos legislativos malamente dictados por el régimen, o el verdaderamente valioso ejemplo del líder awajún Santiago Manuín, que ha recibido balas asesinas por defender la integridad de su territorio. Eso se llama dignidad.  Eso se llama defensa y fuerza colectiva.

La Amazonía es mucho más que aventureros políticos disfrazados de luchadores indígenas como Pizango. La Amazonía es amplia y generosa y no tiene color ideológico. Ante las matanzas, ante el zarpazo del Estado oficial, se necesitan líderes de verdad. La lucha es por justicia, respeto y reivindicación. Además por orgullo, coraje y dignidad.

Link: El Utero reprueba el “coraje” de Pizango en este momento crucial para la lucha amazónica

Link: Martha Meier explica cuáles son la leyes que amenazan el 60% del bosque

Link: El gran Heduardo “Pizango Nica”

Link: La nueva lideresa de AIDESEP mantiene la dignidad y la lucha amazónica

Link: Rospigliosi y “la responsabilidad de Pizango”

bagua01Francotiradores en Bagua (Fuente: El Morsa)

Desafortunado o no, el conflicto amazónico ha  tomado un cariz trágico y sangriento.

La crisis es global y sin precedentes.

El Presidente Alan García en un acto irracional y totalmente descabellado, ha señalado que los ciudadanos indígenas “no son de primera clase“.

El Estado ha actuado de modo represivo, como haciendo caso a dicha bravata.

Los sucesos de Bagua han desbordado, mucho más allá de lo permitido. Hasta el momento, el enfrentamiento entre habitantes de la zona y miembros de la Policía, en la llamada Curva del Diablo (luego de que se quemara la gobernación del lugar), están dejando un saldo no confirmado aún de 20 civiles muertos y 10 policías (cifra que seguramente seguirá subiendo)

Los rumores sobre la detención de Alberto Pizango, líder de la AIDESEP son demasiado fuertes como para dejarlas de lado.

El primer reporte desde la zona del conflicto vía Enlace Nacional:

Entre los fallecidos, se encuentran pobladores awajun.

Este blog ha decidido convertir a este post en un depósito de noticias que seguirán llegando conforme pasen las horas.

De todas maneras, es necesario un pronunciamiento sobre lo que ya se considera Masacre de Bagua.

Lo que en todo caso nos sorprende es que el Gabinete Simon no haya renunciado en pleno, por dignidad y decoro político.

Actualizaciones.

2.22 p.m. Alan García advierte a los nativos: “ya está bueno de protestas

2.32 p.m. Las fotos de los enfrentamientos en el Flickr de Enlace Nacional

2.34. p.m. Las reacciones en blogs Utero de Marita, Desde el tercer piso, Tv Bruto

2.38 p.m. Reacciones en Iquitos: Pro & Contra, Delaselvasuwebon, Radio La Voz de la Selva, Globalizado, Musmukeando y Desde la amazonía loretana

2.49 p.m. Gobierno decretará toque de queda en Bagua

2.52 p.m Garcia con full demagogia “los policías murieron con honor y dignidad” ¿Y los indígenas muertos?

2.57 p.m. Lourdes Flores “justifica” actuación de Policía en tragedia de Bagua

3.06 p.m. Versiones indicarían que líder pacifista awajun habría muerto en Bagua (aunque comentarios en el blog de Marco Sifuentes indican que estaría vivo aunque mal herido)

3.11 p.m. Como si fuera poco, UN HELICOPTERO DEL EJERCITO ES DERRIBADO por narcoterroristas en el VRAE

3.41 p.m. Marco Sifuentes en su twitter indica que Santiago Manuín Valera, líder awajún, estaría vivo.

3.45 p.m. Confirmado: Santiago Manuín, está vivo aunque muy mal herido.

6.20 p.m. La versión de Heduardo y Jacqueline Fowks

6.39 p.m. El Higado de Aquiles brinda por el Día del Medio Ambiente y el gobierno

6.51 p.m. Cifras oficiales: 25 civiles y 9 policías muertos

6.55 p.m. Número de víctimas podría ser aún mayor, según El Comercio

7 p.m. Global Voices compila el conflicto para los lectores en inglés

7. 05 p.m. 38 policías han sido tomados como rehenes en estación petrolera en Bagua

7.29. p.m. Lean el análisis del reciente y buen blog loretano Patas Arriba

7.43 p.m. Fotos muy chocantes de indígenas muertos en Bagua

8.18 p.m Cortan señal de Radio La Voz de Bagua y denuncian torturas

9.13 .m. El lado horroroso del humor (según Álvaro Portales)

9.22 p.m. ¿Será cierto que la Policía está quemando cadáveres de civiles muertos?

