¿Por qué nos miran así?

Publicado: 29 agosto 2009 en Héctor Tintaya
Etiquetas:, , , , , ,

porquenosmiranasi

En el auditorio de la Biblioteca Nacional en Lima se realizó un conversatorio por demás interesante, que reunió a tres de los artistas más representativos de la Loreto, Rember Yahuarcani, Christian Bendayán y Gino Ceccarelli, quienes presentaron sus posturas en relación a la percepción que tienen los peruanos – limeños en relación a los amazónicos. La cita cursaba entre debatir sobre las leyendas que se han forjado a punta de publicitados ejemplos como la “mujer ardiente” el habla “charapa”, la “haraganería del varón”, lo mágico artístico y estigmas con los que se identifica al que llega o al que vive en Iquitos.

Ceccarelli se esfumó por las bandas y dio una explicación tropical para intentar entender la idiosincrasia amazónica. Para él, el calor era funesto para el trabajo y el ocio fomentaba al extremo la imaginación que a su vez gestaba la “llullampería” inocente como un recurso casi genético en el amazónico. Bendayán fue más sectorial y se fue por la interpretación y sinopsis de lo que el arte a través de la pintura ha representado en Iquitos. Explicó que los urbanos en realidad son distintos a los rurales o ribereños y que, si bien es cierto que existe una definición de los “charapas” en Lima y en el Perú, esta se basa en la idea de un poblador migrante que ha construido sus bases y lenguaje social denostando del indígena.

Rember Yahuarcani fue menos explicitó pero a su vez más directo en torno a la discriminación como artista y poblador indígena. “Si a nosotros (los amazónicos) nos miran como nos miran, al poblador de las comunidades nos miran dos veces peor”, alcanzó a decir con la honestidad que caracteriza a todo arte que se basa en la representación del realismo – imaginario como se podría identificar su obra. Las explicaciones en realidad eran poco estructuradas y hasta sosas y, en el caso de Ceccarelli, incluso se podría decir que se basaba en una interpretación lejana y muy parcializada de lo que realmente ha constituido la referencia para que Lima y el Perú nos miren como nos miran.

Pero ¿Cómo nos miran? Tal vez las preguntas y posiciones del público pudo dar mayores luces a la interrogante pues abordaba los elementos más marqueteros en torno a la Amazonía, pues no sólo hablaban de la “despensa” que representa sino de las “mujeres calientes”, de la variedad del simbolismo sexual como el licor, el exotismo, la chamanería y hasta la pobreza o abuso infantil como los íconos de una cultura que aún en el siglo XXI no se conoce y menos se entiende. Incluso, por un momento uno de los panelistas volteó la pregunta para interrogar a los presentes y decir cómo miran los amazónicos a los peruanos y salieron las conclusiones que en realidad representan también una desvirtuación de lo que pasa en el Perú y la misma idea de fragmentación en la que vivimos y que parece ser nuestro principal problema.

Acaso el amazónico no mira al limeño como el mentiroso pendejo que quiere sacar provecho de todo a cualquier costa, el ladrón que engaña (no miente o llullampea) y que está decidido a todo con la intención de obtener un rédito. Acaso el amazónico no es racista – así como lo es el limeño con él – con el andino, no sucede que también han estigmatizado al “serrano” para identificar al que habla mal, al taciturno, poco aseado, introvertido peligroso y le han creado fortunas mal habidas por el simple hecho de conseguir algo de comodidad en tan poco tiempo.

Aunque no han sabido explicarse muy bien nuestros mejores representantes contemporáneos del arte acerca de esta construcción de ideas forjadas socialmente y al parecer de manera irremediable (porque no se habló de los medios de comunicación como la herramienta que ha trastocado todo y ha impulsado el estigma, en su afán de vender todo y a toda costa), lo que sí ha demostrado una vez más es la causa que ha provocado talvez esta desorbita en buscar unas respuestas más totalizadoras del asunto y esto puede responder a que en la Amazonía aún no han existido los interpretadores de su realidad, aquellos que sepan identificar más allá del juego del selvismo una vocación por entenderla y explicarla.

Anuncios
comentarios
  1. Juan dice:

    Quizás la gente del arte no sea la más adecuada para responder estas preguntas, me parece q con sociólogos o antropólogos andaríamos mejor encaminados. Por otra parte esto sucede en todo el mundo, es parte de la condición humana. Nos vemos unos a otros y nos asignamos estereotipos. Y ya en caso específico, aún cuando algunos cuestionan esto, otros/otras lo aceptan y lo vuelven parte de su propia personalidad, si lo dudan, observen el comportamiento de gente de la selva en Lima o en el propio Iquitos frente a foráneos, muchas veces, no todas es cierto, aceptan jugar el rol, y diría q hasta lo disfrutan. Ay la gente y sus complejidades. Saludos.

