Extraño Usuario 2.0: Realizando Búsqueda

Publicado: 15 agosto 2009 en Percy Meza
Etiquetas:, , ,

extusu23

Estaba sentada en el asiento copiloto del carro de mi padre. Era un Chevrolet Silverado, con el interior plagado de aroma de pino. A través del empañado parabrisa observamos el cielo plomizo, mientras por mi cabeza pasaba el enfermizo nombre de Alfa y Omega.

—Tu madre esta desesperada —dijo mi papá, intranquilo—. Mi celular no ha dejado de chillar toda la noche y gasté toda mi saliva diciéndole que estábamos para irnos a Miraflores.

No hable. Sólo quedé mirando el cielo plomizo, mientras los enormes paneles de publicidad me distraían.

— ¡Cristina, te estoy hablando!

—Cállate, papá —dije susurrando, con los ojos posados en niños llevando globos de helio—. ¿No puedes calmarte…?

— ¿Calmarme, hija? ¡Ese imbécil te pudo haber violado!

—Ya lo sé, papá. Es que Emma y Omar resultaron heridos al caer de la escalera…

—Se curarán, hija —dijo a secas, tajante.

—“Se curarán, hija” Papá, Emma se fracturó la cabeza y Omar casi muere. ¡Lo que odio de ti es tu presencia desaparecida! ¡Ni siquiera estás en la casa! ¡Y parece que te doy por muerto!

—No me hables así, Cristina —me calló con una voz furiosa, haciendo gestos enfáticos por cada tajante palabra—. No hubiese pasado esto, si no te hubieras dedicado estar en ese maldito Messenger!

Hablé la boca para hablar.

— ¡Y cállate que la gente está mirándonos!

Quedé sedada con su furia. Miré por el parabrisas y había personas que nos miraban con aprensión. Las personas se detuvieron a vernos mejor, con caras de entrometidos, distraídos por los gestos tajantes de mi padre, mientras el semáforo indicaba rojo.

—Cuando lleguemos a casa, no le cuentes cualquier tontería a tu madre. Ni de esta conversación…

No le hice caso. Tenía mi vista fija en un punto. Cualquiera se pudio haberse percatado. Pero esto me pareció muy raro. Mi padre seguía hablándome, pero aquello me mantuvo en un trance.

El hacker nunca se deja ver, pero sus productos sí…

El emoticon macabro de él estaba ahí. Dibujado en un globo amarillo de helio. Flotando sobre la cabeza de un niño que reía descontroladamente.

Cristina…

El globo dio una vuelta sobre ella, mientras los ojos me miraban. Mi padre me estaba hablando, pero no le hice caso. Aquel globo me estaba engullendo en un tremendo temor. Mi vista se disipó, y tuve en frente un flashback. No estaba agonizando. El globo fue reemplazado por la pantalla roja, con el emoticon.

Sentí un silbido en mi oído, que se agudizó. Las personas comenzaron a moverse lentas, sin importancia, yo permanecía hipnotizada por ese globo desplazándose por el aire. Escuché un estallido vidrioso en mi pensamiento atolondrado.

—Cristina —me llamó mi padre.

Me sobresalté, mirándome los brazos llenos de heridas. El semáforo seguía en rojo, pero el niño con el globo amarillo estaba en la distancia.

— ¿Qué te pasa?

—Nada —respondí callada. Aquello desvaneció mi repentina furia hacia mi papá.

Todavía mi vista estaba impregnada por la coloración roja de las pantallas. Como si hubiese visto un punto rojo durante mucho tiempo y después se quedará presente en la vista, después que aquel punto desapareciera.

El semáforo rojo se puso en ámbar. Quisiera verte… Y luego en verde. Los carros revivieron y fueron reyes de la pista. Mi papá no habló. Solamente se quedó mirándome de reojo, asustado, circunspecto, enojado.

Mi celular sonó dentro de un rato. El identificador decía que era mi madre. Mi padre botó un bufido de impaciencia.

—Hola, hija

—Mamá, no puedes calmarte. Acabas de llamarme hace quince minutos. Y no paraste de llamarnos desde que me desperté.

—Discúlpame, hija. Estoy asustada de que te pase algo. Pasaron tu caso por el noticiero…

— ¿Qué?

— ¿Qué dice  tu madre?

Tapé el auricular.

—Mi caso salió en los noticieros.

— ¡Qué! ¿Tan rápido se enteró la prensa?

—Y ¿cómo están tus amigos, Cristina? —preguntó mi madre con un tono lastimero.

—Están graves, mamá. Realmente graves —levantando la voz para que mi padre escuchara. Botó otro bufido de tremenda desaprobación—. Emma esta con una fractura en la cabeza y Omar tiene una nariz totalmente rota.

— ¡Ay, me muero! —dijo mi madre, con su frase característica de ella.

— ¿Y ya lo encontraron?

—Hemos hablado con la policía. No han llegado a identificar al sospechoso por nada. ¿Salió algo en las noticias?

—Anunciaron tu caso, pero lo bueno es que no te contactó la prensa. Hablaron con la policía. Dijeron que están haciendo una rigorosa búsqueda del sospechoso, porque ya tuvo seis víctimas anteriormente —Las chicas del vídeo, pensé—. Contactaron con las víctimas anteriores, pero se negaron dar el paradero de las víctimas a la prensa. Lo raro es tu caso, Cristina…

— ¿Qué es lo raro, mamá?

—Tú te salvaste —mi madre hablaba susurrando, preocupada, alterada, casi en el taciturno completo.

— ¿Cómo que me salvé?

—Las otras chicas resultaron…

—Resultaron cómo, mamá.

—Esto es terrible, hija.

—Mamá, puedes hablar, por favor —bajé la voz. Aproveche que un camión ruidoso estaba a lado nosotros—. Si no me dices qué pasó, me voy a aterrar más.

—Ay, hijita…

—Habla ya, mamá.

—…

—Mamá…

—Fueron violadas. Una de ellas tuvo un hijo —Mi ojos se quedaron tiesos—. Una resultó muerta… Nadie les vio la cara. Santos Dios, hija. ¿No te enteraste de eso? —Profirió un tono molesto.

El cambio de humor fue repentino.

—Mamá, paro el mayor tiempo en la universidad.

—Y en ese programa de la computadora… ¿cómo se llama? Missenger, Mosunger

—Messenger

—Esa cosa… Cuándo vienes a la casa, voy a hablar seriamente contigo.

—Ya soy adulta y no vengas con tus reñidas…

—Una adulta inmadura.

—Por favor, mamá. No vengas con tus cositas.

—No me interesa si tienes veinte años, hijita —enfatizando “hijita” de manera muy punzante—. Pero me di cuenta que aún te falta mucho por madurar. No entiendo. ¿Qué hice mal contigo?

—No hiciste nada mal conmigo.

—Cuando vienes hablamos ya. Chao —y colgó.

Seguro a mi padre no le faltó preguntar qué paso, porque se dio cuenta a través de mi consternado rostro enfurecido. Se rió. Me irrité. Miré por la ventanilla, con mis padres oponiéndose contra mí y el extraño usuario. Como si fuera cómplice de él.

Llegamos a  Miraflores. Con él, todo alrededor cargado de publicidad, personas caminando de un lado a otro, el chorro de agua de la fuente del  Óvalo llegando casi al cielo, los cines, las tiendas, los restaurantes, todo formando un adorno lleno de algo contemporáneo.

Giramos a la derecha y entramos a otra calle, paralelo al parque Kennedy y la Iglesia. Observé personas sentadas, tomando aire parcialmente fresco, chicos lindos estudiando bajo la sombra de árboles, abuelitas conversando de sus pasatiempos. Me dormí en todo el trayecto hasta aquí. Mi madre no me llamó después de la ruda conversación. Y lo consideraba “rudo” por algunas razones tan obvias. Doblamos por la izquierda, entrando a la avenida Benavides. Los altos edificios, considerándolo así, porque jamás he viajado a la ciudad de los rascacielos, nos taparon con sus sombras. Hasta ahora esto eran lo más altos que he visto. El Chevrolet Silverado dobló por la derecha y entramos a la avenida Porta. A diferencia a la Benavides preferencial con su establecimientos comerciales, esta era como una calle común y corriente, con casas contiguas, como departamentos, adornados de jardines, verjas de entradas y puertas barnizadas. Lo que quedaba era el lujo.

