César Hildebrandt: palabras para el cambio

Publicado: 5 abril 2009 en Paco Bardales
Etiquetas:, , , ,

hildebrandt-iquitos

 

César Hildebrandt (Lima, 1948) volvió a Iquitos luego de dos décadas de ausencia y lo primero que encontró fue una ciudad cambiada, para bien o para mal. “Ha crecido”, nos indica a la delegación que lo recibimos, mientras mira desde la ventanilla del auto la modorra vespertina de la avenida Quiñones. A su lado, su productora y compañera sentimental Rebeca Diz contempla extasiada el paisaje. 

Difícil catalogar la trayectoria profesional de Hildebrandt sin caer en el adjetivo superlativo o la perplejidad. Muy difícil entender la historia del periodismo peruano sin la presencia punzante, honesta, ilustrada, también conflictiva y polémica, de este personaje. Su reciente libro “Cambio de Palabras” ha sido uno de los más vendidos a nivel nacional y fue reeditado por Tierra Nueva Editores (modelo de trabajo amazónico para la exportación), que lo invitó especialmente para, entre otras cosas, recibir el Doctorado Honoris Causa de la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana y una distinción del Gobierno Regional de Loreto

Hildebrandt se dio un  tiempo para conversar con tres periodistas – Jaime Vásquez, Héctor Tintaya y quien estas líneas escribe – en las instalaciones del acogedor albergue Ceiba Tops de Explorama Lodge, ubicado en las cercanías de la localidad de Indiana, a orillas del río Amazonas. De esa extensa entrevista, de más de 40 minutos, que versó también sobre política, fútbol y actualidad, extraigo estas lúcidas reflexiones de Hildebrandt sobre el humanismo, los blogs, libros, y el futuro de la Amazonía, a partir de algunas interrogantes personales. Palabras para recuperar la fe en el periodismo. Palabras para creer una vez más en el poder de la cultura y la educación. Palabras para el cambio, en suma. 

¿Por qué cree usted que el periodismo debe ser una sucursal menor del humanismo? 

Porque si no, no es nada, porque si no es cubrir el accidente, cubrir el robo notarial, lo que pasa en la comisaría. El humanismo es lo que nos puede dar, perfectamente, contexto y trayectoria. Si no nos vinculamos al humanismo, este oficio podría seguir siendo lo que fue. El periodismo empezó con hojas impresas a mano que estaban destinadas informar a los nobles ¿no? En Inglaterra hay papeles desde el año 1270, con hojas informativas. Lo que quiero decir es ¿volveríamos al chisme ancestral con el que nació el periodismo? el chisme ancestral que nutría de información a los nobles. Porque la información es poder ¿no? Pero no tendríamos, metas. El humanismo nos da metas, nos da deberes, nos da perspectiva. Somos humanistas porque creemos en la cultura, creemos en la universalidad de la cultura, creemos en el carácter ecuménico de ciertos valores, porque creemos en la belleza, porque creemos que todo el mundo debería saber quién es, quién es Telemann, y no solamente nosotros, por eso somos humanistas, por eso estamos próximos a un periodismo que quiere cambiar las cosas. El periodismo que no quiere cambiar las cosas cuando las cosas andan muy mal, es un periodismo parasitario. Si viviéramos en el Cantón alemán de la República Helvética, o sea, Suiza, yo sería un conformista, yo defendería el statu quo, yo sería un conservador rabioso, yo sería, este…  

¿…Un Pedro Beltrán…?

..Sí…más que Pedro Beltrán, iba a decir el Sánchez Cerro del Cantón. Pero, aquí, ser conservador es ser un canalla, en primer lugar y en segundo lugar, es ser un ciego egoísta que va a ver cómo de algún modo la injusticia se convierte en violencia, porque esa es una alquimia que nunca ha fallado en la historia, una acumulación enorme de injusticia se convierte en violencia. Eso pasó desde que nos comimos a los neandertales. Siempre ha sido así.  

Dentro de esa perspectiva ¿cuál es su opinión sobre el llamado periodismo ciudadano, que actualmente se practica, sobre todo, en ciertos blogs o en el internet? 

Bueno, yo hace un año apostaba mucho por los blogs. He cambiado de opinión, me he dado cuenta de que “ni ciudadano ni periodismo”, en muchos blogs ¡eh! Los blogs se están usando como, digamos, ductos de la vanidad, de muchísima gente que cree que porque tiene ese blog tiene un medio de comunicación y, entonces, lo maneja a su antojo y con un narcisismo digno de psiquiatras realmente ¿no? Los blogs se están convirtiendo constantemente y crecientemente en ejercicios de la vanidad y de la banalidad. Por lo tanto, la esperanza y camino que suscitaban hace un año ha sido sustituida por una mirada más escéptica, muchísimo más distante.  

