Archivos de la categoría ‘Diario de IQT’

Por: Fermín Rodríguez Campoamor (*)

En el mismo día un doble aniversario: de muerte y de nacimiento

La muerte, después de un año, estaba todavía presente y viva en las lágrimas que desbordaron silenciosamente los ojos apretados de Violeta Piitug Wampush, viuda de 28 años y madre de cuatro hijos.

El nacimiento sonreía en los grandes e inocentes ojos abiertos de su hija en brazos que cumplía su primer año de vida.

En realidad –nos precisó Violeta con toda exactitud– la niña nació aquí en esta casa de Wawás el once de Junio del año pasado, seis días después de que mataran a su padre el día cinco en Bagua. Pero en la familia decidimos, para no aumentar los gastos, celebrar los dos aniversarios el mismo día. Entre mi madre y yo vamos a preparar la cena para toda la familia. Ustedes, si lo desean, están invitados a la fiesta de esta noche.

Así, cuando todavía no nos habíamos presentado, fuimos sorprendidos por una acogida tan espontánea, tan sincera y familiar. Niños y jóvenes entraban y salían de la casa para conocer a los visitantes. Allí se encontraban sus cuatro hijos y sus primos y primas. Todos son huérfanos de padre. Un hermano de Violeta murió joven hace tres años; la abuela se hizo cargo de sus hijos. Se han reunido hoy todos para la celebración del doble aniversario. Poco a poco se fueron retirando una vez satisfecha su primera curiosidad. Violeta para sorprendernos aún más, en un extremo de confianza y franqueza, añadió, con toda naturalidad, una más íntima precisión:

Les dije que tengo cuatro hijos pero no es así: una de las niñas es sólo hija de Felipe y no mía. La tuvo con una hermana mía. Sin embargo yo la atiendo, junto a sus tres hermanitos, como si fuese mía.

Nunca antes habíamos hablado con ella. Le bastó saber que veníamos a acompañarla en el aniversario de Felipe para, de pronto, brindarnos este excepcional recibimiento totalmente inesperado.

Sentados con ella en el mejor banco de la casa nos recordó que durante el año había recibido muchas visitas de periodistas de todo el mundo. Sólo citó tres países: Inglaterra, Canadá y Nicaragua.

Entonces sufría tanto que les pedía a los periodistas me ayudasen para dar de comer a mis hijos. Ellos me respondían que el Estado tenía que ayudarme y que ellos lo iban a reclamar pero ni ellos me ayudaron ni tampoco el Estado.

Luego -siguió contando- recibió una gran alegría cuando el Presidente de ORPIAN vino a anunciarle que había recibido del extranjero una ayuda para hacerle una casita de la que ya se habían levantado cuatro columnas de cemento delante de su casa. Allí en el suelo se amontonaban más sacos de cemento para terminar algún día la obra y pasar con sus hijos a vivir en ella donde pondría, además, una tiendita con la que ganar algo para vivir.

Por fin nos presentamos mi amigo, el profesor awajun Alejandro Tsajuput, y yo. Había hablado ella sola con calma y seguridad y en un buen castellano muy fluido pero acaso comprendió que nosotros también teníamos algo que decirle y se replegó en un silencio muy atento momento que aprovechó su hijita para reclamarle el pecho. Le conté que conservaba un reportaje de La República, publicado pocos días después del cinco de Junio, con una fotografía suya que me ayudó a reconocerla entre las otras jóvenes, sus sobrinas, al entrar en la casa. También le dije que por la mañana había celebrado dos eucaristías, una en Wachapea y otra en Chiriaco en las que recordamos el nombre de Felipe Sabio César su marido junto con los demás 34 fallecidos hoy hace un año. Y pedimos también por sus familiares y especialmente por sus viudas. Pensé, después, celebrar este aniversario más cerca de quienes más sufrieron en ese día. Por eso hemos venido a saludarte.

Alejandro le habló después en awajún. Fue entonces cuando comenzó a emocionarse y ya no pudo contener sus lágrimas que fluyeron suavemente humedeciéndole toda su cara que secaba con sus dedos.