El auto se estacionó delante de una casa de aspecto como la casa de los siete enanitos. Blanca, dos pisos, el techo al puro estilo irlandés, ventanas con alfeizares y un puerta barnizada con un complicado tallado. El jardín era pequeño, cargado de flores y arbustos, separado por un corto sendero. La verja de entrada era un diseño siempre raro, que nunca le pregunté a mi madre de qué se trataba.

Bajamos del auto. Mi padre puso la alarma con ese controlcito. La puerta barnizada se abrió de repente y mi madre apareció. Tenía el aspecto cansado, con el rostro ligeramente arrugado. Estaba ataviada con una ropa normal, una blusa con un estampado  y unos jeans azules, y unos tacones.

Cuando me vio, vino corriendo hacia mí. No enfurecida, sino contenta de verme. Abrió la verja y me abrazó. Mi padre boto su bufido de impaciencia. Miró de reojo y entro a la casa.

— ¿Estás bien, hija?

—Estoy bien, mamá. Gracias.

—Vamos, hija. Entra

Caminamos por el sendero y entramos a la casa. Mi papá estaba sentado en el sofá, leyendo el periódico. Mi madre me hizo sentar en un puf de gran tamaño, delante de mi padre, mientras se iba a la cocina. Mi casa no había cambiado. Seguía reluciente como siempre. Con ese olor almizcleño, la luz que entra por las claraboyas y muchas otras cosas. La presencia de un computadora era fundamenta y estaba ahí, junto a la portentosa chimenea.

—La noticia no está en los periódicos. Qué bueno —comentó mi papá.

Mi madre regresó con un vaso lleno de refresco de maracuyá. Me la ofreció y yo tomé un sorbo. Ella me preguntó toda la historia ahora que estaba mi presencia. Le conté todo, de mi llegada de la universidad, haciendo la tarea en la computadora, descansado revisando mi correo y chateando, y encontrar de repente a ese extraño usuario. Puso un gesto ceñudo, llevando una mano al pecho. Lo que siempre hacen las señoras. Cuando entré a la parte de que me vio por la ventana y corre asustada. Mi madre se puso de pie y gritó:

— ¡Ay, Humberto! ¡Esto es horrible!

— ¿Y por qué me lo dices a mí, Asunción? Deberías decirlo a ella —apuntándome—. Eso le pasa por estar todo el tiempo en ese maldito Chat… Y eso no hubiera pasado, sino hubiese estado todo el tiempo ahí.

— ¡Papá! ¡Estuvo a dos casas de la de nosotros! ¿Crees que tiene que ver algo el Messenger en esto? Ya te dije, no hubiera pasado nada de esto si hubieses estado en la casa.

—No me eches la culpa, señorita… —contraatacó mi papá. Botó el periódico al suelo—. Tu tienes la culpa por andarte juntando con tarados de la universidad.

— ¿Ellos la culpa, papá? ¿Qué tienen que ver ellos en esto? Él me estuvo vigilando. ¿No crees que estuvo mucho tiempo antes en el vecindario?

— ¿Y cómo sabes eso? —pestañeo, esperando mi respuesta. Mi madre se había quedado ausente, como si hubiese esfumado cuando había gritado.

— ¡Porque busco la lógica, papá!

— ¿Pero cómo supo tu dirección?

—Cara… —me pausé. Mi madre quiso abrir la boca para hablar y mi padre abrió los ojos enormemente—. Viste la habitación llena de computadoras. ¿Acaso no te contaron que era un hacker?

Me puse muy impaciente.

—       ¿Saben qué?, no voy a soportar que me echen la culpa de todo —no quería quedarme callada. Escuchando las acusaciones de mi padre. Tenía autocontrol, pero esta vez ya me había sacado de mis casillas—. Si están aquí para que me apoyen, no voy a aceptar que me pongan como cómplice. Gracias mamá por tu bienvenida. Voy a dormir.

Sobré el refresco de maracuyá. Lo entregué a mi madre. Y me dirigí a la escalera. No voltee a verlos, pero estaba segura que me miraban con ojos penetrantes, lleno de una contrariedad inusitada. Subí la escalera sonoramente, pisando fuerte, retumbando la madera. Llegué  a mi antiguo cuarto, entré y me tumbé en la cama, mirando el techo. Lo que me gustaba de mi cama era sus sábanas, que te engullían con su suavidad.

Por mi cabeza pasó el rostro asustado de mi mamá y la expresión ceñuda de mi padre. En el techo comenzó a dibujarse todo lo que pasó —estaba recordando, por supuesto—, apareciendo la silueta de él con la cámara de mano grabándome. Se dibujó también el emoticon de las pantallas y del globo. La cara inconsciente de Emma y la nariz irreconocible de Omar. La bola de cristal surcando toda la habitación. Era fácil recordar lo que me pasó. No me sucedió nada feo como eso en mucho tiempo, después de presenciar la muerte de hermano.

La luz de la ventana entró con más intensidad. Tenía que ser la diez. No levanté mi celular para ver la hora. Sólo me quede así hasta que mi celular sonó. Era un mensaje de Andrea.

Ola, Cristina. Me contaron todo lo que te paso y a Emma y Omar. Todos aquí están preocupados también.  Lo siento por no llamarte. Es que estoy muy ocupada, en clase. Chao. T_T

Me quedé mirando el mensaje durante un rato. Me quede echada en la cama, sin dormirme. Solamente contemplaba el cuarto. Y durante ese lapso recibí muchos mensajes, demasiados.

— ¿Cristina? ¿Hija? —llamó mi mamá desde la puerta.

—Vienes a decirme otras cosas, mamá.

—No, hija

— ¿Entonces?

—Hay dos policías que quieren hablar contigo. Están abajo.

Lo que me faltaba. Me levanté de la cama, deslizándome por las sábanas. Mi madre puso su aspecto de niña lastimada, pero no quise abrazarle. Bajé y encontré a los dos policías sentados en el sofá donde estuve mi padre, que ahora estaba sentado en el enorme puf.

—Buenos días, señorita Cristina. Tenemos noticias sobre el sospechoso —estreché las manos de los dos. Me senté en un sofá pequeño y mi madre se quedó parada junto a la ventana, vigilando a los vecinos.

—Hemos descubierto que perteneció a un grupo de hackers, dueños de un sitio web ilegal donde ponían a disponibilidad de descargas muchos artículos sin ningún estreno previsto —dijo el primer policía. El otro no se le escuchó a continuación.

— ¿Con qué nombre? —preguntó mi padre.

—No hay nombre por ahora. Se halló con el mismo “seudónimo” que nos describió la señorita: Alfa y Omega.

— ¿Y cómo están seguros de que es él?

—Aquel nombre tiene un enlace que lleva a un perfil.

—Podemos verlo en la computadora —dijo mi padre, indicando al ordenador y haciendo el ademán para levantarse del puf.

—No será necesario, señor. Aquella página tiene una cantidad de virus. Y es posible que su computadora se descomponga al entrar a la página. Pero le trajimos capturas de la página y el perfil.

El segundo policía sacó unos papeles de una carpeta.

—Según Telefónica, el servidor de la página es totalmente ilegal.

Recibí la captura. La portada de la página era completamente negra. Las letras verdes y tenía una estructura bastante simplona. Estaba encabezada con un título, también verde, llamando a la página como Warez Peruano. Miré la lista de los colaboradores, todos con “seudónimos”, y entre ellas estaba el nombre de él. Alfa y Omega.

—Este es el perfil del sospechoso.

Cuando me entregó la captura, mi mirada se posó en una cosa: el emoticon. Estaba junto a su seudónimo. Aquí decía que había iniciado su sesión el sábado 4 de julio, ayer, y era una hora antes que me había asustado. Eso era una pista.

