Anticristo: ¿la decadencia de Von Trier?

Publicado: 12 octubre 2009 en Paco Bardales
Etiquetas:, , , , , ,

antichrist

Soy de aquellos que cree que el cine del danés Lars Von Trier es excepcional, no solo por su calidad estética, sino porque, en algunos casos, sus planteamientos han rozado la abierta confrontación ideológica, superados y resueltos de manera intensa o brillante por el realizador.  Debo confesar que me conmoví bastante al mirar Contra viento y marea, que sentí que se había logrado un buen producto con Bailarina en la oscuridad (y además, amé con deleite a Bjork, quien daba vida a la desvalida Zelma), aún cuando los métodos eran bastante forzados y cuando menos hostiles, pero, sobre todo, creo que Dogville (la primera parte de su trilogía sobre Estados Unidos, protagonizada por Nicole Kidman) es una de las películas más formidables y perfectas que he contemplado en mi vida.

Dicho esto, debo confesar que Anticristo, el nuevo trabajo de Von Tiers me pareció decpecionante. No solo por lo pretencioso y rimbombante, sino además porque su ánimo de enfant terrible lo lleva a generar desvaríos que atentan no solo contra la lógica elemental del film, sino, sobre todo crear dudas incluso en aquellos que podríamos creerle algunos de sus cuentos de fondo. Para ser aún más claros todo ese delirio psicológico-teológico que busca generar intriga y miedo, pero solo produce en el mejor de los casos, repugnancia (pero no de aquella que genera la narración de los hechos del filme, sino de lo filmado).

Uno en verdad termina enojándose mucho con la obsesiva violencia que el director desata sobre sus personajes (una pareja psicólogo/académica que buscan compensar la muerte de un hijo en el bosque y descubren que empiezan a generarse cosas extrañas en su entorno y en ellos mismos), pero sobre todo no lo comprende. Von Trier se deleita con furia masoquista de las penurias de Charlotte Gainsbourg y Willem Dafoe, uno siente como la pasa recontra bien a través del dolor y la mutilación (no solo esporitual, sino física) en episodios donde el tormento es tan grotesco que uno, honestamente, pide que pare, no por terrorífico, sino por idiota. Von Trier se excede en su iluminado racionalismo creyendo que su desaforada  – y lúbrica – prédica sexual es posmo que en el fondo solo es la arbitraria cuadratura de cosas que uno debe crearlas o creerlas a la prepo, solo porque se trata del famoso cineasta del movimiento Dogma.  Pero, además, en lo puramente visual o estético (salvo un prólogo intenso aunque algo forzado) uno no encuentra cosas interesantes o realmente vanguardistas en esta película. Solo una paja masoquista de un individuo que cree que es genial y todos los demás, incluyendo sus fanáticos, somos una ruma de imbéciles que no estamos capacitados para entenderlo.

Mentira, pues. Anticristo solo demuestra que hasta los mejores cometen tonterías. Y uno empieza a preguntarse si Von Trier no solo está agotado, si necesita un descanso (o un terapista), si es mejor que no se dedique a incursionar en géneros que no la van (como terror, por ejemplo) o si es que su enfermiza misoginia lo ha convertido en un cineasta en decadencia, cuya única y novedosa condición para hacer una película es zurrarse en todo, incluso en su propia lógica y su propio prestigio.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s