Felipe fue uno de los cinco indígenas caídos el día 5 de Junio. Pero él no estuvo en la Curva del Diablo. No tenía ninguna arma ni siquiera una lanza. Fue alcanzado en Bagua el mismo día cinco por una bala certera que le quitó instantáneamente la vida cerca del Hospital. Allí se dirigía, como corresponsal de Radio Marañón, para recoger datos de los muchos heridos que iban llegando desde la carretera. Se dice que la bala vino desde un tejado y la disparó un AKM. A plena luz del día toda la gente aterrada lo vio de pronto inmóvil en plena calle sobre su propia sangre. Aquel día en Bagua las balas quitaron la vida a otros dos ciudadanos no nativos: Abel Ticlia Sánchez y Jorge Ángel Pozo Chipana. ¡Qué poco se habla y se sabe de ellos!.

Violeta, cuando lo supo, quiso ir a buscarle pero no le dejaron: estaba a punto de dar a luz. La familia llevó el cadáver a Wawás y Violeta lloró abrazada a él y cantó en awajún sus penas y lamentos como viuda y madre de cuatro huérfanos. La acompañaron todas las mujeres. También lloraron en silencio hombres y niños. Le enterraron en el cementerio al día siguiente. Ella siguió llorando sola en su casa hasta que las lágrimas del duelo se juntaron a las del parto seis días después. Sus ojos, empañados por unas y otras lágrimas, vieron nacer la vida nueva de su hija que la reclamaba totalmente a la esperanza.

Todos los viajeros que entran o salen de la selva conocen Wawás, a pocos kilómetros de Chiriaco, por la tranca que corta la carretera. La vigila el puesto de la Ronda Campesina Awajun desde donde se acerca siempre un rondero que libera el paso después de controlar el carro y agradecer amable la atención recibida. Wawás es, al pie de la letra, parada obligatoria para todos. Su Ronda prestó, hace pocos años, un servicio fundamental en la pacificación y la seguridad de esta carretera donde se multiplicaban alarmantemente los asaltos y el terror.

Pero vale la pena una visita no obligada a la comunidad. No se ve desde la carretera. Es preciso atravesar a pie, si no se encuentra una canoa, la quebrada, que baja paralela a la carretera y rodea la comunidad, para entrar a continuación en ella por dos puertas de madera levantadas con sus marcos sobre el campo sin paredes: son la entrada y salida del cerco escolar de alambre de la I.E.de Menores n° 16723. La primera nos da la bienvenida en nombre de la Institución Educativa y nos permite caminar ante la fachada blanca casi cegadora de la Escuela en aquella tarde tan soleada. Por la segunda entramos en la calle principal de Wawás La casa de Violeta, que fue también de Felipe Sabio, es una de las primeras a mano izquierda. Actualmente destaca por las cuatro columnas de cemento que señalan las cuatro esquinas de la futura casa de sus cuatro hijos.

Son las tres de la tarde. El sol castiga fuerte a la comunidad sin más protección que sus pocos árboles. Sólo seis enormes pavos pasean tranquilamente llenando todo el ancho de la calle. Nos dejan pasar no de muy buena gana. A la derecha buscamos la sombra de una espléndida pomarrosa. Unos niños han trepado alto dentro de ella y otros más pequeños los miran con envidia desde el suelo. Nos sorprende allí la “losa deportiva”: todo un campo de fútbol “reglamentario” con un césped verde que ya quisieran los nuevos estadios surafricanos del Mundial. Una joven mamá con su bebito en brazos atraviesa rápida el campo seguida por otro hijito llorando. Un “muunta” desde una casa se compadece de nosotros al sol y sale muy amable para invitarnos a compartir el masato de su nuera. Conversamos y al despedirnos, después de la segunda pininga, nos sugiere que podíamos ir a ver los videos del 5 de Junio que estaban pasando cuatro casas más allá.

Efectivamente, el local está lleno de niños sobre el suelo y personas mayores de pie o sentadas. Dos jóvenes se levantan para ofrecernos sus asientos. En la pantalla todos identifican al hombre herido que es cargado por dos o tres nativos huyendo de la balacera de la policía. Lleva en alto la mano agujereada por una bala: “¡es el Director del Túpac Amaru de Chiriaco!”. Luego sólo uno de los portadores, el de más anchas espaldas, carga al herido y hace un gesto para acomodárselo que provoca la risa de algunos niños. No pierden detalle de cuanto se oye y mueve en la pantalla donde se marca segundo a segundo la hora exacta de aquella huida de heridos por la carretera. Eran entonces las 6.45 a.m. hace justamente un año.