Al despedirme de los policías, me calmé un poco. Me dejaron las capturas, porque ellos tenían otras. Cuando abrieron la puerta, eché un vistazo a la calle y distinguí a los vecinos, viendo el carro de policía.

Cuando cerramos la puerta, mi hombro sintió la mano de mamá. Mi padre sólo se fue a sentar nuevamente en el sofá.

Mi madre se quedó mirándolo.

—Humberto, ¿puedes hacerme un favor?

— ¿Qué?

—Ee… ¿puedes acompañar a Cristina a los parapentes?

Salí de mi ensimismamiento. Mi papá profirió un “¿uh?”, expresando un rostro perdido.

— ¿Puedes acompañar a tu hija a los parapentes?

— ¿Y para qué?

—Creo que sería bueno para que se le pase la tensión. Con todo lo que le está pasando…

—Está bien —asintió mi padre.

—… eso podría…

— ¡Está bien! Iré con ella en la tarde. Después del almuerzo.

Y así fue. No sé si sonreí ante aquella propuesta, pero quedé un poco aliviada. El almuerzo fue muy tenso, que apenas pude sentir el sabor del escabeche. Mi padre no levantó de la mirada del almuerzo, y sólo lo hizo cuando quería algo más.

Para arruinar la situación sólo faltó que sonará mi celular. Ellos me miraron con malos ojos, pero contesté. Era Andrea con su voz atiplada, estropeada.

—Hola, Cristina.

—Ah, hola, Andrea. Recibí tu mensaje.

—Estaba preocupada. Te cuento que fui a visitar a Emma y Omar…

— ¡Dios! ¿Cómo están los dos?

—Están bien. Hubo derrame de sangre de la nariz de Omar, pero están bien.

—Eso me tranquiliza. Cuando fui al hospital en la mañana, Omar estaba teniendo una horrible hemorragia por la nariz.

—Pobrecito —dijo melancólica—. ¿Y qué estás haciendo ahora?

—Estoy almorzando, después que vino la policía. Voy a los parapentes para dejar de tensarme.

— ¿A los parapentes? ¡Que bueno…! Los parapentes…

— ¿Dijiste algo, Andrea? —pregunté intimidada.

—Dije qué… —pausó su emoción.

—Nada…

— ¿Qué pasa?

—Nada, nada… Sólo te digo que voy a ir a los parapentes y de ahí me voy de nuevo al hospital a visitar a Emma y Omar… —Boté un suspiro.

— ¿Qué te pasa?

—Me siento muy mal por ellos. Parece que no fui la víctima, sino ellos. Salí ilesa de todo lo ocurrido.

—…

—Por eso quiero que den con él.

—Seguro lo harán… Cristina… No… Ellos…

— ¿Qué dices, Andrea? —pregunté impaciente.

—Seguro lo harán como tu dicen, Cristina —me contestó como si yo fuera una sorda—. No pasará nada. Ellos lo van a encontrar.

—Cristina… —llamó mi mamá. Voltee a verla. Ella me dijo susurrando—: ¿Ya?

—Gracias, amiga. Tengo que irme porque debo terminar el almuerzo, para luego ir a los parapentes.

—Bien, bien. Chao, amiga. Te espero en el hospital.

—De acuerdo, chao, chao.

—Chao.

Continúe con el almuerzo. Mi madre me miraba con mala cara. No importó eso. Al menos alguien de mis amigos me llamó y no me sentí tan encerrada en este cuidado.

Al terminar el almuerzo, fui a ducharme. Me coloqué la ropa más adecuada y bajé al encuentro de mi padre, que estaba en la puerta barnizada.

—Ahorita regresamos, Asunción.

—Tengan cuidado, por favor.

Salimos de la casa, subimos al Silverado y fuimos en dirección a los parapentes. Recorrimos a lo largo de Porta y salimos hacia la costa. No hablamos en todo el trayecto. Pasamos por un puente y el  Parque del Amor y llegamos a la zona de los parapentes. Estacionamos el carro en una playa y descendimos de ella.

En ese momento, un parapente se alzaba del precipicio con su piloto y su pasajero, contrastándose con el cielo plomizo. Y había otro a la distancia. En ese momento, el viento se le sentía frío y fuerte, agitando mi pelo largo y castaño. No tenía frío, solo estaba ansiosa de subirme a ella. Parecía que mamá tenía razón: me calmó un poco la tensión.

Papá pagó y pidió un boleto. Había muchos profesionales con sus parapentes, agitándolos al ritmo del viento, probándolos. En eso, mi mente femenina, se centró en uno de ellos. Era alto, fornido, pelo color miel y un increíble rostro. Y para hacerlo más increíble, me estaba mirando. Mordí mi labio inferior de pura picardía.

Él estaba sin clientela y era el único que quedaba. Todos los demás estaban flotando en el aire. Un señor nos guió, caminé junto a mi padre por una entrada y llegamos al despejado precipicio, con césped.

—Espérame un ratito, señorita… —Por suerte mía, llamó al chico—. Tú, ven… Lleva a la muchacha a un paseo.

—De acuerdo. Bien… Hola —me saludó. Tenía una voz hermosa, que me sonó muy familiar.

—Cuidado, hija…

—Ven, te voy a colocar el chaleco y el casco —me indicó él. Sus ojos era asombrosamente color caramelo, claros y seductores—. Ponte aquí.

Con sus manos, me colocó el chaleco y conectó con los mosquetones al plegador, que era una mezcla de rojo y amarillo. Puso una mochila con paracaídas de emergencia sobre mi espalda. Él se arregló los implementos que tenía y nos colocamos sobre el arnés del parapente.

Él primero se sentó. Luego lo hice. Una segunda persona, hizo el arreglo, mientras el plegador ya se había elevado, rígido y enorme. Un ligero vientecillo la destempló, pero no cedió.

— ¿Lista? —preguntó.

Asentí, con el viento agitando mi pelo sobrante que salía bajo el casco.

—Bien, vamos

Se puso mirando el litoral limeño. Yo también lo hice. El mar se le veía pequeño y, a su vez, maravilloso. Y cuando él corrió (empujado por alguien más), y avanzamos hacia el precipicio.

Lancé un gemido, cuando mis pies tocaron vacío. Miré abajo y observé la carretera, con los carritos como hormiguitas atléticas. Sentí que mi visión parecía como una cámara en un solo ángulo.

El parapente dio un giro, y al costado de nosotros estaba el precipicio, con mi padre  y las demás teniendo la apariencia de unos muñequitos. Nos distanciamos un poco, hacia el norte, con los otros parapentes paseándose por los aires.

— ¿Te gusta? —me preguntó él.

—Es maravilloso… Jamás he visto la costa sobrevolando sobre ella…

—Qué bien —dejo oírse. El silbante sonido y los ruidos de nuestras ropas al chocar con el aire no dejaban oír bien.

Y seguíamos así, sobrevolando. Giramos y regresamos hacia el precipicio, momento por el cual salude a mi papá, que por fortuna me saludó. Giramos nuevamente y fuimos otra vez hacia el sur, con una vista espectacular. Quería quedarme todo el tiempo, ahí, volando con el parapente, con la compañía del chico. Este despejó mi mente y miré con una esperanza, teniendo la fe que Emma y Omar se recuperarían muy pronto. Miré a los demás parapentes y solo había uno que podía ver, muy atrás de nosotros.

Ja, no importa. Solamente quería sentir el aire en mis mejillas por un tiempo más. Hubo una turbulencia pero no me preocupé. Estaba con él y me sentía confortable.

—Te estuve esperando…

— ¿Cómo dices? —proferí yo, con mi tono ensimismado.

—Te estuve esperando, Cristina.

— ¿Me estuviste esperando? ¿Cómo sabes…? No entiendo.

Los parapentes… Una electricidad surcó mi cuerpo. Me quede anonadada.

— ¿Quién eres?  —levanté el rostro para verlo.

