Mari Trini: una estrella (caída) en mi jardín

Publicado: 12 abril 2009 en Paco Bardales
Etiquetas:, , , , , ,

maritrini

Era uno de aquellos días expectantes, fatigosos e interminables. Tenía 23 años. Mi padre había entrado al quirófano para ver si le podían extirpar el carcinoma  maligno que iba devorando  su sistema digestivo. Era una operación de alto riesgo. Los médicos señalaban que la situación del paciente era delicada. “Puede quedar ahí nomás, es un riesgo”.  Nosotros esperábamos fuera de sala de operaciones. Nítidamente, tras ocho horas de espera, el salió en camilla, bajo los efectos de la anestesia, y levemente esbozó una sonrisa escondida tras la mascarilla de oxígeno. No muy lejos, alguien escuchaba una canción de Mari Trini, Yo no soy esa.

Mi madre partió a llorar de alivio. Yo sentí que ahí había una conexión, extraña y demasiado poderosa como para tomarla como una señal.

Resulta que Mari Trini siempre había vivido de cuerpo y alma presente en mi casa. Quizás a muchos de los chibolos o achibolados que se las dan de muy sabihondos el nombre les diga poco, pero pregúntenle a sus viejos o a sus tías y se darán cuenta que estamos hablando de un nombre mayor. Se lo pregunté a una querida señora que ya bordea los sesenta y lo primero que hizo  fue persignarse. Luego tarareó alegremente una canción, como si le hubieran activido instintivamente el botón de la nostalgia.

Así era la figura de Mari Trini:  un gusto adquirido, transmitido de padres a hijos y afirmado a partir de la calidad, la memoria y la melancolía. Su voz, imapctante, siempre tenía ese velo de tristeza y una profunda conmoción que iba integrando la emoción con los sentidos. Y una alternativa para mantener el sentimiento a cuestas, luchando indomable. Una de esas grandes canciones era Te amaré, te amo y te querré, que mi padre le dedicaba siempre a mi madre en sus momentos de divertido cortejo marital.

Nunca es tarde, creo yo, para empezar.

Recuerdo el día que alguien que me dijo que me iba a morir. Me leyó la mano y me señaló que iba a enfermar gravemente y debía tomar ese momento como una señal. Era un lugar oscuro, extraño, lleno de imágenes de santos y olor rancio.  Tenía 21 años. Aquella mujer, fea y de aliento alcohólico, me miró fijamente y me recordó: “Si en diez años aún vives, búscame”.  Evidentemente, no le creí. O quizás sí. Ahora estoy enfermo y me siento muy cansado. Recuerdo que tomé un bus y en el carro se escuchaba R700, la grande. Sonó una canción de Mari Trini, “Ayúdala”, que me retrotrajo recuerdos de amores lejanos, insensatos: Y jamás dejés de amarla/en su mundo búscala/si su estrella se ha perdido/roba otra y dásela/yo te ruego que la quieras/que le aceptes como es/es un astro, un velero/una lluvia hecha deseo por caer..

 

La soledad. El silencio. La sensación de vacío.

“La muerte viene cuando el alma se detiene” le confesó una vez Mari Trini a un diario chileno. Hace unos días, la más talentosa intérprete de su generación falleció (víctima de un cáncer que no quiso hacer público, como una muestra de su proverbial discreción) , llevándose tras de sí el dolor y el reconocimiento de toda una generación y un continente. Porque así era, simplemente: Mari Trini fue una de las más extraordinarias intérpretes de todos los tiempos de habla hispana. Mari Trini vivió la música en nosotros y nosotros vivimos cada momento gracias a su talento y sensibilidad. 

Gloso estas líneas mientras recuerdo aquellas palabras de la adivina hace diez años. Me siento enfermo y muy cansado, no de ahora, quizás de mucho tiempo atrás. Pero, siento, además que Mari Trini ha sido  como una estrella que ha guiado muchos momentos de mi anecdotario personal. Que me ha recordado el pasado, la fugacidad de la vida, la preservación de la memoria. Y creo que sí por,alguna extraña razón, el mundo se encarga de dejarme en el vacío, no me molestaría en absoluto que la canción de memoria con que me gustaría ser recordado fuese Una estrella en mi jardín.

En todo caso, nunca hay que tenerle miedo al destino. Habrá que ir preparando las maletas. El reloj siempre hace tic tac para todos. Y la muerte siempre llega de puntillas.

Buen viaje, Mari…

Anuncios
comentarios
  1. Rita Villacorta dice:

    Mari Trini era una de las mejores cantantes en español, pero discrepo con usted cuando dice que era una cantante de la melancolía, pues era también una cultora del amor, era un mujer fuerte, además de tener una dignidad para haber ocultado durante mucho tiempo la penosa enfermedad que la consumía en cuerpo presente.

    Tiene usted razón cuando dice que no hay que tenerle miedo a la muerte, pero también hay que luchar contra cualquier contratiempo. Solo Dios y la voluntad personal pueden hacernos salir adelante

    Espero que se mejore usted y siga escuchando las hermosas canciones de Mari Trini

    Dios lo bendiga.

    Rita

  2. L dice:

    Muy bonito lo q escribiste, era de esperarse??? es tu arma letal q se hace ja! Me gusta aún màs tu manera desbordante de llamar la atenciòn je! y totalmente
    coincido -y sin ganas de compatibilizar- una estrella en el jardin es la canciòn q màs me gusta de ella.

    besos

  3. sofia dice:

    Buen post. Realmente la pérdida de Mari Trini me ha causado mucha pena. Pero no somos eternos y hay que vivir al máximo antes de que la pelona nos busque y nos lleve con ella. Por otro lado no puedo creer que hayas estado donde una bruja, eso es muy extraño. ¿Quién fue la que te dijo que ibas a morir tan joven? tienes que buscarla pe para que te vuelva a engañar. Y es que en tu caso ni las brujas aciertan ja,ja.

  4. Noi estuvimos donde la bruja, sino la bruja vino hacia nosotros, un grupo de amigos hace diez años. Larga historia que en todo caso daría como para un post.

    Lo importante es que el legado de Mari Trini se mantiene vivo, para siempre.

    Buen viaje a Mari y a todos los demás.

  5. sofia dice:

    Escribe ese post mira que ya me intrigaste.

  6. litio dice:

    Mari Trini no solo era una gran cantante sino una interprete terriblemente inquietante, y tu forma de vincular su historia con la muerte (y en su muerte) es el mejor homenaje que le he leído. Recién vi hoy este texto, me ha gustado mucho.

  7. Rita dice:

    Definitivamente Mari Trini fue una de las voces prodijio, a pesar de su inconveniente facial supo llegar a los corazones de todas las personas que gustosisimamente escuchamos su musica, es y sera una artista en toda la extension de la palabra……..Ayudala me parece una excelente cancion, la admiro muchisimo por ser una mujer valiente y tener tan buenas musicas…
    Hasta pronto Sra. Mari Trini……

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s