Niña mala

Publicado: 19 abril 2009 en Miss Lizzy
Etiquetas:, ,

nina

La gran mayoría de personas que conozco creen que soy una niña adorable a pesar de mis 18 años, no descarto que lo sea pero de cuando en vez se me sale la niña mala. Tengo mis pensamientos malos, mi lado oscuro, sobre todo si se trata de chicos.

El año pasado se me ocurrió hacer un estudio del comportamiento masculino debido a que tenía un amigo al que intentaba comprender. El estudio consistía en averiguar cuánto eran capaces de mentir los hombres para conseguir lo que se proponen. Me puse a trabajar en el asunto, era el mes de enero del 2008, tenía un amigo no muy cercano que estaba en Lima, preparándose supongo para algún tipo de liderazgo con un grupo de jóvenes entre los cuales estaba también uno de mis amigos más cercanos, Oswaldo.

Oswaldo me llamaba al celular y me conversaba de un modo rarito, entonces yo me dije: éste será el primero.  Como las mujeres somos muy hábiles y sutiles para hacer que las cosas ocurran de la manera que deseamos, mi plan avanzaba a pedir de boca, en menos de tres días ya era mi enamorado a la distancia (porque obvio y yo no quería nada con él), unos dos días después ya me decía que me amaba, y tenía suficiente de lo que necesitaba, así que recurrí al correo electrónico para terminar con él ya que no estaba dispuesta a gastar mi saldo en algo tan vano; deduje los hechos y el resultado fue este: él no me conocía más que por nombre, apellido, ideas políticas y mi voz en el celular respondiendo a preguntas tontas

Me pesaba un poco la conciencia por haber hecho eso, pero el tiempo me demostró que después de todo no fue tan malo, Oswaldo regresó de Lima y por un tiempo fue como una plaga pero sigue siendo mi amigo no muy cercano.  A los dos días que el grupo regresó de Lima (en el que estaba Oswaldo), y como dije líneas arriba, mi amigo también se encontraba allí, sólo que fue un error tratar de mantener una relación sentimental, es decir, no funcionó y las cosas no fueron las mismas después de eso, aclarando que él no era parte del experimento, pero sí tengo que aceptar que lo estaba utilizando para otros fines sin darme cuenta y cuando descubrí mi propósito y que encima no estaba dando resultado (para eso habían transcurrido dos semanas), terminé con él, fue la relación más corta que tuve hasta el momento y la que más me entristece recordar, pero ahora él es feliz así que no tengo nada que lamentar en realidad.

Pasó una semana desde que había terminado con mi amigo, y pues era hora de retomar el lápiz y continuar con el estudio, ahora la víctima sería un tipo más allegado que el primero, es decir, nos conocíamos mejor, la mayor diferencia era que él estaba aquí, en la ciudad, pero con Jairo mis planes eran otros, esta vez trataba no sólo de continuar mi investigación, pensaba que si todo salía como lo planeaba conseguiría estar con él en serio, por lo menos un tiempo, y así fue, después de unos paseos y saliditas al cine (que para mí no cuentan como citas), un par de visitas a mi casa y una noche de karaoke con mis papis, empezamos una relación  que duró tres meses y luego terminé también por correo y en persona, aunque con argumentos reales y sin hipocresía.

