Archivos de la categoría ‘Fernando Nájar’

Por: Fernando Nájar

UN ABUSO

La intención del expulsar de la selva peruana al ecologista inglés, Paul Mc Auley por sus ideas, en este caso por defender el medioambiente amazónico y los derechos de los indígenas, es un indicio que la libertad expresión, la que custodia todas las demás libertades, está entrando en una etapa crítica en el Perú.

Recibir un plazo de siete días para sus descargos legales, luego de estar viviendo más de 20 años en el país, es tan atentatorio, injusto y hasta obsceno; un retroceso hacia los tiempos del fujimontesinismo. Mc Auley apenas tuvo tiempo para presentar un Habeas Corpus que le salvó de una expulsión inmediata. Seguirá en el Perú en tanto prosiga un proceso judicial.

Cuál fue su pecado? ¿Señalar que las petroleras contaminan los ríos y los bosques? ¿Revelar que cientos de indígenas presentan signos de intoxicación con cadmio, plomo y arsénico? ¿Opinar sobre el baguazo? ¿Informar el remate de extensos bosques con una serie de vicios legales? ¿Anunciar que Herman Pezo ubicó su botadero en una reserva natural? ¿Lidiar con un alcalde desmesuradamente inculto y super nada para Iquitos?

La lógica de este ciudadano inglés frente a la acusación del Estado Peruano, es que, siendo misionero de una congregación católica, defendió el medio ambiente bajo los postulados del último Concilio del Vaticano, que señala expresamente: destruir la ecología, es un crimen. Si el Perú es un país de credo católico, no podría entonces desconocer lo que establece el Vaticano.

El modo de cómo intentaron desterrar al ambientalista, demuestra que el Gobierno de Alan García no reconoce la existencia de una poderosa corriente de voluntades que lucha contra el deterioro del ecosistema mundial. Es una fuerza impresionante, tiene cada día presencia y espacio en los convenios, tratados y políticas de gobierno. Dentro de esa corriente se encuentra la cooperación internacional.

ALGO QUE SE VENIA

Si defender la Amazonia del saqueo es un delito; si denunciar la violación de los derechos humanos de los indígenas es quebrantar la ley y la seguridad del Perú; entonces, según la “lógica” del Gobierno Peruano, la expulsión de este misionero era expeditiva desde el 2005

Por esos tiempos desbarató una comisión especial, que presidida por el entonces vicepresidente regional, Víctor Isla Rojas, intentó concesionar unas 400,000 hectáreas de bosques maderables, incluyendo comunidades indígenas y biodiversidad existente, con precios irrisorios a unos cuentos poderosos que utilizaban testaferros.

De igual modo no pasaron por alto, ni fueron archivados, los documentos acusatorios o acusetes enviados el 2006 al Ministerio de Relaciones Exteriores por el señor Joaquín Planas Morelli.

Decía en las cartas este dudoso toledista , que fungía entonces de Prefecto de Loreto, que “el misionero Mc Auley era un “elemento perturbador” y un personaje “que crea un clima adverso a las inversiones petroleras en la Amazonía peruana”. Mc Auley había descubierto que este personaje hacía continuas visitas a una cuestionada empresa petrolera.

CASO DE ANDOAS

Cierta mañana de diciembre del 2009, en el café Aris burger de la Plaza de Armas de Iquitos, un abogado vinculado al oficialismo de turno, amigo nuestro, nos decía: ” que este padrecito, el Hno. Paul, hace rato que está en la mira del gobierno”.

Según el letrado, Mc Auley había sido el artífice técnico para que la Corte Superior de Justicia de Loreto determine ( el 9 de diciembre del 2009) la inocencia de 21 indígenas acusados de asesinar al PNP Jaime Reyna Ruiz en marzo del 2008 durante la toma del lote petrolero AB en Andoas, la veta de oro de la Pluspetrol.

Cierto, Mc Auley demostró ante la opinión pública, cual eximio investigador televisivo, que las denuncias del Ministerio Público, de la Policía Nacional y de la propia Pluspetrol, carecían de sustentos para acusar a los achuares y kechuas que se rebelaron exigiendo puestos de trabajos a la empresa petrolera. Inclusive trajo consigo evidencias del asesinato deliberado de un indígena que nunca se investigó.

Desde entonces ha estado en la mira de un gobierno centralista desvinculado de Loreto y lujurioso de ofertar la Amazonía. La ONG. Amazon Wach confirmó por estos días que Mc Auley era seguido de cerca por el Estado Peruano, se entiende por la policía secreta peruana.

CONTRA LOS 78 DERRAMES PETROLEROS

Los responsables de la Pluspetrol, los que podrían haber influenciado en la decisión alanista, también lo tienen jurado contra este misionero que ha estado denunciándoles por la contaminación y continuos derrames petroleros en los ríos Corriente, Tigre, Pastaza, Morona y afluentes.

El último derrame, de 400 barriles en el río Marañón, es una raya más al tigre porque nadie en Iquitos dice algo. A Mc Auley le han entretenido con el cuento de la expulsión.

Según el semanario limeño “ Hildebrandt en sus treces”, la Pluspetrol ha provocado 78 derrames petroleros en la selva peruana, sin que hasta ahora nadie atine “patearle el trasero”, como expreso textualmente el Presidente norteamericano, Barak Obama, en alusión a la British Petroleum (BP) responsable del derrame petrolero en el Golfo de Mexico.

Obama no sólo pateó técnicamente el trasero de la British Petroleum, la que pagará una indemnización cercana a los 30 mil millones de dólares por daños y perjuicios, sino que ha suspendido todo los proyectos de exploración petrolera marítima.

En el Perú, los mandatarios coquetean con los contaminadores. La minera Doe Run, que convirtió a la Oroya en uno de las cinco ciudades más contaminadas del mundo, pide prorroga para paliar sus daños a lo largo de 700 años. Pluspetrol, operador de Camisea, que tiene como salín (almacén de sal) al río Corriente está anunciando una inversión de 3,016 millones de dólares para el 2012. A ellos, ni el pétalo de una rosa.

DESPEJANDO EL CAMINO PARA EL HORTELANO

En esa “cosmovisión” de ofertas y demandas de los recursos naturales de la selva peruana, un personaje como Paul Mc Auley es un advenedizo para los “intereses comerciales” del Estado, un obstáculo para cualquier defensor del “Perro del Hortelano, el proyecto económico más depredador de la historia.

Si damos crédito al documento del Ministerio del Interior, entonces todas las ONGs internacionales establecidas en el Perú, defensoras del medio ambiente y de los derechos indígenas, estarían también en el riesgo de que las expulsen en cualquier momento del país.

