El Papa no quiere pagar sus tributos

Publicado: 27 mayo 2009 en Fernando Nájar
Etiquetas:, , , , ,

el-papa-y-netanyahu-300x350

 

El Papa estuvo en Israel hace algunos días. Sus voceros oficiales señalaron que su visita sería netamente religiosa. Fue todo lo contrario, porque Benedicto XVI desde que bajó del avión  que lo trajo de Jordania, mantuvo un discurso político, abstracto por cierto, para no herir la susceptibilidad de los judíos o de los musulmanes.  Hoy se sabe que el representante político de Cristo vino también en plan de negocios y arreglos terrenales relacionados  con la deuda tributaria que tiene el Vaticano con el Estado Judío, pedir exoneraciones fiscales para sus bienes y exigir que le devuelvan ciertas propiedades.

 

 

Joseph Ratzinger es el tercer Papa que llega a Tierra Santa. En los cinco días de visita, el gobierno movilizó a 80 mil policías para su seguridad personal y de su comitiva de 200 personas. Un despliegue extraordinario para un personaje mundial cuya feligresía en Israel no supera las 30 mil personas. La mayoría de ellos de origen árabe que radican en Haifa, Carmiel, Belén, Nazareth y Jerusalén.

 

Para su visita también le asignaron una ambulancia de cuidados intensivos, blanca, a la que le fue borrada la estrella roja de  David,  para no herir la susceptibilidad de alguien, nos imaginamos del papado. La organización de ambulancias de Israel se denomina Magen David Adom, su símbolo es una estrella roja de David.   

 

 

 

El peregrinaje del Papa significó también un desembolso de 12 millones de dólares para acondicionar los lugares que visitó. La Municipalidad de Nazareth invirtió unos 25 millones de shequelines, unos 6 millones de dólares en mejoras urbanas paras unas cuantas horas de estadía del representantes de Cristo

 

El 15 de mayo último día de su visita  a Israel,  Benedicto XVI mantuvo una conversación secreta por espacio de quince minutos con el Primer Ministro israelí, Beniamin Netanyahu. Un dialogo fortuito, que no estaba en el protocolo establecido con dos meses de anticipación. El Pontífice, al parecer, intentó hacer un nudo marinero sobre unos asuntos que en  un futuro cercano serán muy difíciles de resolver. Temas que desconoce su feligresía.

 

 

¿Sobre qué hablaron los dos jefes de estado?

 

 

 

Seguro que este Papa alemán no habló en  secreto sobre la negación del Holocausto Judío; ya es pública la postura del Prelado sobre ese tema. Y lo repitió en el Museo de Yad Vashem, cuando señaló textualmente que  “los nombres de estas víctimas jamás sean olvidados, que sus sufrimientos jamás sean negados, olvidados o rebajados”. Habló de los muertos y no de los asesinados, lo que significó que la prensa israelí le recordara, para su incomodidad, su juventud hitleriana

 

Benedicto XVI seguro que no dialogó en secreto sobre el muro que construye Israel en Cisjordania, muro que evita la entrada de terroristas suicidas; ya lo señaló    ante las cámaras de televisión” de todo el mundo,  que aquella  muralla le causa “una dolorosa pena”.“.

 

El Pontífice no conversó sobre el antisemitismo, que crece peligrosamente en el mundo. Seguro que no. Su peregrinaje a Israel expresa tácitamente la posición de la Iglesia Católica en ese tema: su preocupación y desacuerdo con la nueva persecución a los judíos en Europa y otras parte del mundo, incluso en Argentina y Venezuela.

 

El Vicario de Cristo no platicó con  el Primer Ministro israelí  sobre la crisis palestina-israelí. Lo dijo antes y lo repitió enérgicamente, momentos antes de subir al   enorme Boeing del El Al  que le llevó a Roma “que el estado palestino deje de ser un sueño y se convierta en realidad”.