La vida sigue en Wawás y seguirá. La hija de Violeta crecerá y llegará a conocer las trágicas circunstancias de su nacimiento para ya jamás olvidarlas a lo largo de su vida señalada para siempre, año a año, con su doble aniversario de muerte y nacimiento. A sus quince años, cuando celebre en su nueva casa, ya terminada, su fiesta de quinceañera ¿todavía llorará su madre por su padre? ¿Los niños de Wawás seguirán viendo los mismos videos? ¿Para entonces ya todo estará realmente en calma? ¿Se conocerá, por fin, toda la verdad de lo sucedido y será aceptada por todos? ¿Sabrán, por ejemplo, quien disparó aquel AKM el 5 de Junio en Bagua? ¿Se habrá hecho toda la justicia necesaria para vivir en paz? ¿Y el Estado, por fin, también se habrá compadecido de Violeta y sus hijos asignándoles alguna generosa pensión?

Esperamos que, para entonces, lo sucedido quince años antes se recuerde como el nacimiento de algo nuevo que está llenando a todos de esperanza en un futuro en el que nadie piensa ya en solucionar los problemas entre peruanos con la violencia de las armas sino únicamente con el diálogo, el respeto y el entendimiento entre todos que buscan ya sinceramente el gozo posible de una paz al alcance de todos a lo largo y ancho del Perú, es decir, desde la frontera del Ecuador a la de Chile y desde la costa a la selva, todos incluidos.

Chiriaco, 5 Junio 2010

(*) Ex parroco de Santa María de Nieva, río Marañón.
[tweetmeme source=’pacobardales’ only_single=false]

Anuncios

Este lunes 21 de diciembre se inaugura en Iquitos el 1er Salón de la Historieta Amazónica, organizada por el Instituto Nacional de Cultura de Loreto y la asociación cultural “Estamos en la Calle”, la misma que se realizara en el remodelado local del INC – Loreto (Malecón Tarapacá 382-altos) a las 7:00 p.m.

Esta actividad es una iniciativa que busca incentivar la creatividad de los jóvenes loretanos en el arte de la historieta, así como revalorar y exponer sus más diversas manifestaciones vinculadas con la caricatura del pasado y presente, en un contexto amazónico.

Cabe resaltar que dicho evento abarca una serie de exposiciones de los artistas más representativos del país, una selección del destacado artista loretano Christian Bendayán, así como también se desarrollarán talleres audiovisuales de creación de animes y comic entre otros, a cargo de los artistas amazónicos Rolando Riva y Jaime Choclote.  Más de cincuenta obras serán presentadas en esta exposición itinerante, que abarcará la inaguración de la muestra amazónica el día 4 de enero en la Galería del Centro Cultural Irapay (Ricardo Palma 192). La exposición itinerante se mantendrá vigente hasta el 15 de enero del 2010 y la asistencia es libre y abierta al público en general.

La foto del día es la de Teddy Arrué, que publica hoy Perú 21. Kukín Flores, jugador del CNI de Iquitos (que acaba de fichar por Sport Boys para la próxima temporada 2010) , aparece en un visible estado de éxtasis, luego de ser detenido por andar en la vía pública desnudo y en estado de intoxicación.

Con estos escándalos, CNI ha redondeado una semana demasiado extraña, en la cual parece haberle sucedido de todo luego de su triunfo ante Sport Ancash, que a la postre le significó salvar la categoría y permanecer en el fútbol de primera para el próximo año.

Primero, el confuso incidente del resultado positivo en el examen antidoping de Michael Guevara.  La dirigencia indica que el resultado se dio debido a que al jugador se le suministró un medicamente para un problema de ojos y que no hubo intención de ilegalidad en el asunto.

Inmediatamente, la renuncia del presidente del CNI, Yván Vásquez. Aunque todos presumían que Vásquez se quedaba para la campaña 2010, es cierto que el próximo año es complicado en términos electorales para el también presidente regional de Loreto. Hay versiones de discrepancias muy fuertes con el futuro del manejo del club, pero no deja de ser peculiar que algo así pasará inmediatamente.

