La fiesta

Publicado: 13 septiembre 2009 en Franz Max, Miss Lizzy
Etiquetas:, , ,

fiesta

Hace dos semanas me mudé a mi propio departamento. Mis padres andan un poco tristes por esto, tal vez hasta molestos.  Ahora estoy viviendo sola, al principio no les gustó para nada la idea pero tengo casi 19 años, con un hambre de independencia desde los 12 años. Ya no podía estar más tiempo bajo el techo de ellos, aparte con la vida que estoy llevando tarde o temprano algo va llegar a sus oídos, estoy segurísima que no les va agradar y me puede costar una paliza de “padre y señor mío”

En honor a la verdad, me resulta un poco complicada la nueva situación. Para empezar no hay alguien que me prepare el desayuno ni el almuerzo, por la cena ni que decir, no como por las noches, siento que el dinero se me va de a poquitos así que me volví bastante tacaña, hoy no presto, no regalo, no invito helado a mis amigas, pero sí acepto invitaciones de chicos y chicas.  Mis amigos ya saben que vivo sola, se les ocurrió que hagamos una fiesta en mi casa para inaugurarla, la hicimos el sábado pasado, quedé en no gastar nada para ello así que todo lo pusieron ellos,  de mi parte sólo puse la sala y la música.

Estuvieron en la fiesta muchos chicos lindos. La cosa estaba como para cualquier cosa, pero al mudarme hice una lista de cosas que no debo hacer para no sentirme muy inmoral y los vecinos no se quejen de mi mala conducta, es más, en lo posible ni lo noten. Como siempre, nadie piensa nada malo de mi persona y no la voy a malograr  ahora que debo ser más responsable. Lo cierto es que en mi lista de cosas prohibidas está el que no debo contaminar el lugar donde vivo (me la copié de “Entrevista con el Vampiro”, la película), entonces debía contenerme en ciertas cosas, igual nos divertimos bastante. Había cerveza, bocaditos, buena música, el ambiente aunque pequeño estaba agradable, muy en confianza, para ser sincera, yo estaba ansiosa, con unas copas demás y mucha adrenalina corriendo en mi sangre.

Entre los chicos estaba uno de mis amigos a quien le tengo ganas de hace rato, es un tipo moreno (con lo que me gustan los morenitos),   conversa muy bien, creo que también tiene un blog que otros amigos leen, en fin. Lo que pasó es que esa noche en especial, fue que él se me acercó en medio de toda la gente que me rodeaba y los chicos que se me pegaban tratando de bailar conmigo, él se acercó con confianza como siempre,  estábamos conversando, gritando diría yo, por la bulla, luego bailamos un poco, me divertí mucho, al rato la “gentita” empezó a quitarse, fuimos quedando unos pocos, a eso de las cuatro de la mañana no había ninguno aparte de mi amigo y yo, no les miento al decir que yo le tenía serias ganas a este tío, más esa noche porque estaba con una camisita de ambiente, el pantalón que usaba dejaba apreciar sus atributos a la perfección. Estaba como para comérselo con zapatos y todo, creo que la cerveza tuvo algo de culpa en mi visión.

Ya estábamos solos, en mi casa, no había riesgo de padres ni nada, apagué  el estéreo, nos sentamos en el mueble, el ambiente se sentía extraño, yo estaba bastante cómoda, algo confundida tal vez, porque no sabía a qué se debía tanta confianza,  de pronto me tomó  del cuello con suavidad y firmeza, me besó, yo le seguí la corriente, mientras en mi cabeza mis pensamientos revoloteaban:  “no sé qué es lo que piensa exactamente de mí, es mi amigo, que yo sepa nadie sabe lo que ocurre en mi vida íntima, menos él, por lo que probablemente piensa que soy virgen, no tocaré el tema, no quiero parecer fácil, al final, sólo quiero pasar un  buen rato, espero que traiga protección, sino  la trae, mejor.” Pero no podía quedarme ahí, no podía romper mis propias reglas.

Le propuse ir a otro lugar explicándole que no podía contaminar el lugar donde vivo, que además soy una señorita y esas cosas estaban mal, que si lo íbamos a hacer tenía que ser algo especial,  él no se negó, salimos de mi casa nueva recién inaugurada con chape y todo, nos subimos a su moto, una wave negrita.