 

Los analistas políticos de este país, señalan que  los quince minutos de charla secreta entre Joseph Ranziger y Beniamin Netanyahu fueron en torno tres puntos: la deuda millonaria por concepto de impuesto inmobiliario que el Vaticano le debe a las municipalidades israelíes; exoneraciones  a las propiedades de la Iglesia Católica.Pocos saben  que la Iglesia Católica tiene más de  300 propiedades entre Israel y en los territorios de la Autoridad Palestina.

 

En Perú el impuesto inmobiliario  se denomina Impuesto Predial o Autoavalúo; sólo un tercio de la población cumple con su pago. En Israel este tributo se denomina “arnona y casi nadie se exime de su pago, es un deber ciudadano que se cumple sí o sí. Solamente los jubilados, las madres abandonadas, los que padecen de alguna enfermedad terminal y los desempleados pagan una mínima cuota.

 

Hasta el 2007, el Vaticano le debía al Estado Israel por Impuesto Predial la cifra de   300, 000,000 shekalim, 75 millones de dólares o 52 millones de Euros; Hoy en día la suma bordearía los 80 millones de dólares. Esta sería en realidad una de las razones  para una obligada visita de Benedicto XVI a Tierra Santa.

 

Desde 1993, cuando se estableció las relaciones diplomáticas entre el Vaticano e Israel,  delegaciones técnicas de ambos estados periódicamente se vienen reuniendo para lograr un acuerdo final; sin embargo hasta el día de hoy no hay nada nuevo; la Iglesia católica sigue siendo en Israel una entidad sin personería jurídica.

 

Un documento oficial del Vaticano señala que están  bajo su control    9 circunscripciones eclesiásticas, 78 parroquias, 11 hospitales, 192 centros educativos, 9 hogares para ancianos e inválidos, 11 orfelinatos, varias residencias. Casi la totalidad de estos inmuebles, valorizados en millones de dólares, se encuentran en los territorios palestinos; muy pocas hay en las ciudades israelíes con creyentes católicos.

 

Quiénes habitan en esos inmuebles?. El personal humano del Vaticano entre Israel y los territorios palestinos no es poca cosa. Para 130,000 seguidores hay 11 obispos, 406 sacerdotes, 1,171 religiosos y 134  seminaristas 

 

De todas maneras, Israelí que ampara la libertad de culto, tácitamente  exonera del impuesto inmobiliario a los nueve  templos católicos que hay en su territorio. Pero el Vaticano no esta contento con esa regalía; exige exoneraciones para todas sus propiedades como hoteles, residencias, escuelas etc. que le significan ingresos económicos.

 

En ese punto hay resistencia de las autoridades judías. Primero, que otras instituciones religiosas que tienen propiedades valorizados en millones de dólares   exigirán exoneraciones; pero también las autoridades israelíes temen que las propiedades de la Iglesia católica se conviertan en espacios extraterritoriales del Vaticano.

 

Como era de suponer, el Papa no ha perdido tiempo durante su visita para expresar sus preocupaciones institucionales. Ha solicitado también como una de sus propiedades el Cenáculo el patio donde se cree que Cristo realizó la última cena.

 

Según los evangelios cristianos, Jesucristo navegó también por el Mar de Galilea. En este ritmo   peticiones y sugerencias, el Vaticano podría en un futuro cercano considerar aquel  espejo de agua como suyo.  Una próxima reunión entre funcionarios de Israel y del Papa será en diciembre de este año

Anuncios
comentarios
  1. Gino dice:

    Me extraña sobremanera el tono de este artículo. Demasiado parcializado, demasiado huelemedias con el Estado de Israel, demasiado agresivo (y hasta cachaciento) con el Vaticano y su representante, demasiadas especulaciones, demasiada propaganda y poca objetividad en su análisis.
    Más parece un panfleto que un comentario serio sobre la visita del Papa (de quien no tengo un alto concepto) en tierra Santa.
    Todos sabemos que fue un acto político y de negociaciones esa visita, pero de ahí a caricaturizar esa visita como si Guasón se hubiera presentado en un recinto de ángeles y santos, me parece una exageración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s