Dentro de esa perspectiva ¿todavía acude a algunos blogs para informarse? 

Sí.  

¿Cuáles, por ejemplo? 

El Útero de Marita, que, a pesar del nombre, es un blog muy importante. Pero, recuerdo muchos blogs y me decepciono mucho, ah. El otro día he escrito una nota sobre…  

…sobre La Habitación de Henry Spencer… 

Sobre La Habitación de Henry Spencer, habitación a la que no voy a volver a acudir, por supuesto ¡eh! Cuarto oscuro, en donde las entrevistas se hacen sin preguntas.  

….La doctrina del “putamadrismo”, como usted lo dice. 

Sí. Es un típico caso de perversión del blog ¿no? Ahora ¿tiene derecho? Sí, tiene derecho, pero que no le llamen a eso periodismo. Eso será probablemente otra cosa, algún sociólogo tendrá que definir qué es eso exactamente, pero periodismo, estoy absolutamente seguro de que no es, porque el periodismo tiene una esencia que es informar lo relevante ¿no? Informar lo relevante.  

¿Cuáles serian los libros que usted recomendaría a todo joven que esté interesado en practicar el periodismo? 

Mmm….Difícil pregunta, la más difícil de todas, porque tendré que ser autobiográfico y honesto en ese sentido, pero no sé si este consejo será sano ¿no? Al final yo no he sido demasiado típico, demasiado normal ¿no? Estadísticamente hablando…así que…pero…leer novelas es muy importante, y leer novelas realistas es muy importante, y leer a Upton Sinclair, que ya no está de moda, es muy importante; leer a Jhon Dos Passos es muy importante y leer a Thommer es muy importante, muchísimo, muchísimo de lo que puede ser la respiración, el estilo, la textura del estilo periodístico de la prensa escrita de calidad viene de la narrativa, viene de lo novelístico, no viene ni de los ensayos, ni de las crónicas, ni de estos libros endogámicos que el gremio lee como si fueran la Biblia ¿no? Porque el periodismo no se enseña, sí se aprende, pero no se enseña. Sí se aprende, que es distinto.  

Finalmente, por mi parte…estando aquí en Iquitos, estando aquí en la Amazonía ¿qué siente usted que el país le debe al conocimiento de la propia Amazonía? 

Casi todo, ah, casi todo. Uno siente aquí la enorme ingratitud que el Perú le ha tenido a la Amazonía ¿no? El desamor y la desatención de Lima en relación a la Amazonía es clamorosa ¿no? Es algo clamoroso, inaceptable además. Y es bueno, por eso, venir aquí y recordar cuán blindada está Lima para captar los reclamos del interior. Y cuán suicida es Lima, precisamente, por ese blindaje y por esa ceguera ¿no es cierto? Y, sin embargo, qué importantes han sido las provincias. Yo he cubierto dos veces conflictos menudos, es cierto, pero conflictos, con el Ecuador. Estuve en la Guerra del Falso Paquisha de 1981 y estuve en la guerra de la Cordillera del Cóndor. Muy bien, no estuve en la guerra del Cenepa directamente, pero sí estuve en la guerra de la Cordillera del Cóndor. Y, en ambos casos, lo que vi es que quienes morían eran selváticos, reclutas de la zona, gente que iba como carne de cañón, sobre todo en el segundo conflicto. Y Lima no entiende, ni va a entender fácilmente, la integridad del Perú, el carácter unitario del Perú, porque, en realidad, no somos una república unitaria, somos un federalismo de facto, pero con la dictadura de Lima, somos una aberración como país, somos un país no viable, porque deberíamos ser un país federativo, nos haría mucho bien, y somos de facto en muchos sentidos federativos, pero con la dictadura de Lima que es la que abre el caño o cierra el caño, la que da presupuesto, no da presupuesto, la que favorece a sus amigotes o no favorece a sus amigotes, la que quiere tal inauguración para tal fecha o no la quiere, la que además es protagonista del gran problema del que no hemos hablado en esta entrevista, que es la corrupción ¿no?… que se lleva un tercio de los presupuestos públicos y que es hora de parar. Yo sí creo, firmemente, y no es porque esté aquí, que el aprendizaje de la limpieza para la política peruana tiene que venir de las provincias. De las provincias. De igual manera que el derrocamiento de Odría comenzó en Arequipa, estoy seguro de que Lima será imperturbable, impasible, hasta que un movimiento provinciano, articulado, no extremista, razonable y lleno de sentimiento, imponga un nuevo país. Lima ya no es capaz de producir su autogeneración, su autorregeneración de eso sí estoy convencido. Lima se mira al ombligo, Lima cree que es una capital del segundo mundo yéndose al primero, confunde la arquitectura con el desarrollo, confunde la urbanización o el crecimiento con la cultura, la civilización. Tenemos millones de pies cúbicos de asfalto y casi nada de civilización, somos la barbarie del cemento, el sueño de Graña y Montero. Y, entonces, estoy claro en decir que esto cambiará si las provincias lo deciden, y para eso, claro, se requeriría de una enorme personalidad que articulara todo esto, y que no suscite terror, que no prometa el Apocalipsis, porque ese es el problema también. 