  2. FRANZ MAX dice:

    La sinceridad de tintaya da en el punto exacto, me hubiera gustado escuchar mas sobre los tres pintores, pero vaya que T. lo resumio.

    saludos

  3. franzmax dice:

    es cierto, hay gente y sus complejidades

  4. Gino dice:

    Más allá de ser pretencioso el comentario de que los antropólogos y sociólogos estarían mejor encaminados para responder preguntas sobre el tema y más allá de que los comentarios de mi amigo Tintaya no se ajusten a lo que realmente se dijo en el conversatorio, quisiera aclarar algunas cosas.
    Es la primera vez que un tema tan sensible para los amazónicos y prejuicioso y estereotipado para los limeños es tocado públicamente en un conversatorio.
    No existe ningún libro ni estudios serios por parte de los antropólogos y sociólogos sobre identidad en la amazonía.
    El tema que nos convocó y está en debate se debe precisamente a que la amazonía desde hace unos meses, es materia de curiosidad, moda y reflexión por parte del Estado peruano y la colectividad en general. Y las razones son por el trabajo que vienen realizando los artistas amazónicos en Lima y por las protestas de los pueblos nativos. Esos fueron los motivos fundamentales para que se nos haya invitado a “conversar” sobre el tema. Y es natural que los artistas manejan criterios que no son necesariamente sociológicos ni antropológicos.
    Nunca dije que el calor era funesto para el trabajo. Hablé de que el clima influía en las costumbres y necesidades de las gentes, así como que la lentitud y la pereza de los pobladores de las zonas tropicales del planeta también se debía a factores de clima y costumbres.
    Y por último, coincido con el señor Tintaya cuando afirma que: “los medios de comunicación como la herramienta que ha trastocado todo y ha impulsado el estigma, en su afán de vender todo y a toda costa”, nadie mejor que él que trabaja en un medio sensacionalista, alarmista y poco fiable para dar fe de eso.

  5. Sergio dice:

    Hacia el final del post el autor parece demandar una suerte de “Mariategui para Selva”, que la interprete y nos la explique.
    Pero, y mientras aparece ese “Amauta charapa”, ¿qué? ¿No sería acaso mejor ir aproximando algunas respuestas, aunque no totalizadoras, para nuestros prejuicios, problemas y posibilidades? ¿No es acaso enriquecedor que estos ensayos provengan tanto del arte como de las ciencias sociales?
    Seamos poetas, pintores, ingenieros, o doctores, tenemos el derecho a pensar libremente. Decir lo contrario y pretender restringir el abordaje de un tema que nos compete en tanto ciudadanos selváticos, es ridículo.

    No creo que los prejuicios sean “irremediables” como deterministamente escribe Tintaya. Pues, los prejuicios se forman porque o se carece, o se posee escaso conocimiento de algo. Ergo, mientras más al alcance esté el conocimiento de aquello que arbitrariamente se juzga, más probable será que esos prejuicios absurdos de desvanezcan.

    Del párrafo anterior se desprende la gran importancia de la educación formal y de aquella que se imparte a través de los medios de comunicación. Y también, obviamente, el gran papel de propagadores culturales de nuestros artistas.

    Sólo para los que quieran continuar el debate sobre el tema del calor:

    Hace un tiempo dejé, en un post de Martín Wong, esta cita que le pertence a César Hildebrandt:

    “No tengo la menor duda de que si los trópicos no produjeron filósofos es porque el sopor de la calentura menoscaba las sinapsis, apaga las luces del lóbulo frontal y excita, en cambio, el remanente mamífero del cerebro humano”.

    Y por estos días estoy leyendo un libro de cuentos de García Márquez. En varios de ellos el escritor caribeño parece convencido de que el calor influye bastante en la predisposición a trabajar (y a holgazanear) de los habitantes de zonas tropicales.

  6. Juan dice:

    Por supuesto q todos pueden, y deben, opinar. Nada más lejos de mi q ser pretencioso, y cuando he dicho que pienso que serían los antropólogos o sociólogos los más adecuados para hablar sobre el tema, pues es eso exáctamente y no más (sin susceptibilidades por favor). O alguien mandaría a que un químico construya su casa, o que un linguista se ocupe de Quistococha? todos podemos hablar y especular sobre la física cuántica, pero si queremos una palabra autorizada, alguien como Stephen Hawking es la voz, no? Esto sin negar los valiosos aportes q puede hacer gente de distintas procedencias, lo multidisciplinario siempre es bienvenido.