Claro está, desde el baguazo del 2009, el gobierno intenta deshacerse de todos aquellos que intente interrumpir sus cuestionadas concesiones de los recursos naturales de la selva peruana, desconociendo tratados y convenios internacionales.

Si todo aquel que se oponga al perro del hortelano, puede ser considerado como un elemento perturbador contra el Estado Peruano, por lo tanto sujeto al fueron judicial; no cabe duda que estamos entrando a un ciclo de oscurantismo. Hoy le toca a los ambientalistas. Como dice José Álvarez Alonso, el alanismo está hoy en la caza de ambientalistas.

En el caso de Mc Auley, la gota que colmo el vaso, la que provocó la desesperación de los mercadotecnitas de Lima, los que tranzaron exitosamente en lotes petroleros el 70 % del territorio amazónicos, habría sido la denuncia del misionero inglés sobre la nueva Ley Forestal, plagada de vacios, como se observa en la web de la Red Ambientalista, http://www.redambientalistadeloretana..

El ambientalista está chocado con grandes poderes. El mismo declaró esa posibilidad a la prensa internacional. Con la nueva ley Forestal, el Estado tiene la libertad absoluta de concesionar extensas aéreas de bosques que estarían destinados al monocultivo. Se entiendo que es para la obtención de bioetanol, un proyecto privado que está creado conflictos sociales, como sucede en Alto Amazonas

Finalmente, la orden de expulsión del país del ambientalista británico, Paul Mc Auley mortifica, molesta de sobremanera a todos aquellos que perciben que la Región Loreto está ingresando, en términos ecológicos y económicos, a una etapa de riesgo y devastación.

Lo quieren excluir porque saben, los del Gobierno, que Loreto no tiene casi a nadie quien lo defienda para este tipo de vandalismo: la destrucción de su ecosistema.

Mc Auley está por ahora libre de la expatriación, el alanismo no calibró las consecuencias, provocó una controversia en Iquitos, de la que está saliendo mal parado.

Por: Fernando Nájar

*****

El diario “Aurora-Israel”, de Tel Aviv,   mantuvo en su portal digital durante dos semanas el videoclip “En tus tierras bailaré”, interpretado por Wendy Sulca, la Tigresa del Oriente y  Delfín, el ecuatoriano de vestimenta fachosa; muchos de los que vieron el vídeo pensaron que era una broma, un remedo o uno de aquellos spots de entretenimiento. En varios blogs, originarios de Israel, se puede encontrar una larga lista de opiniones nada simpáticas sobre este clip. Esta semana el vídeo fue remplazado por otro que muestra la tecnología de punta del Estado Judío en la purificación de las aguas servidas con rayo láser,  que luego son utilizadas en la agricultura.

“Aurora-Israel”, que semanalmente tiene una edición impresa, es un importante medio de prensa en lengua española, un link de obligada lectura para un sector social de habla hispana que no representa ni el 5 % del total de habitantes de Israel. El Estado Judío tiene una población calculada en siete millones 200 mil habitantes; la presión pública, por tanto, lo conducen los medios en lengua hebrea como el Jerusalén Post, Haaretz y  Yedioth Aharonot.

Una primera explicación del porque los editores del Aurora-Israel mantuvieron tanto tiempo en su portal el vídeo artesanal  “En tus tierras bailaré”, es la notoriedad que  tiene en YouTube. Otra de las razones sería la letra de la canción que tiene como temática a Israel; sin embargo, el gancho fuerte habría sido la increíble fama de la Tigresa del Oriente  con su vídeo “Nuevo Amanecer”, que registró 11 millones de visitas en el 2009, convirtiéndose  en la reina de Youtube y de la ridiculez. No hay explicación exacta de la increíble recaudación de visitas que tiene La Tigresa del Oriente en YouTube, tal vez sea el gusto oculto de la gente por lo anormal o anti normal.

En la década de los 90, en la vereda del semanario Kanatari habían dos o tres  escribidores, aquellos que redactan en máquinas de escribir, cartas, oficios, solicitudes. Cierto día apareció un nuevo copista. Era un lugareño de edad madura y de apellido francés que se le dio  por  componer “poemas” en tanto esperaba algún cliente. “Lavosier” escribió  “trovas”  que las enviaba a los periódicos locales. Obviamente nadie le dio acceso, con la  excepción del  El Matutino que público algunos versos. La Tigresa del Oriente anda por esa ruta; de tantos años de vivir maquillando y camuflando a la gente de la televisión, se la dado por proclamarse como una artista. Por cierto, ella no tiene la “censura”,  que experimentó “Lavosier”  porque YouTube no le  impide a nadie  colgar cualquier fanfarria, como también hay gente que químicamente comulgue con ese tipo de cursilerías

Pero volviendo al tema. Es poco probable que el mencionado vídeo cautivara a los miles de ciberlectores de Aurora-Israel; más allá de una sonrisa irónica o una opinión burlona no pasó esta anécdota musical. Nada más patético que observar a una  Tigresa del Oriente, que por su edad avanzada apenas puede mover su pesada figura y el  desagrado que habrá provocado el cantante ecuatoriano Delfín, que se le observa  en un pasaje del videoclip rodeado de cerdos. Para los judíos y los árabes el cerdo es un animal inmune; eso no significa que en Israel no existan algunas tiendas que comercializan  discretamente carne de cerdo, incluso hay un kibutz que exporta a este producto.

Sin lugar a duda, hay cantantes latinos muy conocidos en Israel como Mercedes Sosa, ya fallecida, Julio Iglesia o Shakira, que sigue rechazando cantar en Tel Aviv, incluso algunos interpretes caribeños tienen seguidores. Hay reguetones cantados en hebreo y árabe; y por cierto algunas canciones latinoamericanas han sido traducidas al hebreo. La música y los artistas del nuevo continente están en ascendencia en este país, no hay ciudad israelí que no cuente un lugar donde se pueda escuchar y bailar “música latina” .Puedo dar fe que cierto día del 2002 escuche en una emisora israelí “La Flor Canela”.

Para  la europeísta sociedad israelí, un vídeo con la característica de “En tus tierras bailaré” no es más que una expresión folklórica de los sudamericanos autóctonos. Un sociólogo diría que es la manifestación  de grupos  marginados o reprimidos que buscan espacio.  En todo caso las intervenciones de Wendy Sulca, Delfín y la Tigresa del Oriente fueron entendidas como una parodia a los cantantes latinoamericanos convencionales: La Tigresa del Oriente es la versión opuesta de Shakira y Delfín es el disímil de Chayanne o de Ricky Martin.