Además, lo más extraño es que Chalaca Gonzales renunció inmediatamente.

Ahora, lo de Kukín, quien ha rematado la faena, indicando primero que fueron ladrones los que entraron a su habitación de hotel, y luego que fueron “fantasmas” (???).

Todo esto llega en momentos en que CNI ha logrado recaudar una de las mayores cantidades de taquilla en el campeonato 2009, al recaudar más de 2’373,306.44 soles, casi a la par que los populares equipos peruanos Alianza Lima y Universitario,  mientras que el estadio Max Augustín de Iquitos es el que más asistencia ha ingresado. con 201, 542 personas. Increíblemente, hay muchas versiones que señalan que el equipo cierra la temporada con deudas.

La pregunta es ¿cuánto ganaban los jugadores? ¿por qué se tienen las deudas? ¿cuál fue el destino de todos los dineros recaudados en taquilla?

¿Extraño verdad?

Esto salió en el suplemento dominical de El Comercio, sobre el proyecto cinematográfico “Sudor”, que tiene la alianza estratégica entre Alberto Fuguet y Audiovisual Films , con la idea de grabar en Iquitos el segundo semestre del próximo año.

*****

Se acabaron los pendientes. El escritor y (desde hace un tiempo) cineasta Alberto Fuguet dice que ha llegado el momento de volver a “Sudor”, ese extraño y seductor proyecto que nació de casualidad. “Missing”, la novela de no ficción sobre la búsqueda del hermano de su padre, extraviado en el sombrío laberinto del sueño americano, empieza a cosechar éxitos. “Velódromo”, el largometraje que acaba de terminar, le ha devuelto la fe: se puede hacer “cine garaje”, absolutamente independiente, de bajísimo presupuesto y buena calidad. Solo hace falta sensibilidad, honestidad y afecto.

En una entrevista publicada en este diario el domingo pasado, Fuguet, a propósito de “Sudor”, declaraba: “Ahora tengo paz y espacio en mi disco duro. Creo que ahora puedo escribirla, hacerla y conectarme con ella”. “Sudor” nació de un feliz malentendido entre Fuguet y el escritor y promotor cultural Paco Bardales (hoy director del INC-Loreto), que lo invitó a participar en la Primera Semana Audiovisual de Iquitos. Ahí, en el viaje, entre la luz amazónica y la copiosa transpiración, surgió la base argumental: la historia de un chileno, ex corredor de bolsa en N.Y., perdido en medio de sí mismo y de la exuberancia de Iquitos.

      • *

Ahora Bardales trabaja junto a Fuguet —a pesar de la distancia física— en la producción del proyecto. Un proyecto que se alimenta de la revitalizada energía de la movida cinemera de Iquitos: ““Sudor” ha ido madurando a partir de las posibilidades y las necesidades. Con Alberto planteamos un proyecto de guion que en el fondo es la moral de la historia que se quiere grabar”. Bardales es hoy —y esto viene de antes y no tiene nada que ver con su labor en el INC— productor general de “Sudor”, a través de la coordinación de la productora que maneja junto al cineasta loretano Dorian Fernández.

—*¿Cómo definirías el proyecto “Sudor”?, ¿cómo te imaginas, en todo caso, que podría ser la película?*
“Sudor” pretende ser cine hecho con creatividad, austero pero digno, de calidad sin necesidad de esperar las fanfarrias ni las bendiciones tardías de la industria cinematográfica. Cine alternativo que seduzca, conmueva y mantenga una moral. Aun con Alberto podríamos estar en la idea de encontrar un estilo, pero creo que coincidimos en que debería ser todo natural, menos efectos, más transpiración, muy onda hermanos Dardenne, quizás con el compromiso ético de las películas de Terence Mallick. En todo caso, la estética y el sentido lo manejaría Fuguet, con total autonomía y libertad creativa.

*Hay una entusiasta voluntad por reflotar una tradición cinemera en Iquitos, gracias a gente como Dorian Fernández o tú mismo*.
Creo que en la Amazonía y, concretamente, en Iquitos, se está produciendo una fuerte renovación de la movida audiovisual. En mi libro “IQT (Remixes)” narro algunas etapas importantes en la historia del cine hecho en nuestra región. Ahora se busca reflotar aquella tradición que data de 1936, cuando se filmó la primera cinta local, “Bajo el sol de Loreto”, de Antonio Wong Rengifo. Existen productos concretos y, además de Audiovisual Films y Dorian Fernández, también involucran propuestas de la asociación La Restinga (a través de miniseries y videos) y otras.

