Un poeta alemán nos mira con detenimiento

Publicado: 11 agosto 2009 en Diario de IQT
Etiquetas:, , , , ,

Timo Berger es un joven y talentoso poeta alemán que estuvo en mayo de este año por Iquitos, invitado por el Insituto Goethe para realizar una serie de actividades, entre ellas una lectura de poesía auspiciada por el INC-Loreto. Berger, quien ha visitado algunos países latinoamericanos y habla un castellano bastante fluido (con cierto acento argentino) ha publicado un artículo en Sala Grumo, titulado “Radio Amazónica”, donde analiza y desmenuza varios aspectos propios de la vida y la realidad iquiteña, con una agudeza y un afinado sentido de la observación, que sorprenden. Aquí les dejamos algunos extractos de esta imprescindible crónica de viaje socio-cultural:

IMG_0200

Acabo de salir en vivo, en toda la Amazonía. En teoría. Una emisora independiente, que no se arrima a ninguna línea política, pero que se considera respetuosa de los estándares que ha acordado la cámara de periodistas iberoamericana.

“Nosotros intentamos – en la medida de nuestras posibilidades – informar de manea objetiva” me dice el moderador, un momento antes que me toque salir al aire. El asistente de grabación, que funge al mismo tiempo de camarógrafo me muestra como ajustarme el micrófono. Yo, recién salido de la ducha y ya nuevamente empapado en sudor, en mi nuevo polo que anuncia “Iquitos-Perú”, adquirido justamente ayer en el Malecón de Iquitos, valga la redundancia. El moderador me mira, profesional y amable. Sus ojos pasan por la pantalla de la laptop, donde encuentra la información que necesita, que ya ha sido preparada y redactada. Habla libremente, con mucha seguridad.

También las preguntas que me hace, parecen salirle sin mayor esfuerzo. Solamente la mención del Instituto Goethe le hace dudar. Este es el que me ha invitado, junto con el Instituto Nacional de Cultura, como me hacen saber. Y es que para quién estudió filosofía en Roma con un decano de origen alemán – ¿un tal Huber? – no es tan sencillo decidir si conviene pronunciar el nombre de la manera correcta o de manera que lo entiendan sus oyentes. Él es de la selva, de la San Marcos, ha estado en Lima, en Colombia y en Italia. Ahora está de nuevo en Iquitos. ¿Qué pienso de Iquitos? es su primera pregunta, o más bien la primera que escucho, porque inmediatamente brota de mi: “Iquitos sobrepasa de largo todos mis sentidos”. Es de todo demasiado. Exuberante. Los olores, los sabores, los sentidos son más intensivos que en cualquier otra parte, los colores aparecen más fuertes, nunca en mi vida había sudado tanto, nunca he olido, saborizado, mirado tanto. El sol o te enceguece o dibuja, cuando ilumina las nubes, formas maravillosas en el cielo.

Imágenes de Caspar David Friedrich, digo, quizá lo conozcas, el romántico, el retratista de los fiordos y costas nórdicas… El moderador asienta y me dice que rápido he resumido lo esencial de Iquitos. Yo me resisto, no, no tengo palabras para asirlo, no existen palabras capaces de hacerlo. Él lo afirma, es que hay que venir para acá, para entenderlo. Le cuento del proyecto. Tomarle el pulso a la Independencia. La importancia de los bosques. Había visto un cartel, que me mostró Victor, el joven estudiante, que me guiaba por la ciudad. En una calle, en la berma central, habían alguna vez hermosos árboles de pie, pero hace poco el alcalde mando una batallón de taladores. Ahora solamente se ven palmeras jóvenes recién plantadas. Pasarán años, para que retorne el microclima que regalaban las viejas copas de árboles. Y eso incluso está por verse.

El alcalde fundamentó su decisión como un acto de modernización urbana. Un ciudadano protesta por eso con una pancarta – Gracias Sr. Alcalde por su contribución a la catástrofe climática! Eso resume de manera irónica lo que sucede acá, dice el moderador. Mucha gente piensa siempre que modernización es convertir todo en asfalto, sin considerar las áreas verdes. Si, le digo, yo tenía otra imagen de Iquitos antes de venir. Reconozco haberme alimentado de las películas de Herzog, de Kinski y Fitzcarraldo, claro el barón del caucho, que quiso en el medio del Amazonas construir una ópera. Este verde devorador de todo. Sí, dice el moderador, y aquí tenemos candidatos políticos que prometen kilómetros de pistas asfaltadas. Bueno, ambas cosas son necesarias, comento intentando aquietar las aguas. Pero unos parques más no le harían daño a nadie y alamedas, alamedas, me entusiasmo contando de Berlín y sus alamedas, sus canales y espejos de agua, el Landwehrkanal, y pienso en mis vecinos que defienden a los árboles, estando tan lejos me doy cuenta que su obsesión de pequeño burgués repentinamente ya no me parece tan huachafa, allá en Berlín solía pensar que ellos deberían preocuparse más bien por el estado de los patios escolares y los problemas de exclusión de los inmigrantes, en vez de andar con este problema de lujo…Hoy el moderador en el bloque de noticias, antes de mi turno, informaba que era el día en el que los indígenas pasaban al contraataque, con tambores caminan por las calles y se enfrentan al estado de emergencia, declarado desde Lima. El viernes pasado incluso se sumaron los políticos locales y llamaron a una marcha solidaria, y los obispos de la región han tomado posición al lado de los indígenas. Es por los derechos humanos, dice el moderador. Aquí como en el Paraguay con la soja, la ecología y los asuntos del hombre están entretejidos. Se trata de nuevas leyes -¿creadas en el marco del tratado de libre comercio con los Estados Unidos? – que pueden tener como consecuencias la deflorestación de grandes extensiones de bosques para grandes plantaciones. Tierras que hasta ahora habían pertenecido a los indígenas, bosques que evitan, que se destruya el medio ambiente que rodea Iquitos. Todos deberíamos haber actuado, dice el moderador, pero ahora algunas autoridades políticas se apropian de la protesta, cuando deberían ser todos los ciudadanos, que se resisten a ser usados por políticos que persiguen sus propios intereses.
Lee toda la crónica de Timo Berger en Iquitos en Sala Grumo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s