De todos modos, por la magia del Internet y la gentileza de los editores de Aurora-Israel, los intérpretes de “En tus tierras bailaré” estuvieron de paso por el país de los judíos, una petición que se encuentra en la letra de este videoclip que ya tiene una estadística cercana a las 600,000 visitas en YouTube.

Por: Fernando Najar

Si de chanchadas locales hablamos, el más emblemático  podría ser  el entendimiento financiero  entre el Gobierno Regional de Loreto y el Ministerio de Economía y Finanzas  para construir el  nuevo alcantarillado de Iquitos y  el sistema de tratamiento de sus aguas residuales con un préstamo de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón. Este “entendimiento” tuvo el aval político del gobierno aprista que le incluyó,  sin mencionarlo directamente, en la cuadragésima segunda disposición final de la Ley  del Presupuesto del Sector Público del 2009. Sin embargo, por increíble que parezca, es el  primer convenio peruano que succiona ilegalmente los fondos de varias entidades que no participaron ni firmaron su vigencia legal.

Que el Presidente Regional, Iván Vásquez Valera hoy anuncie  públicamente que el Gobierno Central devolverá los fondos sustraídos ilegalmente a las entidades perjudicadas no borra nada; al contrario, demuestra explícitamente que el convenio que firmó en el 2008 tiene mucho de camorra, tatuajes piratas, poses de anarquía chicha y sobre todo vacios legales que ni él mismo puede explicar hasta ahora, ni mucho menos el nuevo cuerno de la abundancia, la OPIPP, el ente ejecutor del proyecto.

Las chanchadas

Primero que él, Vásquez Valera,  firmó un  Entendimiento financiero con el MEF y el aval técnico del Banco del Nación, para que se descuente del Canon Petrolero, por espacio de 15 años, los montos que cubrirán  el préstamo de  S/. 421, 092,389.00 de Nuevos Soles o    68 millones 287 mil  dólares que entregó la Japan International Cooperatión Agency, JICA,  comprometiendo  las magras regalías que recibe Loreto por sus  yacimientos petrolíferos  y sin tener en cuenta que este  Canon  tiene su propia Ley, la 21678 y que su distribución se rige también por otra Ley, la 24300.

Y lo que es peor. El Presidente de la Región Loreto,   sin consultar a nadie,  arbitrariamente y subestimando a todos los loretanos, implicó hasta el 2023 los fondos de 51 municipalidades loretanas, de la  Universidad Nacional de la Amazonía Peruana y del Instituto de Investigación de la Amazonía Peruana ¿Qué tiene que ver la UNAP y el IIAP en obras de canalización que competen a las municipalidades en cualquier parte del mundo. ¿Por qué los flacos fondos de las provincias y distritos del interior  de la Región tienen que financiar una obra que solo beneficiará a Iquitos y en parte a los distritos de San Juan, Belén y Punchana.

Los descuentos por efectos de este convenio Párkinson  ya cumplieron su primer año de saldo. En el 2009,  se retuvieron para pagar a la Japan International Cooperatión Agency, 46 millones 600 mil Nuevos Soles. De esa cifra,   22 millones 378 mil 205 Nuevos Soles correspondían a las entidades perjudicadas.  Según cálculos de la revista digital “Prospectiva Económica-edición de abril- que dirige el economista Roger Grandez, a  partir del 2014, los pagos anuales bordearán los 70 millones de soles.

Irónicamente, en el documento oficial del endeudamiento para el alcantarillado de Iquitos, no se menciona en ninguna clausula, párrafo o línea la nomenclatura de alguna municipalidad, ni de la UNAP o el IIAP. El sapo solamente tiene  la rúbrica del Presidente de la Región Loreto y fue legalizado a través del Decreto Supremo Nro. 135-2008-EF, que establece que toda la obra será financiada con los Recursos del Canon Petrolero, incluyendo el 14 % de la contrapartida que le corresponde al Estado a través del Ministerio de Vivienda. Es decir, todo saldrá del Canon. ¿Tanta genuflexión económica para compensar las ansias de continuar en el poder de una personas.

Lo más inquietante del tema es que el Colegio de Economistas de Loreto ha señalado en varios boletines oficiales que los ingresos del Canon bajaron y seguirán disminuyendo, porque cada vez hay menos petróleo en la Amazonia; además, que el crudo peruano costará menos. ¿Quién no sabe que compramos petróleo bueno al exterior que luego es mezclado con el nuestro para que tenga un poco más de calidad. Pruebas al canto de lo que dicen los economistas: el 2008 los ingresos fueron de S/, 334, 851,084.00; para el 2009, la cifra fue de S/. 135, 609,877.00 La Municipalidad de Maynas, la comuna más beneficiada,  recibió en el 2008 la suma de  S/. 47, 560,909.00; en el 2009, apenas fue de  S/. 19, 238,630.

Y ojo. Esta obra, que ya tiene 4 postores en evaluación, cuesta veinte y ocho millones dólares más que en el 2003, cuando Robinson Rivadeneyra firmó un Acuerdo de Intención Financiera con el MEF  por  40 millones de dólares. En ese entonces se hablaba de beneficiar a unas 140 mil personas. El alcantarillado de Iván Vásquez proyecta mejorar la calidad de vida de unos 50 mil habitantes.

Claro está. Nadie se opone al nuevo alcantarillado de Iquitos, que sufre una fuerte explosión demográfica: 10 mil personas por año, o que sus aguas servidas  sigan  acumulando de miasma  los ríos Amazonas, Nanay e Itaya  ¿Quién no añora el lago Moronacocha, extinguido  por las aguas sucias de los iquiteños, que también corrompieron,  quizás de tan malignas,  las aguas de Moronillo. Nadie intenta hacer el pare a un proyecto que beneficiará a miles de viviendas. Lo que pasa es que  hay tretas legales por delante que ahora se quiere  camuflar en el momento que el Presidente Regional de Loreto anuncia su deseo oficial de reelegirse.

Esa es la uva deseada de Iván Vásquez Valera. Por lo tanto, es muy posible que esta obra, de un gran impacto social, sea uno de sus caballitos de  batalla favorito en su campaña electoral. Juega a ganador, sabe que los votos para su reelección pueden estar en Iquitos. Por eso sale campante y sonante a decir que el Gobierno Central devolverá 22 millones de soles a las municipalidades y 5 millones de soles al IIAP y la UNAP; aunque no dijo cómo y ni cuándo.

No se beneficiarán de la retribución, las municipalidades de Punchana, San Juan y Belén; les seguirán descontando, ilegalmente, con el silencio aval de sus autoridades porque el alcantarillado se extenderá a sus sectores, porque pueden obtener algún rédito reivindicativo para sus opaca gestiones o porque la Odebrech, con sus fantasmales tanques azules, que no sirven o no solucionan nada la escasez de agua potable, les cerró la boca.