      • *

De llegar a concretarse, “Sudor” será una coproducción peruano-chilena (la cultura, para variar, da el ejemplo), a través de Audiovisual Films y Cinépata. Una parte del equipo será chilena y otra enteramente iquiteña. Bardales, por cierto, no cree que debamos mirar el eco que está teniendo la cultura amazónica en los últimos años como una moda sino como un proceso, que tiene implicancias también políticas. “Las propuestas culturales pueden ser un espléndido modo para responder las variadas interrogantes que nos hacemos con el fin de entender una gran región del país que no todos hemos aprendido a descifrar o reconocer cabalmente. La inclusión en ese sentido es vital. Y la producción audiovisual, a través de proyectos como “Sudor” y muchos otros, sin duda es parte de ese proceso”.

Link: Fuguet y Cinépata.com en Lima (Cinencuentro)

Cinencuentro y Cinepata.com tienen el agrado de invitar a la comunidad cinéfila peruana a la presentación de Un Garage Propio: cine no industrial en el siglo 21, encuentro y conversación con el cineasta y autor chileno Alberto Fuguet.

Fuguet, además de escritor (inaugurará la 30ª Feria del Libro Ricardo Palma con la presentación de su más reciente libro “Missing”), es realizador cinematográfico y cinéfilo acérrimo. Guionista, crítico y editor de libros sobre cine (como Una vida crítica, recopilación de críticas cinéfilas del chileno Héctor Soto; y Mi cuerpo es una celda, sobre el escritor y crítico colombiano Andrés Caicedo), ha dirigido el largometraje Se arrienda (éxito de taquilla y de crítica en el año 2005) y los cortometrajes Las hormigas asesinas y 2 horas, éste último seleccionado oficialmente en el Festival de Rotterdam. Actualmente se encuentra en proceso de edición de su segundo largo, titulado Velódromo, grabado este año y tiene en mente un proyecto titulado Sudor, que tendría como locaciones a Iquitos y la selva peruana.

Fuguet es socio e impulsor Cinépata.com, una website eminentemente cinéfila, donde pueden encontrarse largos, cortos, clips y diverso material audiovisual de calidad, independiente y con personalidad, todos de procedencia latinoamericana, con una particular sensibilidad: lanzarse a crear cine, producir y concretar. La moral que quiere transmitir es buscar alternativas fuera de la gran industria cinematográfica para crear y producir cine latinoamericano de bajo costo, los cuales tengan además canales de distribución y llegada al gran público. La idea es dar espacio a creadores que se sientan cercanos a la sensibilidad del proyecto y deseen tener una plataforma ordenada y ad-hoc donde mostrar sus trabajos. Todo el material subido a Cinépata puede ser descargado gratuitamente (bajo la única licencia de Creative Commons), en diversos formatos, de gran resolución. Entre los trabajos que se han colgado, adicionalmente a los de Fuguet, figuran los de prestigiosos cineastas como Luis Ospina, Rodrigo Rey Rosa, Ezequiel Acuña y Claudio Polgati.

Este evento, posible también gracias a La Mula.pe y Audiovisual Films de Iquitos, incluirá la presentación de material de Cinépata y otros, así como también un adelanto exclusivo de Velódromo, el reciente trabajo de Fuguet, que tiene como protagonista al destacado actor y director chileno Pablo Cerda. Finalmente la cita se convertirá en convocatoria abierta para que todos aquellos realizadores que tengan material inédito y sientan afinidad con el proyecto puedan entregar su material, a fin de tener la posibilidad de ser difundido en Cinépata.com.

La charla/proyección se realizará el sábado 28 de noviembre a las 5 p.m. en el local de la Red Científica Peruana (Av. Pablo Carriquiry 410, San Isidro, a la espalda del Colegio San Agustín) y tendrá como presentador y moderadores al autor y productor audiovisual Paco Bardales y el equipo de Cinencuentro. El ingreso es libre, la casa tiene espacio limitado. Pasen la voz.

