Me enferma verte enfermo

Publicado: 11 abril 2009 en Lupe Muñoz
Etiquetas:, , ,

enfermo

Mientras almorzábamos mi papá no dejaba de quejarse del dolor de pierna provocado por una ampolla. Él decía que se la aplicaron mal y por eso estaba así. Mientras me siento en la computadora lo veo dirigirse a la puerta cojeando. Sé que le puede doler pero también  está exagerando y busca más atención del que merecen sus pequeñas penurias.

 Me aflige su actitud y sin remordimiento alguno le digo: por qué no vas a la cama, te acuestas de la forma que no te duela y descansa, a la vez dejas tu jodida actitud. Luego de verlo sentado de lo más cómodo y tranquilo viendo un partido de la UEFA, me digo  ¿y para eso hace tanto barullo?  Sin duda  alguna pienso que es parte de un show, que lo hace él y lo hacen muchos, y por eso digo, -chicas repitan conmigo- ¡¡¡hombres tenían que ser!!!!!

Aunque muchos lo nieguen, ustedes (varones) son así. Solo basta que les dé una simple gripe para creer que todo un virus peligroso se ha manifestado en sus cuerpos. Yo acepto que muchos (como mi papá), son muy independientes, decididos, con iniciativa y amén de adjetivos que todas las mujeres buscamos en los chicos, pero basta con “pesquen” un indefenso resfrío y sienten que les arrancan el alma del cuerpo, y el chico inquebrantable que tenemos –o queremos- a lado se termina convirtiendo en un simple muñeco de cera con un cartel bien grande “mírame pero no me toque porque muero”.  Quien diga que no, está mintiendo y lo sabe.

Yo recuerdo hace algún tiempo, un aminovio (un amigo que no es un simple amigo pero tampoco es tu novio),  originaba todo un escándalo para inyectarse. Recuerdo que había pasado varios días desde el día que tenía programado su inyección y cuando le reclamaba del por qué aplazaba tanto algo tan simple, me salía con un montón de excusas, que no le gustan las inyecciones, que no confía en  cualquier enfermera, que esto, lo otro y en fin. Desesperada por esa situación y conciente de la importancia que tenía el hecho que se meta la medicina al cuerpo, le esputé mi veredicto: ¡o te inyectas hoy o no te hablo una semana, te lo juro!. Afortunadamente el muchacho no me permitió que actuara drásticamente. Bueno él también sabía de la importancia de la ampolla, así que igual lo iba hacer. Digamos que sólo le di un empujoncito de voluntad.

Y como decía, que un chico diga que nunca ha actuado de esa forma, miente, y miente por la simple razón que –por encima del dolor- les gustan que los consientan, tener toda nuestra atención y estar subordinadas, aunque sea por minutos, horas o días, a sus inesperados caprichos de niños enclenques. No por las puras, cuando están enfermos, se quejan en todo momento, mismos perros apaleados, con la finalidad de que preguntemos a cada rato por sus dolores. Si tienen una ligera fiebre – y aun sin tenerla- aseguran y quieren que nosotras también aseguremos que están mismo volcán en erupción. Y lo que es peor, si se nos da por ignorarlos, salen con un despliegue de reclamos dignos de telenovela: ¡claro, como a ti no te duele! ¡te apuesto que si tuvieras lo que yo, estarías igual de tendida en tu cama!. Por eso no me extraña ver a mi papá, a pesar de estar feliz y contento viendo el fútbol en la sala, dirigirse a su cuarto donde está mi mamá viendo Sansón y Dalila – en estos días de Semana Santa- para cargarla con su memorial de quejidos, y para variar, cambiarle el canal con el fin de hacerse el consentido.

No voy a asegurar que nosotras somos las del sexo fuerte, las heroínas de la historia, porque los chicos reclamarán, pero de lo que estoy muy segura es que el hecho de saber que seremos madres nos hace menos débiles porque sabemos que en un futuro no muy lejano debemos estar siempre bien para cuidar de otros, entre ellos ustedes, nuestros enfermos favoritos.