Y si él y Velásquez Quesquén anuncian que se  reintegrarán los fondos  sustraídos ilegalmente, no es porque reconocen lo amorfo que  es el convenio; sino temen que en tiempos de faenas electorales surjan  protestas populares  en el interior de la Región, sobre todo en las provincias de Alto Amazonas y Contamana y Datem del Marañón, cuyas autoridades andan expresando su malestar por la disminución de sus ingresos en montos irrisorios. Por ejemplo, la provincia de  Daten del Marañón en el 2009  recibió un aproximado de 3 millones de soles.

Que devuelvan los fondos no significa nada. Los recortes al canon petrolero continuarán para cumplir el préstamo de la Japan International Cooperatión Agency; no se puede romper fácilmente un convenio internacional de endeudamiento. Que devuelvan por una  vía limpia, lo que sustraen  por otra sucia, no cambia tampoco la figura de ese  convenio, firmado por Iván Vásquez Valera, que sigue siendo de todas maneras un convenio chavetero.

NE: Aquí un polémico artículo que escribe el buen periodista loretano  y colaborador de este blog Fernando Nájar, desde Israel, sobre la extraña situación actual de los vericuetos políticos y económicos en Iquitos.
*****
La muerte de la bella Kori Alegría (quien en su ataúd, de conocida modelo fue convertida a  lolita nocturna por la maldad de un famoso proxeneta de Iquitos), desfasó rapidamente el espectáculo que ejercía la misteriosa desaparición pública del empresario Herman Pezo y ha dejado sin show la angurria coimera del aprista Gilbert Alvarado. Los tres casos tienen, de acuerdo con la reacción de los periodistas iquiteños, diferentes preponderancias, ángulos y matices.

Cuando se produjo el caso del empresario Herman Pezo Rentería, a fines de febrero, la prensa local, por el hecho de ser el primer caso delictivo el secuestro de una personas, le dio una inusual espectacularidad – que no goza, por ejemplo, el rentable plagio diario de motocicletas- provocando inmediatamente una serie de inusuales fenómenos colectivos.

Primero aparecieron una serie de aprendices de brujo metidos en los medios informativos que “reconstruyeron” el plagio milimétricamente. Días después, como táctica para mantener una sintonía manipulada, relacionaron a Pezo con la SUNAT, la cocaína, la FARC, ajuste de cuenta, problemas de gallos, finalmente terminaron como fugaces panteoneros del rey del vaso de leche. Y en ese trajín paranoico, de adivinar la suerte del empresario, uno de los panteoneros fugaces, cuyo nivel de amateurismo tiene relación con su fantasía, “estableció” que una “verdad a medias” es una licencia periodística. A tanta especulación enfermiza, la familia Pezo tuvo que pedir mesura a la prensa.

El plagio de Herman Pezo, que para muchos tiene muchos acertijos, creó también cierta empatía en algunos periodistas que anunciaron una campaña de motivación y de presión, incluyendo polos llamativos y marchas públicas, para exigir mano dura contra el “crimen organizado” y el alto nivel de delincuencia en la ciudad de Iquitos, “poniéndola en zozobra”. Habrá zozobra en los iquiteños cuando falten chelas o se cierren los bailodromos.

Estaba claro, Pezo en ese instante era una víctima y no era el personaje que extrañamente es el único que gana la mayoría de las licitaciones para la venta de insumos del programa alimenticio Vaso de Leche, una demagogia socialista que solamente alimenta su cuenta personal. Su desgracia no tenía nada que ver con el caso de que es el único que gana también cada dos años las millonarias licitaciones para el recojo de basura en Iquitos y el que fue capaz de construir “contra viento y marea” un botadero o macro basurero en la reserva ecológica Allpahuayo-Mishana.

Este chiclayano de vida discreta, el que lleva la fama secreta de ser el auspiciador financiero de muchos alcaldes elegidos y por elegirse, tal como acaba de descubrir la periodista Luz Marina Herrera, era ese momento una especie de mártir-botín para la prensa. Todas las coberturas estaban centradas en su cautiverio. Para los diarios fueron días felices (agotaban rápidamente sus ediciones), mientras los laureles auditivos se llevó LVS.

Si fue un éxito comercial, no fue lo mismo con la anunciada campaña contra el crimen organizado. No hubo consenso entre las autoridades comprometidas en seguridad ciudadana, al contrario se alejaron del tema y lo hicieron por que desconoce el tema y creen que este asunto solamente está en manos de la policía y el poder judicial. Algunos alcaldes, siguen creyendo que seguridad ciudadana es igual a seguridad de transito.Todos se hicieron los locos.

No hubo nada también, porque sorpresivamente el secuestrado fue encontrado por la policía a mas de 50 kilómetros del distrito de Mazán. Un jingle triunfador sobre el caso, que continuamente difunde radio la Voz de la Selva dice del éxtasis que se contagió la prensa local por el rescate con vida de Herman Pezo, todos estuvieron emotivos, estupefactos, algunos se vieron con los ojos enrojecidos. ¿Herman Pezo con vida, si todos temían su muerte? y con un interviú en exclusivo de Mary Pérez, entonces se puso punto final a esta tragedia. Era ya un refrito.

Nadie se preguntó cómo un sesentón, diabético e hipertenso pudo soportar tanto días de caminata por el monte y no mostrar deterioro físico, nadie indagó cómo durmió, qué comió y bebió durante 11 días, ¿Qué clase de secuestradores eran, si hasta el propio Pezo les califico de cultos? ¿Cómo es que cayeron los secuestradores? ¿Son ellos ¿Por qué nunca se supo los móviles del plagio, ¿Por qué no se habla del monto que solicitaron?, ¿Por qué dicen, quién lo dice, que intentaban llevarle a Colombia? ¿Alguien sabe si llevaba la misma ropa del día del secuestro ¿Cómo es que el plagiado al llegar a Iquitos daba muestra de un simple cansancio? Un simple chequeo médico y después fue enviado a su casa. ¿Por qué creer la única versión?

Al día siguiente de su libertad, se apagaron las velas, se descolgaron las cintas, se bajaron sus fotografías, terminaron las plegarias, la prensa se olvidó de él, andaban felices sus manos- derechas y también sus amigos como el Alcalde Salomón Abensur, con quien habría tenido apuros cuando Manuel Rosas Matos emitió en su programa radial una extraña grabación de una vinculación secreta y comprometedora.