– Vamos a mi casa, no hay nadie ahí, mis viejos salieron a un matri y mis   hermanas cada quien con su plan.

– Vamos pues.

Fuimos a su casa, yo empezaba a ponerme nerviosa, creo que estoy confundida, no sé qué estoy haciendo con mi vida,  ya era muy tarde para arrepentimientos. Llegamos a su casa, bajamos de la moto, entramos al lugar, fuimos directamente a su habitación, por cierto estaba ordenada para ser la habitación de un varón,  y ahí empezó  la cosa seria, pensé en poner en práctica lo que mi “maestro” me había enseñado, fue una noche genial, incluso me enseñó cosas nuevas, a pesar de las anteriores experiencias que tuve,  esta vez me causó dolor me parece que fue por lo brusca de las novedades, en fin, creo que con eso se convenció mi amigo de que era virgen, de todos ,modos no es algo que me preocupe ya que si lee este blog entonces conoce mis antecedentes, puede que hasta se esté sintiendo como ratón de laboratorio, no usó preservativo así que tenía que hacer algo al respecto.

Cuando terminamos eran cerca de las seis de la mañana, yo debía volver a mi refugio, así que nos levantamos, me di un duchazo, después de vestirme, ponerme bonita salimos de vuelta a mi casa, como era de esperar tomé pastillas del ”día siguiente”, él las compró, ninguno quisiera tener problemas innecesarios en estos momentos.

Ahora debo dedicarme a convertirme en una persona más responsable de sus actos, espero que mi amigo no se haya enamorado de mí, no quisiera tener que explicarle mis principios sentimentales. La próxima vez tendré más cuidado con el alcohol.

Miss Lizzy

*******

Mi gran amiga me había invitado a una fiesta en su casa, recuerdo cuando la conocí tenía mucha expectativa sobre ella, ya me habían dateado que es muy trabajadora e independiente para su corta edad, he logrado conocerla sin que ella se dé cuenta, entablamos  una amistad muy interesante por el chat, conversamos cosas de amigos, cosas que no diría a nadie más, A  pesar de que en persona conversamos poco sobre esos temas tan libidinosos que tocamos virtualmente, estos últimos meses ha mejorado sus escrituras, tiene un blog interesante, siempre me ha gustado físicamente , pero nunca me atrevería a decirle algo, desde que leí un artículo suyo acerca de cómo llevaba a cabo estudios protervos sobre el comportamiento de los hombres, ¡no!, jamás seria uno de sus experimentos.

La hora pactada era las 8pm, su cuarto era pequeño, acogedor con detalles de mujer ordenada, un rincón muy especial, muy hogareño, libros por aquí, flores por allá, con adornos muy de su edad, que bueno que no haya algún afiche de los Jonas Brothers. Toqué la puerta y ella me abrió, estaba muy linda ese día, estaba con una blusa azul con escote muy atrevido. Mi mirada no podía quedarse solo en su rostro, casi involuntariamente mis ojos bajaban a ver sus perfectos senos, ella se dio cuenta y solo atinó a reír. 

Minuto a minuto llegaban los invitados, algunos amigos en común. En poco tiempo el pequeño cuarto ya estaba lleno, había mucha bulla, por lo que tenía que acercarse uno al oído de otro para poder conversar, después de recibir a todos los invitados ella se había sentado a mi lado, me hablaba al oído, cosa que me resultaba casi excitante, había algo diferente en ella, estaba muy libre, muy sensual, los tragos pasaban y poco a poco uno a uno se fueron retirando quedando solo algunos, estaba bailando con una chica en especial que me llamaba la atención, hasta que enrumbó a su casa y me dejo solo , la anfitriona ya estaba con copas de mas, no actuaba descontrolada, sino que era muy sincera, muy honesta con lo que decía, coqueteos indiscretos, tocaditas que me erizaban la piel, verbigracias que hacían que piense en que tal vez podía pasar algo esa noche. Se fue al baño y vino convencida de lo que tenía que hacer.

Ella me mira, sus ojos tienen otro tono, se acerca sin decirme nada me jala a la pista de baile, la música rimbombante y sensual suena en cada esquina,  mueve sus caderas de forma lúbrica, su mirada me seduce y me invita a seguirle el ritmo, me da su tras rozándome el cuerpo, yo sigo sus movimientos, ella lo ha sentido, y con cierto recelo se pega más. 

