El miedo y la ciudad

Publicado: 5 marzo 2010 en Paco Bardales
Etiquetas:, , , , ,

De todos los síntomas que he percibido últimamente en Iquitos, el más intenso y evidente es el miedo.

Miedo a salir a la calle.

Miedo de dejar la moto estacionada sin cadenas o alarmas ultra sensibles

Miedo de dejar la casa vacía.

Miedo de salir de noche, de caminar por lugares solitarios, de sacar el carro más bacán.

Miedo de usar cosas caras, de invitar a extraños a tomar agua en la sala.

No hay nadie de Iquitos que conozca que no haya sido víctima o tenga un familiar o un pariente que haya sido víctima de un robo, hurto, agresión, atraco en los últimos tiempos.

Lo más difícil de asumir es que en algunos caso a cada uno de nosotros han intentado afectarnos.

A mí  me han robado al paso en motocarro una gorra a un par de cuadras de mi casa. Intentaron, cuando andaba con mis amigos Kenny e Irina, robarme en grupo en la esquina de mi casa. Han robado algunas puertas de fierro en el frontis de mi casa. Les han robado a mis tíos a cada rato en su patio delantero. He presenciado cómo algunos buenos amigos pierden su moto, son desvalijadas sus habitaciones, son extraídos sus motocarros, son arranchados sus celulares o sus bolsos. He tenido que contener mi incredulidad al saber que también se roban perros y mascotas. He visto cómo se intenta sacar dinero de mi cuenta bancaria. He tenido que rumiar mi asombro cuando le birlaron el vehículo a mi ex secretaria a media cuadra de una comisaría importante y nadie dijo nada, nadie vio nada, nadie sabía nada.

He leído en los medios de comunicación cómo operan las bandas juveniles, cómo se enfrascan en batallas campales en las calles del centro de la ciudad. A la gente le bolsiquean en la cola en el estadio. Hay asesinatos y los delincuentes roban con armas de fuego. Empiezan a existir las llamadas amenazadoras. Al hijo del alcalde de Maynas le roban a una céntrica arteria. A una vecina le atracan en la esquina inmediata al nuevo edificio del Serenazgo. Hay persecuciones de transeúntes y motociclistas sobre todo en las zonas más alejadas de los distritos urbanos.

Todo esto en menos de un año.

Ahora, la sensación de impotencia ha sobrevenido en pánico luego del secuestro de Herman Pezo, hombre fuerte de los negocios y conocido por sus vinculaciones con las altas esferas políticas de la región (y, de paso, padre de una muy querida amiga, a quien desde estas líneas le envío mi solidaridad, a ella y su familia).

He percibido cómo los empresarios y los comerciales exitosos de Iquitos han montado en histeria.

Sé que esta semana han crecido notablemente las demandas por cámaras de vigilancia, seguridad vecinal y protección personal.

Los murmullos son totales en todas las esferas, desde supuestos paraderos, supuestos victimarios, supuestos plagiarios se han multiplicado por mil en estos días.

El consenso unánime es: si eso le ha pasado a alguien como Herman Pezo ¿por qué no podría pasarme a mí?

Miedo, en suma. Y paranoia.

De todos los comentarios que he leído sobre la creciente ola delincuencial que nos azota intensamente, resalto el pertinente y atinado editorial de este diario publicado el lunes. Extraigo de él algunas reflexiones:

El secuestro del empresario Herman Pezo Rentería revela lastimosamente que Iquitos ha cedido a las bandas armadas y profesionales de la delincuencia que obviamente requiere un aparato del estado con las mismas características pero para el bien de la seguridad ciudadana, un órgano que pase por lo más profesional de la Policía Nacional, porque ya no es extraño desde hace meses – sino años – que cuando ocurre un suceso de esta naturaleza, tienen que ser efectivos policiales de Lima que lleguen a investigar y dar co los posibles culpables”

“Ya no se trata de asaltantes de gallinas o de excesos del alcohol para la actuación de un Serenazgo local, ahora el secuestro con ribetes del sicariato ha tocado las puertas de una ex tranquila ciudad que ya no sabe si empezar a cerrar las puertas y pensar que lo peor de la delincuencia nos está derrotando

¿Qué hacemos? No se trata simplemente de decir que aquí hay responsabilidades de otros. Porque, sí, es cierto, las autoridades respectivas quizás no han trabajando un plan de seguridad mínimo y básico para afrontar este tsunami de malas noticias (como usualmente tampoco planifican en casi nada) y es cierto que la Policía Nacional ha dejado de lado su labor de proteger a la ciudadanía y muchas veces, por indolencia o ineficiencia, ha dejada desguarnecida a la ciudad. También es cierto que un Serenzago equipado también debería venir acompañado de una adecuada preparación por parte de sus miembros. Sin embargo, no sólo depende de ellos, sino también de nosotros, los ciudadanos que ayudemos a que esto se solucione.