Anuncios
comentarios
  1. Un gusto leer al maestro. Al margen de sus opiniones de las que puedo discrepar -aunque cada vez menos-, Hildebrandt es Hildebrandt, y su libro de entrevistas una buena manera de recordarnos lo que es ese género tan maltratado por el apuro y la falta de preparación de los periodistas.
    Aprovecho para felicitarte por el sitio. Está muy bueno.
    Se hizo extrañar.

  2. M dice:

    Estimado Paco,

    qué bueno que hayas vuelto con todo, y además por lo que veo, has estado muy activo en la promoción de las actividades de la selva. me alegro, además, veo que has tenido entrevistas de lujo con Marco Sifuentes, Bendayán, Alberto Fuguet (internacional, ah), y nada menos que Hildebrandt, como dice Esther Vargas todo un maestro.
    No tengo nada más que decir que este nuevo blog tiene mucha más calidad gracias a tu trabajo de animador constante de la cultura y el buen periodismo. ojalá otros aprendan de ti y sigan tu ejemplo
    Bienvenido de nuevo a la blogósfera

  3. Lupe dice:

    Por lo menos de ti no se corriò no? jaa, como lo hiciste?… cosas del orinoco.

  4. Me gustaron todas las preguntas, pero mi favorita es la recomendación de los libros, donde le dejaste pensando a Hildebrandt. Esa pregunta es lo primero que se me vino a la mente antes de leer y ver la entrevista.

    Otra pregunta buenísima hubiera sido el contenido o la forma, la academia priorisa la forma, pero el maestro Paolo Coelho prefiere el contenido, y ¿Hildebrandt?, creo que más se inclina por la forma, ya que estudió en Alemania redacción, donde la forma de escribir es todo una ciencia pero sobre todo un arte.

    saludos mi estimado amigo

  5. Hola, gracias a todos por los saludos, M y Esther, muy buenos amigos, sobre todo, grandes cultores del buen periodismo y la palabra bien escrita.

    Ufff, me hubiera demorado muchas horas pregutnarle a Hildebrandt todas las preguntas que quedaron en mente, la tuya, Piero, podría haber sido una de ellas. Claro, aunque no soy CH, yo siento que él hubiera respondido el fondo. Lo que pasa es que la forma, tal como la vemos, parece ser un asunto estructuralista y de ornamentación, cuando en verdad la forma es una medio para el fin. Escribir bien y con calidad es un requisito para escirbir de cosas importantes. Ahora, ¿qué cosas son importantes? desde mi punto de vista las que importan al colectivo, a más de uno. Claro, todos pueden escribir, pero pocos pueden escribir bien y muchos menos pueden trascender. Yo no creo – y sé que Hildebrandt tampoco, porque le he leído críticas demoledoras – que Paulo Coelho sea alguien que escriba bien, me aburro cada vez que leo sus libros, me parecen mediocres, predecibles y llenos de lamentables clichés. He tratado, en serio, de leerlo, y nunca me ha dado la fe ni las ganas para seguir. En cambio, llegar a Sinclair, que es un autor difìcil, que demanda tiempo y esfuerzo, pero es fascinante cuando te sumerges en él, o como en el caso de Dos Passos, que también es un autor que recomienda CH, son casos en los cuales la buena palabra, la palabra bien escrita fundamenta la trascendencia y el valor del tema que se trata.

    Saludos cordiales, amigos.

  6. […] presente en la FIL Arequipa y fue testigo de excepción de la apoteósica presentación del libro “Cambio de Palabras” del también periodista César Hildebrandt, editada por la editorial loretana Tierra Nueva. En la […]

  7. […] – Uno siente aquí la enorme ingratitud que el Perú le ha tenido a la Amazonía ¿no? El desamor y la desatención de Lima en relación a la Amazonía es clamorosa ¿no? Es algo clamoroso, inaceptable además. Y es bueno, por eso, venir aquí y recordar cuán blindada está Lima para captar los reclamos del interior. Y cuán suicida es Lima, precisamente, por ese blindaje y por esa ceguera (César Hildebrandt, destacado periodista nacional) […]

  8. ¡¡¡ Grande, garnde, grande, CESAR HILDEBRANDT DEL PERU !!!
    “Nunca la noche es más oscura que cuando va a amanecer”
    ¡VALE UN PERU!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s