Descansa en paz

Publicado: 17 mayo 2009 en Miss Lizzy
Etiquetas:, , ,

accidentemoto

  • Mmm…  a ver… no, no quiero… no me parece buena idea ir con tus amigos, sobre todo porque no los conozco, es más, creo que tampoco tú deberías ir, ellos toman mucho y tú eres un pollo, ahorita te emborrachas y luego ¿ quién nos lleva en la moto?

 

  • Lizzy, no pues… no me hagas esto, yo les dije a mis amigos que iría contigo, todos irán con sus  flacas y se supone que yo debo ir contigo, que debemos ir los dos, no seas así pues.

 

  • Bahh… no puedo, además tendría que pedir permiso y todo lo demás y no quiero. Y eso de que todos irán con sus flacas, yo no pienso ir, hoy tengo cosas que hacer.

 

  • Entonces  ¿lo tienes decidido?… No irás, mmm… ya veo, no importa, me iré solo y bailaré con una escoba, toda la santa noche, me la pasaré bailando con la escoba, porque como no tengo enamorada, seré el único que baile con una escoba ¿no te doy penita?

 

  • No, no me das pena corazón, vete y baila con todas las escobas que encuentres, vuela si quieres con ellas… jajaja,  vete corazón, y me cuentas qué tal estuvo. Les das mis saludos a tus amigos y a sus flacas.

 

  • Entonces  ¿no vendrás conmigo? Mmm… está bien si así lo quieres, entonces amorcito, iré solo, no voy a tomar, te lo prometo, y si tomo no será mucho.

 

  • ¿Irás en moto?

 

  • Sí, ¿en qué más? ni modo que me vaya caminando. Por si no te has dado cuenta yo no tengo auto, ni triciclo, sólo puedo ir en moto.

 

  • Podrías ir en motocarro o en “jumbo”, digo, porque si vas a tomar, es peligroso.

 

  • No, amor… no me voy a emborrachar. No te preocupes ¿ya? Mañana te cuento cómo fue, ya que tú no quieres ir conmigo…

 

  • Bahh… ya vete, tengo que entrar, mi mamá me está llamando.

 

Esa fue nuestra última conversación, te fuiste a la fiesta y nunca volviste para contarme lo que pasó esa noche, no pudiste decirme con cuántas de las flacas de tus amigos habías bailado, ni siquiera para explicarme cómo fue que se te partió la cabeza y se te desgarró casi toda la piel del brazo y espalda. Me habías prometido que no beberías, por lo menos no hasta embriagarte.

No culpo a tus amigos, ni a ti, creo; pero debiste ser más prudente, te dije que no te vayas en moto, pero lo hiciste, no sabes cuánta rabia me dio y aún ahora me da el no poder decir ¡Maldito borracho que acabaste con su vida!-Dirigiéndome al chofer del otro vehículo.

Porque esta vez tú fuiste el imprudente y el único culpable… por fin pude decirlo,  fuiste tú el borracho que terminó con su propia vida.

Viene a mi mente el recuerdo de cuando murió Manuel, nuestro amigo,  por  culpa de un chofer ebrio, a él lo chocaron; tú recuerdas que lamentamos mucho su partida y nos sentíamos víctimas por haberlo perdido tan joven y lleno de sueños, se vio frustrado  por un imbécil que lo destrozó en media pista. Aquella vez teníamos a quien culpar, pero en tu caso ¿a quién voy a reclamarle por tu vida? ¿A quién?

Han pasado cerca de cuatro años desde que te fuiste, y aún hoy las personas siguen muriendo en las pistas, muchos son víctimas de “locos del volante”, el año pasado un hombre murió casi como tú, se choco solo en su moto, se destrozó la cara y eso me hizo recordarte, pensé en cómo se debió sentir su familia, tal vez sintieron la misma impotencia que yo al tenerte muerto y no poder reclamarle a nadie, porque estamos acostumbrados a que los otros tengan la culpa, pero en estos casos ¿qué hacer? ¿ante quién quejarse?  Si es casi un suicidio, yo lo llamaría “suicidio culposo”.

Quizá desde donde tú estás puedas recordar lo que pasó aquella noche en la que se vieron frustrados todos tus planes, tus sueños, tus anhelos. Quizá aún puedas escuchar  mis palabras que retumban en mi limbo mental. Pero ya es tarde para hacerte reproches, hoy sólo quería llegar a una conclusión en mi interior, desechar  la rabia y el rencor reprimido, quería decirme a mí misma que  no tuve la culpa por no haber ido contigo, incluso que de haberlo hecho hubiera corrido tu misma suerte, hoy yo tengo la misma edad que tú tenías en ese entonces, hoy yo puedo hacer cosas que tú ya no podrás hacer, hoy sólo quiero decirte “Descansa en paz”.  

comentarios
  1. asuuu

    que fuerte

    que pena que la muerte nos encuentre

  2. Shipibo timido dice:

    It looks like this guy ate too much Cecina con Tacacho, when you drink and drive is not good to ride motorcycles or cars… Laura is a great writer and I expect her soon to write a book…. Great job

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s