Chica buena

Publicado: 23 mayo 2009 en Lupe Muñoz
Etiquetas:, ,

candy

Si hay una cosa que me encanta mucho es hablar con mis amigos sobre las dudas existenciales del corazón y la relaciones de pareja. Me gusta escuchar lo que piensan los hombres sobre nosotras en el ámbito amoroso, donde nadie tiene un manual para desenvolverse. En la medida que puedo –y conozco-  les aconsejo sobre ciertas cosas que nos gustan y nos disgustan. La pasamos bien y sobre todo, aprendo mucho.

En muchas de esas conversaciones siempre he escuchado un tema reincidente: el tipo de chica que desean pero que no encuentran, porque las que hasta el momento se les han cruzado “no son unas chicas buenas”.

Hace unos días, iba con un amigo en su moto a comprar algo para comer y me contaba sobre sus últimas conquistas. Me contaba de una simpática niña con quien un sábado pasado lo “pesqué” bailando muy cariñosamente en una discoteca, lo bien que se llevaban, que por ahí habían cruzado ciertos coqueteos pero que un futura relación con ella era poco dable.

– La verdad, quisiera estar con alguien, pero no con ella.
– ¿Y eso?
– Es que yo quiero una chica buena
– Ahh… ¿y como se supone que es una chica buena para ti?
– Que sea tranquila, que se sepa dar su lugar, que no ande coqueteando con todos pues, no te pases…
– Ahh, así como eres tú ¿verdad? (lo decía con toda la ironía del mundo por sus incontables aventuras que había escuchado), no te pases pues, cómo puedes pedir algo que no eres ni sabes ser, ya sé! me vas a decir que si encuentras “una chica buena” estás dispuesto a cambiar, ¡ja!, perdóname si me río.

Como era de esperarse el debate se prolongó, hasta un poco más de la comida  ya que él aseguraba que si llegaba “la chica buena”, él dejaría su mundana y alborotada postura de remedo de galán para ser un tipo “más responsable y comprometido con la relación”, lo cual yo siempre dejaba en tela de juicio. Y aunque buscaba la forma de hacerle entender que los hombres siempre vivirán profesando el trillado discurso: yo-cambiaré-por-LA-chica. Al final, él se cerró es sus teorías sin opción a protesta y no me quedó de otra que desearle la mejor de las suertes en su  búsqueda de la chica buena.

La mayoría de varones tienen por ideal de pareja, y ¿por qué?, porque conocen muy bien todos los actos pendencieros que han tenido pero que no serían capaces de soportar si viene de una chica. Si conocen a una niña que hace la mitad de lo que ellos son capaces de hacer en sus noches de solteros simplemente “no es una chica buena”. Y ¿cómo es la tan deseada y ponderada chica buena?, la verdad yo no sé. Quizá muy parecida a Candy o las niñas pobres, sufridas y sacrificadas de las telenovelas que luego de sortear cuanta adversidad se le ocurrió al guionista para hacer más atractiva la historia, termina  por fin casándose con el galán, rico y deseado. Pero ¡oh! sorpresa, ellas no son reales.

La búsqueda es tan “selectiva” que muchos esperan que en su ficha personal haya algo escrito tipo: hogareña, a lo mucho un par de relaciones en su vida, regresa a su casa no más de las dos de la mañana,  tiene todas las virtudes habidas y por haber,  ah y claro, admira a sus padres, al papa y a Mandela, misma candidata a miss algo. No digo que si alguien tuviera este perfil –si existiera- esté mal, nada que ver, es más, le recomendaría que tenga mucho cuidado a la hora de elegir a un chico.

A lo que voy es que -repitiendo lo que le dije a mi amigo- sería ilógico buscar una chica con un comportamiento que no has sabido desarrollar. Es muy parecido a muchos chicos que se sienten mal y hasta se molestan porque descubren que la chica con quien empiezan una relación ya no mantiene su castidad. Es tonto pedir que alguien conserve algo que tú no has sabido conservar y aunque lo conserves sigue siendo tonto reclamar por algo que no condiciona la calidad y validez de una mujer.