Ya estábamos en diciembre, a puertas del año nuevo y me decidí a vacilarme un poco, darme un relax sentimental y olvidarme de todo el daño que me había causado la experiencia, pues toda investigación científica requiere de un esfuerzo mayor y pues, yo casi sin darme cuenta, había dejado a mi corazón echarse al vacío y hacer un sacrificio enorme, pero ya había terminado y quedé devastada, sin ganas de amar a alguien, pero raramente, con ganas de continuar mi rutina, pero esta vez no se trataba de ningún estudio ni nada, sólo quería pasar el rato y encontré entre mis amigos más cercanos a un niño (por ser menor que yo por un año), que siempre estuvo ahí, a mi lado, ya que somos amigos por mas de cuatro años y compartimos mucho tiempo, casi confidentes, Christopher es el tipo de amigo del que lo sabes todo (lo perro que es) y aún así, sigue siendo tu amigo y lo quieres un montón pero te cuidas de no ser una de sus víctimas, pero ahora él era mi víctima, o mejor dicho, ambos sabíamos en silencio lo que estaba pasando, salimos por un tiempo, y esto me ayudó en serio, a calmar un poco la revolución que había causado en mi mente todos los episodios anteriores, lo gracioso es que él había terminado con su reciente enamorada a la cual quería mucho (y yo lo sabía), con la que tuvo una relación que duró poco más de un año, yo, bueno, yo estaba resistiendo a los estragos de mi exhaustiva investigación. De esta última experiencia accidental e sin intención, resolví que no importa cuánto mientas, las mentiras sean pequeñas o grandes, son mentiras.

Los hombres no son mentirosos por naturaleza, son las circunstancias y las experiencias vividas las que los llevan a adoptar esas malas actitudes, lo que significa que no son malos, ya que las mujeres también mentimos y somos las principales causantes de que ellos sean como son. Y como este estudio se lo dediqué a mi querido y detestable amigo Luís, esta es la resolución que obtuve de la comparación del resultado del estudio que realicé con el comportamiento de Luís: él es un chico frívolo y calculador, como amigo es lo máximo, pero en cosas del corazón, no tiene bandera, el tiempo y las chicas hicieron de él un hombre mentiroso, muy mentiroso (como iglesia abandonada… sin cura), pero sabe sentir muy bien el dolor y así mismo disimularlo, a él no le interesa nada más que no sea él, se computa bello y después de él todos somos unos idiotas. En conclusión, un perfecto tonto.

Después de todo, no fue mala idea hacer este estudio, aunque causé algunos destrozos, pues hubo otros heridos a los que no he mencionado por la insignificancia del caso. Pero en fin, sólo quiero dar un último mensaje para aquellos a quienes he mencionado en este artículo: no se sientan burlados, cada uno de ustedes fue y es muy importante para mí, a ninguno le he puesto adornos en el periodo de experimento, así que no se sientan ofendidos, es más no es nada personal, sólo son cosas mías, además me fueron de mucha ayuda para concretar este estudio que tiene mucho de científico, y para aquel que esté leyendo esto, quiero decirte, que espero que no creas que soy mala, sólo hago mis cositas a veces, sin intención de hacer daño a nadie.

Anuncios
comentarios
  1. pobres ratas de laboratorio

    jejeje

    jamás se me ocurrió hacer xDD

  2. Lupe dice:

    bueno, nunca lo he hecho, pero veo q no es tan malo del todo. Y si hacemos una tesis de eso? ja. Yo creo q nadie miente a nadie, en cosas del corazon y sus afines, nadie gana, nadie pierde, es lo q pienso

  3. FRANZ MAX dice:

    kreo saber kien es “OOOOOOOOOOOOSswaldo” ,en fin, creo k estan keriendo tapar tu actitud normal, camuflandolo con un estudio! pero saliste una chikita traviesa! pishinggggggg!

    jajajaja

    saludos ñaña

  4. naty dice:

    ja bueno si es verdad! yo msima aveces soy “mala” digo no lo voy a hacer yd escarto pero lo termino haciendo y lo peor eske juanto ami hay heridos pero ningun muerto y bueno yo salgo malherida pero no destrozada

  5. Tavo dice:

    Que lineas tan graciosas… al menos tienes el ¿valor? de decir que juegas con los muchachos, como buena. Y luego quieren que uno se porte bien… buena deduccion, Sherlock, a los hombres nos hacen malos, a diferencia de las mujeres que… bueno ya lo dijiste en tu blog.

    Lastima, una mas del monton.

  6. maku dice:

    me encanto tu articulo, excelent studio el ke realisasts! 😀 jajajaa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s