—Baja la cabeza —espetó, mientras sentía algo punzante en mi espalda. Gemí—. Si gritas, te juro que te atravieso con este cuchillo.

— ¿Tu…? ¿Eres…? ¿Alfa y Omega?

—En carne y hueso, cariño —Sentí su mano deslizarse por mi cintura, bajo ella.

Mi cuerpo tembló.

—Por favor, no hagas nada —dije suplicante.

—No te preocupes —dijo él, haciendo un sonido deleitoso—. No te haré daño. Sólo quiero ocuparme de algo contigo.

—No, por favor.

Su mano voló hacia mi cara, con un trapo. Se pegó a mi rostro y aspiré, desesperada. Mi cuerpo se sintió débil en ese momento, viendo el mar aullando, desvaneciéndose. Mis párpados cayeron pesados y sentí caer en un túnel.

“La tenía en mis manos. Suavecita y calientita para la noche. Estaba tumbado en su asiento, con su cuerpo desparramado, sin dar movimientos. Agarré el GPS y el equipo de radio, y los lancé a la carretera. Desaparecieron de vista al instante. Manipulé el parapente, mientras pasé mi mano por su espalda hasta llegar abajo. Este día hice mal. Me dejé ver, igual que mis productos. Pero esta fue escurridiza. Sí. Me la gané de todos modos.

Manipulé el parapente, en dirección al lugar que pasaría la mejor noche con ella.”

ALFA Y OMEGA

Estado: Ocupado

Domingo 05/07/09 3:25 p.m.

exus1

Anuncios
comentarios
  1. Gino dice:

    Yo soy un firme convencido en el incentivo a la lectura, a leer, por todos los medios posibles, pero, ¿no creen que un blog (como diariodeiqt) que responde a una necesidad de los iquiteños y afuerinos que desean intercambiar información, debe limitarse a textos más o menos someros?
    Percy, ¿no crees que esta vez has exagerado un poco en el tamaño de tu artículo?

  2. M dice:

    Ah, juventud

    Ya aprenderá.

    Y a los editores, tijeras y pantalones cuando haya que enfrentar el ego de los autores.

    • N dice:

      ¿Editores?, ¿acaso hay alguno? Al margen del estilo, en este y en casi todos los artículos que aquí se publican la ortografía y la gramática poco parecen importar.
      Me alegré de leer hace unos días un post titulado “Analfabetismo funcional”, creí que por fin se iba a dedicar mayores miramientos antes de colgar algo, pero no ocurrió así.

  3. Juan dice:

    Humm, el texto m pareció q necesitaba tijeras, pero x razones literarias, no tanto x las q aduce Gino. De todos modos buen intento, la mejor forma de aprender a escribir es escribiendo!

  4. M dice:

    “El texto es malo, pero la buena intención es la que cuenta…” bla bla bla…

    Excusas conocidas para justificar falta de talento. Rimbaud pudiera decir bastante sobre la precocidad y el genio.

    La pretenciosa artificialidad de jovencitos que creen escribir como hablan, que sienten que la vida es una fabulosa historia para eunucos (HP o la saga de Crupúsculo). Niños bien que sienten que se le va la vida en disfuerzos. Y este jovencito, flamante contratación de los tiempos del editor de IQT, es un digno representante de la nubil intrascendencia literaria

    ¡Que vayan a llenar su Facebook!

    La literatura es fuego. El resto, como diría Melcocha, son huevadas.

    • emovi dice:

      a los “jovencitos” les gusta eso mi estimado m, la frescura que se identifiken, no le vas a poner a leer don quijote a alguien que esta primera año de secundaria por que lo matas, al menos en su interes, se crea una imajen falsa que los libros siempre son asi, con palabras complicadas y en deshuso para el mundo de ellos, si quieres que la gente lea comienza a tratar de entender y enseñarles a leer a los jovenes, por que los viejos a la tumba 😛

  5. FRANZ MAX dice:

    que ya me tocaria decir. al menos en este post comentan, en el mio no! jajaja

    abrazos.

    sigue dandole!

  6. Juan dice:

    Pues yo entré a leer motivado por el título, deformación laboral q le dicen…

  7. FRANZ MAX dice:

    Sr juan, como es eso de deformacion laboral, no estoy al tanto de eso, mil disculpas la ignorancia!

  8. Juan dice:

    Pues q me llamó la atención lo de 2.0, nada más… jeje. Y lo de Sr. lo puedes ir dejando en la puerta… q acá hay igualdad digital…

  9. FRANZ MAX dice:

    JUANITO (y este, se paso de igualado diran) , ahora ya entendi mi estimado.

    saludos a todos

  10. FRANZ MAX dice:

    y ahora M, se la dara conmigo! habre cheka pes ahi esta “tierno”

    pero deja coments pe!! oye Emecito!

  11. Disculpen, ¿pero acaso sólo pueden criticar lo que ustedes no hicieron en su juventud?

    Dedicado a M, ¿M de qué?, ¿de mediocre?

    por lo menos identifícate, luego me respondes.

  12. lalinka dice:

    qué mala onda eso de criticar tan feo a alguien que se está iniciando, seguro pues que ustedes son de la categoría de Martha Hildebrant para que anden criticando de esa manera tan fea como si serían genios lingüistas… y lo peor es que ni siquiera ponen sus nombres, eso no es de caballeros… si es una pena que los chibolos anden posteando artículos mal escritos, es peor que “gente madura” los critiquen en lugar de apoyarlos…
    Saludos

    • N dice:

      1. No soy genio lingüista.
      2. Los comentarios anónimos, cuando respetuosos, están permitidos.
      3. No he criticado el estilo del autor de “Extrano usuario”, que puede gustarme o no.
      4. Se aprende a escribir en gerundio, es decir, escribiendo. Es muy bueno que varios jóvenes escriban aquí, pero de ahí a publicar textos sin la más mínima edición, ¿no les parece una falta de consideración con sus lectores?
      5. Vamos, los textos demasiado extensos no se prestan al formato blog. Es prudente buscar un formato distinto o en última instancia recortarlo.
      6. Las críticas (las mías en todo caso) no son más que las de alguien que desea que el idioma sea bien usado y que este blog adquiera mayor calidad.
      7. Una cuota de humildad nunca está de más.

  13. lalinka dice:

    ah.. y Percy, me gustó tu final..jejeje
    Continúa man…

  14. FRANZ MAX dice:

    al cesar lo del cesar!

  15. Juan dice:

    Hummmm como q el autor del relato debería participar n la charla, ¿o ya lo hizo vía el anonimato?

  16. Percy Meza dice:

    Las críticas lo tomo como cosa seria. Es obvio que a uno no puede gustarlo. Tomo la idea de que fue muy extenso, pero no me dedico estar escribiendo en mi Facebook o Hi5 un relato como ese. Anterior a esta segunda parte he escrito pasajes, con frases como suelen escribir los jovenes como yo en el Messenger, considerando que me estoy basando en algo común.

    Por ahora no me considero un gran literato, uno de los geniales, pero estoy tomando la iniciativa.

  17. Percy Meza dice:

    Y hablando que he escrito basándome en las charlas por Messenger, no voy a caer en la cuenta que voy a escribir así.

  18. FRANZ MAX dice:

    Yo TB escribo como en el MSN, ya p`hay k krear un new stile! k dicen amixx!!

  19. lalinka dice:

    jaja.. esta vez no te apoyo.Franz..jejeje. podemos tomarlo para nuestras cosas tipo msn o blog personal.. pero si de escribir en serio se trata, intentemos de hacerlo lo mejor posible y si no lo logramos en one… siempre habrán “N” o “M” que nos digan que está mal aunque no de la manera correcta pero nos llo dirán…. aunque me gusta la idea..jajaja…

  20. Gino dice:

    Percy escribe bien y tiene muchas ideas, otra cosa es comentar que su port es muy extenso. Quienes critican sobre la edición están exagerando y se inflan en comentarios triviales.

