¿Culpable soy yo?

Publicado: 28 marzo 2009 en Lupe Muñoz
Etiquetas:, , , , ,

Cuando cursaba el último año de secundaria  y tenía escasos y dulces 15 años, conocí a Nené. Le decían así por una historia que no viene al caso.  Era primo de una de mis mejores amigas y quería que ella hiciera el papel de Celestina para que fuéramos noviecitos. Por más que ella influenció y él se portó más que bien, la señorita Muñoz, lejos de encantarse, interesarse o, en su defecto, compadecerse de Nené, se portó un poquito más que mal. Conversaciones indiferentes con una mezcla de desaires eran nuestros habituales encuentros. Un buen día –a pesar de los nada gratos momentos- Nené ya no “aguantó su angustioso amor” y le entregó a su prima una carta llena de corazones, bonitas frases y perfumada a más no poder para que ella, como si fuera empleada de agencia sentimental, me lo hiciera llegar. Ya tenía 16 y estaba en la academia pre universitaria, era la hora de receso cuando me entregaron la carta, luego de leerla ella me preguntó “¿Y qué vas a hacer?”. “¿Quieres ver?” le dije invitándole a que no pierda de vista lo que iba a hacer. Me puse de pie y empecé a romper el papel en mil pedazos, luego dejé que el viento se llevara hasta el último segmento de su declaración. Lo reconozco, era una niña mimada y él un chico terco.

No sé si ella le contó el final de su carta, no sé qué le habrá dicho para convencerlo de que la chica que él buscaba no era yo. Recuerdo también que le respondí la carta agradeciéndole el gesto pero reafirmándole que entre nosotros no habría nada más que una amistad, y que esa sí, aunque no era de lo más ponderada, por lo menos se encaminaba a ser sincera.

Supe también que después de recibir mi carta no la pasó nada bien y que a pesar de eso –por razones que hasta ahora no entiendo- guardó por un tiempo el papel que le envié. ¡Ah!  claro, nuestra amistad se empezó a tornar cada vez más distante. Me imagino que no quiso saber de mí después de lo que pasó.

Años después yo vine a Iquitos y entre las muchas conversaciones que tuve con su prima –que seguimos siendo muy buenas amigas aunque tenemos menos contacto- le pregunté: ¿Qué es de Nené? Luego de que Rosi – su prima- me dijaera  que él estaba súper bien y que sale con una chica muy linda, le pedí su número de celular para saludarlo. Pensé que como los años pasaron, ambos ya no éramos unos quinceañeros, teníamos nuevas vidas, y nuestros arranques de niñerías ya no eran frecuentes, pensé que no sería mala idea que habláramos y recordáramos con mucho humor aquellos trotes de la época de cuando bailábamos la mayonesa. Le mandé un mensaje, el que, hasta ahora, espero que me responda. Pienso que ya no se acuerda de mí por eso optó por no responder.

bueno-o-malo

Esta historia que muy pocas veces la cuento y que ahora comparto con ustedes, siempre aflora cuando escucho algunos comentarios sobre qué cosas no hacer para no perder a buen chico. Mi tía, la mamá de Mel,  nos dijo una vez: nunca hagan llorar a un hombre porque les sala la vida. Muchas veces pienso –quejándome de lo mal que se portan los hombres- que Nené saló la mía, y aún más, a toda mi  generación completa. Claro está, bromeando un poco, se que él era un chico bueno que se volvió más bueno y yo una niña no tan buena que a veces agoniza en el intento de ser buena o -con el fin de crear una coraza-  ser mala.

Quiero pensar que mi vida no está salada, que la teoría de mi tía no es más que una leyenda, un mito creado por los propios hombres ante el temor de verse rechazados, que las malas acciones que he tenido que digerir de algunos chicos no son la descarga inconciente o el karma justiciero de un, me imagino, ahora renovado Nené y que es por mi temperamento que no dejaré de quejarme de ellos, de renegar, de odiarlos a veces,  pero también de ceder y enamorarme hasta el cien de los mismos.