Link: Publicado primero en Cinencuentro

Link: Alberto Fuguet habla sobre Missing y Sudor en El Comercio y Caretas

CNI debía ganar, aunque no hiciera buen fútbol. Esa era la consigna

CNI ganó. Pero sobre todo, cosa curiosa, regaló buen fútbol.

CNI goleó a un equipo que se jacta de ser uno de los mejores del Perú.

El partido por la antepenútima fecha de la Liguilla B del fútbol profesional entre CNI y Cristal, iniciado a las 8 p.m. en el estadio Max Augustín de Iquitos (ante un majestuoso marco de público), fue una excelente demostración de lo que queríamos ver hace mucho tiempo en el cuadro albo: orden táctico, solidez en defensa, efectividad en ataque, tranquilidad y creación en el medio campo.

El entrenador, Cesar “Charapa” Gonzales demostró que en estos partidos, donde el equipo se jugaba algo más que 3 puntos, la experiencia pesa demasiado.

CNI se dejó de sutilezas, se dejó de complejos y medrosidades y salió a atacar desde el principio. Sabía que Alianza Atlético, uno de sus  rivales en la disputa por el descenso del fútbol, ya había logrado 45 puntos. Y que Sport Ancash, el cuadro de Mallqui, mañana tenía un partido importante como local. La presión era fuerte. CNI supo manejarlo.

Así, con un esquema ofensivo que empezó a cansar a Cristal, era obvio que el gol llegaría rápidamente. El resultado parcial es de 1 a 0 a favor de CNI, luego de gol de cabeza de Zamora, luego de un pase de Solanito Guevara a los 14 del primer tiempo, puso la primera clarinada de alerta: Iquitos quería quedarse en Primera.

Cristal, con el técnico Oblitas jugando a nada, sin espíritu, intentó, pero ya el equipo local estaba bien parado. A los 35 minutos, Kukin Flores aumentó la cuenta para CNI, luego de un pase inspirado de Nicolás Celis. La locura en el Max Augustín era inevitable.

Con la victoria parcial por 2 a o de CNI, Cristal terminó ahogándose ante un planteamiento bastante audaz de los iquiteños, pero además en un clima que sin ser el de las tardes, evidentemente puso su granito de arena. El calor de Iquitos es un arma importante, y Charapa Gonzales sabe que hay que usarla.

Durante el segundo tiempo,CNI manejó ampliamente la cancha. Hubo ocasiones para aumentar el marcador que no pudieron concretarse, pero la consigna estaba dada. CNI jugaba como nunca se lo había visto (incentivados o no), pero no solo gustaba (que ya era novedad) sino, además, ganaba (que era tema vital).

Envalentonado, CNI siguió aprovechando los espacios libres que dejaba Cristal. El contraataque era el arma. Salió Kukín, entró Barrena y el oxígeno en el medio funcionó.  A los 77 minutos, una escapada permitió ampliar su ventaja por intermedio de Celis, quien aprovechó un pase eficiente de Barrena. La goleada desataba algarabía absoluta en toda la Amazonía.

Cristal descontó un par de minutos después por intermedio de Maestri, pero era inútil.  En el final del partido, Solanito Guevara desperdició una inmejorable oportunidad de aumentar el marcador al fallar un penal. La suerte ya estaba echada. Los miles de espectadores en el Max, así como la gran mayoría en las casas y hogares, ya sabía un poco que aunque el triunfo no devolvía los errores del pasado, sí permitía creer realmente que había una nueva oportunidad para continuar en Primera División.

CNI ha logrado 47 puntos luego de este triunfo y avanza seguro a mantenerse en Primera División. Así, jugando bonito y goleando, aunque sea por un imperativo moral y fáctico, ha demostrado que cuando se quiere, ese mismo equipo que era tan medroso, desordenado puede lograr un resultado absolutamente importante y positivo.

Una cosa es casi segura: CNI no baja. Y otra cosa también es segura: Hay que dar mucho más de lo que se dio este año para que el 2010 sea más promisorio y menos angustioso.

Eso esperamos fervientemente.

Link: Más información en tiempo real fue posible a través de nuestro Twitter.