He escuchado teorías de todo tipo esta semana, pero también propuestas que por su carácter, deberían ser tomados muy en serio, pero como advertencia, para combatir la delincuencia. Mucho ojo con este y similares planteamientos. El miedo nos puede llevar a situaciones extremas. Abrir este tipo de puertas no sólo es peligroso, sino también, aunque lo deseemos posteriormente, no hay vuelta atrás.

Es evidente que, como toda ciudad que empieza a crecer, el desorden y el caos empiecen a campear y eso ha hecho también que la codicia atraiga el delito. No pasa sólo en Iquitos. Por ejemplo, para no ir lejos, Chiclayo y Trujillo afrontan problemas similares y más graves. Pero debe generarse una concertación urgente, que incluya también planes a mediano y largo plazo. Ya no basta estar pensando de forma mediocre, con intención política, sino en ver la seguridad colectiva. Ya no basta con que los candidatos se sienten y le sonrían a todos, mientras dan regalitos y piensan que la gente es tonta. No esperemos que a ellos, los políticos, también les suceda lo de Herman Pezo para que se decidan  no sólo a plantear, sino también a tomar acciones inmediatas.

comentarios
  1. alan salinas dice:

    Bro, a mi viejita la robaron el viernes pasado su moto. Algo anda mal con la seguridad ciudadana en Iquitos y con planes integrales para desarrollar potencial humano en jóvenes de espacios urbano-populares.

    Saludos,
    Alan Salinas

  2. alan salinas dice:

    por siaca lo siguiente la comentario del robo es una pregunta!

  3. ConbinH@ dice:

    Es lamentable que algunas de nuestros guardianes de la seguridad estan metidos en toda la rueda de delincuencia, ellos saben quienes roban, ellos saben donde estan las cosas robadas, ellos tienen informantes y si lamentablemente no tienes dinero para “acelelar los procesos”, nunca recuperas nada …; que podemos hacer los simples mortales víctimas de los robos…; Que regrese el Servicio Militar Obligatorio.. si no quieres estudiar al Ejercito se ha dicho…

    • Henri Barberá dice:

      Revelarte y levantar la voz. Sí sabes y tienes pruebas, dilas pero ocupate que sea verdad lo que dices es decir demostrar con pruebas quienes estan involucrados y no hacer simples elucubraciones por que a eso se llama falsas calumnias y puedes meterte en un buen lio. No hay que tener miedo a la verdad de esa manera iremos limpiando las instituciones de tanta corrupción. Un saludo

  4. Douglas dice:

    Hola, muy cierto lo que escribes. Por un momento me alegraste cuando preguntas “¿Qué hacemos?” esperaba una respuesta contundente a tu pregunta, pero solo era eso una pregunta sin respuesta, ¿por qué? precisamente por nuestra falta de consideracion y darle muy poca importancia a una etapa muy crucial del ser humano “La adelescencia”. Hablas de bandas juveniles cierto?… Precisamente en esa etapa se crean ésats cosas y no te creas que roban por que tienen hambre, roban por placer. ¿Cómo puede llegar el ser humano a robar por placer? ps sería mucho mejor si se lograra evitar que el ser humano robe por placer.

    Se crean muchas cárceles a la espera de personas que cometerán algun crimen en el futuro en vez de educar a la comunidad para que en un futuro se eviten los crímenes.

  5. Jorge Gaff dice:

    La corrupcion y el crimen van mano a mano.El proposito es el msmo,cual es, el enriquecimiento ilicito.A los primeros se les conoce como corruptos y actuan bajo una supuesta proteccion legal y a los segundos se les conoce como criminales y actuan al margen de la ley.Pero el fin es lo mismo, la explotacion de la sociedad en beneficio propio

    El Sr Paco Bardales describe en su articulo el miedo que ha causado el secuestro del Sr Herman Pezo en la ciudad y hasta se atreve a decir dando credibilidad equivoca a los que dicen que los secuestradores se multiplicaron por mil.Sabemos que esto no es cierto.
    Utiliza terminos como “impotencia” por que sabemos que no podemos hacer mucho en contrarrestar este problema.Panico,histeria,murmullos,paranoia,desorden, caos.etc todos indicativos de otra palabra..”terror”.