Fue una buena idea el deseo de diagnosticar y frenar la delincuencia actual en Iquitos, lástima que fue parte de un show, porque ahora del tema sólo hablan los candidatos municipales. Por eso cuando sale a la luz pública la coima del Jefe del Pronaa, Gilbert Alvarado o el lapsus del Director Regional de Transporte y Comunicaciones, el Mayor PNP, Luis Luna, diciendo que cargo le costó 10 mil nuevos soles, no conmueven a nadie, no tienen mayor trascendencia, no inspiran sentimientos colectivos.

La oblicuidad de los medios está en que los actos delincuenciales que se realizan, por ejemplo, en la administración pública, no tienen el mismo impacto de los que se producen en la vía pública. Según la estadística del Poder Judicial, los números de casos de violación sexual y tráfico de drogas tienen similitud con los de apropiación ilícita en la administración pública, la dificultad estaría, aparte de que estos casos no están al alcance de la mano,  en exigir un mejor tratamiento informativo.

¿Por qué no se hace campañas contra los presidentes regionales, los alcaldes, los regidores, los jueces, los policías, los médicos, los fiscales, los maestros, los catedráticos, ingenieros y todo aquel que, desde su cargo, robe descaradamente los fondos del Estado y la región? ¿Por qué no hay un dedo acusador contra las mafias organizadas enquistadas en las entidades públicas, ¿Quién le hace caso al vice decano del Colegio de Economistas de Loreto, Róger Grández que ha revelado, a través de su boletín digital “Prospectiva”, que el 30 % de los fondos para la región Loreto, son desviados a través de artimañas refinadas a la cuenta de terceros.

Una primera respuesta para este tipo de silencio pasa por otras realidades y canales, difíciles de entender o de comprender como en el caso de la prensa loretana que subsiste o sobrevive económicamente de los subsidios que reciben de las entidades públicas. “No puedes chocar con la gallina de los huevos de oro”, me decía hace poco uno de ellos. Casi todos los periodistas y propietarios de medios periodísticos tienen algún contrato, por ejemplo con el Gobierno Regional. Unos reciben más que otros, unos hace colas, otros no. Algunos son más “amados” en cifras monetarias que otros.

Si se mide la delincuencia en su conjunto con diferentes varas, entonces ¿Cómo se puede exigir lucha frontal contra los escaperos. Si hay miopía con aquellos, que sentados, sin ningún esfuerzo y de un plumazo pueden llevarse al bolsillo hasta varios millones de dólares, como pueden exigir causa común contra las chaveteros, un contingente poblacional que cada día aumento por efectos del desempleo o la falta de oportunidades.

moises panduro (2)

Un amigo desde Lima, aprista de vieja data, me dice, vía teléfono: “Pienso que con la elección  de Moisés Panduro Coral para la Secretaría General del APRA se inicia una etapa  de reconciliación y  de vida partidaria”.  Y continua apuntándome: “Yo espero que el  cachorro Panduro no sea el continuismo pernicioso de siempre, que tanto daño hizo al partido en Iquitos”…

 

La división de los apristas loretanos, desde los tiempos de la secretaría general de  Máximo Meléndez Cárdenas, ha dado vueltas en torno a la repartición de los cargos públicos, puestos  de confianza y empleo para los miembros de las bases. Esa es hasta ahora la principal manzana de la discordia, como si administrar puestos laborales  fuese la razón de trabajo de las secretarias generales.

 

Por este tipo de discordias, muchos apristas se alejaron, otros optaron por la independencia y bastantes se volvieron tránsfugas. Todo esto explica, por ejemplo, que el número de votantes en estas últimas elecciones no llegue a las dos mil personas; una cifra pobre  en relación a otros tiempos.

 

La excepción en esta interpretación puede darse en la postura del Ing. Rony Valera Suárez, que siendo Alcalde aprista, exigió al gobierno de Alan García, con una serie manifestaciones, la extensión de los fondos del Canon Petrolero para las municipalidades, que después se hizo realidad; poco después él se alejó para siempre del APRA. A partir de ese  momento el APRA se seccionó en dos facciones que se contrapunteaban constantemente. De los “choclos, inconformes”; y “los galletones”, oficialistas y seguidores de Orison Pardo, quedan rezagos. 

 

No podemos pasar por alto, siempre en el caso de la división de los apristas de Iquitos, de las triquiñuelas que hay en  elecciones internas para elegir a los candidatos para los cargos políticos. Por ejemplo, en la  elección para elegir al candidato para el Gobierno Regional, el Dr. Orison Pardo fue apartado del proceso de la forma más infraterna y fue elegido Jorge Pérez Santillán, ni chicha ni limonada en esa contienda que ganó Yván Vásquez Valera.

 

Lo cierto es que el nuevo Secretario General llega con un halo de decencia y sensatez,  que necesita el aprismo en general. Hay con la asunción de Moisés Panduro  una especie de bienestar y conformidad partidaria, que puede ser un punto de partida para que desaparezcan las diferentes “interpretaciones doctrinarias” a las que se refiere Nilo Zumaeta, que no es otra cosa que canibalismo mutuo por intereses subalternos.

 

Se entiende, en términos de elección, que Panduro era una mejor opción frente a Freddy Quinteros Vela, candidato del desgastado José Augusto Vargas Fernández. Muchos coinciden que si Quinteros ganaba,  a la larga, se convertiría en la portátil de este congresista, le despejaría el camino para una futura reelección y continuaría con la repartija laboral. Es evidente que al perder Quinteros, pierde también el chato Vargas, que ahora tiene que mover otras fichas para un mejor futuro político o terminará vegetando en Lima 

 

Hay otros factores que también favorecieron el triunfo del nuevo Secretario General. Quinteros puede ser un aprista a carta cabal, pero carece de carisma; tiene años en el APRA, pero no se forjó una personalidad política; podrá ser un devoto  de Vargas, quién le puso en la Beneficencia Pública; pero fue un infiel con la doctrina de su partido y con sus compañeros de campaña, como le denunció su personero electoral Ciro Pizango Gómez, que también es un desleal porque,  como todo aprista común y silvestre, su apoyo a Quinteros estaba en relación a un puesto de trabajo.

 

Hoy otros puntos, no tan domésticos, pero que pesaron. Se silenció la grave denuncia que hizo Hugo Wong; Declaró, mostrándonos su concepto sobre la moral aprista,  que  Agustín Mantilla, el ex hombre siniestro de Alan García, no tiene espació en el APRA, sin embargo, dijo, que el cuestionado Vladimiro Chong, necesita una oportunidad. Lo que no sabe es que el ex aprista Mantilla sigue teniendo poder dentro del APRA.