9.40 p.m El último reporte de Enlace Nacional

Y al día siguiente, sábado 6 de junio, sigue el baño de sangre en Bagua

10.20 a.m. Se confirma muerte de Santiago Manuín, líder pacifista awajún

10.25 a.m. Ordenan captura de Alberto Pizango, líder de AIDESEP

10.28 a.m. Mueren 9 de los 38 policías retenidos en Bagua

10.35 a.m. El conflicto amazónico explicado por el Jorobado

12.43 p.m. Alberto Pizango habría huído de orden de captura y prepara asilo en Bolivia

12.50 p.m. Visiones: Puente Aéreo y Mate Pastor

1.01 p.m. Lamentable editorial del siempre afiebrado Aldo Mariátegui

1.02 p.m. Hildebrandt: La orden vino de arriba

marina-indigenas

A riesgo de parecer alarmistas, en Diario de IQT podemos advertir que hay una radicalización peligrosa en el escenario amazónico, a raíz de la reciente protesta. El asunto ha tomado un rumbo cada vez más hostil entre las demandas en pugna.

A partir de las truncas conversaciones entre el gobierno y los dirigentes de las comunidades indígenas, entre ellos el cada vez más mediático y destemplado Alberto Pizango , lo que ha originó una declaración de INSURGENCIA.

Evidentemente, más allá de la polarización, existe un exceso en el término, pero son síntomas de lenguaje (que deben ser manejado mejor a partir de las emociones tan disímiles en que se manejan las declaraciones de los actores políticos de este juego). Como indica Santiago Pedraglio, la insurgencia, aparte de ilegal, es un grave error y no deja de ser demagógica.

Ello lo han entendido claramente los dirigentes de la protesta amazónica, que han depuesto rápidamente el término de sus comunicaciones y declaraciones, pero de igual modo mantienen la protesta en todos  sus demás sentidos.

Como indicamos, el problema estructural no es tanto es de lenguaje, o como se podría inferir, de términos más o términos menos.  Es un asunto que viene arrastrándose por años, por décadas, los cuales han sido malamente manejados no solo por la clase política nacional, sino también por la pretendida clase  intelectual y periodística (el último artículo de Aldo Mariátegui es una prueba demasiado evidente de esto).

La consabida ignorancia del gobierno en temas amazónicos se ha hecho palpable con la autorización de la presencia de las Fuerzas Armadas para controlar las zonas declaradas en emergencia. Error total, que se relaciones con la imprudente declaración del propio Alan García, en medio de todo el bolondrón,  en el sentido que las “tierras amazónicas son de todos los peruanos”.

Ajá, el mismo creador de la doctrina del perro del hortelano se preocupa por las tierras amazónicas. Ajá, los mismos peruanos que les importa muy poco la amazonía, su desarrollo y su integración real al Perú ahora se preocupan con denuedo digno de mejor causa de nuestros problemas.

¿Quién ha levantado con mucha pasión su voz de protesta ante la agresión de buques de la Marina contra pobladores del río Napo hace poco, con el fin de permitir el transporte de petróleo de compañías privadas?

¿Cuéntennos, amigos de la clase política, intelectual y periodística si saben que ayer se movilizaron los principales dirigentes y autoridades regionales en solidaridad y favor de la plataforma de lucha de los pueblos originarios?

Hay un gran riesgo de politización en la protesta (ya sabemos que existe la posibilidad de que a río revuelto algunos politiqueros estén construyendo su base electoral), pero   de ahí a creer que no existe una demanda real y creíble, que va más allá de lo anecdótico, y se inscribe en la gran demanda de toda la vida: miren a la selva, miren de verdad, sin prejuicios, mírenla como parte del todo, no como un territorio inhóspito (en parte debido al abandono del propio Perú oficial), no como una estela esotérica cargada de tonalidades verdosas, sino como una posibilidad concreta, valiosa, sustentable.

Si aún no la han parado, si aún siguen en su propio jueguito onanista, prosigan con su guerrita mediática, con sus fuegos de artificios y su desconocimiento galopante.

Más en: El Útero de Marita, Desde el tercer piso, Heduardo, Delaselvasuwebon, Goodman, Desde la amazonía loretana, El jorobado de Notre Dame

” De la selva su colera“: un artículo más que recomendable de César Hildebrandt

 Reflexiones de IQT: Para entender un poco la historia amazónica o La historia que se devoró el presente.