Jorge Coaguila: conversando sobre Vargas Llosa

Publicado: 2 octubre 2009 en Paco Bardales
Etiquetas:, , , , ,

Coaguila- Vargas Llosa 2005

Empieza la primera semana de octubre, y como cada año, las apuestas entre los círculos intelectuales mundiales sobre quién ganará el Premio Nobel de Literatura se multiplican por doquier.  En los sondeos, aparece siempre el nombre de Mario Vargas Llosa, el escritor vivo más importante y popular de nuestro país y, aunque este 2009, su nombre no está en el top ten de los favoritos, su presencia siempre es gravitante. Los comentarios sobre si Vargas Llosa se merece o no el Nobel son múltiples, y estos incluyen no solo su extraordinario e innegable talento literario, sino también sus conocidas y a veces polémicas opiniones políticas o ideológicas.

Uno de aquellos críticos y estudiosos que ha analizado en profundidad el valor de la obra de MVLL es el periodista, narrador y corrector de estilo Jorge Coaguila, quien ha publicado, además de estudios sobre Julio Ramón Ribeyro y Alfredo Bryce, el libro Entrevistas escogidas a Mario Vargas Llosa, una recopilación de 24 entrevistas realizadas por los más diversos personajes al escritor vivo más universal de nuestro país entre 1964 y 2003.

El libro se presentó en febrero del 2005 en nuestra ciudad y a partir de dicha oportunidad se ha generado una muy estrecha relación entre Iquitos y Coaguila, no solo como autor sino también encargado de algunas ediciones de Asociación Tierra Nueva, sino también como conferencista y tallerista. En aquella oportunidad hicimos a Coaguila una extensa entrevista, de la cual extraemos aquellos párrafos que nos ayuden a ponderar adecuadamente el gran aporte que la obra de Vargas Llosa ha tenido en la literatura universal y la cultura latinoamericana (e incluso amazónica).

¿En qué radica  tu interés por Vargas Llosa?

Desde que estaba en el colegio leía sus obras. Es un autor clásico y siempre me interesó profundizar más,  estudiarlo.  Así, leí su obra completa y siempre he tenido interés en saber de sus pasos, en qué anda, y cada entrevista que leía sobre él la recortaba y la guardaba. Siempre me ha parecido un autor importante, además de valioso

¿Este libro recoge las entrevistas que a tu modo ver son las que más te gustan o más bien han sido seleccionadas para entender  cabalmente al personaje Vargas Llosa?

A veces coinciden mi gusto por alguna entrevista con el interés que podría generar en los lectores, pero  siento que en este libro se rescatan algunos aspectos que habían sido dejados de lado y me pareció importante rescatarlos. Además, en la selección, primó el criterio totalizador, que reflejara fielmente la biografía y la obra de Vargas Llosa. He ahí que esta recopilación abarca entrevistas hechas entre 1964 y el 2003.

¿De todas las entrevistas recopiladas, cuál es la que te causa mayor  emoción?

Por el estilo y por la prosa tan particular, me encanta la de Alfonso Tealdo (realizada en 1966, en pleno auge de la novela La Casa Verde). Tealdo es un maestro del periodismo nacional y lamentablemente no ha habido continuadores de este tipo de periodismos. De todos modos, en la selección hay entrevistas que denotan mucho conocimiento, o hay  una serie de entrevistadores que acribillan al autor con brillantes y reveladoras preguntas. Hay de todo, como  la de Sonia Goldenberg cuando MVLL cumplió 50 años, o la que le hacen  Germán Carnero, Alfredo Barnechea y Abelardo Sánchez León (publicada en 1972) que establece de modo muy claro esa pasión del escritor por la literatura y la política.

En el prólogo del libro se hace un símil entre literatura y periodismo. Vargas Llosa, cuando ha escrito en la ficción sobre periodistas o vinculados al periodismo ¿Crees que la opinión literaria de Vargas Llosa es aplicable a lo que piensa fuera de la ficción?

En una entrevista recopilada, Vargas Llosa declara que el 80% del periodismo nacional le parece deleznable y creo que ese porcentaje habría aumentado aún más cuando se lanzó como candidato a la Presidencia. Yo creo que no hay que tomar al pie de la letra lo que dice un personaje y lo que dice el autor, pero, a juzgar por la actitud de Vargas Llosa, ésta debe ser una de esas raras ocasiones de consenso.

¿Crees que parte de la crítica de Vargas Llosa al periodismo se base en que la mayoría de los periodistas, tal como los ve él, no comparte esa devoción cuasi religiosa suya por la libertad y esa desconfianza tan profunda por el poder y sus manifestaciones?

Tiene que ver mucho. Vargas Llosa, aparte de ser un gran creador, es un gran ensayista, manifestado en sus columnas periodísticas, donde hace una gran batalla a favor del libre mercado y contra las diversas formas de censura. Creo que ahí puede haber una relación directa en su opinión negativa de gran parte de nuestro periodismo

¿Cuál es interés estilístico que te genera Vargas Llosa?

Lo que más me deslumbra es su manejo de las técnicas literarias, sobre todo su primera etapa, es decir la que abarca La ciudad y los perros, La casa verde y Conversación en la Catedral. También su mirada tan penetrante en la realidad, con diálogos, descripciones donde un o pude tener una sensación muy cercana al ambiente. Sin duda, hay una crítica feroz en su literatura a diversos males del país, como el racismo, la pobreza, la corrupción. Hay, además, en sus obras en marcado antimilitarismo, como sucede en Pantaleón y las Visitadoras, también en  su rechazo a las dictaduras, tanto a la de Odría en Conversación…, como a  la de Trujillo en La fiesta del chivo.

¿Cómo percibes la presencia de la Amazonía en la literatura vargasllosiana?