 

Y si Quinteros fue candidato es porque el aprismo loretano anda tan desubicado, entrampado en conflictos de intereses personales o particulares y no ha tenido la   capacidad de promocionar cuadros dirigenciales o establecer una escuela de líderes en los últimos 20 años. Por eso tienen espacio los candidatos independientes. Con algunas excepciones, seguimos viendo las mismas caras, seguimos escuchando los mismos nombres, los mismos monólogos, un remanente de mudos políticos cuarentones o cincuentones,  varios de ellos  procesos judiciales. ¿Cuál es la nueva generación de apristas en Iquitos? ¿Ciro Pizango? ¿Mondragón? ¿Hugo Wong?   Irónicamente, muchos compañeros no se han dado cuenta del cambio doctrinario que experimenta el APRA: de social demócratas a neoliberales.

 

Moisés Panduro inicia su periodo con euforia desbordante: levantado en hombros, como hacia Jorge Idiáquez con Víctor Raúl después de sus triunfales mítines. Así es todo inicio, todavía no se sabemos si el cachorro  se ha metido en una camisa de fuerza. Él es el vínculo de un gobierno que se asfixia en graves acusaciones de corrupción con indicios de descalabro desde el Baguazo del 5 de junio. Panduro también representa a un partido que tiene el 19 % de aprobación en Loreto. Remontar esa cifras no es fácil sabiendo que el APRA siempre fue malquerido, masticando, pero no pasado por la mayoría de loretanos.   

 

Panduro ha entrado con aire de concertador  en un espacio donde no faltan  lobos. Claro, todavía no recibe las zancadillas de estilo, pero ya le enviaron dos mensajes claves. El primero: nada de designación de independientes para las próximas elecciones municipales y regionales, en clara a alusión a Juan Carlos del Águila Cárdenas, quién, a decir de muchos apristas, anda desesperado, “metiéndose entre los palos” para representar al APRA en los próximos comicios electorales. El segundo: tiene que cumplir con promesas de campaña (o comienzan las manteadas). Lo ha dicho el bravo Mondragón, el confundido Quintana y el portavoz oficial  (“quémate por nosotros”)  del PAP, el mismísimo José Augusto Vargas Fernández.

 

 Por cierto es innegable que el triunfo de Panduro tuvo un soporte político en su calidad de Jefe Zonal de “Construyendo Perú”, que brinda trabajo temporales a los desempleados en  obras urbanas y semi urbanas en varias ciudades de la Región. Construyendo Perú es un ente propagandístico del gobierno actual, agua fresca para alguien que se calcina.

 

Seguro es que Panduro no fue designado en ese cargo de importancia por el dedo mediador  de Augusto Vargas ni de Cesar Zumaeta, sino de  otros personajes cercanos a los hombres del Presidente Alan García Pérez; uno de ellos podría ser Víctor  López Orihuela. Este y Panduro fueron asesores del ex Alcalde Juan Carlos del Águila, la gestión de las empresas fantasmas, según las denuncias que se hicieron el semanario La Verdad. 

 

Claro esta, el puesto de Jefe Zonal de esa especie de PAIT y su elección como Secretario General le ha caído como anillo al dedo en su carrera política. Hoy Panduro Coral tiene mucho más poder y ascendencia, es un tácito aspirante en los próximos comicios electorales. Su nombre ya está, para empezar, en la Web de Radio Arpegio que sondea al posible Alcalde de Maynas; sin embargo, el chato Panduro, con su ascenso vertiginoso, podría ser un virtual candidato para las congresales o regionales. El tiempo lo dirá.

el-papa-y-netanyahu-300x350

 

El Papa estuvo en Israel hace algunos días. Sus voceros oficiales señalaron que su visita sería netamente religiosa. Fue todo lo contrario, porque Benedicto XVI desde que bajó del avión  que lo trajo de Jordania, mantuvo un discurso político, abstracto por cierto, para no herir la susceptibilidad de los judíos o de los musulmanes.  Hoy se sabe que el representante político de Cristo vino también en plan de negocios y arreglos terrenales relacionados  con la deuda tributaria que tiene el Vaticano con el Estado Judío, pedir exoneraciones fiscales para sus bienes y exigir que le devuelvan ciertas propiedades.

 

 

Joseph Ratzinger es el tercer Papa que llega a Tierra Santa. En los cinco días de visita, el gobierno movilizó a 80 mil policías para su seguridad personal y de su comitiva de 200 personas. Un despliegue extraordinario para un personaje mundial cuya feligresía en Israel no supera las 30 mil personas. La mayoría de ellos de origen árabe que radican en Haifa, Carmiel, Belén, Nazareth y Jerusalén.

 

Para su visita también le asignaron una ambulancia de cuidados intensivos, blanca, a la que le fue borrada la estrella roja de  David,  para no herir la susceptibilidad de alguien, nos imaginamos del papado. La organización de ambulancias de Israel se denomina Magen David Adom, su símbolo es una estrella roja de David.   

 

 

 

El peregrinaje del Papa significó también un desembolso de 12 millones de dólares para acondicionar los lugares que visitó. La Municipalidad de Nazareth invirtió unos 25 millones de shequelines, unos 6 millones de dólares en mejoras urbanas paras unas cuantas horas de estadía del representantes de Cristo

 

El 15 de mayo último día de su visita  a Israel,  Benedicto XVI mantuvo una conversación secreta por espacio de quince minutos con el Primer Ministro israelí, Beniamin Netanyahu. Un dialogo fortuito, que no estaba en el protocolo establecido con dos meses de anticipación. El Pontífice, al parecer, intentó hacer un nudo marinero sobre unos asuntos que en  un futuro cercano serán muy difíciles de resolver. Temas que desconoce su feligresía.

 

 

¿Sobre qué hablaron los dos jefes de estado?

 

 

 

Seguro que este Papa alemán no habló en  secreto sobre la negación del Holocausto Judío; ya es pública la postura del Prelado sobre ese tema. Y lo repitió en el Museo de Yad Vashem, cuando señaló textualmente que  “los nombres de estas víctimas jamás sean olvidados, que sus sufrimientos jamás sean negados, olvidados o rebajados”. Habló de los muertos y no de los asesinados, lo que significó que la prensa israelí le recordara, para su incomodidad, su juventud hitleriana

 

Benedicto XVI seguro que no dialogó en secreto sobre el muro que construye Israel en Cisjordania, muro que evita la entrada de terroristas suicidas; ya lo señaló    ante las cámaras de televisión” de todo el mundo,  que aquella  muralla le causa “una dolorosa pena”.“.

 

El Pontífice no conversó sobre el antisemitismo, que crece peligrosamente en el mundo. Seguro que no. Su peregrinaje a Israel expresa tácitamente la posición de la Iglesia Católica en ese tema: su preocupación y desacuerdo con la nueva persecución a los judíos en Europa y otras parte del mundo, incluso en Argentina y Venezuela.