    Nos sentimos aterrorizados por este secuestro pero sin embargo vivimos el dia a dia como si no existiera la plaga de la corrupcion por que lo damos como crimen aceptable y por el cual no hacemos nada par erradicarlo al punto de proteger a los criminales por temor a las “repercuciones” en nuestra contra.En otras palabras,fomentamos con nuestro actuar la existencia del crimen. Y ahora pedimos participacion ciudadana para coger a los plagiarios de Herman Pezo?

    Gracias por su articulo Sr Bardales y ojala, como Ud dice,se note mas la presencia polic ial en nuestras calles,aunque lo dudo por que no tenemos suficientes policias para una ciudad como Iquitos.Que las autoridades distritales y Regional implementen medidas de comportamiento ciudadano, como existen en otras ciudades, controlando los focos de corrupcion con leyes adecuadas para su erradicacion de ser necesario.Que los medios informativos cumplan su labor de hacer publico cualquier incidente en contra de la moral y las buenas costumbres(como la Sra Mary Perez) y, mas que todo, que el pueblo participe muy activamente en observar comportamientos irregulares de los ciudadanos e informar a las autoridades de cualquier movimiento extrano de personas que amerite queja.

    Debemos mantener la calma y actuar inteligente y decididamente para erradicar la corrupcion y el crimen en Iquitos.Esta en nosotros el hacerlo.No hay que ser conformistas y tratar de justificar lo que existe en nuestra ciudad con los problemas que existen en otras ciudades.Mantengamos a Iquitos como una ciudad ejemplo libre de crimen y violencia!!

    • Diario de IQT dice:

      Querido Jorge, solo para aclarar que el sentido no indica que los secuestradores se han multiplicado por mil, sino que los murmullos sobre los orígenes de los secuestradores y sobre sus paraderos y sus motivaciones se han elevado enormemente. Sólo para que quede claro este asunto.

      Un abrazo

  6. Piero Villacorta dice:

    Todo parte de una buena labor de la justicia y de la educación, que son las bases de los principios. El poder judicial tiene que ser independiente, pero lamentablemente, hay muchos intereses y amarres de por medio. Se habla de cultura de paz, cuando no formamos una cultura de justicia y de honestidad, de valores, de ética, de formación integral tanto intelectual como espiritual. ¿De qué vale ser profesional y tener la mejor educación, cuando eres un delincuente que le gusta robar?. El hurto de los políticos genera un mal ejemplo y una enseñanza falsa a los jóvenes, por parte de aquellos rateros de altas pretensiones privilegiadas, acomodadas, con un status social para rascarse la barriga y seguir teniendo para comprarse más chucherías, que, indirectamente, dan un mensaje de “viveza” , porque alguien que roba es un gran pendejo y vivo al que se le debe aplaudir por su gran habilidad para la pendejada, para la criollada más vil que hace el ruin, que en su aposento de lujos , casi todo lo posee por dinero ajeno y por debajo de la mesa, como si el dinero les faltara, el robar se ha vuelto un divertimiento para ellos. Una gran argolla y lacra que la sociedad debe de erradicar, los corruptos todo poderosos, que poco o nada hacen para erradicar a sus pequeños alumnos roba motos, esparcen sus semillas reproductoras creando más deshonestidad, bajo el lema criminal: “El fin justifica los medios” , tal y como dice Maquiavelo, por ende, el pensamiento más conocido y más repetido, cuando se quiere justificar una fechoría propia de una banda con saco y corbata, o de un grupo de jóvenes que en su ociosidad encuentran una nueva forma para “trabajar”, y a la par, para divertirse sin pagar, ya que a lo mucho, la policía le lleva a la comisaría para que luego salga enseguida con favores policiales como garantía.

    Si no se parte de arriba, de los líderes que deben liderar y promover la justicia, y no la patería, ni la zalamería ni el dinero forajido, lo de abajo puede que se enmienda, pero sólo será una falacia cuando no hay un verdadero cambio en el sistema político y social.

  7. Todo esto pasa porque (EL PERUANO PROMEDIO) tiene malos habitos y no quiere tener responsabilidad con los problemas que genera.
    http://eldiariodemmadmax.blogspot.com/2010/03/transformemos-el-peru.html

  8. Piero Villacorta dice:

    Ese documental lo he visto el año pasado, tiene razón, pero una persona no cambia así nomas, es un arraigo de años, un hábito casi ancestral el ser pendejillo. Tal vez porque no tengamos patriotismo, hacemos la pendejada a nuestra propia tierra al pensar en uno mismo, ahí el problema. Los padres, sin querer, enseñan tales hábitos. Una culpa compartida de la sociedad en general.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s