6399

comentarios
  1. laura dice:

    Muy interesante historia, pero es cierto que todas tenemos que chotear a alguien de vez en cuando, y ese tema de las cartas es muy romántico aunque a algunos les parezca cursi,tu artículo me trae recuerdos de la infancia..jajajaja

  2. Sofia dice:

    Buena Lupe, estoy de acuerdo contigo en que chotear a alguien trae saladera ja,ja,ja. Yo tuve una experiencia similar en la universidad con un amigo que hasta lloró implorandome que lo quisiera pero en fin en el corazón no se manda y es mejor ser sinceros a crear falsas espectativas, en ese sentido soy bien directa hasta me han dicho bruja ja,ja,ja. Pero dime ¿será igual cuando una mujer hace llorar a un hombre? porque sino pobres mis amigos que conozco también estan salados ja,ja.

    • Lupe dice:

      Sofi, me imagino q ibas a: ¿q pasará cuando ellos nos hacen llorar verdad?, pucha, a ellos no les debería caer la sal, nada q ver, ellos deberían indemnizarnos por esa afrenta tan grave je.

  3. Piero Villacorta dice:

    No es una leyenda

    es una absoluta verdad

    100% comprobada 🙂

    así que no nos hagan llorar

    xke le pasamos la saladera

    jejeje xD

  4. Paul dice:

    Una amiga con derecho a roce, a la quien quiero mucho, dice que lo mejor que se hacer es llorar, partiendo de ese supuesto y asumiendo que tu hipotesis es cierta, ¿quiere decir que ya la salé?mmmm, con la evidencia que tengo tal parece que no es cierto, pues ella ahora que se alejo de mi es muy feliz.
    En fin, yo tambien estoy en los mismos trances que tu, esperando un mensaje que talvez no llegue, y a veces creo que Behrendt y Tuccillo tienen razon…

  5. Neko dice:

    No es que de saladera, si no que, es una ley de equilibrio, en la que a uno le sucede lo que uno se merece, karma tambien le dicen, se tenga o no, cargo de conciencia, lo mismo te llega a suceder…

  6. marco dice:

    Como me conoces, supersticioso no soy; ni creo en la suerte ni el destino, ni siquiera en que uno vaya a pagar las cosas malas que hizo por alguna suerte divina, sin embargo creo que todo trae consecuencias y que siempre hay que actuar lo mejor que podamos.

    Besos

  7. Mel dice:

    Todo lo que hacemos se nos devueleve con creces, no está mal chotear, pero hay formas y formas niña. Si bien pensamos que los hombres no tienen sentimientos, hay algunos que puede que sientan algo. Y aunque tampoco puedo darte clases de cómo chotear a un chico, creo que hay métodos de cómo desilusionarlos sutilmente. Este tema debemos conversarlo en un té de tías jaja… Éxitos

  8. Lilith dice:

    Mmmmmmmmmmmm, hasta donde yo sabía el mito se referia a cuando un hombre hace llorar a una mujer, entonces el causante de las lágrimas estaba condenado eternamente a pagar por eso…….. Será cierto?????? Espero que no porque soy muy llorona, pobrecitos, no pretendo llevar en mi conciencia el peso de haber arruinado la vida de todos aquellos por los que lloré, esperen mmmmmmmm cuál conciencia?????? jajajajaja. Es muy cierto Neko y también lo que dice Marco, todo lo que uno hace tiene consecuencias, es la ley del Equilibrio.

    Besos

  9. laura dice:

    tanta cosa por hacer llorar a un hombre, ellos lloran todo el tiempo, desde que nacen (igual nosotras,jijiji). Si el mito es realidad, entonces todos estamos salados de por vida, porque ¿qué mujer no hizo llorar a un hombre? o ¿qué hombre no hizo llorar a una mujer? (mi papá a mí, muchas veces, shhh). Ya fuimos todos entonces y viviremos salados el resto de nuestras vidas pz.

  10. eri dice:

    ¿Solo le enviste un mensaje por celular?
    Teniendo en cuenta que muchos mensaje enviados de esa forma no llegan a su destino, es probable que el tuyo tampoco, entonces no te preocupes, solo enviales otro y otro y otro hasta que conteste. LOL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s