Sé que para muchos chicos esto es como echar unos litros de agua al mar, y no importa. Pero yo espero no encontrarme a uno con esa ideología, porque les digo un secreto, yo no soy una chica buena, o no como la que he descrito líneas arribas y no me siento mal por no serlo. No deberíamos sentirnos mal porque nos digan que no somos la niña buena que buscan, y si en verdad la buscan, déjenme desilusionarles, pero ellas no están en anuncios de diarios, ni te llegan por delivery, así que  solo me queda desearles suerte  y ojala –más temprano que tarde- la encuentren.

comentarios
  1. emovi dice:

    de q existan las debe haber, aunq como sen reprimidas y chicas de sus casas, cuando se le sale lo mala se le sale, y pues x mas q digan yo voy a cambiar, una persona nuca cambia, solo mejora, saludos

  2. Gino dice:

    Decir que la chica buena es, para (casi) todos los iquiteños, practicamente un ideal inexistente en nuestra sociedad, contradice la descripción sublimada que hace Giancarlo en su artículo donde nos presenta a las amazónicas como engalonadas de valores y estardantes de virtudes.

  3. ¿Y porque no creerle al pobre hombre que quiere cambiar con buena fe?

    podemos cambiar, cambiar nuestras acciones, nuestros pensamientos, nuestras creencias. Podemos cambiar nuestra conducta, como podemos mejorar nuestro comportamiento, son términos muy distintos por si las dudas.

    Creo que siempre idealizamos los extremos, o extremadamente buena (significa bonita, amable, tranquila, etc) o extremedamente mala (atrevida, de arranque, que le gusten los retos, los riesgos etc), aunque la realidad es que todos tenemos algo de buenos y algo de malos, y eso es lo que encontramos, una mezcla de las dos partes.

  4. Isaac dice:

    oiee “chica mala”, para mí eres una “chica buena”, tu maldad te hace atrayente, ya ire en busca de tí. Tienes algo de razon y de equivocacion. Hay de todo.

    saludos

  5. Miss Lizzy dice:

    Yo creo que no hay personas malas… las personas son lo que son… y eso es todo. Se manifiestan de acuerdo a las circunstancias… sólo se trata de eso.. de las circunstancias en la que la conozcas, ya que todos tenemos un pie cojo y nuestro lado fuerte… cada uno se desenvuelve en cada esfera de la vida como mejor le parece… de ese modo existen chicas “sacavuelteras” que son grandes amigas o chicas hipócritas con sus amigas pero son grandes amantes o sea fieles… hay chicas a las que algunos califican como “caninas” y que aparentemente son de lo peor y sinembargo son las únicas a las que encuentras cuando necesitas de ayuda… setrata sólo de eso… de circunstancias. “Las chicas buenas van al cielo, las malas a todas partes”. (niñas mal)

  6. Gianncarlo dice:

    Hay Lupe!!! todo un rollo para decir al final que eres una chica mala…saludos

  7. Sofia dice:

    Felizmente reconozco que soy una chica mala. Solia ser buena hasta monga diria yo, pero bueno los años y las experiencias amorosas nos enseñan que hay que ser como somos y no fingir lo que no somos. El que me quiera me querra como soy y punto.

  8. Alguien q está cerca dice:

    alguien me puede dar el numero o correo de lupe es para algo muy importante. tu paco q eres el dueño del blog debes saber, juegate hno la informaciòn

  9. Javier Martín dice:

    Sofi por favor tú no eres mala, finges ser mala pero eres muy dulce y tierna. Claro que tienes tus arranques y cuando alguien no te gusta mejor que se autoelimine. Eres directa y creo que por eso me gustas tanto.

  10. BLANCA FUENTES dice:

    yo creo que las que inventaron candy deberian terminar la caricatura y olvidar los problemas o pleitos que tuvieron porque de todos modos no sacaron nada bueno con su pelea mas bien desepsionaron a sus admiradoras creo que se deberian contentar y terminar la caricatura… att su admiradora…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s