  21. Isaac dice:

    Me hago algunas preguntas como:

    ¿Sabrá realmente el comentarista M?,¿ para què sirve la herramienta blog?¿para que fue creada?¿para qué se usa y mal usa?
    Yo nunca voy a un blog a buscar super obras literarias, por que sé que es un medio expresivo para masas , por algo tambièn lo llaman red social. La gente se expresa sobre los temas que le interesa.

    Entiende el señor M, ¿la cultura peruana?, ¿la inteligencia colectiva? En una red social, serìa ilógico que sus ciudadanos posean exclusivas costumbres y hàbitos literarios. La literatura quiza no llego a la masas, yo espero que las tics sì lo hagan. Pues la opinión y los hábitos de los peruanos en internet, son el reflejo del país.

    Señor M, en el Perù aùn soñamos en que la gente use internet, y pueda mejorar muchos procesos de sus vida cotidiana. Es alentador que cada vez más jóvenes se atrevan a escribir y compartir sus experiencias. Estoy seguro que son muy pocos los que quisieran ser nuevos Marios Vargas, la gente más busca expresarse, los medios actuales es el blog, el twiter, youtube, flicker, etc

    Una situacion parecida respecto a las criticas de muchos periodistas a los blogs, a la hora de ser vistas como fuentes de noticias. Ello es falso, lo que ahi ocurre, es que hay muchos periodiscas que usa el blog como su medio principal. Pero el blog no ha sido creado para ser fuente de noticias.

    Respecto al comentario de Literatura es fuego, ,,, que pena que por mi ignorancia no me importa quemarme, y si me gustan las webadas. Como a varios millones de peruanos.

    Respecto al buen uso del idioma, ni en España se habla bien el español, y en todos los paises de latinoamerica el castellano se deforma. En realidad el idioma no está compuesto por el conjunto de palabras registradas, sino que se ha construido por usos, costumbres y derivaciones, hábitos y fusiones de sus hablantes.

    Le recomiendo ir a afanar a Martha Hildebrant y Denegri, para que encuentre la felicidad que está buscando, y deje en paz por favor a los bloggers, internet y todas las redes sociales.

    Le escribe un completo ignorante orgulloso de no saber hablar ni escribir bien el español, pues naci en Iquitos, algún día conoceré España, un poco de talerancia por favor.

  22. M dice:

    Ea…

    A todos mis detractores, solo esto: “Nada envalentona tanto al pecador como el perdón”, frase de Shakespeare que entusiasma a Paco. Deberías explicar a quién pertenece, en qué libro está y por qué deberían tenerla en cuenta tus pupilos y afanadores blogger-comentaristas.

    No me deprime saber que hay gente orgullosa de su ignorancia y su afasia literaria. En un país donde el consumo per capita de libros anual es 0.5 cualquier cosa puede pasar.

    Sin embargo, no me sumo al discursito medieval de un tal N, quien pretende confundir a esta prospectiva audiencia con la idea de que estamos en el mismo barco. Falso de toda falsedad, mi querido impostor. La mentirosa especie de que la calidad de un texto debe verse a partir de la cantidad de faltas de redacción es solo un sofisma. Y un testimonio de frustración. Se debe escribir bien, correctamente, respetando la ortografía o la sintaxis (caballero, si uno está en el negocio debe entenderlo. Tal vez, si aún es terco, pueda pegarla como videoreportero). Sin embargo, eso de creerse la comisaria de la RAE, el guachimán de las santas escrituras de Juan Manuel Fernández Pacheco, la vieja guardia del estalinismo semiótico suena feo, tonto, absurdo e inútil. El idioma comunica, por sobre todas las cosas, y la misión principal de la literatura, fin supremo, es crear belleza y motivar riqueza a partir de las historias que genera. Pregúntense usualmente cuántos buenos lingüistas han sido buenos escritores. Muy pocos. Usualmente las viejas histéricas que se desgañitan por la pureza de la redacción olvidan que probablemente nunca puedan disfrutar del todo ni de la literatura. Además, no saben escribir, pero pretenden para sí mismos las encarnaciones de Eugenio Coseriu, o Ferdinand de Saussure. Pobrecillos.

    Ahora, al punto que nos convoca: el texto del chiquillo Meza no es bueno, pero eso no significa que sea un desastre. Es malo, pero no porque se le haya olvidado una coma, sino porque su concepción de la estructura es tediosa, sus giros narrativos son predecibles, su historia no despega y el final es tan tonto que no dan ganas de pensar más en él. Sin embargo, epa, el muchacho no me desagrada y sigo pensando que cuando cambie esa biblioteca/repisa que seguro debe repletarse de discos compactos o reproductores mp4 o de literatura basura tipo Rowling, Brown o King (touché, Paco) y se lea de un solo tirón La Divina Comedia o las Historias Extraordinarias de Poe, será una bala perdida y un prospecto con intenciones de aspirar a algo en este negocio a menudo ingrato pero inmensamente cojonudo.

    Y por lo de Hildebrandt, alguna vez me dio una tanda en público. No le hice caso. Me cayó mal. Años después, nos volvimos a ver. Había leído un librito que publiqué y me señaló algunas incongruencias de sintaxis, pero, más allá de ello, dijo que le había gustado el libro. La tía será implacable, pero no es de practicar la injusticia. Y creo que algo de mérito le debe haber encontrado al textillo aquél que tantos golpes me propinó, pero aun recuerdo con añeja ternura. Hildebrandt no es el cuco y las críticas no son más que accesorios propios del oficio. Los tomas o los dejas. Aunque sean los más hijoeputas y descalificadores.

    Ante ello, consejo de conejo: escriban con las tripas, el corazón y el cerebro. También con un diccionario en la mano y un amigo leal y sincero, dispuesto a sacarte la mierda si lo haces mal.

    Albricias

    • N dice:

      Querido M:

      No pretendí convertirme en un impostor, bajo ningún punto de vista.

      Yo no he manifestado que el texto sea “literariamente malo” por presentar errores ortográficos y de sintaxis; decir eso, efectivamente, sería un sofisma . No hay, pues, ningún testimonio de frustración en lo que digo.

      Mi principal interés (y por eso no opine sobre el estilo de Meza) al proponer algunas críticas es hacer notar la gran oportunidad que tienen aquellos blogs que gozan de una repercusión significativa -como este- de difundir adecuadamente el idioma. Sin ninguna intención de convertirme en cancerbero de la RAE.

      Coincido en que un texto para ser “literariamente bueno” debe estar, fundamentalmente, bien escrito.

      Saludos.

    • Percy Meza dice:

      En estos momentos lo que me interesa es una crítica constructiva. No una crítica donde pongan suposiciones, interpretando que tengo un estantes de discos compactos (no tengo ninguno de ellos), reproductores de mp4 (jamás tuve eso, porque soy consciente que mi madre no puede comprarlos), pero eso sí tengo de J.K. Rowling, leí lo de Dan Brown o Stephen King que leí en una ocasión y no lo considero como gran parte de mi vida. Además no estoy tomando eso como apoyo. Tengo más libros, como La Divina Comedia, y nunca los leo en un tirón, porque me encanta esos estilos. Los cuentos de Poe que leído fueron la mitad de la colección, dispuesto a leer la otra mitad. Entre ellos, los cuentos fascinantes fueron “Manuscritos hallado en una botella” y “La máscara de la Muerte Roja”.

      Las críticas significa tolerancia. Eso sé. Pero no voy a centrarme en escribiendo historias de terror, porque toda la colección que he escrito fue un calentamiento, para tomar la iniciativa, adentrarme a eso lo que se llama “La literatura es fuego…”

      Faltó editarla, y estoy seguro que las causas fueron tan obvias que no quiero mencionarlas. Porque los anteriores cuentos, estuvieron editados.

      Tengo muchos bocetos, demasiados, de mundos que he creado y ninguna me basé de HP, Brown o King. Y sí quieren que escriba en el estilo que mejor les agrade, me esforzaré. Por lo menos dejaré de escribir por un largo tiempo, para dedicarme a centrarme en lo que es la Literatura, como menciona los respetados amigos M y N, que estoy deseoso de conocer sus nombres.