 

El Vicario de Cristo no platicó con  el Primer Ministro israelí  sobre la crisis palestina-israelí. Lo dijo antes y lo repitió enérgicamente, momentos antes de subir al   enorme Boeing del El Al  que le llevó a Roma “que el estado palestino deje de ser un sueño y se convierta en realidad”.

 

Los analistas políticos de este país, señalan que  los quince minutos de charla secreta entre Joseph Ranziger y Beniamin Netanyahu fueron en torno tres puntos: la deuda millonaria por concepto de impuesto inmobiliario que el Vaticano le debe a las municipalidades israelíes; exoneraciones  a las propiedades de la Iglesia Católica.Pocos saben  que la Iglesia Católica tiene más de  300 propiedades entre Israel y en los territorios de la Autoridad Palestina.

 

En Perú el impuesto inmobiliario  se denomina Impuesto Predial o Autoavalúo; sólo un tercio de la población cumple con su pago. En Israel este tributo se denomina “arnona y casi nadie se exime de su pago, es un deber ciudadano que se cumple sí o sí. Solamente los jubilados, las madres abandonadas, los que padecen de alguna enfermedad terminal y los desempleados pagan una mínima cuota.

 

Hasta el 2007, el Vaticano le debía al Estado Israel por Impuesto Predial la cifra de   300, 000,000 shekalim, 75 millones de dólares o 52 millones de Euros; Hoy en día la suma bordearía los 80 millones de dólares. Esta sería en realidad una de las razones  para una obligada visita de Benedicto XVI a Tierra Santa.

 

Desde 1993, cuando se estableció las relaciones diplomáticas entre el Vaticano e Israel,  delegaciones técnicas de ambos estados periódicamente se vienen reuniendo para lograr un acuerdo final; sin embargo hasta el día de hoy no hay nada nuevo; la Iglesia católica sigue siendo en Israel una entidad sin personería jurídica.

 

Un documento oficial del Vaticano señala que están  bajo su control    9 circunscripciones eclesiásticas, 78 parroquias, 11 hospitales, 192 centros educativos, 9 hogares para ancianos e inválidos, 11 orfelinatos, varias residencias. Casi la totalidad de estos inmuebles, valorizados en millones de dólares, se encuentran en los territorios palestinos; muy pocas hay en las ciudades israelíes con creyentes católicos.

 

Quiénes habitan en esos inmuebles?. El personal humano del Vaticano entre Israel y los territorios palestinos no es poca cosa. Para 130,000 seguidores hay 11 obispos, 406 sacerdotes, 1,171 religiosos y 134  seminaristas 

 

De todas maneras, Israelí que ampara la libertad de culto, tácitamente  exonera del impuesto inmobiliario a los nueve  templos católicos que hay en su territorio. Pero el Vaticano no esta contento con esa regalía; exige exoneraciones para todas sus propiedades como hoteles, residencias, escuelas etc. que le significan ingresos económicos.

 

En ese punto hay resistencia de las autoridades judías. Primero, que otras instituciones religiosas que tienen propiedades valorizados en millones de dólares   exigirán exoneraciones; pero también las autoridades israelíes temen que las propiedades de la Iglesia católica se conviertan en espacios extraterritoriales del Vaticano.

 

Como era de suponer, el Papa no ha perdido tiempo durante su visita para expresar sus preocupaciones institucionales. Ha solicitado también como una de sus propiedades el Cenáculo el patio donde se cree que Cristo realizó la última cena.

 

Según los evangelios cristianos, Jesucristo navegó también por el Mar de Galilea. En este ritmo   peticiones y sugerencias, el Vaticano podría en un futuro cercano considerar aquel  espejo de agua como suyo.  Una próxima reunión entre funcionarios de Israel y del Papa será en diciembre de este año

pardre arroyo

Luego de varios días  regreso al mundo urbano y mi primer acto cybercivilizado es averiguar qué me deparó el pasado en mi PC. Mientras saboreo un buen café turco  ( !ya quisiera ese tal pepino Verea probar esta cafeína de ángeles!) me encuentro con el  mail de siempre, el  “que todo me cuenta sobre Iquitos”  . Esta vez me pone al tanto del fallecimiento del sacerdote José María Arroyo.

Mi informante, que no es una persona vinculada a la prensa, ni al mundo de la cultura, me señala, textualmente, que la muerte de Arroyo fue una “novedad” en la prensa y en las autoridades. Luego  de anunciarme otros datos, termina su mensaje con una frase “filosófica”  que tiene visos de autenticidad: “solo se acuerdan de ti, cuando te mueres”.

En la idiosincrasia actual, primero te mueres y luego se acuerdan que existías. Se fue Arroyo y “descubrieron” que vivía; porque este sacerdote, además de periodista, de una impresionante cultura,  probablemente  uno de los pocos que hablaba y escribía  el castellano con propiedad y pulcritud, estuvo en los últimos años de su existencia olvidado de sus amigos mas cercanos y de los que dicen que le apreciaban;  La “justificación” era, me lo dijo uno de ellos en Iquitos, que Arroyo ya no conocía a nadie.

Existir en el anonimato que te imponen los que dicen que te aman, debe ser más doloroso que una enfermedad incurable.

A una semana de su muerte sigo leyendo y escuchando los epitafios; todos me conmueven, y lo digo sin sarcasmo. Hay uno,  publicado el 29 de abril en el diario La Región con el título:” Hasta pronto Chema”. En la elocuencia biográfica, el redactor se confiesa amigo entrañable de JMAA; pero hay un párrafo final que me causa hilaridad. El autor de la nota, se pregunta desconsolado:

¿Por qué te has ido “Chema”, por qué nos hundes en un océano de dolor y pena, negándonos tu egregia presencia?

¡Qué desvarío! Hace seis años Arroyo comenzó con su inexorable partida, pero  al mismo tiempo que “una nube blanca empezaba cubrir su memoria”, su existencia fue sitiada en el olvido y el mundo viviente comenzó a irse de su lado. Corrijo la pregunta del desconsolado  ¿ Por qué nos fuimos de tu lado, cuando más nos necesitabas? Y le respondo al mismo desconsolado: Porqué  somos cada vez inhumanos y frescos;  ¿Qué océano de dolor y pena? puede causar una persona que murió necesitada de la fraternidad humana para soportar el Alzheimer  que al final de cuenta le consumió hasta el alma. Arroyo se fue sin negar su egregia presencia, simplemente nos olvidamos de él.