Anuncios
comentarios
  1. FRANZ MAX dice:

    el post, invita (sobre todo a los hombres) a dejar un comentario, defendiendo el honor varonil, pero vaya que si tienes razon, en lo particular, ni le doy bola cuando estoy enfermo,ni mhco menos busco llamar la atencion, no deberias meter en el saco, buen post

    saludos

  2. Miss Lizzy dice:

    jajaja, Franz eso deberíamos comprobarlo porque todos los hombres son así, unos llorones y para nosotras se hace imposible no preocuparnos, pero aún así los queremos un chorraso, Lupe tienes mucha razón amiga y estuvo bueno eso de aminovio, jejeje

    • Lupe dice:

      Muchas gracias vane, y lo de “aminovio” lo arraso desde la anterior versión de diariodeiqt digamos q son mis clichés je, y evidentemente tenìan que estar tbm aqui.

      Besos

  3. Miss Lizzy dice:

    jajaja,oie Lupis io ya no sé cómo me llamo con eso de Vanne, espero que no se te quede como cliché.

  4. Piero Villacorta dice:

    Gracias

    me alegraste un poco esta fría noche

    saludos

  5. Lupe dice:

    No te preocupes Vene-Lizzy, todo està bajo control.

    De nada Pierito, es la idea.

  6. joze carlos dice:

    pucha, no podemos tapar el sol con un dedo, si ps, nos quejamos mucho cuando tenemos algo que duelo poco. pero no nos hundas en tu post ps linda.

  7. ************ dice:

    Lupe, prometo no hacerme el enfermo, pero sal conmigo? si?

  8. Giann dice:

    Por que no se reconocen a los hombres que no se quejan nada, asi se estan muriendo, Uno porque no le conviene enfermarse y dos porque es deprimente verse asi….No metamos a todos en el mismo saco, no todos nos mojamos cuando llueve, sobretodo cuando hay mucho lugar para protegerse… Solo puedo decir que tienes mucha razon sobre la creciente muestra de engreimiento y demnada de atención de los enferemos o cuasi enfermos..pero tambien las mujeres son asi….NO TODAS CLARO!!!

  9. hgkjjjjjjjj dice:

    muy interesante, si es verda as son los hombres se quejan por todo y mas sie stán enfermos.

  10. sofia dice:

    Todas sabemos que es muy cierto que los hombres cuando están enfermos son unos dejados. Basta ver la cara de cadaver que ponen cuando tienen una simple gripe. Tuve un “aminovio” que cuando le dolia la pancita ya no podia ni caminar y cuando tenia tos, se quejaba todo el tiempo y hasta su mamita le sobaba su pechito con mentol por las noches antes de dormir. ¡Qué horror! Dios alejame de esos quejones.

  11. em dice:

    ahora todo lo malo le pasa a los hombres plop!

  12. marco dice:

    En realidad es relativo; como bien dices hay hombres (y mujeres) tal y como los dibujas: mi hermano es un ejemplo!! una uña rota es apocalíptica. Pero no todos; yo tengo la costumbre de no hacer caso nunca a ninguna enfermedad!! pero es porque no me gusta ir donde el médico así que puedo estar muriéndome sin dar muestras de mi defunción. Hay de todo, en mujeres y hombres, depende de su educación, cultura, costumbres, etc.

  13. Seba dice:

    Tu observación me resulta bastante acertada y no sólo porque me siento dentro de ese sindicato masculino de actores enfermuchos, sino porque este fenómeno a mi entender tiene dos lecturas: Por un lado quejarse de dolores o malestares en IDIOMA HOMBRE muchas veces quiere decir “mirá que mal me siento y sigo vivo” idiota, lo sé . Los hombres cargamos con el ( a veces sin sentido) peso de demostrar nuestra hombría en casi todos los actos cotidianos. Obviamente no somos así de duros por dentro, o no las 24 horas por lo menos, quedándonos momentos en donde necesitamos mostrar nuestro lado sensible por medio de mariconeadas esperando algun gesto afectivo, ya sea una muestra de interés o un mimo. Sería mas inteligente pedirlo sin tanta vuelta, pero se perdería la gracia supongo. Saludos, muy lindo el sitio.

    P.D.: Como me duele la espalda de estar frente al monitor ja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s