    Por otra parte, insisto, mucho tienen que ver en estas representaciones sociales los propios representados. Y esto debe tratar de analizarse sin apasionamientos ni falsos regionalismos. Saludos.

  7. Gino dice:

    Si buscamos en el trópico a pensadores y filósofos que respondan y se enmarquen en la línea y fundamentos de la filosofía occidental, es evidente que son contadísimos aquellos que reflexionan y conceptúen su realidad a partir de la escuela aristotélica. Pero si entendemos que filosofía es el estudio de los problemas fundamentales de la existencia, el conocimiento y la verdad de manera crítica y sistemática, podemos decir que las culturas que se desarrollaron en el trópico también cuentan con pensadores y filósofos. Claro está, que la lectura, interpretación y crítica no se ajustan a las formas, escuelas y cánones occidentales. La filosofía academicista relegó a las otras formas (tropicales) de reflexión y estudio de la existencia en niveles inferiores que clasificaron como “animismo”, “chamanismo”, “mitologías”, “indigenismo” y otros.
    Rafael Ramón Guerrero tiene un interesante ensayo sobre filosofía árabe y pensamiento latino donde analiza las mutuas influencias de una filosofía basada en el Islam y el pensamiento latino. Este proceso que se inició en el siglo VII benefició y enriqueció ambas culturas. De la misma manera, el pensamiento occidental y el pensamiento “tropical” (que despertó el interés de pensadores como Levy-Strauss y muchos otros)se enriquezcan progresiva y respetuosamente.
    Interesante la postura de Sergio y necesaria la acotación de Juan que nos dice que evitemos susceptibilidades en este tema tan sensible, polémico y que puede tratarse multidisciplinariamente.
    Bienvenido sea el debate de ideas.

  8. Jaime dice:

    Gino Ceccarelli termina mal parado y no sé si bien presentado en la nota escrita por Tintaya. Y en el comentario de Gino (que nos es difícil comprobar que es el mismo Ceccarelli) lanza una aseveración sobre Tintaya: “Nadie mejor que él que trabaja en un medio sensacionalista, alarmista y poco fiable para dar fe de eso.” porque Héctor termina su nota con esto “porque no se habló de los medios de comunicación como la herramienta que ha trastocado todo y ha impulsado el estigma, en su afán de vender todo y a toda costa).” Lo curioso es que en ese medio sensacionalista (a mucha honra), alarmista (con más honra) y poco fiable (ahí sí me imagino que Tintaya sabrá responder) Gino ha sido colaborador y el actual director del INC-Loreto, Paco Bardales, es un columnista semanal. Una cosa es ser poco fiable y otra cosa no confiar en los periodistas. Para en otra que Gino participe en un conversatorio sobre los medios para ver si se atreve a contar en público lo que habitualmente lo hace en privado, poniendo en práctica esa faceta humana -tan desarrollada en los artistas de todas las sociedades- de hablar a media voz y alabar de frente y despotricar por la espalda. Lamentablemente no estuve en el conversatorio pero en la nota de Tintaya el que sale mal parado es Gino y por eso se entiende su malestar. Ahora no sé si sale mal parado por Tintaya o porque estuvo mal en su intervención

  9. Gino dice:

    Me hubiera gustado continuar con el tema sobre por qué nos miran así, pero veo que hay algunos que prefieren hablar de otras cosas.
    Es normal que Jaime defienda el medio alarmista mencionado ya que él es director y propietario del mismo.
    Efectivamente, hace años yo tuve una columna de opinión que duró unos meses. Las razones de mi alejamiento las conoce Jaime.
    Sobre participar en un conversatorio sobre los medios “para ver si se atreve a contar en público lo que habitualmente lo hace en privado…”, no llego a adivinar a qué se refiere. Los que me conocen saben que nunca he huido al debate y que las cosas siempre las digo de frente, lo que me ha ganado enemistades con algunos políticos y periodistas. Pero creo que sería interesante saber -ahora que ya me lanzó una acusación- cuáles son las cosas que se supone que digo en privado y no me atrevo a contar en público.
    Y es curioso y divertido el concepto que tiene de cómo son los artistas; me hizo reir. Francamente…

  10. FRANZ MAX dice:

    otra vez no salimos del tema, como en el debate anterior.