Escenas rijosas pasaban por mi mente, pero había algo irresuelto revoloteando en mi mente, siempre la he tenido respeto a  todas mis amigas, siempre fui un caballero, pero a esta mi amiga le tenía cierto pavor, porque escribe acerca de sus experiencias sexuales, así que  no quería ser un post más, o tal vez enamorándome de ella. No quiero parecer tierno ni adorable, tampoco quiero sentirme comprometido con ella, no quiero que me reclame por algo o me siga los pasos. 

Hasta que al final solo quedamos ella y yo, no necesitábamos decirnos nada, el previo baile ya había hecho el contrato, ya había hablado por lo que sucedería, ya me había dicho con roces que no me vaya. Tomé la iniciativa, me acerqué violento y la cogí de su estrecha cintura, la besé de forma apasionada, moviendo la cabeza de un lado a otro, mis manos no sabían si pasar por sus glúteos o quedarse solo en su cintura, ella me cogió las pompis, así que yo hice lo mismo, se torció de excitación, nos echamos en el sofá sin dejar de besarnos como dos locos, creo que algo de deseo nos teníamos, nunca había besado de esa manera a alguien.

_No, no.

_ ¿No qué?

_ Aquí no podemos hacerlo, este es mi hogar y se merece algo de respeto.

_ Vamos a mi casa, no hay nadie ahí, mis viejos salieron a un “matri” y mis hermanas cada quien con su plan.

_ Vamos pues.

Salimos presurosos del cuarto, nos subimos a mi moto y fuimos con dirección al nirvana sexual.

En el camino solo pensaba cómo iniciar, si ser dócil, cariñoso, o solo tener sexo sin compromiso, muchas dudas. Y es que al día siguiente nos veríamos igual, conversaríamos igual, ocultándonos detrás del cinismo.

Entramos a mi casa, todo estaba oscuro ella miraba todo, muy curiosa, entramos a mi cuarto. Y sin perder el tiempo ella se cogió de mi cuello, por un momento quedé motolito, su cuerpo era celestial, muy blanca, yo soy moreno, más alto que ella, ella es mas chiquita, por eso parece de menos edad. Yo quería sacar un látex, mientras ella no dejaba que la dejase en marasmo incontrolable , simplemente nos echamos en la cama yo en su encima, la bese de pies a cabeza, sin caer en lo obsceno , por lo que solo pase mi lengua por una de sus piernas,  ella dio un quejido de los mil demonios, ella me abrazo fuerte rasgándome la espalda, yo me movía despacio pero duro, ella quebraba la espalda, el corazón me latía más fuerte y mis movimientos de cintura se hacían mas rápidos, hasta que el proceso meramente sexual llegó a su fin.

_ ¡Qué rico estaba, qué rico estaba, maldición!

_  ¿Tú crees? – Con mi cara de macho-

_ Sí, pero no seas torpe pues, como vas a derramar dentro

_ Porque me olvidé, pues.

_ ¿Qué haremos ahora?

_ Para eso hay Postinor, pe.

_ ¿Qué es eso?

_ La pastilla del día siguiente, y si eso no funciona, hay la pastilla del mes siguiente, el Citotex.

_ Tas webón, ni cagando, mañana mismo me compras una pastilla del día siguiente.

Nos miramos como diciéndonos varias cosas sin pronunciar palabra alguna, no hubo caricias dulces ni la pregunta clásica después del sexo: “¿qué seremos ahora? ¿Enamorados?”, solo un subrepticio deseo puramente carnal, nos volvimos a besar.

El segundo round empezó  y terminó como el primero: exclamando a los 4 vientos lo bien que estaba

Muy arreglada ella, fuimos a una farmacia (para variar un conocida mía me atendió y se pegó una risa) le di las pastillas y le dejé en su aposento. Mientras volvía decidí ir a mi oficina, me metí a la piscina, no había nadie , solo yo y mi cigarro, fumaba mientras pensaba en  cada parte de su cuerpo y lo que yo había significaba para ella, quizás solo me ha deseado como yo a ella en el fondo, quizás solo sea un pasatiempo, o quizás solo se le pasaron los tragos, pero de algo estoy seguro, que no  olvidara esta noche, y si le gusto va volver, y si vuelve, no sé qué pueda pasar, a lo mejor se enamora de mi o yo de ella,  o quizás se convierta en un vicio sin control. Doy una pitada, el humo se dispersa lento dibujando una figura misteriosa, dibujando una absurda forma entre el escenario apacible y cálido de la mañana iquiteña, vagando sin control ni dirección como esta aventura, como ésta mi vida.

