MSN existencialista

Publicado: 2 agosto 2009 en Gino Ceccareli
Etiquetas:, , ,

baixar-msn-9

-Mi nombre es Luna, quiero conocerte.

-¿Cómo entraste a mi correo? ¿Te conozco de algún lado?- respondí rápidamente.

-No me conoces, yo tampoco te conozco.

Suspiré  desconcertado y tratando de entender escribí:

-¿Y cuál es la razón de tu interés en conocerme?

-No lo sé, quizás sea por la expresión que veo en tu foto.

-¿Y qué  te dice la expresión que ves en mi foto?

-Que puedo confiar en ti, que me vas a entender y que me dirás lo que quiero escuchar.

Mi desconcierto aumentó. Podría tratarse de alguna broma, una tomadura de pelo o que alguna desequilibrada entró en mi MSN para desfogar su morbo… Volví a suspirar y traté de creer que efectivamente podría tratarse de alguien que necesitaba ayuda, y si ese era el caso, debía ser prudente y comprensivo.

-Gracias por la confianza a priori… pero, ¿has pensado que a lo mejor no soy esa persona que te podrá entender?

-Tengo 34 años, soy antropóloga, separada, sin hijos, vivo en Lima y, por si necesitas saberlo, no creo tener problemas sicológicos graves.

-Entonces, no estás buscando en mí a un terapista anónimo.

-No Gino, no busco eso.

-¿Entonces?

-Quiero vivir. Me siento cansada de la vida que llevo, de ser coherente socialmente, de ser poco arriesgada y de ser responsable y cumplidora profesionalmente.

-Nunca pensé  que la antropología fuera aburrida ni poco aventurera- le respondí. -Tu desgano y cansancio, ¿no se deberá a que equivocaste de vocación o se trata más bien de un hartazgo extra profesional, es decir, de soledad, falta de afecto o insatisfacción de tu entorno?

-Sabía que me escucharías. ¿Podemos seguir hablando o te interrumpo?

-Bueno, ya despertaste mi curiosidad, ya no importa si estaba en otra cosa, y, según veo, no estás decepcionada de tu intuición que te dijo que podías confiar en la mirada de un desconocido.

-Antes de continuar, creo que deberías saber que lo que vi e intuí al ver tu foto no tiene nada que ver con atracción física ni con una cita futura.

-De acuerdo Luna,- sonreí y sentí un pellizcón en mi vanidad- pero por lo menos déjame saber cómo es la persona con quien hablo, no has puesto tu foto y prefiero no adivinarte.

-Tienes razón, te concedo ese derecho sabiendo que despertaré tu instinto de cazador varonil. Soy alta, delgada, pelo negro, ojos grandes y con un lunar en el pómulo izquierdo.

¿Hice bien en preguntar?, me dije. Efectivamente mi curiosidad y mi instinto cazador despertaron ante esa descripción somera e intrigante. ¿Mentía para cautivarme y así lograr involucrarme y que sea yo el oráculo de sus dudas que le dictó su intuición? o simplemente era sincera y su descripción podía tener matices que no respondían necesariamente a imaginarla bella.

-Volvamos al tema,- le dije tratando de mostrar solo interés en el motivo que la impulsó a buscarme –creo entender que la gente que te rodea no sabe de tu problema existencial y que tampoco te interesa compartir con ellos ya que estás convencida que en el cambio que le quieres dar a tu vida no están incluidos.

-Sí.

-Pero… si tienes las cosas claras respecto a que estás cansada, aburrida y que has decidido por fin ponerle una dosis de locura y aventura a tu vida, ¿no crees que es solo un tema de decisión y que no necesitas de un desconocido que te diga: “manda todo a la mierda y haz lo que te da la gana”?

-No es fácil, ¿tú lo hiciste alguna vez?

-Te confieso que mi problema es al revés, ya que desde siempre he tratado, sin convicción y muchas veces por ser políticamente correcto, de pisar tierra, de ser coherente y responsable, con poco éxito felizmente, quizás se deba a que nunca tuve crisis existenciales respecto a mi vocación de ser artista.

-Me gusta lo que hago Gino, lo disfruto. Lo que ya no soporto es tener que cargar toneladas de prejuicios, formalidades, complejos colectivos, poses obligadas que incluso invaden mi intimidad. Sé que la mayoría de las gentes tienen (y se resignan disfrazando) problemas y frustraciones. Mi trabajo es investigar para comprender culturas vivas y extintas, descubrir y estudiar los comportamientos y los aspectos biológicos de las sociedades, pero, no he logrado descubrirme ni entenderme a mí misma.

-Querida Luna, tu interrogante y dilema es tan antiguo como el hombre y lo sabes. En verdad agradezco tu confianza y tu transparencia en confiarme y creer en mí como en un espejo deforme que te muestre y reafirme que las distorsiones, exageraciones y lo inesperado que vemos y a veces rechazamos no necesariamente es malo. La aventura de vivir (que ya es bastante) es vivir como a uno le da la gana, por lo menos es lo que yo creo.

-Lo sé. Más que una reflexión filosófica personal, se trata, en mi caso, de decisión, de actitud, de liberar impulsos que afectará mi entorno en todos los niveles, tanto laboral, familiar, personal, social y a todo lo que me rodea…

-Lunísima… se está agotando el tema o corremos el riesgo de caer en masturbaciones existenciales. Empiezo a creer que buscarme no se debió a una azarosa decisión o que mi opinión no te ayuda mucho.

-Gino…

-¿Puedo ser directo?

-Sí.

-Ese desahueve personal que tanto buscas, ¿concierne tu sexualidad? ¿A un desengaño afectivo? ¿A una frustración o fracaso profesional? ¿Por qué creo que sabes más de mí de lo que dices?

-Gino…

-Luna, perdona que sea tan directo. Mientras conversábamos mi memoria empezó  a recordar y ubicar algunos datos y espacios.

-No entiendo.

-A ver. Hace 15 años conocí a una chica muy bella, alta, delgada y con un lunar en el pómulo… me enamoré y se enamoró de mí. Ella tenía enamorado y en una fiesta, mientras bailaba con ella la besé en la boca. Ella lloró y huyó. Nunca más la volví a ver.

-¿Crees que soy yo?

-Sí.

-¿Crees que todo lo que te dije es mentira?

-Creo que eres sincera en tu confesión, ¿sabes por qué? Porque esas dudas y esas ansias por “vivir” sin presiones familiares ya los tenías. Parece que dejaste que se acumulen demasiado.

-¿Y crees, que si tu teoría fuera cierta, esa chica te está buscando porque te recuerda con cariño o porque realmente es sincera con sus angustias y dudas?

-Ya no importa Mariana, nos vemos a las 8 en el Haití.

-De acuerdo Gino, ahí estaré. Un Beso.

Anuncios
comentarios
  1. DJXsF dice:

    Jajajaja, estuvo buena, muy buena, siempre es bueno recordar algnas cosas mientras vas conversando :P, buen final, solo una pregunta, esta anecdota sucedio de verdad?? xD

  2. Yozua dice:

    vayamos al Haití a comprobar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s