Golpismo a la hondureña

Publicado: 6 julio 2009 en Paco Bardales
Etiquetas:, , , , ,

APTOPIX Honduras Coup

Siempre he creído que los golpes  de Estado son condenables, sean promovidos  por fuerzas ideológicas de izquierda como de derecha, por sectores militares como civiles, por conspiraciones oligárquicas como por movimientos proletarios. La interrupción de un sistema democrático debe merecernos el mismo sentimiento de asco y reprobación, venga de donde venga.

En ese sentido, dichas tesis fueron ampliamente defendidos por intelectuales como Mario Vargas Llosa. Ahora que leo la última recopilación de ensayos de MVLL, Sables y Utopías, he sentido que lo único coherente en su pensamiento ha sido la defensa apasionada de la libertad y el desprecio absoluto por las dictaduras.

Escribo este pequeño prólogo antes de lamentar el deplorable artículo escrito por Álvaro Vargas Llosa, hijo, justificando el golpe de estado que los militares felones dieron en Honduras, destituyeron al presidente Manuel Zelaya, sustituyéndolo por el titular del Congreso, Roberto Micheletti, un felón sediento de poder. Con una sintaxis digna de mejor causa, Alvaro se desgañita acusando a Zelaya de haber traicionado su plataforma electoral, de haberse aliado con las fuerzas populistas vinculadas con Hugo Chávez y de haber intentado perpetuarse en el poder al margen de las reglas constitucionales de su país.

Evidentemente, el incumplimientos de las plataformas electorales es un acto injustificable desde el punto de vista, censurable ampliamente, pero son los electores quienes castigan al régimen mentiroso, no los militares. Álvaro Vargas Llosa olvida que, de ser así, el actual presidente peruano, Alan García, tmb debería ser destituido, por incumplimiento de promesas de campaña.  Ello no es justificación alguna para producir una interrupción de la democracia.

El hecho que Zelaya se haya entregado de brazos y piernas a la prédica autoritaria y populista del venezolano Hugo Chávez ciertamente pone en riesgo la adecuada transición, pero para ello se espera que existan los mecanismos necesarios para  equiparar el poder. Una Corte Suprema importante, un Congreso fiscalizador, unos organismos fiscalizadores como el Tribunal Constitucional y la misma prensa ayudan a que el gobernante no ceda a la tentación totalitaria y lo hagan retorceder. Algo de ello había sucedido con el intento de Zelaya por promover un referéndum para permitir la reelección presidencial inmediata, que lo beneficiaba. Los poderes del Estado hondureño actuaron rápida y eficazmente para evitar la movida gubernamental.  Antes de ello, las Fuerzas Armadas, aliadas con las movimientos conservadores y oligárquicos prefirieron el golpe, cuando las cosas ya estaban camino a la solución.

El clima convulso que ha generado tal decisión se han trasladado a las calles hondureñas, incluyendo los enfrentamientos en el aeropuerto de Tegucigalpa, que han generado dos muertos y dos heridos (entre ellos un menos de edad) y han motivado que las actuales atuoridades de facto hagan un papelón internacional al impedir que el avión que llevaba a Zelaya de vuelta a Honduras aterrizara.

Todo ello ha modificado el panorama americano, y ha motivado que la OEA, a quien AVLL tanto critica, suspenda a Honduras hasta que se reestablezca el orden democrático (y lo limpie de impresentables como el canciller espúreo, un sujeto que trata a Barack Obama como “ese negrito que no sabe nada de nada“).

Las consecuencias futuras siguen siendo de pronóstico reservado.

Alvaro debería ser más consecuente con su defensa de la libertad. O en todo caso que lea un poco los antiguos escritos de su padre. O en todo caso entienda la democracia como un asunto global, y no con ojos prejuiciosos o selectivos.

Link: Más en el Morsa

  

 

Anuncios
comentarios
  1. jj dice:

    Hola,

    Yo creo que más que justificar el golpe, Vargas Llosa critica la debilidad de los mecanismos de la OEA para enfrentarlo.

    Hay que reconocer que nadie en la región se imagino que podía suceder un golpe a la vieja usanza, pero se dio y desnudo las debilidades institucionales regionales, y ni que se diga de la propia Honduras.

    La situación es complicada, si Zelaya es un patriota debería volver y renunciar al cargo, activando los mecanismos constitucionales de sucesión correspondientes. De otro lado, la oposición en Honduras, no ha dado la talla y basan (muy a la vieja usanza) su poder en el apoyo militar.

    Una lástima por latinoamerica, pero la experiencia debe servir para mirarnos en el espejo y reforzar nuestros mecanismos constitucionales internos frente a posiciones radicales que inclusive andan por ahí pidiendo la vacancia y otras sin razones.

    Saludos,

    Juan José

  2. Recien se dan cuenta? AVLL siempre ha tenido esa posicion, defendiendo el poder del dinero sobre la democracia que tanto dicen defender. Y lo mismo su padre, ahora que mas se necesita de su voz critica frente al poder omnivoro de ALan, simplemente le da su apoyo incondicional. A veces me parece por motivos racistas, por eso de que “los indios no llegen al poder”, pero creo que prima mas el dinero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s