Franz Max

comentarios
  1. Piero Miller dice:

    Interezante experiencia, ya común en Iquitos. Siento que hay una preocupasión por lo pasional, unas suerte de deseo al cuerpo. Bueno bravazo….

  2. Piero Miller dice:

    Bueno eso ya no es nuevo en Iquitos. Pero me agrada esa soltura profunda al deseo del cuerpo. Solo al deseo del cuerpo sin compromiso alguno, dejando por un lado el coonvencionalismo nada actual. Esta Bravazo…

  3. FRANZ MAX dice:

    uyyyyyyyyyyyyyyyyyy!! iuuu! iuuu!

  4. ¿Cuándo escribirás un sodoma y gomorra? =)

  5. pepino dice:

    se que en este mundo de los blogs. la mayoría es adulta. pero (disculpenme) esta muy cruda la historia. no pienso tener un mal concepto tuyo. pero fuiste rapida.

  6. Sofia dice:

    Franz y Laura muy ingeniosa sus narraciones ficticias. Es cierto que tal vez está un poco cruda la historia pero ahora ya nadie es un santo y hasta los niños saben más que sus propios padres. En cuanto al amor libre y a tener sexo con quien sea, donde sea y a la hora que sea sin ataduras de por medio, es decisión personal. Cada uno es dueño de sus propios actos y de las posibles consecuencias que surjan después. Por mi parte y por experiencia prefiero el sexo con amor.

    • lalinka dice:

      jajaja.. gracias por delatar nuestra hostoria ficticia mama..jajajaja.. y definitivamente apoyo tu idea de sexo con amor, pero es muchisimo mejor si es dentro del matrimonio… saludos.

  7. Sergio dice:

    A diferencia de aquellos a los que el relato les parece dotado de crudeza por el comportamiento liberal (desde el punto de vista sexual) de la pareja, yo noto rezagos de conservadurismo, sobre todo en ciertas ideas de la chica.

    Rehusarse a tener sexo en su departamento porque “contaminaría” el lugar, porque es una “señorita”, o simple y llanamente porque esas cosas están “mal”, es propio del conservadurismo más cucufato.

    Soy consciente de que hay una fuerte carga cultural respecto de la idea de “respetar la casa”, pero se configura un comportamiento de puritanismo hipócrita cuando al mismo tiempo, una vez fuera de la “casa que se respeta” el acto sexual se consuma en el primer telo de la esquina (o, como en el relato, en la casa del pata).

    Saludos!

  8. La próxima vez inviten a la fiesta

    yo también quiero….bailar pss jejeje

    Bueno, me voy “habrir” la puerta xD

  9. Ann se me olvidaba, eso se llama sexo mental

  10. isaac dice:

    Mis Lissy, a la franca que necesitan un profesor en serio. Eso de que tu compañero de historia sea Frank Max, por un momento ya lo estaba viendo como una especie de heroe. Pero luego me di cuenta que sólo es un escritor.

    Pero habiendo tantos temas interesantes, han hecho la misma historia, encima con poca creatividad. Pues estoy seguro que la realidad les ganaria a su ficcion.

    Eso de que en Iquitos suceden éstas cosas,( yo le noto incluso monse para nuestra ciudad, y es que iquitos en verdad aún se tiene algun nivel de pudor), si te contara las historias que he visto o quizas he vivido en Lima. Estoy seguro que toda la creatividad de la mayoria de nuestra collera blogger quedaría un tanto chicote. Pero las historias reales, pues creo que no deberian ser contadas, pues incluso pierden su sentido de realidad y emoción. Por lo menos acá te importa el chisme o lo que digan tus vecinos, en otros lares nadie conoce a nadie. La variable verguenza no interviene, generando extremos que cualquiera no pensaría que fuese realidad.

  11. Cuando iniciaba la lectura del post, no se por que pero sabia que de quien hablaban era de Fran Max….jajajaja…buena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s