Hay una gran fijación de la selva en la literatura de Vargas Llosa, más que la sierra, como por ejemplo, en La Casa Verde, Pantaleón o las Visitadoras, o El Hablador (aunque esta última se desarrolle en Madre de Dios). Pero yo siento que esa imagen de la selva es muy pintoresca, exótica, trata de ver un poco los  aspectos que le pueden interesar a un lector extranjero, como los relatos mágicos, o la época de la explotación del caucho. En todas las imágenes, a pesar de todo, siempre aparece la impronta de un escritor realista. Eso lo tiene muy bien marcada su literatura.

¿Cuál es tu acercamiento a la literatura escrita en la Amazonía?

Me acuerdo ,aparte de los libros de Vargas Llosa, a Ciro Alegría con La Serpiente de Oro. También Sangama, pero digamos que la producción  que se da en la selva no es muy fecunda y eso es lamentable, porque esta es una región vastísima de nuestro país.  Pueden haber algunos factores para este fenómeno, entre ellos la pobre educación que reciben sus pobladores, a veces la falta de mercado editorial en provincias es mucho más pobre que en la capital, aún cuando en Lima misma la situación de la producción y venta de libros es, de por sí, alarmante.

¿Qué sensación te produjo conversar personalmente con Vargas Llosa?

Al margen de saber que es un personaje importante e imprescindible de las letras, me dio la impresión de estar frente a un ejecutivo, con muchas cosas, muchas tareas por hacer, muchos compromisos. Todo muy bien administrado por dos secretarias, además de su mujer Patricia, muy involucrada en el trabajo de su esposo. Me dio la impresión de estar en una oficina muy importante, cosa que no vi por, ejemplo, en las casas de Ribeyro o no encuentro en los encuentros con Bryce.

En todo caso, en Loreto, lo que más se ha desarrollado es la poesía. Es más, nuestra región ha producido dos premios COPÉ, Carlos Reyes y Ana Varela. En otros géneros, como el cuento, la novela o la crónica, el balance más bien es cercano al pintoresquismo, el regionalismo al punto que algunos creen que es una literatura sosa, aburrida, mal escrita en suma. Vargas Llosa, incluso, espetó una frase que generó mucha divergencia en estos lares, como el hecho de que la peor literatura que había leído en su vida ha sido la amazónica. De lo que has leído de literatura amazónica ¿Es un literatura realmente negativa, en términos estilísticos y de importancia?

Es cierto, la poesía amazónica se ha desarrollado más que la narrativa. Para ver esto, la importancia  que tiene la literatura amazónica se puede palpar en los textos escolares, su presencia es mínima y los libros que podemos hallar en las librerías son casi inexistentes. Hay un gran vacío en ese sentido. No conozco muchos críticos o lectores en las universidades que valoren mucho la literatura amazónica. Por ahí  puedo decir que su conocimiento es escaso y su conocimiento poco, no sé su valor sea así, pero su  importancia ,definitivamente, no trasciende.

Te has identificado tanto con la literatura de Vargas Llosa, al punto que en la universidad  te decían Varguitas ¿verdad?

Bueno, eso es un mote que me pusieron mis compañeros en la universidad, efectivamente,  pero en todo caso, sólo lo saben algunos.

Anuncios
comentarios
  1. Gino dice:

    Más allá de las inevitables y empalagosas discusiones sobre la calidad (o los desméritos) de la obra de MVLL que lo ubica como potencial merecedor del premio Nobel de literatura, el libro de Jorge Coaguila nos esclarece sobre la tan discutida evolución del pensamiento y la postura ideológica de Vargas Llosa.
    Mucha gente no le ha perdonado a aquel talentoso y joven progresista que se desvió hacia una postura liberal, y mucho menos de haberse lanzado como candidato a la presidencia apoyado por los sectores más recalcitrantes y tradicionales de la política nacional.
    Nos guste o no, esa evolución o mutación ideológica del escritor, fue un proceso reflexivo y madurado. Nunca ocultó ni disfrazó sus convicciones. Siempre confesó y asumió sus ideales y sus decepciones políticas. Esto lo podemos comprobar en las ordenadas entrevistas que recopiló Coaguila para su libro.
    Su metabolismo ideológico y sus convicciones políticas los manifestó sin tapujos, tanto en sus artículos periodísticos, como en sus ensayos, así como en entrevistas.
    Si bien en sus ensayos descubrimos su pensamiento y sus reflexiones sobre sociedad y política (criticables, por cierto), en sus novelas encontramos al escritor que desarrolla historias, personajes, diálogos y situaciones descontaminadas de sus convicciones e ideales políticos. Ni los protagonistas, ni los agonistas que descubrimos en sus novelas pretenden condicionar ni seducir al lector sobre la ideología y la postura política que defiende y predica abiertamente.

  2. Juan José dice:

    Sólo el Perú se puede dar el lujo de no elegir como Presidentes a dos peruanos universales. Vargas Llosa y Pérez de Cuellar. Cosas de nuestro país.

    Saludos a Jorge Coaguila de un sanmarquino base 92. Ojalá que haya mejorado sus textos y sus historias en primera persona, ja, ja, a lo henry miller.

    Sus entrevistas con Ribeyro son lo mejorcito que ha hecho.

    Saludos,

    Juan José

  3. […] – Hay una gran fijación de la selva en la literatura de Vargas Llosa, más que la sierra, como por ejemplo, en La Casa Verde, Pantaleón o las Visitadoras, o El Hablador (aunque esta última se desarrolle en Madre de Dios). Pero yo siento que esa imagen de la selva es muy pintoresca, exótica, trata de ver un poco los aspectos que le pueden interesar a un lector extranjero, como los relatos mágicos, o la época de la explotación del caucho (Jorge Coguila, escritor y editor) […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s