      Gracias por su crítica.

      Saludos

      • Juan dice:

        Hombre, no creo q nadie quiera imponerte un estilo ni q tu aceptes semejante imposición. Lo ideal es q sigas escribiendo (y leyendo, y bien variado) para q puedas encontrar tu propio estilo. Un abrazo.

  23. N dice:

    Isaac, orgulloso ignorante:

    Obviamente no hurgo en los blogs en pos de grandes obras literarias. Pero entre los diversos usos que los blogs han adquirido está el de servir como plataforma a los que gustan de la literatura y tienen por el idioma un poquito más de cariño que Ud. Tal es el caso de “Diario de iqt”, que asiduamente nos regala los estupendos relatos de Martin Wong o de Miss Lizzy, por ejemplo.
    Cómo no pedir una mejor edición para el texto de Percy Meza, que poco más y es presentado como la gran promesa de la literatura amazónica. (¿Ya vio su página web?)

    ¿No cree Ud., estimado ignorante, que las TICs, en lugar de perpetuar la ignorancia, bien podrían servir para educar? Recurrir a algo tan etéreo como la “inteligencia colectiva” para tratar de descalificar las críticas de los comentarios anteriores es un peregrino empeño. Muchos, por conocer un poco de las nuevas tecnologías creen tener un manto de impunidad para desautorizar al que sugiere un uso distinto de ellas. ¿Observa intolerancia en un crítica? Tolerar es respetar lo que a uno no le gusta, y puedo sin ningún problema respetar mientras critico. Lo que sí es intolerante es no permitir la crítica.

    Es cierto, muchos utilizan estos recursos con la mera intención de compartir sus experiencias. Pero si optan por ofrecer literatura (en forma de relatos) me gustaría disfrutarla -por lo menos- bien editada. No creo que criticar una edición inexitente sea exagerado o trivial. Cuando dice con arrebato y hasta con orgullo “me gustan las webadas”, no se estará refiendo a este cautivador blog, ¿verdad?

    En efecto, el uso influye mucho en la evolución de los idiomas, por eso usemos bien el nuestro.

    Disfrute de sus huevadas, intolerante y orgulloso ignorante.

  24. ¡Duelo de intelectuales!

    ¡uaooo!

    ¡aplausos!

    Deberían de dar cátedras en las Universidades y escribir libros, con tanta sabiduría que tienen no les sería difícil =)

    Señor M, ¿pupilos?, ¿afanadores?, ¿de dónde sacó eso para afirmarlo sin siquiera conocernos?, creo que de esa palabrita que tanto se está utilizando: ignorancia.

    aquél que no es ignorante, que tire la primera piedra

  25. FRANZ MAX dice:

    Una vez paco me dijo mis errores en mi cara pelada, pero es asi como me gustaria que me digan esos errores, no escondido detraz de una palabra (que se presta para muchas interpretaciones: Mier… Mediocre, Mari… etc), Y laurita rojas, no te diste cuenta que mi comentario acerca del estilo del MSN era una joda? (creo que los demas si se dieron cuenta).

    como lo dijo Juan A. “escribiendo se aprende a escribir” .

    • lalinka dice:

      si me di cuenta pz… ñañazo que maleado, no te das cuenta que te respondí … lo demás obvio no iba para ti.. iba para nosotros, los que queremos escribir…
      Saluditos.

  26. Gino dice:

    Les confieso que me estoy divirtiendo. Todo esto se asemeja a esas sesudas e histéricas discusiones en algún campus a la salida de una clase de literatura.
    Estos jóvenes que están haciendo sus pininos en escribir ahora cuentan con una jauría de críticos anónimos implacables. Cada uno más soberbio que el otro y más intolerantes que la Hildebrant, Denegri y González Vigil juntos.
    Demasiada sabiduría da que pensar.

  27. Isaac dice:

    Lo del diccionario està bueno, urgente, consigan términos informáticos relacionados a internet, en verdad lo necesitan.

    M y N, en el castellano, no hay muchos criterios para usar la intuición para imaginarnos sus identidades. Para que la critica retroalimente mejor el objeto de análisis, siempre es bueno conocer por lo menos una mínima identidad. Por favor basta de misterios, el anonimato me recuerda a los adolecentes sin autoestima.

    Me imagino que para M y N, no pasaba nada con el maestro J. M. Arguedas.

    Para N, en el caso de que yo quiera aprender castellano ¿cuál es el nuestro?, ¿debo ir a españa o castilla (donde incluso se habla muy diferente que acá)? me dicen que el mejor castellano se práctica en Bogota, algunas personas me dicen que en Lima. El castellano argentino es raro, pero por ello no voy a menospreciarlos, ni jactarme que la intelectualona peruana habla mejor. A nadie le han ganado. Gabo Garcia, sí gano un nobel.

    Aparte de mi ignorancia, práctico muchos prejuicios, por lo que les recomiendo que vayan a conseguirse una buena hembrita, y dejen de estar renegando por los escritos bloggers.

    Para Percy, el maestro Arellano tiene la razón, por algún motivo dicen que la literatura es un arte, es la expresión humana, busca tu identidad, poco a poco, prioriza el fondo no las formas, y cuando se liberen del anonimato los amigos M y N, buscalos para que te orienten en formas y estilos. Para ese tiempo espero que ya se hayan conseguido una buena germita, y sean minimamente constructivos. Por mi parte voy en busca de mi la mía, nos vemos. Es domingo diviertanse. Nada de estar renegando por los escritos blogs.

    • N dice:

      A Isaac, otra vez, la última vez:

      ¿Intentaste reivindicarte?… Yo creo que te enlodaste aún más, y sin ayuda.

      Apareces de nuevo con esa capa real de majestad informática, ratificando tu intolerancia.

      Pero ya no eres sólo el intolerante y tristemente célebre “orgulloso ignorante”, sino que además eres prejuicioso, chismoso, arbitrario, y hasta machista.

      P.S.: Me apena que recurras a argumentos tan pobres, pero por alusión tendré que contarte mi programación dominguera. Por la mañana leeré un libro que, ¡oh casualidad!, tiene prólogo del crítico literario -aquí denostado- Ricardo González Vigil. Y si aún te interesa, en la tarde, iré al cine con mi enamorada, charapa por cierto, como yo.

  28. N dice:

    Serenidad queridos co-comentaristas.

    Hay escritores que han deseado ocuta y a veces confesamente matar a sus críticos. Hay críticos tan ácidos, tan duros, que han zanjado carreras apenas iniciadas. Como varios han sugerido, no es difícil encontrar a los que recurren a la crítica para ocultar y olvidar sus pequeñeces creativas.

    Querido Percy, con absoluta sinceridad te digo: espero que no quieras matarme y que tu carrera literaria prosiga y despegue. No existe rastro de mala leche en mis comentarios anteriores, como algunos absurdamente creen.

    No estudio para ser crítico literario (por ello no me atreví a criticar tu estilo) y tampoco quiero ser lingüista. Pero me gusta la literatura eso sí, y que nuestro vasto y hermoso idioma sirva no sólo para trasmitir mensajes -huevadas, diría un orgulloso ignorante- en crípticos lenguajes, sino que además nos permita crear belleza, arte, y una comunicación más plena, claro que sí.

    He visto que has agradecido las críticas, me alegra. Ojalá y no emules la animadversión que algunos colaboradores de este blog sienten cuando se osa criticar con argumentos y no con soberbia e histeria. Histéricos, de nuevo, los que repulsan las críticas.

    Querido Percy, cuando realmente te critiquen con ferocidad, y cuando tengas de seguridad de que tu crítico es un pobre mediocre, entonces, sólo entonces, bien podrían servirte las palabras de Sábato (http://www.youtube.com/watch?v=hwjNRetZdtg&feature=related)

    Saludos.