Link: El minuto a minuto (Perú.com)

Link: Cristal perdió ante CNI y se quedó sin Copa Sudamericana (Depor)

Editorial de esta semana del semanario Kanatari de Iquitos, ante el inicio de una campaña electoral que promete ser bastante agresiva y violenta:

Cuando a alguien cuajado, despierto y honesto, le sugerimos salir a campaña electoral en este país tan vital e ilusionado, el rechazo es seguro. Las manos sobre la cara y casi vueltos de espalda nos dejan entender que salir a la palestra significaría un riesgo demasiado grande. Las razones de este rechazo son muchas. Y cada vez más: la inversión en la campaña, la astucia para vadear los baches importantes, la capacidad de “recuperación” de la inversión, tragarse sapos de inmundicia en la conciencia, etc. Pero hay una que las supera a todas: la infamia sucia, la calumnia despiadada, la vergüenza pública a que te someten los contrarios como si fueras un Ecce Homo. La gente no quiere verse envuelta en charcos de sangre que inmolan su prestigio ante la sociedad, en gritos desalmados de la prensa, en imágenes violentas que desdicen de tu noble imagen de hombre de bien.

Traemos el tema a esta columna editorial a raíz de lemas soeces  que,  como sombras siniestras, han agredido salvajemente los muros del centro de la ciudad. Aun con riesgo de desdoro, nos negamos a ocultarlos, aunque parezcan procaces y nos susciten vergüenza. Así reza: “Vuelve el ladrón, mentiroso y violador”. Sin ningún nombre a quien vaya dirigido, sin más base que lo que darían por supuesto los electores. Sin  pretensión de adelantar nombres o partidos. Pero, ahí está, como una pesada sombra de la noche, como un  ácido corrosivo derramado en la carne. Y, aún estando más que seguros de a quién van dirigidos semejantes insultos, nos creemos en el derecho y el deber desde esta tribuna de KANATARI hacer algunas reflexiones antes que arrecie la batalla.

Sabemos de sobra que un gran porcentaje de quienes se arriesgan a la batalla política lo hacen en función a su utilidad, al lucro, a la trampilla en el manejo de los fondos públicos para sus fines, a la coima en los contratos, al cohecho, a las artimañas criollas. A lo cual, dicho sea en plata, llamamos latrocinio. Por más que se quiera jurídicamente lavar la cara con constelaciones de luminosidades y estrellas de virtudes primorosas. Y aquí hay una cosa cierta: ¿quién puede arrojar la primera piedra? ¿Quién se atreve a echar barro sobre los demás posibles candidatos cuando tiene su propio rostro sucio? ¿ O, como dice el Evangelio, quién quiere sacar la paja del ojo ajeno y no la viga que hay en el propio? Si damos por supuesto que, unos más y otros menos, todos estamos manchados en la misma pocilga, ¿por qué acusamos por adelantado a quienes no se han hecho visibles ni han dado su cara para decirnos para qué cargo público quieren ser elegidos?

Pero si este juicio adelantado no tiene razón de ser, menos podemos ser víctimas de lo que está en el fondo de esta patología: el odio, consecuencia de un afán desmedido de poder que hace que nos ceguemos y consideremos, como Nicolás Maquiavelo, que se puede llegar a un fin bueno a través de medios malos. En ese tiempo de dominio podríamos cubrirnos de una excitación erótica de la cual jamás iríamos a descender.

La pregunta siempre será la misma: ¿qué podríamos nosotros hacer para que tales exacerbaciones e ignominias dejen de existir? Llevamos años y años tratando por todos los medios de atacar a la corrupción en las distintas dimensiones de la vida regional y nacional. Sin embargo, a medida que avanzamos sentimos que nuestros proyectos se desmoronan, que nuestras ilusiones se esfuman en el aire, que nuestros empeños y estrategias se van convirtiendo en mera retórica y que las  posibilidades de que el bien y la verdad triunfen son cada vez más remotas.

¿Qué hacer? ¿Por dónde atacar la cultura del mal y convertirla en cultura de la verdad, a la que están inseparablemente unidos el sentido de la justicia, del desarrollo, de la calidad de vida, de los valores que se traducen en términos de unas relaciones humanas equitativas y solidarias?

Estos vergonzosos grafitis, por los que desbordan venenos tan letales, nos muestran que nada hemos avanzado en la vida social. Estaremos siempre, como el cangrejo, regresando a niveles de conciencia mucho más bajos de lo que pudiéramos imaginar.