Aunque no todos. Joaquín García Sánchez, aquel mago de la cultura regional, el impertérrito director de Kanatari, que presagiando los malos tiempos que le depararía  a José Maria, promovió un reconocimiento público con una edición especial, el Nro. 1050, que salió publicado el  31 de octubre de 2004. El titular metafórico del suplemento fue y es:  “De la cátedra al pueblo”. Arroyo era del pueblo

Lo que sí no dudamos es que su fallecimiento fue una triste novedad para aquellos feligreses de la parroquia de Bagazán,  personas anónimas, comunes y corrientes de bajos recursos,  que  le saludaban con cortesía, incluso cuando Arroyo ya no podía responder más que con una mirada vaga. Seguro que las  lágrimas autenticas de esos pobladores no tienen semejanza con las lágrimas de los cocodrilos. Él era, hasta antes de caer enfermo, el confesor de los moribundos del Hospital Iquitos. Alguna vez me contó que fue el único amigo que le asistió y acompañó hasta el último momento al poeta y periodista Moisés Bendayán Cacique, que murió en ese centro de atención. Él no tuvo esa suerte.

Debo precisar que  José María Arroyo no era mi amigo en el término formal de la palabra, como para darme méritos y mandarme con alguna remembranza biográfica. No pasé de ser un amigo fortuito como tantos que tuvo. Yo le conocí a comienzos de los años noventa en la redacción del semanario Kanatari, cuando ya era un jubilado, por momentos  impaciente, a cada momento renegón y  con un capitulo  propio en la historia de Iquitos. Eso si,  conversábamos de algún tema de actualidad, siempre en forma breve.

Él escribía la página internacional, A vuelo de Ronsapa, y otros artículos y yo fungía de reportero gráfico; creo que reemplazaba  a José Álvarez. Cuando el director del semanario se ausentaba, que por esos años era frecuente, entonces era el que escribía los editoriales, definía el titular de la portada, el resto quedaba en manos de la señorita Julia Ramírez, aquella excelente jefa de redacción.

Buen amigo suyo lo fue  el profesor Aurelio Tang Ramírez, otro que no tienes pelos en la lengua para encarar  las cosas anormales que hacen los normales. Y de ese espécimen era José Maria, que renegaba  de las “boberías (palabra suya)- y con otros calificativos- que hacía algún personaje conocido y citadino. Nunca le escuché vociferar alguna palabra soez.

Fue a mediados de los noventa que descubrimos que José María conversaba  continuamente, y en voz baja, con algún ser misterioso e invisible que le seguía o le perseguía a todas partes. Su amena “charla” se interrumpía cuando alguien le saludaba o descubría que  le observaban. Todavía no había indicios de aquella perversa enfermedad que años después se robara su semblante, su corazón y su espíritu.

Durante el tiempo que permanecí en la planta de  Kanatari,  me enteré  de su existencia cotidiana. Álvaro Mesía, otro extraordinario redactor, me contó de su afición al radioteatro en los primeros tiempos de Radio Loreto; Aurelio Tang, me habló mucho de su lado humano y de  un Arroyo que donaba su sueldo de docente universitario al Hogar de la Niña de Loreto. Jaime Vásquez Izquierdo me dio detalles de su capacidad pedagógica; Vásquez Izquierdo también me confesó de ciertos vericuetos sentimentales con una dama ligada a la cultura (Lugo nunca fue ni será una excepción). Jaime Olórtegui me refirió del Arroyo filosofo y filólogo; Alejandro Eléspuru me conversó sobre su erudición literaria; José Verea me platicó  sobre el sacerdote amante de los finos cigarros; el poeta Javier Dávila me relató con gracia del sacerdote irreverente; el fotógrafo profesional, Augusto Falconí nos dijo, durante un desayuno ecológico en la casa del chino Tang, que Arroyo “era el padre más sincero, incluso, más que los demás”; “Chispa” Elgegren  definió al padre Arroyo, en términos humorísticos, como un cura pendejo.

Hasta antes que el Alzheimer le consumiera, su existencia social   transcurría  entre tres puntos geográficos: su parroquia, el Café Express y la oficina de CETA. A esta última llegaba entre martes y sábado y permanecía menos de hora. La excepción eran los jueves que escribía su página. El ritual comenzaba a las 10 de la mañana, cuando entraba a la redacción. Dependía de la forma cómo habría y  cerraba la puerta de esta oficina  para definir si estaba malhumorado o de buen ánimo. Si lo hacía con violencia, sabíamos que andaba con el cerebro revuelto. Gruñía, incluso, hasta cuando se equivocaba de tecla.

No demoraba para concluir A Vuelo de Ronsapa; tras unas indicaciones con la jefa de redacción, se marchaba  hacia su otro reducto, el Café Express .

En este recinto de mágicas conversaciones, Arroyo hablaba con más libertad y franqueza. Bebía una y otra taza de café pasado, mientras departía con aquellos eslabones vivientes del Iquitos urbano de ayer  y hoy.  Charlas amenas  sobre antiguos personajes, alguna anécdota añeja o historias habladas sin confirmar, como aquella que  relató el Dr. Traverso sobre Manuel Clavero que fue obligado a romper la cashuera con el “América”, en el combate del Caquetá, porque el Coronel Oscar Benavides le puso una pistola en la sien.

El mismo Arroyo nos relató con ánimo y burla que cierto día el entonces Alcalde de la ciudad, Luís Arana Zumaeta, olvidándose de su educación e investidura, persiguió a patadas al comerciante maltes Víctor “Pichico” Israel. Acusaba a Israel de vender  a Colombia, en forma dolosa, por 200,000 soles,   los títulos de propiedad, los originales,  de los terrenos del Putumayo de Julio C Arana. Un relato ligado a la realidad y que lo confirma el Dr. Juan Bákula, en el prologo de la reedición, a través de Monumenta Amazónica, del primer  tomo de “Colección de leyes, decretos, resoluciones y otros documentos oficiales referente al departamento de Loreto”, de Carlos Larraburre y Correa.

En las tardes Arroyo volvía al café de Pedro Reátegui, se deleitaba y reía de buena gana con las ocurrencias del “Chavo del Ocho”. Tal vez asemejaba su niñez, que fue pobre y dificultosa, con el personaje de Roberto Gómez Bolaño.

En el 2005 lo vi por última. A una fiel asistente, contratada por su Orden, se le ocurrió llevarle al Café Express. Saludaba con cortesía, estaba delgado, con una camisa blanca cerrada desde el primer botón; presentí que la realidad se le iba, su semblante ya no era de un Arroyo sobrio y seguro de sí mismo, sino de un ser tímido que miraba a todos lados, como quien busca sus pasos.