    • Percy Meza dice:

      No tengo interés de matar a nadie. Lo bueno es saber asimilar lo que nos llega y tomar como una referencia de apoyo. Todos sabemos que la Literatura es un arte complicada, hermosa, vasta, llena de oportunidades, porque escribiendo te da libertad de expresarte mucho más. Sólo con la ayuda de un lápiz, el estilo y la imaginación. Muy diferente a las películas que tienes que comprar muchos artículos para construir una habitación para un rodaje. Mientras que en la literatura te da más oportunidad de crear algo, siempre investigando y poniendo mucho empeño.
      Sería muy bueno tomar en cuenta que no tengo la necesidad de formar un debate, poniendo un sinfín de contradicciones en como usar un idioma. Estoy de acuerdo con todos, existe muchas deformidades en la actualidad, pero siempre cuando conservando la riqueza del idioma mismo: como usando términos amazónicos como para hacerte sentir que estás en Iquitos.
      Sería un poco más decente, a mi opinión y como autor de este relato, no poner acusaciones. Aquí estamos para buscar soluciones para aprender, considerando que si nuestro amigos M y N son de otro país, mil respetos. Entre nosotros queremos aprender y no quiero empezar viendo palabras como ignorante y otras cosas que he visto, que se están lanzando unos a otros.

      “Todo humano, siendo inteligente o aprendiz, debe críticar o aportar, manteniendo lo que somos: humanos, por iguales”

      Lo digo nuevamente a todos, sin excepción, gracias por sus críticas y sus aportes.

      Saludos

  29. Isaac dice:

    Reividicarme de que?. No entiendo (fácil que hasta no tenga capacidades para generar sinapsis).

    Chochera, deja de tar wicapeando piedras, y ocultando tu mano. Ser varoncito, es algo más que ponerse calzoncillos.

    Percy, despuès de leer a N (el superhombre que no ignora nada, para él, Socrates y sus webadas era una pulga ) ahora sí chekea las palabras de Sábato.

    Tengo una duda, para tí y tu enamorada usas el término “charapa”. En el diccionario de la real academia de la lengua sólo asocian ese término a un quelonio sudamericano (solo vinculan a la fauna amazónica no hay ninguna otra definición). Aparte de los humanos, no recuerdo a alguna otra especie viva en la tierra con capacidad de escribir y usar internet. ¿Y qué hace un quelonio, comentando sobre literatura?

    Sigo pensando mano, que te falta una buena germa (medio que no creo que la tengas). Ok chevere ps, te lo voy a creer, si es así disfruta el domingo, yo aún tengo que leer mi horoscopo, y apuntarme a una parrillada.

    Chaufa ps.

    (tamare jodido es discutir con intelectuales, siempre ganan, por eso no me junto con ellos).

  30. Gino dice:

    ¡Qué divertido!
    Paco, creo que debes cambiar el nombre de tu blog: “diariodecríticaliterariadeiqt” le vendría mejor o, invitar a los talentosos M y N a que colaboren con sus escritos literarios. No estaría mal verlos en vitrina. Algo aprenderemos, en serio.

  31. isaac dice:

    Yo estoy a punto de suplicar y rogar a M y N, para que no sean malos, para que compartan sus escritos. Pues si tienen tan claro el como hacer critica literaria, me imagino que han escrito mucho, y cumpliendo todos los requisitos que exigen.

    Por favor M y N, no nos priven de ello, compartan sus escritos, para que yo (ignorante) y los colaboradores de IQT, podamos aprender como se hacen las cosas, para que en la proxima nuestros escritos puedan ser leidos satisfactoriamente y con todos los placeres generables por ustedes.

    Estoy seguro que lo compartiran, pues me lo decia un viejito que era borrachito, y que era mi vecino, se enseña con el ejemplo.

    • N dice:

      A Isaac, orgullo y comprobado ignorante, ahora sí por última vez:

      Yo no hice ninguna crítica literaria, querido intolerante, ya lo he repetido varias veces, pero para quien cuyas neuronas no generan sinapsis, valga la reiteración.

      Resulta paradójico pero no irreal que alguien que considera una huevada escribir adecuadamente admire al mismo tiempo a García Márquez.

      Quizá te ayudaría, para que te desasnes por lo menos a este respecto, conocer una anécdota contada por Carlos Fuentes.

      Durante un tiempo, el Gabo y Fuentes trabajaron juntos escribiendo guiones cinematográficos. Un día, a Fuentes le pareció que el adjetivo que habían escogido para describir una puerta no era el más adecuado; y se pusieron a discutir y a buscar todo el día un adjetivo (una huevada, ¿verdad?). Pero espera, al siguiente día, el colombiano le dijo: “Carlos, esa coma está muy mal puesta”; y entonces todo el día discutiendo la coma (qué reverenda huevada, ¿no es cierto?)

      Pues no, escribir bien no es una huevada, coterráneo ignorante.

      Con afecto (ficticio, claro).

  32. Isaac dice:

    Agarra bien tus papeles mano,,, que parece que el viento está soplando fuerte.

    Y yo sigo acá vacilandome de tí, en mi más sincera ignorancia (ahí quiza soy feliz, y quiza tú en toda tu sabiduría seas todo lo contrario).

    Otra cosa acá tengo una vecina, que cuando dejes de taparte con la falda del anonimato te la presento. Ya te dije manito, consiguete una buena hembrita, tomate una chela, y deja de tar amargandote con las gente de los blogs, ellos no fueron a tí, tu viniste aquí.

    Saludos (hace un calor de m, tan ricas las pilsen).

    Con mucho afecto.

  33. vicky vidal dice:

    Percy: confieso que no quería leer el post, pero los comentarios que generó fueron tantos -y algunos tan buenos- que me acabo de soplar toda la historia para saber de qué hablan los comentaristas.

    En primer lugar, quisiera decirte que no debes -bajo ningún punto de vista- permitir que la crítica (aunque sea destructiva) te perturbe ni te haga desistir de seguir escribiendo. Si lo tuyo es escribir, sigue haciéndolo. Es preferible que salgan a criticar de malos modos, que pasen indiferentes ante lo que escribes.

    En segundo lugar, tanto N como M (éste último, si mi olfato no me falla, es uno de los mejores escritores peruanos y uno de mis favoritos, desengáñame Paco) te están haciendo un favor: ambos se han tomado el trabajo de detenerse a leer tu ¿cuento corto/largo post? y dejarte impresiones de lo que les ha significado la lectura del mismo. No veo en ninguna de sus críticas la intención de pisotearte ni quitarte las ganas de seguir escribiendo, ni nada por el estilo. Como el picaflor, detente en cada uno de los comentarios (las flores) que te han dejado y saca únicamente lo que te sirva para alimentar tu carrera de escritor.

    Sigue escribiendo y no te sientas mal cuando las personas te pidan excelencia. Siéntete mal cuando pase lo contrario.

    • Percy Meza dice:

      Cuando mencione que iba dejar de escribir en mucho tiempo me refería a la dedicación en el campo. Ninguna crítica de este post me hizo sentir mal, más bien, como dices querida amiga Vicky, me hizo sentir reflexivo. Es decir, me auto valoré y pusé una meta más rigurosa. Y con la presencia de desconocidos y respetuosos amigos, no me canso en agradecer sus comentarios.

      Ahora quisiera dedicarme a escribir una aventura totalmente hecha en Iquitos, que está en varios borradores (cuadernos que fui pegando uno con otros, hasta forma un grueso libro escrito a pura tinta), guardados en un estante, con un trama escrito hace sietes años y en todo ese transcurso hasta ahora fui tachando pasajes, corrigiendo e implementando. Me demoraré en escribirlo con mucho empeño, causa de la larga ausencia. Pero con gusto lo publicaré en mi página web o DiariodeIQT (en un formato aceptable) más adelante, para recibir más críticas de muchas variedades.

      Gracias a sus críticas, mejoraré en la producción de esta obra, que quisiera compartirlas con ustedes. Luego de haber compartido los primeros cuentos escritos, recibiendo comentarios, gané confianza.

      Saludos a todos.