  11. Héctor dice:

    Bueno. Ceccarelli se araña por gusto, eso de sensacionalista, alarmista y poco fiable que alude a Pro y Contra, creo, responde un poco a la personalidad de Gino, de siempre querer evadir el fondo del tema. Yo me pregunto ¿En un auditorio tan importante como la Bibliteca Nacional donde se programan las actividades con meses de anterioridad, no se hace necesario un conversatorio más estructurado?, preparado, articulado, discutido, analizado, bien pensado, contextualizado, citado para referencias, yo creo que sí. Independientemente que sean artistas los que conversen allí, me imaginé que debieron tener algo más sustancioso que decir y no sólo soltar ideas (algunas ciertas) sin saber explicarlas. Y creo que lo de Gino fue más palpable, porque si bien es cierto que Rember habló desde su posición rural y Bendayán desde un listado de efervesencia artística, Gino se quiso adornar con unas respuestas que sembraron más dudas que aciertos en los asistentes. Desde un ángulo de promotor diría. “Que bien que nuestros artistas debatan y se hagan conocer más en Lima, que aistan a encuentros significativos y se hagan más visibles, que la Amazonía esté en la agenda cultural, que simpáticos los tres juntos, que bonita noche la del auditorio Vargas LLosa, que bonita presencia de estudiantes universitarios en las butacas de felpa y el sonido acústico y un etcetera más”, pero sonaría a nota musical a la que están acostumbrados algunos.

  12. Sergio dice:

    Ayayay, comenzaron los argumentos ad hominen, los más fáciles por cierto.

    Pero qué manera de degenerar y restringir el debate. Aunque a lo mejor, para que esto no se convierta en un intercambio de acusaciones, podemos trocar el tema de ‘identidad amazónica’ por el de ‘la responsabilidad de los medios’, tópico hartamente trillado pero que siempre trae algo interesante.

    Sobre el particular, no deja de sorprender (y de preocupar, claro) que el director de un diario se sienta honrado ante la afirmación de que el medio que dirige es sensacionalista y alarmista.

    Y respecto de la afirmación “Una cosa es ser poco fiable y otra cosa no confiar en los periodistas”, lo siguiente: cuando los lectores no confían en los periodistas, inexorablemente el medio para el que trabajan se vuelve poco fiable. Para mantener a este tipo de periodistas en medios serios se suele esgrimir el argumento de la pluralidad. En medios sensacionalistas la explicación es más simple aún: “(lo que escribe) es lo que le gusta a la gente”.

  13. Isaac dice:

    Cuando programen algún evento sobre como miran a los arequipeños en el Perú. Espero anotarme, me gustaria que inviten a Mario Vasgas Llosa, Vladimiro Montesinos, y a la Chichi. Pagaría por ver eso.

    Capaz que esté equivocado hacia lo buena gente que son, por eso quisiera ver a esos 3.

  14. Isaac dice:

    Sobre la prensa sensacionalista, ya lo dijo el Presi ecuatoriano hace unos días sobre Laura Bozzo, “Por el amor de Dios, a un drogadicto no le voy a dar drogas por que le gusta”, y ello en muchos lugares es a la vez visto como un atentado a la libertad de expresion, por algo son dice el cuarto poder.

  15. Juan dice:

    Si pues, un poco se desvió la charla, pero igual lo que se habla no deja de ser interesante. A propósito del tema original, supongo todos leyeron esto en su momento http://www.choledadprivada.com/2008/10/13/el-turismo-sexual-en-juanjui-estereotipoas-de-la-selva/ ¿que opinaron?

  16. alejandro xx dice:

    VAYA!!!! eso que acabas de poner en lines no solo es tipico de tu region ahora entiendo mejor es que es lo 3ero que leeo en tu blog son de peru .
    Pues aca en mexico tambien pasa mucho mas en la capital misma donde como dices aqui hay de chile , mole y pozole es decir: de varios regiones,paises hasta de continentes diferentes, profesiones, religiones etc etc todo lo que se pueda dar para tener algo en contra de tu semejante mas cercano aqui es valido hasta a que partido politico eres participe o de quien eres incha,porra,fanatico del equipo de futboll,
    aparte solo soy un artista drogadicto buscando no se que pero me acabo de dar cuenta que!!!!
    el inato del hombre como especie mirar hacia abajo el que es diferente a nosotros
    mi abulo me dava un ejemplo muy raro yo no lo comprendia de niño hasta hace algun tiempo atras :::

    Asi como miran los alemanes a los ingleses, Los ingleses lo hacen con los Españoles que asu vez miran de igual forma a los Mexicanos y hay algunos mexicanos que se atreven a ver muchos de su mismo pais asi solo por vestirse diferente por que nada tiene que ver con estatus no dinero ni nada de eso todo es pura vanidad,

    Extraño al viejo ,

  17. alejandro xx dice:

    perdona mi forma tan pesima de escribir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s