      • Percy Meza dice:

        El título de la aventura ya saben algunas personas, porque mi amigo Paco Bardales lo sabe y lo mencioné en mi primer discurso en la presencias de los amigos del DiariodeIQT. Ese título revoloteó en el espacio desde hace mucho tiempo.

        Saludos

  34. FRANZ MAX dice:

    Es cierto, esto ya se ha convertdio en defenderse el uno del otro, en la tonta “presunciòn del saber”, las criticas ya pasaron al insulto personal, hay que tener ocrrea cuando a uno se le dicen cosas.

    saludos

  35. DJXsF dice:

    “Al cesar lo del cesar”, aprender con ejemplo es mejor que un “a cocachos aprendi”, no lo creen… interesante debate, por asi decirlo, cada quien no da su brazo a torcer, ¿¿ignorancia – noignorancia??, ¿¿quien es el moderador de este circulo vicioso??, pues, tú, solo tú, para quienes son blogger o comienzan un blog (como yo), creo que los comentarios son muy bienvenidos y te ayudan a mejorar, pero enfrascarse en una batalla sin tregua es otra cosa, y aludiendo al comentario de franz marx, un poco de correa creo que sería muy bienvenido. Saludos queridos amigos y familia literaria, comparto algunas opiniones acá vertidas, y rechazo algunas otras… solo me queda por decir, “percy, sigue escribiendo y mejórate como narrador-cronista-literario personal 2.0 (creo que asi se le llama hoy en dia a un blogger)”.

    P.D. Y si!!, no soy un narrador, soy un simple estudiante de ing de sistemas que gusta de las buenas obras literarias y el tajante continuar de mi vida aburrida, que espero que algun dia cambie rotundamente …

    Saludos.
    DJX’sF

  36. marco dice:

    Creo que la historia no está bien estructurada; que el ritmo decae constantemente y que la estética se quedó en el camino. La historia se alarga en extremo; el detalle de las descripciones se hacen irrelevantes y no contribuyen con la misma; la sorpresa muere en la descripción inicial del violador convirtiéndolo en el mejor sospechoso en un giro de lo más predecible; y la ortografía tropieza con maestría y no hablo de lo que podría estar dentro del contexto del messenger o del diálogo. Creo que M fue un poco cruel y que Lalinka demasiado consecuente, ya que no se puede apoyar el error sino evidenciarlos para poder corregir; para eso es la crítica. Lamento no haber leído más relatos de Percy pero aplaudo su iniciativa en ser escritor y de valorar las críticas; estoy seguro de, como dice Gino, Percy tiene más que ofrecer y que otros escritos lo evidencian, pero estoy de acuerdo con N o M en que siendo un Blog representativo de la región, por lo menos, alguna corrección ortográfica significaría algo de respeto a sus lectores y discrepo totalmente con Isaac, de nuevo, por justificar la ignorancia por haber nacido en Iquitos y celebrarlo.

    Un abrazo

    Marco

  37. FRANZ MAX dice:

    marcos, un dia corregiste un escrito mio, y vaya que habia errores aun , jajajaja, para la anecdota “Herrar es Umano”.

  38. Gino dice:

    Hay algunas lecciones a sacar de los diversos comentarios, ataques, paterías y sensateces que ha provocado este post. Entre ellas rescato que muchos tendrán más cuidado al escribir, incluso sus opiniones. Otra es que existe un creciente interés en leer (más de lo que creía). Que los debates de ideas siempre son útiles, aunque algunos se piquen y, que curiosamente casi todos los comentaristas, a pesar de ser amazónicos, se pusieron muy serios. No hubo derroche de humor ni de relajo.

  39. vicky vidal dice:

    Sigue con esa aventura loretana, Percy. Te confieso una cosa: evité leerte porque los temas de terror con que te encasillaron (o te promovieron en este blog) no son de mi agrado. Nada personal. Te prometo revisar los posts antiguos y te voy a dejar impresiones de mi lectura en su momento a través de Paco, ¿te parece?

    Marco, he leído los posts que publicas y también tú tienes lo tuyo. Así es que… ya sabes.

  40. marco dice:

    Franz, sí, recuerdo haber corregido tu escrito y como dices, Herrar es umano, jajajaja, pero siempre hay la oportunidad de corregirse, aprender y ser mejores.

    Vicky, no soy santo de devoción, pero como bien sabes, siempre publico con prisa y sin editor, y mantengo siempre mis caprichos; pero agradezco cada vez que evidencias algún error escurridizo en mi Blog; pero te recuerdo que a casi todo escritor, incluyéndote, le cae a pelo una frase que suena cómica, “Vos también tenés tu historia”, jajajaja.

    Un abrazo,

    Marco

  41. N dice:

    Por fin comentarios lúcidos… qué bien me caen Marco y Vicky.
    Ja, ja, es broma, de cuando en cuando caigo en este blog y lo reviso con agrado, y todos los que comentaron me caen bien, porque son los que mantienen vivo a Diario de IQT y de alguna forma me acercan a la Selva que tanto añoro; en serio, todos, incluso el autoproclamado y ya célebre “orgulloso ignorante”, que ayer, con sus desvergonzados comentarios, además de arcadas me produjo incontables risotadas.

    Ciertamente me divertí, y aprendí… gracias.

  42. lalinka dice:

    creoi que todos la pasamos bien.. eh!!.. yo estuve siguiendo a conversación… y está súper interesante… creo que ya se calmaron las aguas..jajajaja.. bueno.. sólo voy de pasada.. -.-
    saludos..

  43. FRANZ MAX dice:

    los comentarios fueron buenos, se aprendio mucho, es mas el tema principal se convirtio los comentarios antes que el post mismo (sin quitar merito al estimado percy meza)

    voy de pasada igual que lalinka

    abarzos

  44. Gino dice:

    Paco, postea otra cosa antes que degenere en sobonería!

  45. Isaac dice:

    Vicky dijo:
    En segundo lugar, tanto N como M (éste último, si mi olfato no me falla, es uno de los mejores escritores peruanos y uno de mis favoritos, desengáñame Paco) te están haciendo un favor: ambos se han tomado el trabajo de detenerse a leer tu ¿cuento corto/largo post? y dejarte impresiones de lo que les ha significado la lectura del mismo.

    ¿Cual escritor debe ser?
    Haber. haber…fácil que Bayli o B Ortiz. Ya ps Vicky quitanos la intriga.

  46. vicky vidal dice:

    Sale y vale, Percy. Ya estaré poniéndome en contacto contigo.

    Adiós a todos, estuvo interesante.

  47. ¿M no es Mario Vargas llosa? :O ¡OMG!
    Beto Ortíz también puede ser
    pero no descansaré para averiguar quién es =)

    Empero, si se trata de un reconocido escritor, ya pueden criticar otros posts y a otros bloggers como yo, no se queden con uno nomas, no sean malitos jejeje

    http://www.pierovillacorta.blogspot.com/ =)

    Prometo que publicaré más

  48. marco dice:

    Chicos, no habla muy bien de ustedes el hecho de que por la sospecha de que M sea un escritor reconocido, o por lo menos conocido, dejen de verlo como el malévolo criticón de mala onda y se convierta ahora en el sensei que necesitaban; las palabras que dijo M no han cambiado, son las mismas. Las ideas no son mejores dependiendo de quien o de donde provengan.

    Un abrazo,

    Marco

  49. Juan dice:

    Ya q x ahí hablaron de relatar como en msn, y creo, la mayoría de los q han estado x aca no le tienen ascos a lo q pueda ser literatura que experimente con nuevos formatos, les sugiero se den una vueltecita por este post, tiene cosas interesantes:

    http://es.globalvoicesonline.org/2009/08/18/mexico-contando-secretos-en-twitter/

    Y no, no es sobre el hashtag #yoconfieso

  50. Sofía dice:

    He leido con atención todos los comentarios y lo único que debo agregar es que Paco como editor (o es que no hay editor) debe revisar antes de publicar los post y ojo que los primeros comentarios van directo a que diariodeiqt publica sus post sin ser editados. Más cuidado para la próxima vez y para Percy sigue escribiendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s